viernes, 22 de octubre de 2010

Hostiga CFE a CIDECI las Casas

Autor(a): Frayba Fecha: 10:43pm Viernes 15 Octobre 2010 Categoría: Chiapas

Las acciones de hostigamiento al Cideci-Unitierra Chiapas son una expresión más del contexto de criminalización, por parte del Gobierno Federal y Estatal, en contra de las organizaciones que están caminando para construir proyectos de autonomía, en el marco de los Acuerdos de San Andrés, el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo y la Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos indígenas.
imprimir artículo / print article autojustificar texto

San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, a 15 de octubre de 2010
Boletín de prensa No. 20

Hostiga la CFE al Cideci-Unitierra Chiapas

El día de ayer jueves 14 de octubre, aproximadamente a las 6:30 de la tarde, mientras se realizaba la sesión semanal del seminario sobre la Sexta Declaración con la participación de nacionales e internacionales solidarios, se presentaron a las afueras del Centro Indígena de Capacitación Integral “Fray Bartolomé de Las Casas” A.C.-Universidad de la Tierra Chiapas (Cideci-Unitierra Chiapas) 3 personas, una mujer y dos hombres, a bordo de una camioneta tipo pick up, de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) exigiendo entrar en las instalaciones, por medio de amenazas, para entregar un documento judicial al coordinador de la organización.

Dichas personas fueron escuchados por uno de los jóvenes cursantes, a quien le manifestaron que estaban buscando al coordinador, el joven les contestó que no se encontraba y que no los podían recibir, a lo que uno de los hombres -alto, corpulento, tez morena, gordo de la cara, sin lentes, quien mostraba una posición de intimidación, vestido con chamarra de piel negra semidespintada- le respondió “o abres o llamamos a la policía”. Al no obtener respuesta del joven platicaron entre ellos y dijeron “lo que podemos hacer sino nos abren es como en la ciudad de México, que tiramos la puerta, entramos con la policía y sacamos del pelo al coordinador”.

Momentos siguientes se presentó otro miembro del Cideci-Unitierra Chiapas, quien le solicitó se identificara y mostró una credencial que lo acreditaba como personal del juzgado federal 4o de distrito de Tuxtla. Le preguntaron si era representante de la CFE a lo que respondió que no, que la CFE le solicitó que los representara porque es un asunto judicial. El miembro del Cideci-Unitierra Chiapas le manifestó que no los podían recibir, que el horario de atención es de 10:30 a 14:00 horas. Dicha persona le dijo que iban a entregar un requerimiento porque tienen un adeudo de mucho dinero. Le respondieron que desde hace ya varios años no están conectados a la red de luz, y dicha persona respondió que cuando se hacen cambios deben de avisar para dar sus justificaciones.

Al preguntarles si mediaba alguna demanda de por medio, la mujer respondió que sí y solicitó al miembro del Cideci-Unitierra Chiapas que firmara y recibiera el documento, se identificara y diera su domicilio, a lo que se negó. El hombre dijo que regresarían al día siguiente. Mientras estos se alejaban el joven que los recibió en primer momento comentó al otro miembro lo que habían dicho de entrar con la policía por lo que se acercó a las personas que estaban ya por retirarse y le preguntó “oiga licenciado, ¿que usted dijo que va a tumbar la puerta?” El hombre respondió que si. Le manifestaron que para eso se necesita la orden de un juez, a lo que respondió que para eso trabaja en el tribunal.

El día de hoy, viernes 15 de octubre, como a las 10:20 nuevamente se presentó una camioneta de la CFE, con dos tripulantes que no se lograron identificar, quienes desde las afueras del Cideci-Unitierra Chiapas estaban observando la linea de luz e invernaderos. Momentos después, alrededor de las 13:00 horas se presentó en la puerta una camioneta de la CFE, Chevrolet pick up, placas DB42827, número económico 62997, quien dijo que quería entrar para hacer la lectura de los medidores a lo que se le dijo que no se tiene y que no se estaba conectado a la línea de la CFE.

Antecedentes

El Cideci-Unitierra Chiapas es una comunidad de comunidades indígenas, un espacio abierto para compartir saberes, aprendizajes y estudios donde acuden jóvenes, mujeres y hombres de diferentes comunidades indígenas tsotsiles, tseltales, ch'oles, tojolabales, zoques, mames, mochós, kakchiqueles, chujes...

El Cideci-Unitierra Chiapas se encontraba en resistencia al pago de la Energía Eléctrica desde el año de 1995, cuando se localizaba en Av. de la Juventud 158, en el lugar conocido como “Don Bosco”, al considerar injusto el alto costo del servicio publico, considerando que el Cideci-Unitierra Chiapas es un espacio de aprendizajes y estudios gratuitos, principalmente para jóvenes, hombres y mujeres indígenas. No es empresa, ni negocio para beneficio individual.

En agosto de 1999 se presentó un operativo de alrededor de 20 elementos de la Seguridad Pública en dichas instalaciones de Don Bosco para desconectar la luz, y cuando los jóvenes cursantes salieron para proteger su instalación de luz fueron encañonados por los elementos policiacos, y uno de los cursantes fue abofeteado.

Ya en su nuevo espacio por el camino viejo a San Chamula, el hostigamiento para despojar de cables de luz y transformadores, así como amenazas de órdenes de aprehensión y operativos con la fuerza pública se incrementó en los meses de julio y agosto de 2006, ya que hubo un intento de despojarlos de cables y transformadores adquiridos por el cideci-unitierra, situación que fue detenida por la acción organizada de los jóvenes cursantes.

A partir de lo anterior, y con la finalidad de cuidar la integridad física de los miembros de la comunidad, niños, adultos y jóvenes, decidieron establecer su propia plata de luz la cual fue inaugurada el 15 de septiembre de ese año. Por lo que tienen 4 años independizados del servicio público de energía eléctrica.

Desde el mes de julio de este año, de manera constante, 2 a 3 veces por semana, el Cideci-Unitierra Chiapas es vigilado por camionetas de la CFE quienes recorren las afueras de las instalaciones observando la actividad que se desarrolla al interior. El jueves de la semana pasada, alrededor de las 13:30 horas identificaron a un hombre que desde afuera se encontraba sacando fotos a las instalaciones. Lo abordaron para cuestionarlo a lo que respondió que estaba sacando fotos de los postes de luz que están adentro de las instalaciones.

Consideraciones

El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas A.C. y el Cideci-Unitierra Chiapas son organizaciones hermanas. Nacidas en 1989, bajo los auspicios de Don Samuel Ruiz, obispo de San Cristóbal, se han visto crecer con una misma raíz; identidad: caminar al lado y al servicio del pueblo pobre, excluido y organizado, tomando de él dirección y fuerza, para contribuir en su proyecto de construcción de una sociedad donde las personas y comunidades ejerzan y disfruten todos sus derechos a plenitud.

Para este Centro, las acciones de hostigamiento al Cideci-Unitierra Chiapas son una expresión más del contexto de criminalización, por parte del Gobierno Federal y Estatal, en contra de las organizaciones que están caminando para construir proyectos de autonomía, en el marco de los Acuerdos de San Andrés, el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo y la Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos indígenas.

Por lo anterior, este Centro de Derechos Humanos seguirá atento al clima de hostigamiento contra el Cideci-Unitierra Chiapas y de la misma manera hace un llamado a la sociedad civil nacional e internacional para estar atentos y manifestar su rechazo en contra de las acciones de hostigamiento contra de este espacio indígena de saberes y aprendizajes tan importante en este caminar mutuo por la construcción de esperanza por un Mundo con paz, justicia y dignidad para todas y todos.


Fuente

SME exige creación de una empresa que recontrate a electricistas de LFC

TANIA DAMIÁN JIMÉNEZ

Integrantes del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) se manifestaron frente al Congreso del estado para exigirles a los legisladores locales que respalden una iniciativa que se encuentra en la Cámara de Diputados para la creación de una empresa pública que recontrate a los trabajadores de la compañía Luz y Fuerza del Centro (LFC) que no han aceptado su liquidación.

Domingo Aguilar Vázquez, subsecretario general de la división Nuevo Necaxa del SME, denunció que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) está contratando a empresas subsidiarias que utilizan a centroamericanos y hasta a miembros de la organización Mara Salvatrucha con el fin de pagar bajos salarios, y ello está ocasionando las fallas en los suministros de luz, y existe el riesgo de que el sistema eléctrico se colapse en algunos municipios de los estados de Puebla, Morelos y México, así como en el Distrito Federal.

Entrevistado en el marco de la protesta de los sindicalizados, Aguilar indicó que dicha labor la deberían estar haciendo los trabajadores de LFC, pues están capacitados para ello, y no empresas privadas extranjeras. Señaló que en días pasados le solicitaron a los legisladores federales aprobar una partida para la creación de una empresa que sustituya a Luz y Fuerza del Centro.

El representante del SME manifestó que esta organización visita los congresos de los estados de la zona centro del país para exigirles a los diputados locales que emitan un exhorto a la Cámara de Diputados para que aprueben la creación de una empresa pública de suministro de luz para que los contrate.

Domingo Aguilar señaló que la contratación de trabajadores que no saben operar los equipos de LFC está ocasionando más de 100 mil quejas este año por parte de los usuarios ante la Procuraduría Federal del Consumidor, además del alza en las tarifas del servicio.

En la manifestación participaron unos 100 electricistas, quienes cerraron la calle 5 Poniente por tres horas hasta que fueron atendidos por una comisión de diputados locales.

Fuente

Justifica la CFE su alta facturación

Alega que medidores mecánicos ya son obsoletos
El Sol de Cuernavaca
22 de octubre de 2010


Pedro I. Oseguera

Cuernavaca, Morelos.- El gerente de la Comisión Federal de Electricidad en Morelos, Javier Valencia Barajas, afirma que parte del cobro de las tarifas altas se debe al estado en que se encuentran la mayoría de los medidores mecánicos en los municipios de Cuernavaca y Huitzilac. Se manifestó a favor de que esas irregularidades pueden analizarse, y en caso de que el error haya sido por parte de CFE, se le estará dando la razón a los clientes.

Reconoció que una consecuencia de la desaparición de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro, Compañía Federal de Electricidad inició con estimaciones de los consumos de energía pues: "no teníamos en la etapa de la transición, los documentos en los cuales nos podíamos apoyar, estimamos los consumos más bajos que tenían los usuarios de Luz y Fuerza del Centro, y a partir de febrero empezamos a tomar las lecturas reales, algunos recibos tienen consumos acumulados, pero no estamos exentos de que alguno pudiera salir con algún problema, porque son medidores mecánicos en su mayoría, y puede que tengan algún detalle, que estén registrando mal".

Valencia Barajas hizo saber que esa etapa ya la están superando, "estamos buscando como estar más cerca de los clientes, quienes tengan problemas de ese tipo, los estamos atendiendo una vez registrados los consumos reales, podemos apoyar a los usuarios con medidas de ahorro de energía".

Comentó que lo importante para los usuarios de los 33 municipios de la entidad, es que "sepan cuanto es lo que están consumiendo de energía, lo real, porque con base a ese dato, nosotros vamos a ver qué es lo que podemos hacer a favor de la ciudadanía".

Para finalizar, el funcionario federal hizo saber que el déficit que arrastra la paraestatal de la Secretaría de Energía,asciende a más de 140 millones de pesos. "No es una deuda que sea imposible de recuperar, estamos buscando en principio cómo mantener un buen servicio para que la gente vea lo que estamos cobrando; estamos haciendo una inversión importante de poco más de 500 millones de pesos, cambiando postes, cambiando cables, adicionando transformadores; hay algunas cosas que todavía no se pueden ver, estamos comprando equipo y el equipo tardan en entregarlo seis meses; un equipo, una subestación tardan en entregarlo mas de seis meses".
Fuente

Ex trabajadores de LFC se manifiestan en el congreso y descalifican a Calderón

Política | Gerardo Orta | Jueves, 21 de Octubre de 2010 14:43

•Un pequeño grupo de trabajadores de la extinta Luz y Fuerza del Centro (LFC) se manifestaron en la sede del Poder Legislativo del Estado, para denunciar que el gobierno federal los abandonó y los dejó en la calle al eliminar las plazas que concentraba este extinto sindicato de electricistas.

Dentro de las consignas reclamaban al gobierno de Felipe Calderón que las indemnizaciones que ofreció su gobierno únicamente fueron un chantaje para muchos obreros que laboraron en esa empresa para que el movimiento se debilitara y así frenar las presiones en contra del mandatario federal para poder revocar ese mandato constitucional.

A un año del decreto presidencial, los trabajadores de esa empresa extinta denunciaron que se han elevado las condiciones de pobreza de miles de trabajadores no solo en Puebla sino a nivel nacional quienes se han tenido que autoemplear en diversos sectores tanto formales como informales, ya que el gobierno federal no supo solventar la situación en la que los trabajadores quedaron después de la extinción de LFC.

Los cerca de 100 manifestantes provenientes de la región norte del estado en donde operaba la extinta empresa, específicamente de municipios como; Necaxa, Zacatlán, Juan Galindo, Zihuateutla, Tlaola y Chiconcuautla, entre otros, reconocieron que es complicado que el gobierno de la república pueda revertir este mandato del ejecutivo por lo que exigieron que el mismo presidente les brinde los apoyos necesarios para poder reactivar su poder adquisitivo, ya que aseguran se ha perdido el dinamismo económico que presentaban estos municipios

Fuente

Agrede policía federal a electricistas en Puebla

Patricia Muñoz y Gustavo Castillo

Periódico La Jornada
Viernes 22 de octubre de 2010, p. 21
Policías federales golpearon y amedrentaron a decenas de trabajadores del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), y con violencia detuvieron al prosecretario de divisiones del comité central, Miguel Márquez Ríos, en la caseta de San Martín Texmelucan de la carretera a Puebla, cuando regresaban a la ciudad de México luego de haber realizado diversas movilizaciones en dicha entidad.

Los trabajadores, que viajaban en dos camiones y varios vehículos particulares, fueron primero detenidos por un retén militar, y ahí miembros de la policía federal se subieron a los autobuses y “golpearon a diestra y siniestra, de manera brutal, incluso a mujeres trabajadoras”, mientras otro grupo de agentes bajó a Márquez Ríos de una de las unidades, a “toletazos”.

Ensangrentado y con jaloneos, el prosecretario de divisiones del SME fue subido a una camioneta Extreme, placas HKC-3761 de Hidalgo, y llevado por las fuerzas policiacas, que apenas la noche de ayer lo ingresaron al Centro de Reinserción Social de Puebla y lo dejaron a disposición del juzgado noveno de distrito con sede en esa entidad.

Esta comitiva de trabajadores había ido a Puebla a entregar al Congreso local la iniciativa de ley que está impulsando el sindicato para que se cree una nueva empresa u organismo público descentralizado que atienda la zona a la cual daba servicio Luz y Fuerza del Centro, donde fueron recibidos por diversos legisladores.

El dirigente del SME, Martín Esparza Flores, consideró que es “un acto de intimidación del gobierno federal; un acto desesperado del secretario del Trabajo, Javier Lozano” para detener a los trabajadores en resistencia y para frenar, una vez más, otra propuesta de solución del conflicto que ha hecho este gremio.
Se pretende criminalizar la lucha: Esparza

Respecto de la situación jurídica de Márquez Ríos, explicó que sobre este trabajador y prácticamente todos los miembros del comité central del sindicato pesan denuncias falsas, levantadas para intimidarlos y con las que se ha querido “criminalizar la lucha del SME”. Así, hay una averiguación previa contra el electricista bajo los cargos de “privación ilegal de la libertad contra el consumo y la riqueza nacional; daño en propiedad ajena y resistencia de particulares”.

Estos cargos fueron presentados por la participación del trabajador en movilizaciones en Necaxa, Puebla; sin embargo, son acusaciones infundadas, según declaró Esparza, mientras en los medios policiacos se señaló que de los cargos levantados, el que se refiere a privación ilegal de la libertad es el único grave, y podría no alcanzar libertad bajo fianza.

El líder del SME responsabilizó al presidente Felipe Calderón de la violencia y represión que ejerce su gobierno contra los trabajadores del SME en resistencia, y dijo que ésta es la muestra más clara de la intolerancia de su régimen, que no sabe más que actuar con la fuerza policiaca. Adelantó que presentarán una queja ante el alto comisionado de Naciones Unidas en materia de derechos humanos; que ya dieron parte a la Comisión Nacional de Derechos Humanos contra la impunidad, y que convocarán a próximas acciones para exigir la liberación de Márquez Ríos.
Fuente

Astillero - Golpe al SME

Julio Hernández López

El diputado priísta Francisco Rojas estaba muy molesto. Tres cosas le amargaban el día: la violencia, la falta de respeto a la legalidad y los pobrecitos derechohabientes que podrían quedarse sin sus medicinas. Los causantes de su enojo eran los miembros de PRD y PT que mediante ocupación de la tribuna y presión física habían impedido que se cumpliera uno de los compromisos bajo el agua que con el Partido Verde Dolarista se habían negociado a cambio de apoyos electorales (y maniobras como la presentación de la propuesta en el estado de México contra las alianzas de partidos, para que el tricolor no se manchara las manos).

Círculo perfecto de corrupción de cuello blanco o, más bien, de dorado botón legislativo en la solapa del traje: los chicos del botón dorado. El negocio familiar de los González (Jorge González Torres fue el fundador, y Jorge Emilio González Martínez, el niño verde, es el actual senador gerente), conocido por sus siglas, PVEM, que nada significan en términos ecologistas pero sí mercantiles, había conseguido en cambalache con el PRI que le aprobaran una suculenta vía de triangulación de recursos: cuando no hubiera medicina en los estantes del Seguro Social –lo que sucede todos los días en todo el país– se libraría un expedito vale para que las sustancias recetadas fueran surtidas en alguna empresa circunstancialmente autorizada para hacer negocio privado con las carencias públicas: sí, en las multiplicadas farmacias del tío Víctor González Torres, el famoso doctor Simi y sus habilitaciones genéricas de dudosa eficacia pero aplastante publicidad. Negocio en familia, sin mucho riesgo de que el Niño Verde Dólar fuera captado en algún video indiscreto como sucedió en 2004, cuando fue pillado negociando la entrega de 2 millones de dólares a cambio de influir para que se otorgara un permiso turístico en Cancún.

Al contador público Rojas mucho le molestó que una minoría de izquierdistas reprodujera en la cámara de diputados una ínfima parte de la violencia social que la mayoría de esos legisladores dorados provoca en las calles y las familias mexicanas con sus tretas “legales” de blanqueo congresista de dinero. La preocupación no era la inaceptable insuficiencia del Seguro Social, su manejo deplorable y el desabasto que no debería existir, sino el asunto de los simivales. Un boletín de prensa del grupo parlamentario priísta tenía como título: “La toma de la tribuna por el PRD es un crimen contra la salud de los mexicanos”. Bueno, más bien, para las cuentas bancarias de la familia González: del tío Víctor y el sobrino Niño Verde, y para los arreglos políticos del PRI con el PVEM a cuya cuenta se había acordado el pago en especie: lo mismo, pero (no) más barato. La sesión que debía aprobar los acuerdos genéricos fue suspendida por falta de quórum pero, sobre todo, por exceso de protestas: Agustín Guerrero, de la franja lopezobradorista de la bancada del sol azteca, fue uno de quienes obstruyeron la continuidad del proceso legislativo que intentaba el presidente de la mesa directiva, el priísta Jorge Carlos Ramírez Marín. Al final, suspendida la aprobación prometida, pendiente el desenlace para este martes próximo en que la aplanadora de tres colores demostrará su violencia numérica, seguía muy enojado el diputado Rojas, quien fue secretario de la contraloría con Miguel de la Madrid, director de Pemex con Carlos Salinas (su hermano, Carlos, fue secretario de desarrollo social) y ahora coordina la bancada priísta en San Lázaro en nombre de ese mismo jefe máximo que prepara un retorno copetón a Los Pinos: el simisalinismo.
En otro flanco de la expansión gastronómica salinista, el Instituto Federal Electoral (tal es su denominación de origen), todo se alistaba para dejar sin sanción al ciudadano Andrés Manuel López Obrador, pues a nadie se le puede acusar de actos adelantados de campaña si no ha sido designado formalmente como candidato a nada. En cambio, como una especie de compensación menor, se propondrá que el consejo general del IFE apruebe una sanción económica al Partido del Trabajo por difundir promocionales en los que se estaría causando daño a la figura de quien ocupa la Presidencia del país. Los proyectos de dictámenes se discutirán hoy, pero todo apunta a que la torpe maquinaria de organización electoral dará marcha atrás en su intento de microdesafuero mediático, si acaso intentando un castigo pecuniario al partido involucrado.

El Sindicato Mexicano de Electricistas, sin embargo, sí fue alcanzado por la mano dura, tan ansiosa como está de meter “orden” y aplicar castigos ejemplares. El país tomado por delincuentes impunes, pero fuerzas federales se aplican en táctica y número a detener en Puebla a Miguel Márquez, un integrante de la directiva de la organización en resistencia, luego de un mitin. José Antonio Almazán y Cecilia Figueroa explicaron a esta columna: “Pesan sobre Márquez acusaciones de privación ilegal de la libertad agravada contra el consumo y la riqueza nacionales, resistencia de particulares y daño en propiedad ajena que, como es sabido, son las acusaciones con las que hoy el gobierno de Calderón criminaliza las luchas sociales. No debería extrañarnos. Sobre el SME pesan cientos de averiguaciones previas, con las que el gobierno ha buscado contener y desarticular un año de resistencia en contra de la privatización en curso de la industria eléctrica en el centro del país y la entrega regalada de la fibra óptica de Luz y Fuerza del Centro a las grandes empresas trasnacionales”.

Y, mientras un comandante pinolero se encamina a ganar de manera aplastante el concurso nacional de calaveras, con 30 mil creaciones, y en tanto sigue la telenovela narcopolítica con el actor Godoy, ¡feliz fin de semana, con un miembro de la Guardia Nacional de Texas asesinado en Ciudad Juárez, lo que podría crear más problemas al calderonismo que las decenas de miles de mexicanos caídos!

Fax: 5605-2099 • juliohdz@jornada.com.mx

Fuente

Reflexiones sobre las alianzas del PRD

“Nadie puede razonablementeesperar que un arbolito, una vez
transformado en un palo de golf,
continúe echando hojas.”
Martin Buber



La decisión del PRD mexiquense para aliarse con el PAN en las elecciones del Estado de México es, sin duda, un enunciado largo y difícil de pronunciar. El partido que hace más de una década clausurara las expectativas de revolución radical y anticapitalista, sustituyéndolas por el dogma institucional, corruptible, y legaloide de la reforma, como única vía para transformar el mundo, ha quedado sellado por una alianza que termina por quebrar lo que hace décadas fuera la figura, el símbolo de la oposición.

Todo esto tiene serias consecuencias sobre el escenario político en México, donde este evento se mezcla con la debilidad de un Estado militarizado y en plena crisis económica y política, con la degradación ética de la sociedad, lo cual trae consigo el peligro de estar naturalizando, aun más, la violencia y la miseria. En este ambiente la descomposición del PRD es sólo otro engrane más de la descomposición del país. La degeneración política del régimen, expresada en las tácticas del PRI, el PAN y el PRD, definitivamente está tocando fondo mediante alianzas políticas en donde se deja de lado toda normatividad ética para la política, en donde los principios se ven anulados por una perspectiva mercantil y pragmática.

Aunque es una desgracia esta alianza, el hecho de que sea precisamente en el Estado de México la hace especialmente visible. Y en ese sentido reavivará y detonará con mayor intensidad las relaciones dentro del PRD y dentro del movimiento social, en donde la figura de Nueva Izquierda será un obstáculo, el enemigo común de una lucha legítima y popular contra la ofensiva neoliberal, una lucha que, a diferencia de la estrategia perredista, debe sostenerse sobre valores coherentes y dignos que por supuesto Jesús Ortega desconoce.

Esta alianza hará cimbrar nuevamente la conciencia de miles de militantes que pondrán en cuestión su proyecto de lucha, más aun, los principios que la rigen. Porque debemos ser consientes que las alianzas electorales en el PRD hace mucho que abandonaron el campo táctico para trasladarse a un debate abiertamente estratégico, aun más, a un debate sobre el proyecto histórico que proponemos y sobre la ética que supone ser de izquierda. La alianza podrá ser una fractura encargada de despejar nuevos caminos para un movimiento unitario que luche por un cambio verdaderamente popular.

En su evaluación de las revueltas de 1905 Rosa Luxemburgo se encargó de construir una reflexión profundamente política sobre la evolución de la lucha por el socialismo. En primer lugar criticó toda tentativa de derrocar al sistema capitalista a través de reformas porque, como ahora sucede con el PRD, el monstruo es más hábil de lo que a veces creemos y, de querer acabar con él, deberemos enfrentarlo abiertamente, en las calles, en los sindicatos, sin dejarnos tragar por la dinámica electoral. En una metáfora esplendida, Toni Negri, afirma que habrá que desgarrar las entrañas de la ballena que nos tragó. Desgarrarla hasta sus últimas consecuencias.

Marx aseguraba que el Estado no puede ser simplemente ocupado por los trabajadores y puesto a trabajar para sus propios intereses, ya que su lógica está ligada inevitablemente a la lógica del capital. Es decir, no podemos pensar que entrando al gobierno y haciendo reformas es posible construir un cambio profundo. Y este es precisamente el debate estratégico incrustado en toda América Latina. No basta tomar el gobierno. Los movimientos tienen que refundar el Estado, es decir acabar con el estado capitalista, demolerlo y construir sus propias instituciones sobre la base de la solidaridad y la pluralidad.

La refundación del Estado es un tema especialmente fuerte en la región. No basta paralizar las calles, ganar elecciones, tomar escuelas y fabricas porque con eso simplemente no se esfuma el Estado y la lógica en que este gestiona la vida social en el territorio. Los oprimidos deben preparar estrategias para tomar el Estado y para transformarlo radicalmente, para ello requieren fuerza, y esa fuerza solo podrá provenir de un proyecto claro, fundado sobre la base de principios sólidos, un proyecto ético y coherente con sus objetivos; esto es precisamente lo que se define en esta alianza que debe hacernos cuestionar, hasta sus últimas consecuencias, la ética de un partido de “izquierda” capaz de aliarse con un partido que ha provocado una guerra de exterminio, con un partido de asesinos.

Por eso la alianza podrá resultar clarificadora para muchísima gente de izquierda. Cuando Luxemburgo analizaba las jornadas de 1905 apuntaba, con acierto, que los sujetos políticos sólo lograrían alcanzar su más alta definición en la lucha política, en el conflicto de clases. Para ella, la clase obrera sólo alcanzaría la conciencia revolucionaria en el combate. Y en ese sentido la alianza perredista podría desembocar en un aumento considerable de madurez y radicalidad entre amplios sectores subalternos que aprenderán a desconfiar de las estrategias puramente electorales, totalmente impregnadas por el pragmatismo institucional; aprenderemos que la única vía para construir un cambio en México es la lucha frontal contra el sistema.

Por su puesto la definición y maduración de bloques históricos y de sujetos políticos no son siempre alcanzan sincronizaciones plenas con la cuestión de clase. El ejemplo más nítido de la cuestión la podemos encontrar en América Latina, en donde el periodo de lucha se caracteriza por un desarrollo en el cual las clases se entremezclan animadas por un espíritu antiimperialista y antineoliberal para dar como resultado bloques y sujetos que entrecruzan el camino de las clases subalternas con el de sectores burgueses nacionalistas, como es el caso del movimiento de López Obrador. Esto confirma la compleja y caótica dialéctica de la lucha antineoliberal-anticapitalista.

Como se ve, el tema de las alianzas en el PRD nos conduce a discusiones profundísimas relacionadas con el proyecto histórico, con la estrategia política y con la ética de la política. Uno de los descréditos o de las acusaciones más severas a la política apela precisamente a su degeneración ética, capaz de intercambiar un bien pasajero por los principios que se supone le caracterizan. Basta recordar los múltiples escándalos de corrupción de funcionarios del PAN, PRI y PRD. Pero la política de las clases subalternas, a contrapelo de esta degeneración, debe quebrar a toda costa estas deformaciones, construyendo un modo distinto de hacer política.

La política de los explotados debe ser un llamado a la reconstrucción de la política como campo de recomposición del tejido social, como un momento primordial de rehumanización del individuo que logra encontrarse en la solidaridad más plena mediante la acción política comunitaria. Por eso, la política de los explotados debe descansar en una ética sólida, capaz de combatir el pragmatismo francamente descompuesto de la izquierda reformista que, con el objetivo de ganar momentáneamente unos cuantos votos, es capaz de aliarse con asesinos.
Un cambio verdadero para el país implica la consolidación de una política incorruptible frente a la seducción del mercantilismo electoral. Y es que la alianza confirma el deceso del PRD como instrumento de lucha para las clases subalternas. Y en esa medida la posibilidad y la necesidad de reorganizar identidades alternas ante esta situación se convierten en algo fundamental. En este sentido debe reconocerse el acierto de AMLO al llevar adelante una postura que sostiene la imposibilidad de aliarse con el PAN.

Otra de las grandes limitantes del movimiento social en México es la división entre los referentes más radicales y significativos de la lucha sindical (CNTE, SME y mineros) y el movimiento ciudadano encabezado por López Obrador. Pero hoy esta alianza no es sólo urgente, es una cuestión de sobrevivencia, la creciente tensión entre el movimiento obradorista y el PRD, detonada por la alianza con el PAN, ocasionará que este movimiento requiera el apoyo del movimiento sindical, y de los movimientos sociales en general.

Así mismo, las luchas sindicales y sociales no pueden, o no deben, quedarse al margen de la pugna que se avecina en 2012, en donde se jugará mucho más que una simple contienda electoral, para los sindicatos se trata de luchar en contra de la ofensiva brutal del Estado y el capital, se trata de luchar en contra la reforma laboral y en contra de la represión política que está poniendo en cuestión incluso el derecho a la organización sindical.

En este escenario subyace un dilema para los distintos referentes de la izquierda anticapitalista que deben saber abrir y sumar frentes de lucha amplios en contra de la ofensiva estatal, siendo capaces de comprometerse con una lucha unitaria, pues esta será la única forma de frenar la brutalidad gubernamental. Los militantes de la izquierda socialista debemos enfocar nuestras fuerzas en la construcción de referentes amplios que tiendan a la consolidación de un referente político que aglutine a los movimientos sociales en México, el cual sea capaz de intervenir para unir y radicalizar las luchas sociales en México.

El barco perredista muestra, de nueva cuenta, señales de haberse hundido hace ya bastante tiempo. El PRD no es hoy una opción coherente de lucha si lo que pretendemos es una lucha, ya no digamos radical, por lo menos ética en contra la descomposición y la pauperización social que ha devastado al país durante las últimas décadas.

Ante este panorama la última palabra sobre un cambio radical en nuestro país la tienen las clases subalternas pues, como lo evidencia toda América Latina, todo cambio en su favor no puede ser obra más que de sus propias convicciones, de su propia capacidad política para frenar la ofensiva neoliberal y para abrir la posibilidad de un futuro distinto, un futuro más allá del capitalismo.

Fuente