sábado, 15 de enero de 2011

Los políticos, bajo sospecha

viernes 14 de enero de 2011

Jaime Richart (especial para ARGENPRESS.info)

A algunos, y especialmente a bastantes periodistas, les preocupa que se denigre a los políticos. Por eso se erigen en valedores de la clase política porque, decayendo el prestigio del político, temen que pase a un primer plano una mayor influencia de los poderes fácticos. Y todos recurren al tópico de siempre: que no todos los políticos son unos corruptos y unos vagos. ¡Faltaría más!.

Será cierto que ni en la política hay más mangantes o pícaros que entre los empresarios, los curas o los periodistas. Pero casi, casi lo parece. Porque así como de empresarios y periodistas corruptos oímos poco hablar, los políticos que aparecen implicados en tramas, procesos y sospechas, son bien numerosos. Es más, da la impresión de que si no hay más casos de pública y presunta corrupción es porque la justicia es lenta, y también porque los investigadores y los jueces no aprietan demasiado las tuercas. Si no fuese por esto, descubriríamos que la mayoría de los políticos son corruptos: por acción o por omisión, es decir, porque miran a otra parte.

Además, así como el mundo ha temblado y se ha escandalizado ante los casos de pederastia de los curas denunciados y la pasada actitud encubridora de su jerarquía, por ser numerosos, los casos de políticos corruptos tampoco son aislados, como puedan serlo los de empresarios y periodistas corruptos: son muchos, demasiados, y además están focalizados en personajes resonantes.

Porque una cosa sería haber aislado a un par de corruptos después de dificultosísimas investigaciones, y que esos casos sean como un par de manzanas podridas en el cesto, y otra cosa es presenciar de qué manera van apareciendo políticos corruptos o que manejan abusivamente sus privilegios como las cerezas engarzadas en un racimo. Por ejemplo, no habrá corrupción directa en el caso de los dos ex presidentes que, además de sus millonarios emolumentos en el sector privado, perciben anualmente 80.000 euros (una retribución equivalente a cuatro años de salarios de un trabajador cualificado), pero es indecente sólo el hecho de cobrarlos cuando por otros conductos sus ingresos anuales, oficialmente (cuánto no será oficiosamente), superan el millón. Digo indecencia, y digo bien. Pues ellos mismos, si tuvieran la vergüenza que no suelen tener en éste pero en otros muchos casos los políticos, debieran ser quienes renunciasen a semejante y codiciosa canonjía en tiempos además tan críticos. Pues no, habrá que esperar a que prospere la iniciativa de grupos políticos parlamentarios para que se declare orgánicamente la incompatibilidad entre las dos retribuciones.

Así es que ¿cómo piensan los defensores de los políticos que no habrá cada vez más ciudadanos dispuestos a denigrarlos pese al riesgo de que en su lugar manden los poderes fácticos de siempre? Pero es que, por otra parte, los poderes fácticos influyen en la vida pública tanto con políticos honestos como con políticos corruptos.

En suma, si esto sigue así, si no se hace una depuración a fondo de los corruptos o a punto de serlo en la política (como se está intentando depurar el dopaje en el ciclismo y en otros deportes), va a llegar un momento que todos terminaremos viendo en cada político no a un servidor de la ciudadanía, sino a un tahúr, a un ventajista y a un ladrón probado o en potencia. Y lo mismo dará que haya otros muy honestos. Pues pensaremos que en cualquier momento también dejarán de serlo. Ya decía antes que se incurre en corrupción, como se comete delito, tanto por acción como por omisión. Y hay omisión cuando el político se desentiende de lo que pasa a su alrededor o finge no verlo o conocerlo. Y de estos casos debe haber tantos o más que de los otros...


Fuente

México: La guerra que no es tal

viernes 14 de enero de 2011

Eduardo Ibarra Aguirre

Más de 32 mil asesinados después, el comandante supremo de las fuerzas armadas que tanto gustaba de portar el uniforme de campaña hasta que los cartonistas popularizaron la hilarante imagen, jura y perjura que nunca utilizó el concepto guerra para denominar a la cruzada que emprendió contra el narcotráfico en el arranque de su gobierno.

Respondió textualmente el general de cinco estrellas, vestido de civil por supuesto, al director del Consejo Cívico e Institucional de Nuevo León: “Yo no lo he usado y sí puedo invitar a que revise todas mis expresiones públicas y privadas. Yo he usado el termino de lucha contra el crimen organizado y la lucha por la seguridad pública”.

Varios diarios capitalinos, entre ellos La Jornada, se dieron por invitados y le recordaron al titular del Ejecutivo con transcripción en mano, que el 5 de diciembre de 2006, antes de arrancar con el pionero operativo militar en Michoacán, aseguró a empresarios españoles que su gobierno trabajará “para ganar la guerra a la delincuencia”. El 20 de diciembre de 2007 subrayó ante integrantes de la Secretaría de Marina “el importante papel de nuestros marinos en la guerra que mi gobierno encabeza contra la inseguridad”. Para mayor abundamiento, en la misma página electrónica de la Presidencia de la República se localiza que el 12 de diciembre de 2008 dijo: “En esta guerra contra la delincuencia organizada, contra los enemigos de México, no habrá tregua ni cuartel”.

Naturalmente que el abogado, economista y administrador público está en su pleno derecho a desmentirse frente a la cruda realidad –y también ante la etílica que, dicen, nunca padece porque no la deja llegar--, pero no es permisible respecto a la estrategia presidencial preferida, la que más vidas humanas, zozobra y recursos materiales costó al país en los últimos 49 meses.

Aun cuando las estadísticas facilitadas por Alejandro Poiré Romero se correspondieran con la realidad, 15 mil 273 homicidios en 2010 significan prácticamente la mitad de los habidos en cuatro años. De igual manera, si 89 de cada 100 homicidios dolosos provienen de ejecuciones entre los consorcios criminales, no dejan de ser personas, mexicanos y jóvenes lanzados a la criminalidad por un modelo económico agotado en la aldea, mas defendido a ultranza por Calderón y la mayoría de los 40 dueños del país.

Que de aquellas ejecuciones la mitad se produjeron en Chihuahua, Sinaloa y Tamaulipas, 73 de cada 100 acaecieran en 73 municipios y la focalización tienda a pronunciarse, son valoraciones de un gobierno que por desgracia no logra que calen en la percepción ciudadana –mucho menos en los inversionistas y los potenciales visitantes extranjeros-- por la reiterada propensión al discurso triunfalista, las cuentas alegres y la propaganda que no convence ni a sus diseñadores.

Por ejemplo, Javier Lozano Alarcón descubrió, ahora que suspira por ser candidato de Acción Nacional a la Presidencia, que “hubo connivencia, sino es que convivencia o complicidad, o todas las anteriores”, entre las autoridades de entonces. Sólo que el secretario del Trabajo guardó cómplice silencio en los gobiernos de Ernesto Zedillo y de Vicente Fox, de los que formó parte destacada.

Con tal despliegue de servilismo y frivolidad, desgraciadamente se acentuará el divorcio entre los gobernantes, la realidad y la percepción ciudadana, misma que registró cómo 60 pistoleros arrasaron 40 viviendas, 27 vehículos y una escuela en la comunidad indígena de Tierras Coloradas, Durango, mientras el fiscal general se enteró por la televisión local.

¡Ah que Jelipe! Dirían los campesinos de mi tierra, la cuna del narcotráfico desde hace 70 años y posteriormente de Los zetas.

Fuente

México: De qué nos sorprendemos

viernes 14 de enero de 2011



Teodoro Rentería Arróyave (especial para ARGENPRESS.info)

La pregunta resulta hasta necia: ¿de qué nos sorprendemos, cuando la mayoría de los mexicanos percibe que la inseguridad aumentó el año pasado y ve pocas perspectivas de que la situación mejore en este 2011, en consecuencia baje la percepción de seguridad como consecuencia de la lucha del gobierno contra el crimen organizado?.

Las propias cifras oficiales de las matazones lo dicen todo: 2010 es el año más violento de la historia reciente del país, son 15 mil 273 las ejecuciones que ocurrieron durante el año que recién terminó como consecuencia de la guerra decretada por el gobierno federal contra del crimen organizado.

Así lo reconoce el secretario técnico del Consejo de Seguridad Nacional, Alejandro Poiré, quien además agregó que en consecuencia desde diciembre de 2006, en que empezó esta confrontación, a diciembre de 2010, suman 34 mil 612 los muertos

Esta situación de desasosiego y medio de la población fue revelada por el Índice de Percepción Sobre la Seguridad Pública elaborado por el Instituto Nacional de Geografía y Estadística, INEGI.

En efecto, la percepción de inseguridad de la población creció 5.9 por ciento en diciembre con respecto a un año antes al pasar de 96.2 puntos a 90.5 puntos, en tanto, el Índice de Percepción sobre la Seguridad Pública disminuyó 1.3 por ciento el mes pasado, al ubicarse en 96.2 puntos, respecto de los 97.4 puntos del mismo mes de 2009.

Ante la situación de alta gravedad que vive el país, la Organización de Naciones Unidas, ONU, nos vigilará, es decir es decir con lupa estará al pendiente de las cifras de inseguridad

Para cumplir con tal propósito el Instituto Nacional de Estadística y la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito en México, UNODC, crearon el Centro de Excelencia para Estadística de Gobierno, sobre la victimización, percepción de seguridad pública y justicia con el que se medirá la percepción sobre el desempeño en esos renglones en la población de todo el país, anunciaron los titulares de dichas dependencias.

Desde luego que dicho centro le costara al pueblo, durante la firma de acuerdo entre estas dos instituciones, el presidente del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, INEGI, Eduardo Sojo anunció que se invertirá 1 millón de dólares para tal fin.

Adosado a lo anterior, el presidente Felipe Calderón Hinojosa inauguró la Unidad Biosicosocial en Adicciones del Instituto Nacional de Psiquiatría, organismo que entre otras cosas se encargará de buscar soluciones científicas al problema de las adicciones.

Qué bueno que se den a conocer estas cifras de las matazones, que aunque oficiales reflejan en gran medida la realidad de la nación. Qué bueno que se creen esos centros para medir la percepción de la inseguridad pública y para atender las adicciones, sin embargo es de comentar que todo esto nos lo hubiéramos ahorrado, principalmente la matazón de mexicanos sin distinción, si los hombres del poder supieran escuchar.

Sí, en el sentido de que la estrategia para combatir a la delincuencia, como se advirtió desde el principio, es fallida. Es obligada la rectificación.

Fuente

México: La guerra de Calderón ha asesinado a 40 mil personas, ¿si en 2010 hubo 16 mil, llegarán a 100 mil en 2012?

Pedro Echeverría (especial para ARGENPRESS.info)



1. “Para qué preocuparse por los 40 mil muertos –dice en voz baja la clase dominante- si en México tenemos alrededor de 100 millones de pobres, que muchos ni estudian ni trabajan, que sólo desestabilizan a nuestro país y lo desprestigian ante el mundo. La muerte de 100 mil o 200 mil, es nada. Ya somos muchos, ya no cabemos; el gobierno de Calderón debe abrir de par en par las puertas de nuestro país al ejército de EEUU para que sus soldados nos enseñen cómo se gobierna y cómo se acaba con la delincuencia. Nosotros pusimos en el gobierno a Calderón, lo hemos apoyado, pero nos disgusta su tibieza al no querer decirle guerra a la guerra ni se decida a llevarla hasta acabar con los delincuentes que tanto nos aterrorizan. Y preguntamos: ¿No somos acaso los empresarios, los dueños de las fábricas, de los bancos, de todas las empresas los que hemos creado los empleos, los que hacemos posible que todo México tenga qué comer?”.

2. Al decir la derecha que “ya somos muchos, ya no cabemos”, me recuerda a aquel economista de finales del XVIII, Malthus, que en su Ensayo planteaba que en la medida que se multiplicaba la población se hacían insuficientes los productos alimenticios y no alcanzarían la gran demanda. Por eso planteaba el teórico que había que crear más tierras productivas para garantizar que la población tuviera que comer o por el contrario había que evitar que siguiera creciendo. Malthus no pensó en eliminar a las gentes con las guerras pero las conclusiones de sus teorías sobre la población llevaban a pensar en ello. ¿Por qué atribuir al Darwin, en su teoría sobre la selección de las especies que también se parece a la de los burgueses modernos? Él tampoco sostuvo que “ya somos muchos o que ya no cabemos”, sino que entre los animales sólo viven los que mejor se adaptan y los que no, quedan eliminados. Los guerreristas de hoy piensan distinto.

3. “México era antes una patria ordenada y generosa –conversan dirigentes destacados del PAN y del PRI más derechizado- porque los indios y los campesinos estaban en sus pueblos y nosotros en las ciudades más civilizadas. Gobernaba el PRI del “nacionalismo revolucionario” que no queremos recordar, sin embargo hasta 1970 se podía vivir bien en las ciudades porque a los indios y a los campesinos se les mantenía en sus pueblos con subsidios y un poco de trabajo; pero a partir de ese sexenio –según vemos en los censos- las ciudades fueron invadidas por los buscatrabajo que las hicieron cada vez más imposibles de vivirlas. Hoy las ciudades son un infierno infestado de droga, secuestros, desempleo, delincuencia, que ya nuestras familias no pueden soportar. Por eso el gobierno de Calderón se ha visto obligado en mantener al ejército en las calles y se busca que su sucesor continúe con esta política. No se ve otra salida”.

4. “Ha sido tan grande la delincuencia en los últimos 15 años que ya no podemos ir al cine, al teatro, a las conferencias y demás eventos culturales, se escucha en algunos cafés de “intelectuales” en la ciudad de México. ¿Estaremos condenados a encerrarnos en nuestras casas y sólo comunicarnos por teléfono? Ya incluso los mismos teléfonos están intervenidos por la policía y, como ésta es cómplice de los narcotraficantes, estamos condenados a aislarnos. También a “los creadores” no están obligando a rodearnos de “guaruras”, es decir, escoltas. ¿Cuándo se había visto algo así en México? Quizá la única salida se encuentre en la legalización de la droga, o en la firma de acuerdos entre las partes con el fin de frenar tanto asesinato que está desprestigiando más al país en el extranjero. ¿Si esto sucede con la cultura, qué tipo de país se está apuntando para el futuro? ¿Será la cultura de los de abajo, la de los sótanos?”

5. Entre tanto preguntamos en algunos mercados públicos a venteros de verduras, frutas y dulces, así como a compradores, si sabían quienes son el Chapo Guzmán, Peña Nieto y el presidente de la República, recibiendo sólo del uno por ciento en respuesta acertada. Preguntamos si sabía cuántos miles de muertos se habían registrado en el país en la guerra contra la delincuencia y si había oído hablar de secuestros; la respuesta fue similar. La realidad es que alrededor del la mitad de la población no tiene interés en saber nada de “política” y cuando ve los medios de información sólo se entera de los deportes, de sexo, de sucesos de policía y un poco de artistas. En Yucatán hay un diario especializado en estos temas que vende más o por lo menos igual –según mis investigaciones- que todos los otros periódicos juntos. Así que basta con ello para catalogar el tipo de información impresa que gusta a la gente. Pero Televisa sigue en primer lugar.

6. Sin embargo, aunque las gentes de izquierda nos consideremos críticos, pensemos que tenemos la razón y queramos transformar de raíz las cosas, Calderón –con el absoluto apoyo de los medios de información- es aplaudido por empresarios, clase política, intelectuales y amas de casa. Por eso acaba de repetir: “el ejército seguirá en las calles hasta el fin de mi gobierno”; sólo le faltó decir: La colaboración militar y el apoyo económico de los EEUU continuará siendo aceptado y podrá incrementarse lo más que quieran, hasta el fin de mi gobierno. Por cierto ha sido silenciado la llamada “Familia Michoacana” y el grupo –al parecer inexistente”- de “los misteriosos” secuestradores del delincuente Diego. ¿O es que de verdad fue un autosecuestro teatral? Pareciera que los 16 mil muertos sólo en 2010 y la promesa de Calderón de continuar con esta misma política de muertes en los siguientes dos años vale un carajo. ¿O no?

7. ¿Por qué Calderón no quiere hablar de guerra cuando es una guerra que ha producido casi 40 mil muertes? ¿Quiere esconder acaso que él, el ejército y la policía no están en guerra para decir que ellos lo único que han hecho es perseguir a “la delincuencia organizada” cumpliendo la ley? Lo que sea; Calderón no podrá esconder su desgobierno porque en todo el país surgen descontentos y protestas que, si tuvieran organización, hace mucho que lo hubieran obligado a renunciar y a ponerlo en la cárcel. 40 mil muertos, 16 mil sólo en 2010 es mucha gente, equivalen a los muertos de una guerra entre naciones o los que son muertos en una gran revolución. Pero la mayoría de los mexicanos parece ni siquiera enterarse. Los grandes medios de información esconden lo que se puede y deforman a su favor las noticias que dan a conocer. La guerra no ha terminado a pesar de los EEUU están interviniendo con el apoyo de la clase política.

Fuente

Bolivia: El “gasolinazo” desnudó la política agraria del gobierno del MAS

viernes 14 de enero de 2011

Enrique Ormachea Saavedra (PLATAFORMA ENERGETICA)

Durante el debate que tuvo lugar sobre la situación de la seguridad y soberanía alimentaria en el país en los días previos al gasolinazo, demostramos –con base a información oficial– que durante el gobierno de Evo Morales los cultivos agroindustriales, producidos mayoritariamente bajo relaciones capitalistas de producción, habían incrementado su importancia: mientras en la gestión agrícola 2005/2006 representaban el 79% del total de la producción agrícola del país, en la gestión 2008/2009 significaban ya el 82%.

Así mismo, señalamos que el gobierno del MAS, a pesar de su constante discurso de apoyo a la pequeña producción campesina, no había logrado revertir la tendencia de una cada vez menor relevancia de la producción agrícola en las regiones del altiplano y los valles que, como se sabe, concentran a la gran mayoría de las unidades productivas campesinas del país. Ambas regiones que en 2005/2006 representaban el 25% del total de la producción agrícola del país, en el periodo 2008/2009 habían bajado su participación al 21,6%.

Por tanto, este escenario muestra que el departamento de Santa Cruz consolidó su rol hegemónico en la producción agrícola del país: pasó del 72% del total de la producción agrícola nacional en 2005/2006, al 76,8% en 2008/2009. Asimismo, Santa Cruz, durante el periodo de referencia, cobró cada vez mayor importancia en la producción ganadera tanto de carne como de leche, así como en la producción avícola, todos ellos rubros fundamentales para la alimentación de la población boliviana, la misma que depende cada vez más de la oferta alimentaria agroindustrial y agrícola básica que genere este departamento.

En este sentido, indicamos que este escenario productivo se iría consolidando, al margen de una política gubernamental que privilegia sólo en el papel a la producción campesina como eje central de su discurso sobre la soberanía alimentaria en el país. Por ello, planteamos que el gobierno del MAS se vería obligado a hacer mayores concesiones, en varios planos, a la burguesía agroindustrial y agropecuaria cruceña que, hasta no hacía mucho tiempo, era presentada como la más recalcitrante oposición derechista al mismo.

No tuvimos que esperar mucho tiempo para comprobar nuestra hipótesis, pues el gasolinazo decretado por gobierno del MAS el pasado domingo 26 de diciembre –y que debido a la resistencia y acción directa de los trabajadores tuvo una vida muy corta– puso en evidencia las concesiones que Evo Morales estaba dispuesto a hacer a la burguesía agroindustrial.

Uno de los argumentos utilizados por el gobierno para justificar la necesidad del decreto de marras –que intentaba darle un cariz “antiempresarial” a una medida que a todas luces estaba destinada a favorecer la inversión del capital transnacional en hidrocarburos– estaba relacionado con la necesidad de cortar la subvención al diesel, que beneficia desde hace ya más una década a los agroindustriales de Santa Cruz.

Este tipo de argumento fue también utilizado por las direcciones de las organizaciones campesinas afines al MAS, como parte del discurso orientado a convencer a sus bases sobre el contenido “antineoliberal” y “revolucionario” del gasolinazo.

Contradictoriamente, al mismo tiempo de “atacar” a los agroindustriales que se beneficiaban de la subvención del diesel, eliminada por el mencionado decreto, las principales medidas del gobierno en el ámbito de la producción agrícola estuvieron orientadas a beneficiar a quienes eran previamente señalados como una de las partes responsables de la “sangría” de las arcas del Estado. De esta manera, a los productores de soya –cuya producción se dirige fundamentalmente a la exportación y cuya producción es realizada por grandes y medianas empresas, así como por pequeños capitalistas– se les ofrecía la adquisición estatal de toda su producción a precios del mercado internacional. También se ofrecía a los productores de maíz, arroz y trigo la adquisición estatal de dicha producción a un precio mayor al 10% del precio interno.

En cambio, para el grueso de los campesinos pobres, el gobierno no contempló ninguna medida inmediata concreta de apoyo a su producción; no ofreció subvención alguna para productos en los que la producción campesina (sobre todo andina) sigue siendo importante para el mercado interno: tubérculos, hortalizas y frutas, fundamentalmente. Ofreció, más bien, dos proyectos de larga maduración: Por un lado, una inversión de 300 mil dólares americanos por municipio para infraestructura de riego y, por otro lado, el seguro agrícola que viene siendo anunciado desde hace ya un par de años atrás.

Como puede observarse, en el caso de la política agraria, el slogan de “mandar obedeciendo” tiene, para el gobierno del MAS, una inconfundible orientación de clase, en la que la burguesía agroindustrial asentada en el oriente del país es la principal beneficiaria.

Enrique Ormachea Saavedra es investigador del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA).

Fuente

Los recibos, estratosféricos

El Sol de Hidalgo
15 de enero de 2011

Por Sonia Nochebuena

Pachuca, Hidalgo.- A más de un año de entrar en operación la Comisión Federal de Electricidad (CFE), no ha podido regularizar el cobro del servicio eléctrico, porque usuarios continúan inconformes por los altos costos, coinciden Juan Almaraz, Carlos Castillo y Leticia Mayagoitia, vecinos de las colonias Santa Julia, Constitución, en Pachuca, y fraccionamiento El Saucillo, en Mineral de la Reforma.

Con recibos en mano, molestos, manifestaron su inconformidad a EL SOL DE HIDALGO, porque estos comprueban la puntualidad de los pagos y los empleados de la CFE no han sido capaces de solucionarlo, expresando múltiples argumentos.

Tampoco, manifiestan, al preguntar sobre facilidades de pago; rotundamente los trabajadores dicen: "No. Exclusivamente es una sola exhibición".

Aunado a la falta de profesionalismo, supuestamente pasan a verificar los medidores para garantizar la correcta lectura. Sin embargo, los denunciantes afirman que jamás se les ha visto.

"Sólo hacen lecturas estimativas, basándose en los antiguos documentos de la ex Compañía de Luz y Fuerza del Centro", destaca Castillo.

CORTO CIRCUITO

La tarifa, en el caso de Almaraz, de consumo de diciembre pasado fue de 3 mil 392 pesos, cuando en noviembre fue de 811; agosto, 802; mayo, 895; abril, 711, y diciembre de 2009, 696.

"Cómo es posible que de 811 pesos pase a más de 3 mil. Es un robo. Es una diferencia de más de 2 mil pesos. Reclamé; al parecer, fueron a revisar, pero no hicieron nada", subraya el también vecino de la calle Suprema Corte de Justicia.

Así que el 3 de este mes acudió a las oficinas de la paraestatal, situadas en la colonia Centro. Llegó alrededor de las 12:30 horas. Lo atendieron 2 horas después y sin lograr una solución. Fue el turno 234, incluso señala un tiempo de espera, que esta ocasión fue de 52:30 minutos.

Castillo y Mayagoitia acudieron al mismo centro 10 días después. Ambos llegaron alrededor de las 9 de la mañana. "Buena hora para arreglar los asuntos domésticos", dice Mayagoitia.

No obstante, se encontraron con una sorpresa: más o menos a las 8 de la mañana la electrificación se suspendió. Aun así, decidieron esperar, debido a la esperanza de lograr un arreglo.

Pero se desvaneció cuando una empleada avisó que el servicio reiniciaría a las 12 de la tarde. "Pueden ser atendidos en las sucursales de la colonia Cubitos y Plaza Bella".

Enseguida, enojada, Mayagoitia se retiró. "Tengo muchas cosas que hacer y es una pérdida de tiempo venir para que no te atiendan".

En su asunto, puntualiza: "Durante el servicio de lo que fue la Compañía de Luz y Fuerza del Centro, jamás se cobró el servicio. Los primeros fueron de la Comisión y llegaron 3 meses después.

Desde entonces el costo fue de 100 a 180 pesos, los que pagué aunque fuera injusto, porque mi casa sólo tiene una recámara, cocina, comedor y sala, además del baño; son 4 focos. Varios vecinos reclamaron e hicieron un descuento, sin que yo lo consiguiera".

Desde septiembre pasado no paga, porque ha tratado, en diversas ocasiones, de hallar una respuesta.

En diciembre de 2010 recibió el documento, indicándole un adeudo de 4 mil 300 pesos.

"Es una injusticia. Como o pago. No vivo en una mansión, sino en una casa de interés social, cuento con 4 fotos, el refrigerador, una televisión. Ni siquiera cuento con horno de microondas".

Agrega: "Mi esposo gana 2 salarios mínimos por día (56.70 pesos). No alcanza. Me cobran las perlas de la virgen", dice la habitante de la calle Toronjo.

Castillo indica: "Vivo en Santa Julia, una colonia popular. Regularmente, mi recibo es de 200 pesos y el anterior mes, según la lectura del medidor, fue de 900 pesos. Eso que no coloque adornos y pino de Navidad".

Continúa: "Es la primera vez. Espero haya una respuesta. Me urge, si no llegará un adeudo muy grande".

EL APAGÓN

Anónimamente, habitantes de las colonias Parque de Poblamiento, Cuauhtémoc, Los Arrayanes, en Pachuca, y Colinas de Plata, en Mineral de la Reforma, comentaron, del mismo modo, que los documentos de la CFE son tardíos y al recibirlos los cobros son excesivos.

Ejemplifica el habitante de Los Arrayanes: "Normalmente, pago 400 pesos; el último mes del año pasado fue de mil pesos, ni modo, los tuve que pagar. No importa si mi quejo".

El vecino de Cuauhtémoc subraya: "Tengo 10 focos, todos son ahorradores. Después de regularizarse la expedición de recibos, solventaba de 180 a 200 pesos. El último fue de mil pesos".

Mientras, las avecindadas en Parque de Poblamiento y Colinas de Plata señalan: "Después de meses de no recibir el papelito nos enteramos de una alta tarifa; cómo vamos a pagarla si es una injusticia. Tratamos de arreglarlo en las oficinas, pero exigen saldarlo en una sola exhibición".

LOS DIABLITOS

Recientemente, habitantes de la colonia Los Lagos, en Tula de Allende, se manifestaron en las oficinas regionales de la Comisión para pedir una explicación por un adeudo de 375 mil pesos por consumo de energía.

Precisaron que han pagado a la compañía Grupo Constructor Blancomex el servicio eléctrico, mientras que trabajadores de la paraestatal les dijeron que se han estado "colgando".

A meses de la administración de la CFE, Arturo Islas, vecino de la colonia Venustiano Carranza, y Jerónimo Urbina, habitante del barrio El Arbolito, mostraron su desconcierto por la alta tarifa.

Islas menciona que en el bimestre mayo-julio de 2009 el cobro fue de 133 pesos, expedido por la ex Compañía de Luz y Fuerza del Centro; mientras que en el bimestre octubre-diciembre fue de 994 pesos, este girado por la CFE.

Urbina explica: "Por dos bimestres, la ex Luz y Fuerza del Centro cobró 391 pesos; actualmente, con la CFE, llegó de 970".

Los quejosos coincidieron que es una injusticia, y lo peor de todo es que nadie los atiende.

"Nos mandaron con un ingeniero, del que no sabemos el nombre; también, un número de teléfono (771 153 13 70), pero nadie nos contesta, ¿quién se responsabilizará?", enfatiza Islas.

En la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), delegación Hidalgo, la que encabeza la lista de quejas es la CFE.

Fuente

"Aumento de precios es situación temporal", Bruno Ferrari

14 de Enero de 2011 • 17:53hs • actualizado 18:43hs

México, 14 de enero.- El secretario de Economía, Bruno Ferrari, explico esta tarde que el alza de precios que se están observando en diversos alimentos es "ocasional" y tiene origen en una situación normal que se presenta cada inicio de año, pero que existen condicones económicas sólidas que permitiran que en breve se vuelva a la normalidad.

Hizo un llamado a los industriales a no incrementar precios para no alarmar a la población.

A pesar de este anuncio, es importante considerar que los factores climáticos incidirán plenamente en la oferta de granos en el ámbito mundial, situación que presionará a los precios. El incremento en aumentos de gasolina también inciden y será cuestión de esperar para ver las medidas que adoptan las autoridades mexicanas.

El alza de precios en el rubro de alimentos es uno de los factores que podrían alterar la meta de inflación del Banco de México (Banxico) para este 2011.

Mientras tanto La Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC) ya anunció que cerrará filas con los sindicatos independientes encabezados por la UNT y el SME, organizaciones campesinas y sociales, para exigir que se frenen los aumentos a tarifas de luz, gas, gasolina y diesel.

Fuente

Participará CROC en marcha contra alzas

Vie, Enero 14, 2011

México.- La Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC) cerrará filas con los sindicatos independientes encabezados por la UNT y el SME, organizaciones campesinas y sociales, para exigir que se frenen los aumentos a tarifas de luz, gas, gasolina y diesel.

El dirigente de la CROC, Isaías González, dijo que con ese propósito sus agremiados se unirán a la marcha que por cuarto año consecutivo efectuarán la Unión Nacional de Trabajadores (UNT), el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) y varias organizaciones campesinas.

En entrevista, comentó que por primera vez la organización que encabeza asistirá a esta protesta por la soberanía, la alimentación, el empleo y el salario digno que están preparando dichas organizaciones, la cual se llevará a cabo el 31 de enero.

Además protestarán por la afectación a los bolsillos de los trabajadores por los aumentos en los costos de los alimentos de primera necesidad y las tarifas de los servicios.

González Cuevas destacó que la protesta también será por un salario digno, pues con tantos ajustes al alza “la gente está más molesta, además se está empobreciendo más”.

Ante esa situación, el dirigente gremial se pronunció nuevamente por el control de precios a alimentos de la canasta básica y perecederos, así como contra los topes salariales.

Manifestó que este 2011 será aún más difícil, pues ejemplificó que los anuncios como el del sector industrial que prepara un incremento de entre dos y tres por ciento en el precio de alimentos y bebidas son resultado del alza en las materias primas y los energéticos.

Notimex

Fuente