jueves, 31 de diciembre de 2009

Lo que viene en 2010


Inicia un año que será de lucha, resistencia y combatividad.

Inicia un nuevo ciclo en 2010, las cosas fueron interesantes en 2009 y habrá un tiempo de reflexión y meditación. El nuevo año que se avecina presentará nuevos retos, y ahí estará Radio SME haciendo que se escuche la Voz de los Electricistas y la Voz del Movimiento Obrero, apoyando hombro a hombro a cada uno de los smeitas bien nacidos, a la Dirección del Sindicato y por supuesto, con honor, convicción, valor y determinación a nuestro Glorioso Sindicato Mexicano de Electricistas.

Feliz y Combativo Año Nuevo.

¡¡ NI UN PASO ATRÁS !!

México SA

Carlos Fernández-Vega
Concluye este agitadísimo 2009 tal cual comenzó el calderonato: con escalada de precios, promesas incumplidas, deterioro del poder adquisitivo, caída del nivel de vida de los mexicanos, avance sostenido de la pobreza, inseguridad, violencia creciente y, como cereza del pastel, el peor resultado económico en ocho décadas. Nada para presumir, mucho menos para vivir mejor”, como en campaña ofreció el actual inquilino de Los Pinos, quien, dado el éxito registrado, goza de merecidísimas vacaciones.

Calderón inicia su cuarto año de “gobierno” (así le llama) con la cuarta alza consecutiva en productos básicos, estimulada –como en 2006– por la brillante decisión de su impuesto delfín en la Secretaría de Hacienda (léase el carismático Ernesto Cordero) de “adelantar el ajuste” de precios en los combustibles con el fin de “no hacer tan pesada” la cuesta de enero. Pues bien, con ese magnífico criterio lo único que provocó fue “adelantar” la escalada de precios y hacer aún más difícil la cuesta de enero.

Nada nuevo bajo el sol. En 2006, Calderón se sentó en Los Pinos luego de acordar con Fox el aumento masivo de precios, entre los que sobresalieron los de la leche popular (28 por ciento), tortilla, maíz, pan, gas, electricidad, gasolina, transporte, educación, tarifas en general, cigarros, refrescos y lo que se quede en el tintero, al tiempo de reforzar la política de topes salariales nunca mayores al crecimiento inflacionario oficial. Parte del acuerdo fue (15 de noviembre de 2006) el “sobreprecio” de 29 centavos por litro a la gasolina Premium y de 16 centavos al diesel, más IVA, alza adicional a 37 y 25 por ciento de incremento, respectivamente, para los mismos productos a lo largo del sexenio del “cambio”. Ésa fue la despedida del “cambio” y la llegada de la “continuidad”. Tan sólo un mes después de la llegada del “nuevo gobierno”, se registró el primero de la “continuidad” (enero de 2007), y a lo largo del primer año de estadía en Los Pinos le concatenaron tantos aumentos de precios como puedan imaginarse.

Ésa fue la primera respuesta calderonista al “para vivir mejor” que ofreció en campaña. Sin embargo, un mes antes de meterse por la puerta de atrás para instalarse en Los Pinos pactó con su antecesor otro “paquete”: a finales de octubre y principios de noviembre de 2006 todavía no se procesaba el 23 por ciento de aumento en el precio de la tortilla (de 6.5 a 8 pesos kilogramo), cuando Liconsa decretó un incremento de 28.57 por ciento al precio de la leche popular (de 3.5 a 4.5 pesos), mientras la Secretaría de Hacienda (Gil Díaz-Carstens) autorizó alzas de 3.66 y 2.86 por ciento, más IVA, a los precios de la gasolina Premium y el diesel, respectivamente, que se sumaban a las que mes tras mes se aplicaban a tarifas eléctricas (17 por ciento en aquel año) y al gas, precios que afectan a toda la cadena productiva.

Entonces, como ahora, los siempre ágiles legisladores brincaron por los aumentos (especialmente los de tortilla y combustibles), quienes “exhortaban” a Calderón para que pusiera en marcha “un programa urgente” que frenara los aumentos en productos básicos, y en un acuerdo “de urgente y obvia resolución” y “por unanimidad” le pedían (como si el Legislativo no tuviera instrumentos legales para actuar por iniciativa propia) “instruir a los secretarios de Economía y de Agricultura (Eduardo Sojo y Alberto Cárdenas Jiménez, en ese entonces); así como al procurador Federal del Consumidor, Antonio Morales de la Peña, que en tanto se establecen los precios de los granos, se implemente los mecanismo provisionales para evitar que los incrementos en los precios de la tortilla, huevo, leche, pollo, carne de res y de cerdo, afecten la economía de los más necesitados y que las medidas que se tomen, no afecten a los productores nacionales de maíz”.

Hasta allí llegaron los legisladores, porque el resultado concreto fue que en el primer año de calderonato los precios de la canasta básica se incrementaron 35 por ciento. Pero no, la fiesta no concluyó. En septiembre de 2007 los muchachos de San Lázaro aprobaron la propuesta de Felipe Calderón de aplicar un nuevo impuesto a las gasolinas, el llamado gasolinazo (5.5 por ciento adicional al precio del combustible), que entró en vigor el primer día de 2008, aunque su simple aprobación (septiembre de 2007) constituyó un acicate para el incremento de precios.

Llegó 2008, con la misma dosis del año anterior: a pleno galope los precios de alimentos básicos, de la mano del incremento a tarifas eléctricas (para los consumidores domésticos) y gasolinas –que se mantuvo a lo largo del periodo–, lo que repercutió en toda la cadena productiva. Y la crisis ya en acción, cobrándose en empleo, salario y en pequeñas y medianas empresas, por mucho que en el discurso oficial la ubicaran a miles de kilómetros de las fronteras nacionales, porque “es externa, nosotros tenemos finanzas públicas sólidas y contamos con un navío de gran calado”, presumía el sonriente inquilino de Los Pinos junto a su doctor “catarrito”.

Lo que sucedió en 2009 todos lo saben y lo padecen, y a pesar de los cruentos sucesos al calderonato no se le ocurre mejor idea que asfixiar a los mexicanos por la vía fiscal y “adelantar” el aumento a los combustibles y, con ello, dar el banderazo de salida a la cuarta escalada consecutiva de su estadía en Los Pinos, aderezada con nuevos impuestos e incrementos a los existentes, sin olvidar el avance de precios de bienes y servicios públicos (federales, estatales y municipales). ¿Y los siempre combativos legisladores, “representantes y defensores del pueblo”? De nueva cuenta en ejercicio de la política del “exhorto” y la “urgente convocatoria”, aunque decidan posponer la discusión del más reciente gasolinazo y su efecto inmediato en el tortillazo, porque en esta época las bellas playas son inevitables.

Las rebanadas del pastel

Y mientras el premiado doctor “catarrito” Agustín Carstens se apresta a “tomar las riendas” del Banco de México y, tras 12 años en el hueso, Guillermo Ortiz se va con sus maletas a otra parte, los 49 niños muertos en la guardería ABC de Hermosillo desean un feliz año y mejores sueños al inquilino de Los Pinos, a la familia Zavala, al ex gobernador Bours y su parentela y, en fin, al eficiente aparato de “justicia” y al incólume estado de derecho… Por lo demás, ánimo, con los mejores deseos de México SA, y nos encontramos el sábado en este mismo espacio. ¡Salud!

cfvmexico_sa@hotmail.com • mexicosa@infinitum.com.mx

Fuente

Sin viáticos en este semestre, efectivos de la PF que luchan contra el narco en el país

Alfredo Méndez
Periódico La Jornada
Jueves 31 de diciembre de 2009, p. 9

En el último semestre de este año, los mandos medios de las Fuerzas Federales de Apoyo de la Policía Federal (PF) desplegados en diversos estados del país donde se realizan operativos antinarco dejaron de recibir viáticos para solventar los gastos que derivan de su permanencia por varios meses en lugares lejanos a sus domicilios.

Por lo anterior, tuvieron que utilizar el dinero de su salario para adquirir utensilios de aseo personal, pagar diversos servicios, como el de lavado de ropa, además de cubrir gastos de transporte y hasta de papelería, lo que les representó una merma de alrededor de 40 por ciento en sus ingresos.

Un grupo de inspectores y subinspectores de la PF que pidieron el anonimato por temor a represalias, revelaron a La Jornada que el responsable de negar a los mandos medios el pago de viáticos o el rembolso por concepto de gastos de operación es Mario Enrique Ramírez Olguín, director adjunto de recursos financieros de la corporación, dependiente de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal.

Los comandantes policiacos también mencionaron que el mismo funcionario encargado de las finanzas de la PF ha dilatado los pagos de pensión a las viudas cuyos maridos cayeron abatidos en cumplimiento de su deber en alguno de los estados donde desde hace tres años se libran enfrentamiento contra sicarios al servicio de algún cártel de la droga.

“Nos mandan a la guerra con fusil, pero con los bolsillos vacíos; por eso no nos está rindiendo el salario para llevar completo el gasto mensual a nuestros hogares”, reveló a este diario un inspector que tiene a su cargo a 15 efectivos de la PF.

“Aunque nos trasladan en vehículos oficiales a la entidad donde prestamos el servicio, muchas veces uno tiene que venir aquí, al Distrito Federal, por alguna comisión especial o para visitar a la familia un fin de semana, y los gastos corren por nuestra cuenta; no nos dan rembolso inmediato”, expuso otro mando de la PF.

“Tenemos que lavar nuestra ropa, satisfacer nuestras necesidades básicas y adquirir libretas, lápices y plumas para el servicio, pero todo eso debemos pagarlo nosotros”, aseguró otro comandante de la misma corporación.

A decir de los quejosos, Ramírez Olguín también ha tenido problemas con los dueños de los hoteles que son utilizados para hospedar a los policías federales que participan en los operativos antidrogas, debido a que no les paga puntualmente el servicio de hospedaje y alimentación a la tropa.

En octubre pasado, Joaquín Osuna, gerente del hotel Conquistador, ubicado en Tijuana, Baja California, informó a varios medios de comunicación que la PF tenía un adeudo que superaba los 4 millones de pesos por la estadía de agentes federales en el inmueble que por varios meses fue convertido en su hogar y centro de operaciones.

En esa ocasión, Ramírez Olguín llegó a un acuerdo con los dueños del establecimiento para que le aceptaran realizar un pago parcial de 60 o 70 por ciento del adeudo y dejar el resto para cubrirlo en el transcurso del próximo mes.

Los empleados del hotel habían tenido que bloquear con sus automóviles el acceso de los elementos de la PF a las instalaciones, con el fin de impedir el movimiento de vehículos oficiales y así hacer presión para que las autoridades pagaran.

Según los mandos medios que acudieron a este diario para denunciar la ausencia del pago por concepto de “gastos operativos”, hay otras coordinaciones de la PF –como la de Seguridad Regional, sección segunda, o la Coordinación de Servicios Técnicos– que son tratadas mejor, pues “les depositan sus viáticos antes de que salgan a su misión especial”.

Uno de los inspectores inconformes refirió que recientemente hubo una manifestación de mandos y elementos de la PF enviados al estado de Michoacán que “estando en servicio informaron que ya no realizarían patrullajes hasta que les pagaran viáticos”.

Fuente

Protesta contra la escalada de precios

Laura Poy Solano
Periódico La Jornada
Jueves 31 de diciembre de 2009, p. 4

Integrantes del Frente Social por la Igualdad (FSI) rechazaron el alza en el precio de la gasolina y demandaron acciones urgentes del gobierno federal para frenar la escalada de precios en alimentos de la canasta básica.

Durante más de una hora, decenas de estudiantes de las universidades Nacional Autónoma de México y Autónoma de la Ciudad de México se manifestaron frente a la gasolinería ubicada en el Metro Moctezuma, donde solicitaron a los automovilistas tocar la bocina de su automóvil como acto de protesta, con el fin de “expresar el rechazo de la ciudadanía ante estas medidas que afectan aún más la frágil economía familiar”.

René González, del FSI, informó que la próxima semana iniciarán una jornada de protestas, que contempla realizar mítines frente a la Secretaría de Hacienda para demandar que se modifique la política económica del gobierno federal y se apliquen medidas de apoyo a los sectores menos favorecidos, entre los que destacó a personas en pobreza, así como a “millones de estudiantes que resentirán esta escalada de precios”.

Anunció que el FSI mantendrá una campaña en Internet para informar a la población y convocar a diversos actos de protesta en la capital del país.

Fuente

Exigen jubilados elevar las pensiones; “el costo de la vida es altísimo”.

Alma E. Muñoz

Periódico La Jornada
Jueves 31 de diciembre de 2009, p. 4

La Unión Nacional de Jubilados y Pensionados Civiles y Militares advirtió sobre una mayor afectación para los trabajadores retirados debido a la escalada de precios que se avecina.
“El costo de la vida es altísimo. Un compañero o come o viste o paga casa con lo que recibe”, en promedio 3 mil pesos mensuales por pago de jubilación, señaló el presidente del organismo, Alfredo Boybín Sánchez.

Recordó en entrevista que los pensionados por el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) suman alrededor de un millón, y los del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), unos 4 millones, y forman parte, en su mayoría, de diversas agrupaciones que luchan por un aumento a sus percepciones acorde con el costo de la vida.

“El ISSSTE nos generaliza a todos en 3 mil pesos, pero hay compañeros que reciben menos. Sería justo que se nos dieran aumentos conforme a lo que reciben los altos funcionarios del Estado.”

Lo adecuado serían 4 mil o 5 mil pesos, señaló Boybín Sánchez. “En cambio, hasta prestaciones se nos han retirado, como un bono de despensa por 3 mil 500 pesos, y no somos beneficiados con los 6 mil 800 que se otorgan en fin de año a los activos. Reciben aguinaldo por 40 días, pero se los dan en dos partes, a finales y a principios de año”.

En un análisis, la unión refiere que algunos problemas que enfrentan sus agremiados derivan de las pensiones que reciben. Otras dificultades son resultado de la falta de homologación entre jubilados estatales, municipales y de ISSSTE e IMSS, agrega.


Reconoce que tras una larga y azarosa lucha, las jubilaciones de ambos organismos se incrementan anualmente, de conformidad con el índice general de precios al consumidor, el cual en 2009 es de 6.53 por ciento.

“Sin embargo, no es suficiente. Hay que considerar que la jubilación o pensión no es una concesión gratuita, y menos un acto caritativo. Por el contrario, es legítimo y auténtico derecho laboral ganado por el esfuerzo, las cotizaciones y la entrega profesional.

“Es decir, es un contrato de seguro donde se invirtió dinero por largo tiempo que, conforme a cálculos actuariales, debieran generar recursos suficientes para llevar una vida con decoro.”

La unión de jubilados y pensionados también cuestiona que esta y otras organizaciones similares no cuenten con “establecimientos propios para practicar la diversidad cultural, social y política (...) Hay algunas prestaciones, como préstamos a corto plazo e hipotecarios, que quedan regularmente sujetos a las preferencias electorales de cada organización”.

Fuente