viernes, 28 de enero de 2011

Desfiladero - Calderón: gastos criminales al descubierto

Jaime Avilés
E

l 11 de mayo de 2007, la subdirección de servicios de salud de Pemex compró condones por un total de 10 mil 380 pesos. El primero de febrero de 2008, esa misma dependencia gastó 328 mil 135 pesos en Viagra. El 29 de marzo de 2010, Presidencia de la República pagó 3 millones de pesos a Lunave Multimedios SA de CV para analizar mensajes en Twitter. El 15 de diciembre de 2009, la Secretaría de la Defensa dio 386 mil pesos a Grupo Empresarial Casa SA de CV para vigilar un cementerio militar.

El 9 de septiembre de 2009, la gerencia de recursos materiales de Pemex adquirió en Distribuidora Las Barricas SA de CV vino blanco por 239 mil pesos. El 20 de noviembre de 2007, esa misma dependencia entregó 19 mil 716 pesos a Distribuidora Desc SA de CV por la cabeza de un maniquí de plástico. El 9 de junio de 2008, Gobernación erogó 27 mil 300 pesos para ofrecer café a los asistentes a una función de Sonia Amelio.

El 26 de octubre de 2007, el Banco Mexicano de Comercio Exterior destinó 150 mil pesos a la firma Eventos Promociones y Convenciones SA de CV para organizar una fiesta de halloween. El 16 de julio de 2007, Presidencia de la República contrató a Grupo Gastrointernacionale SA de CV para que sirviera comida infantil por valor de 74 mil 520 pesos durante el cumpleaños de uno de los hijos de Felipe Calderón y Margarita Zavala.

El 10 de septiembre de 2009, la gerencia de Recursos Materiales de Pemex pagó 5 millones 62 mil 302 pesos a Deportes Morales SA de CV por un paquete de espinilleras para beisbol y softbol, "fabricadas en polietileno de alto impacto". El 16 de abril de 2008, el Instituto Mexicano del Petróleo benefició a Super Mercado Fabián SA de CV al comprarle 109 mil pesos de galletas.

El 13 de noviembre de 2009, la Policía Federal adjudicó a Mantenimiento Industrial Retro SA de CV un contrato por 22 millones de pesos para construir tribunas alrededor de la cancha de futbol del centro de mando de esa corporación en Iztapalapa. El 20 de octubre de 2009, el Banco Nacional del Ejército (Banjército) dio 23 mil 400 pesos a Zenón Sánchez Cisneros por la compra de 21 manteles "para llevar a cabo el finiquito del personal de Luz y Fuerza" (sic).

El 6 de noviembre de 2008, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes contrató a Ulises Beltrán y Asociados, por 260 mil pesos, para que el experto en encuestas estudiara "la percepción de la población por la crisis derivada del percance de la aeronave XC-VCM", es decir, por el avionazo en que murió Juan Camilo Mouriño.

El 8 de junio de 2010, la Secretaría de Marina le pagó a Mauro Cabrera Bonilla 121 mil 555 pesos por 60 botellas de Ajax Amonia Limpiador Líquido. El 6 de mayo de 2009, la Secretaría del Trabajo, a cargo del impoluto Javier Lozano Alarcón (“coopelas o cuello” ¿almidonado?), asignó un contrato por 124 mil 98 pesos a Procesos Inteligentes de Lavado SA de CV a cambio de un servicio de "lavado y planchado de blancos".

Además de todo lo anterior, ¿les gustaría a ustedes conocer cuánto se botó el Cisen en pescados y mariscos el 30 de diciembre de 2005? ¿O cuánto costó un banquete de Agustín Carstens el 6 de junio de 2008? ¿O cuántos contratos de 25 mil pesos cada uno ha suscrito Pemex para dar "clases de cultura de belleza"? Bueno, hoy a lo largo de todo el día, en las plazas públicas de algunas ciudades del país, distintos grupos de usuarios de Facebook que simpatizan con la causa de Andrés Manuel López Obrador darán a conocer todos estos datos, y muchos más, que recolectaron con paciencia en las ventanillas cibernéticas del Instituto Federal de Acceso a la Información (Ifai).

La "jornada de balconeo de gastos criminales del gobierno federal", nombre oficial del evento, se realizará a partir de las 10 horas en la plaza Juárez de Pachuca; en Tepic, Nayarit, frente a la catedral, de las 10 a las 15; en Coacalco, estado de México, sobre la avenida López Portillo, todo el día; en el tianguis Las Garzas, de San Juan del Río, Querétaro, de las 9 en adelante; en el zócalo de Tingüindín, Michoacán, a las 19 horas; en el parque Benito Juárez, de la capital del estado de Veracruz, desde las 16; en el zócalo del puerto de Veracruz, de 11 a 20; en la plaza de armas Emiliano Zapata, de Cuernavaca, Morelos, de 13 a 20; en el parque Naucalli, de Naucalpan, a mediodía, mientras en el Distrito Federal la expo será visible tanto en el Estadio Olímpico de Ciudad Universitaria, de las 17 a las 19; en el Metro Chilpancingo (Insurgentes y Baja California) desde las 13, y de las 12 a las 14 a las puertas de la iglesia de San Juan Bautista en Coyoacán.

Malestar en la UACM

Esther Orozco, rectora de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, insiste en gobernar la casa de estudios fundada por el gobierno capitalino de López Obrador con un estilo personal que provoca y multiplica resistencias. He aquí un ejemplo. La UACM renta dos edificios para personal administrativo, uno en Ángel Urraza 1137 (que le cuesta alrededor de 12 millones de pesos al año, aloja a 200 empleados y tiene ocupado 70 por ciento de su espacio) y otro en División del Norte 905 (que le sale en 5 millones anuales, es más pequeño y está lleno a tope).

Pues bien, Orozco decidió vaciar el de Ángel Urraza y repartir a sus 200 empleados entre el de División y el plantel de la colonia del Valle. Para esto resolvió sacar de División a los 26 empleados de difusión cultural, a los 18 de comunicación y a los 15 de servicio estudiantil y mandarlos al Centro Cultural Talavera, una hermosa y antigua casona en el barrio de La Merced, que lleva siete años funcionando como museo de sitio y sede de talleres de video, música, danza, pintura, fotografía y teatro para niños y adultos, seminarios académicos, lecturas literarias y conciertos musicales.

Casa Talavera está al cuidado del Instituto Nacional de Antropología e Historia y necesita reparaciones estructurales. Si los designios de Orozco se cumplen, el inmueble se verá afectado en su integridad física, al ser invadido por 60 personas que llegarán con escritorios, archivos, computadoras y teléfonos; cancelarán con su sola presencia las actividades de los talleristas y deberán trabajar en condiciones de hacinamiento con apenas cinco baños para todas y todos. La molestia, promete la rectora, durará únicamente este año. ¿No hay otra solución? Ojalá reconsidere y evite un conflicto que en otros ámbitos de la institución bien puede provocar una reacción en cadena.

Pregunta al Jeque Diego

Ya cabalga nuevamente, con su afilada lengua en ristre, el campeón de la inverecundia, la corrupción y la impunidad: el cínico entre los cínicos, el modelo de los atolondrados neopanistas, que le rinden pleitesía por su inagotable capacidad de enriquecimiento a costa del hambre, la desdicha, el dolor y la miseria de los que nada tienen. Ahora que ha vuelto a los medios, con la esplendorosa barba de jeque árabe que literalmente le hicieron sus misteriosos anfitriones, ¿algún entrevistador electrónico le preguntará si ya dispuso que sus pequeños nietos, de uno y cuatro años, que fueron secuestrados con el apoyo de las fuerzas armadas por su hijo, David Fernández de Cevallos, en la isla de Cozumel, vuelvan al lado de su madre? ¿O sólo habrá micrófonos duros para el atolondrado Kalimba, cuya culpabilidad está en duda, y silencio cómplice ante los asesinatos de Coppel y lengüetazos a los zapatos de los jefes de la mafia que se adueñó del país?

jamas@gmail.com
Fuente

Nuevo Blog en Enlaces de Radio SME

Estimados compañeros, nos complace informarles que hemos añadido un nuevo enlace a nuestro completo listado de links amigos.

Se trata del Blog Resistencia Eléctrica de nuestro compañero Roberto, del departamento de Laboratorio. Su blog ofrece noticias con un sentido diferente.

Pueden visitar su blog en la siguiente dirección:

RESISTENCIA ELECTRICISTA

Gracias.

México. Tres poderes: caros y contrarios al pueblo, ¿Para qué los queremos si sólo sirven a los ricos?

jueves 27 de enero de 2011

Pedro Echeverría (especial para ARGENPRESS.info)

1. Por medios impresos y por Internet han estado circulando manifiestos y firmas para reducir el número de diputados y senadores de 500 a 300 o 200. Esa campaña, aunque tiene tintes derechistas y empresariales, es apoyada por una parte de la población.

¿Por qué los derechistas y empresarios? Porque ellos a través de la historia han pensado -silenciando lo que ellos hacen- que Estado, gobierno y políticos son muy corruptos y dilapidan el dinero del presupuesto en altos salarios, gastos suntuarios y corrupción y, por otro lado, todo ese dinero -así piensan- debe ser manejado por los empresarios privados para hacer más grandes sus negocios y crear mayor cantidad de empleos. Gran parte de la población, en particular las clases medias acomodadas, piensa casi de igual manera. Esta campaña derechista se desarrolló mucho en los años sesenta y setenta contra la Conasupo, el IMSS, las empresas eléctricas y de petróleos, pero en particular contra todas las empresas paraestatales.

2. La revolución burguesa mexicanade 1910-17 originalmente se hizo contra los grandes terratenientes, los militares porfiristas, el alto clero y la aristocracia de las ciudades, es decir, fue contra los conservadores, los restos feudales y eso que se llama derecha mexicana; sin embargo ésta en vez de considerarse derrotada se metamorfoseó, decidió acomodarse a la nueva política y a los renovados funcionarios, muchos de ellos sus hijos o parentela. Permaneció seis décadas desarrollándose y viviendo bajo la protección o sombra del Estado hasta que en los ochenta -ya muy fuerte- sacó la cabeza y reclamó abiertamente el gobierno. Por eso 1982, año de la intervención de los bancos por López Portillo y al mismo tiempo de la abierta protesta de los empresarios encabezados por Clouthier, es significativo. Este mismo personaje -presidente del Consejo Empresarial y destacado militante del PRI- se transformó en militante del PAN y se convirtió en candidato presidencial de este mismo partido.

3. Esto fue lo que durante muchos años, sobre todo en las décadas de los sesenta y setenta, planteamos los espartaquistas mexicanos como burguesía burocrática (o política) que se hizo poderosa a partir de la revolución, de los cargos de gobierno y los negocios a través del Estado, que educó y protegió a la burguesía privada (comercial, industrial y financiera) cuándo ésta no sabía manejar la política ni agruparse para defender sus intereses en conjunto. También se puede pensar, a través de esta idea, por qué los del PRI se hicieron ricos a través del gobierno y la política y cuál es la causa que los sectores privados -el PAN entre ellos- son muy ignorantes en política pero muy profesionales en negocios y en abogados que los defienden. Sin embargo esa división de intereses -aunque los hacían confrontarse- nunca les impidió que estuvieran unidos en los negocios que siempre les produjeron enormes ganancias.

4. Hay que decir que el problema no es que hayan 500, 300 o tres legisladores sino saber a qué intereses responden. ¿Si sirven a los intereses de la población mayoritaria, al de los millonarios o a sus personales intereses? ¿Si son parte de un gobierno honesto por cobrar un salario parecido al de los trabajadores o, por el contrario, de un gobierno funesto, caro, que se asigna salarios como las “ganancias” de los grandes empresarios? ¿Cambiaría algo si eliminamos a 200 o 400 legisladores aunque los que queden sigan siendo tan corruptos e inefectivos como ha sido siempre?Más aún, podríamos reducirlos a tres diputados -uno por cada partidos de los tres dominantes- que son en la práctica quienes definen todo. Tres legisladores que lleven las posiciones de su partido para llegar a acuerdos. ¿Y las comisiones técnicas? Bastaría que cada partido analice y discuta internamente cada propuesta para que su representante exponga los problemas.

5. Es decir, podrían desaparecer todos los legisladores y el mismo parlamento. Para ahorrar tanto derroche de presupuesto público y de funcionarios ineficaces podríamos reducir a casi nada los funcionarios de cada dependencia, pero lo miles de millones de pesos que ahorraríamos se irían a otros campos igual de ineficaces e improductivos y el pueblo no ganaría nada. En la práctica abandonaríamos la República y la llamada Democracia Representativa que defienden muchos funcionarios, por falsas y engañosas para regresar a la Monarquía autoritaria, “constitucional” y, en muchos aspectos hereditaria”, donde decide uno con su corte de consejeros. Se diría: ¿Y qué es lo que se ha vivido en México sino una falsa democracia representativa que degeneró en una forma de monarquía -oligarquía si se quiere- en la que el presidente, el legislativo y el judicial sólo han funcionado como una corte que decide todo bajo la apariencia de una democracia?

6. Además, ¿para qué sirven gran cantidad de secretarías, de altos funcionarios de Estado, un gigantesco aparato burocrático, enorme número de legisladores, etcétera, que dilapidan un alto porcentaje presupuestal, si son los acuerdos entre partidos y el presidente los que deciden sin consultar más que a sus huestes?Si los legisladores fueran realmente representantes del pueblo y sólo defendieran los intereses de sus representados después de consultarlos habría que exigir muchos más legisladores; y si éstos en vez de ganar 200 salarios mínimos sólo se les pagaran 20, con la obligación de consultar e informar, el poder legislativo sería un real representación. ¿Por qué un cargo político o una representación “popular” pueden costar hasta diez millones de pesos si con el salario normal apenas pueden reunirse en seis años? ¿Por qué los políticos de todos los partidos se pasan más de 30 o 40 años brincando de un cargo a otro?

7. La realidad es que nadie puede negar la enorme corrupción que existe en el país, pero no es por el gran número de legisladores y sus exagerados salarios. Es esencialmente porque los gobiernos nunca han servido a los intereses de la mayoría de la población. La realidad es que fastidia al pueblo que en nombre de la democracia vivamos una oligarquía (gobierno de pocos) que determina todo en perjuicio de la mayoría de la población. Dicen: ¿Para qué queremos 500 diputados, 120 senadores, que sólo acuden a levantar su dedo, después que tres partidos -como siempre sucede-se han puesto de acuerdo? Si los legisladores representaran realmente al pueblo y no cobraran como empresarios podrían ser hasta mil, el pueblo tendría mejor representado sus intereses; pero el asunto es contra los tres poderes que sólo sirven a los millonarios y, más aún, es el sistema capitalista que con su estructura bien organizada para la explotación sigue oprimiendo al pueblo.

Fuente

Guatemala: Despidos podrían incrementar pobreza extrema y provocar estallido social

jueves 27 de enero de 2011

CERIGUA

La posibilidad de despidos masivos de trabajadores del área urbana y rural, anunciada por el sector empresarial debido al incremento del salario mínimo, podría generar un estallido social, anotó Hélmer Velásquez, de la Coordinación de ONG y Cooperativas (CONGCOOP), quien asegura que en el país hay cerca de 750 mil campesinos viviendo en extrema pobreza.

La Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas (CNOC) y CONGCOOP manifestaron su rechazo a las a las declaraciones del sector empresarial de despedir a trabajadores, principalmente en el agro, debido al incremento de Q7 diarios, con lo el salario mínimo se incrementa a Q63.70 diarios.

Las entidades señalaron que los campesinos no perciben el salario mínimo actual, que es Q56 por día y que perciben entre Q25 y Q30 diarios en las fincas, por una jornada que a veces se extiende a las 12 horas; en el caso de las mujeres es de Q20 por un día de trabajo.

Velásquez, director de la entidad de cooperativas se refirió a las declaraciones del empresariado como una “amenaza” a la gobernabilidad y una campaña de desestabilización, porque atenta contra la directriz del Estado de aumentar el salario y por tratar de revertir el decreto al anunciar medidas de hecho, que es el despido masivo de trabajadores.

El directivo señaló que al menos 750 mil campesinos de casi un millón, viven en la infrasubsistencia, trabajando como jornaleros en fincas, en donde reciben el salario mínimo; hacemos un llamado al Estado para que fortalezca las estructuras de control y de sanción, tanto para evitar despidos como para investigar los casos en las fincas en donde no se pagan los salarios justos, dijo.

Guatemala tiene un nivel de pobreza estructural, una familia de 5 miembros que gana unos Q25 al día, no enviará sus hijos a la escuela y mucho menos tendrá acceso a la salud; muchas familias solo tienen un tiempo de comida, agregó.

Si se llegara a concretar la amenaza empresarial de dejar sin empleo a la población, se agudizarían todos los índices sociales y se generaría un estallido social que no está bajo control de nadie, fundamentalmente por el desempleo y porque el alza de los precios de la canasta básica ya es una realidad, dijo Velásquez.

Por su parte, Poncio Tayún, de la CNOC, coincidió en que los pequeños productores forman parte importante de la economía del país, al producir los granos básicos para alimentar a casi el total de la población guatemalteca, pero que viven en condiciones infrahumanas.

A eso se aúna que en 2010 al menos 600 mil familias sufrieron las consecuencias de eventos naturales como la erupción del Volcán de Pacaya, la tormenta Agatha y el huracán Alex, que generaron pérdidas de cosechas e inversiones, que el Banco de Guatemala estimó en al menos 1 mil 600 millones de dólares, con el consecuente aumento de los precios de alimentos, según las organizaciones.

Tayún indicó que con los despidos los únicos que pierden son “los más vulnerables” puesto que los precios de la canasta básica han comenzado a aumentar sin ningún control por parte del Estado.

Los representantes de ambas entidades hicieron un llamado al gobierno para no retroceder en su decisión sobre el salario mínimo y al Ministerio de Gobernación a monitorear para que se cumpla la disposición.

Fuente

Bolivia: ¿Qué significa mandar obedeciendo?

viernes 28 de enero de 2011

Rafael Bautista (especial para ARGENPRESS.info)

La pregunta es necesaria ante la confusión gubernamental (que escuda sus dislates en algo que enuncia pero no comprende); no se trata de desvivirse por ella sino de la urgente necesidad que tenemos de remontar esa confusión gubernamental en clarificación popular; porque el mandar obedeciendo señala un nuevo modo de ejercer el poder.

Si el poder es la categoría fundamental de toda política, de lo que se trata, en definitiva, es de proponer un paso trascendental: de la política moderna de dominación a una política de liberación (de toda pretensión de dominación). Proponer una nueva política significa transitar hacia ella; no se trata de una mera invención teórica sino de la transformación histórica de la propia praxis política. Por eso aparece la confusión, porque si no hay tránsito, no hay modo de señalar, menos de exponer, lo que no se ha transitado. Por eso hablan de lo que no saben. Si el concepto no ha hecho carne, ese vacío no puede llenarlo la fatua erudición; si la propia existencia no ha hecho el tránsito hacia lo nuevo, entonces la recaída se hace inevitable.

¿Por qué la política económica del gobierno no va más allá de lo que critica? Es fácil calumniar un modelo pero, si no se produce una crítica real, de nada sirve arrojar piedras hacia aquello que persiste en uno mismo; en este caso, la ingenuidad repite hasta la lógica de aquello que supuestamente critica: ante la complejidad de todo problema opta por el puro simplismo de reducir toda opción a la más usual (a esto se llama adicción: realizar una y otra vez la misma operación creyendo que alguna vez saldrá un resultado distinto; por más que se diga que se trataba de una adecuación de precios, era un gasolinazo y la respuesta popular no podía haber sido distinta).

Todos critican al neoliberalismo pero no saben salir de su lógica; algo similar sucede con el gobierno: despotrica contra el capitalismo pero no sabe hacer otra cosa. ¿Por qué? Porque no se trata de cambiar de camiseta; se trata de transitar efectivamente hacia ese más allá que se anuncia (el que no cree no transita y se condena a defender lo ya establecido, se vuelve inevitablemente conservador). Por eso lo de proceso no es pura retorica, y la descolonización no consiste en darle la espalda al presente (sino sacarlo de la inercia homogénea del tiempo matemático), o privarnos de futuro.

El asunto, en definitiva, es: ¿cuál futuro? El capitalismo ofrece un futuro, ese futuro es el producido por el modelo de vida que presupone: la modernidad. ¿De qué tipo de futuro se trata? El futuro de la modernidad es el mito de la ciencia moderna: el progreso infinito (donde todo es posible, hasta la vida eterna). Ese mito lo comparten derecha e izquierda, capitalismo y socialismo; por eso no era de extrañar que neoliberales y gobierno coincidan. En el fondo todos están de acuerdo con ese mito: que en el futuro (siempre postergado) todo lo prometido será cumplido, sólo basta sacrificar el presente. La creencia en ese mito conduce siempre a sacrificar todo presente por un futuro que nunca llega, por eso el sacrificio nunca termina. Pero si sacrificamos el presente no aseguramos ningún futuro; por privarnos el pan de hoy puede que no lleguemos a ningún mañana.

El gasolinazo seguía la misma lógica: para tener más dinero debemos sacrificar a los que nunca tienen, prometiéndoles lo mismo de siempre. “Hasta el agua cuesta más barato que la gasolina”, decía el vicepresidente. Pero, ¿quién pone esos precios?; no es el pobre, es el mercado, y ¿qué hace el gobierno?: quita la subvención a la gente y subvenciona al mercado internacional, con el hambre de los pobres. Eso se llama transferencia de plusvalor, de la periferia al centro. ¿Cómo se logra eso? Las nuevas ganancias de las petroleras son las que median esa transferencia.

El mito del progreso infinito es el mito del mercado global; el mundo moderno está diseñado para eso, para reducir los sueños de la humanidad a los sueños del mercado. Nivelar los precios quiere decir que nadie, a excepción del mercado, puede establecer el valor de todo: la gasolina vale más que la vida humana (definición moderna de humanidad: tener auto). Por eso el mito congrega a sus devotos (aunque se digan defensores de la Madre tierra) y los lleva a perseguir el mismo desarrollo que nos condena al subdesarrollo. Desarrollarse a la moderna es iniciar un proceso de industrialización salvaje y destructor; la integración vía carreteras fomenta también el parque automotriz y la consecuente demanda de gasolina; ahora bien, si no contamos con ese recurso, una verdadera planificación debiera tener en cuenta eso, antes de promover un futuro suicidio económico. Por eso los paliativos no eran tales; se diseñó la medida sin medir las consecuencias, como suelen hacer los que viven de espejismos. Aunque se digan anticapitalistas, siguen siendo desarrollistas, por eso el acuerdo con los neoliberales; ambos coinciden en aplicar el gasolinazo, sólo discutían la forma.

El mito del progreso infinito se traduce en la economía moderna hasta en sus dos polos opuestos: en el capitalismo se trata del equilibrio del mercado perfecto, en el socialismo la planificación perfecta. El perfil de ambos se prescribe desde aquella previa abstracción que realiza, previamente, la ciencia moderna: el progreso infinito es sólo posible abstrayendo la vida del ser humano y la naturaleza; es decir, sólo vaciándolos de realidad y vida es que puede postularse una ilusión semejante. ¿Cómo puede postularse un progreso infinito sabiendo que los recursos naturales y el trabajo humano no son infinitos? La explotación insensata tiene su justificación en ese mito. Lo cual lleva a la degeneración de la economía moderna: de ciencia que estudia la sostenibilidad de la producción y los recursos, a mero arte del lucro y la codicia (para que no digan que es sólo asunto de indios, hasta al mismo Aristóteles ya le preocupaba que la oikonomie degenere en crematisitike). Desde que la economía confunde sus propósitos, aparecen las distorsiones; se origina la ciencia de los negocios: la economía persigue tasas infinitas de crecimiento, por eso privilegia criterios abstractos como la tasa de ganancias, equilibrios fiscales, estabilidad macroeconómica, etc. La cuestión es: ¿se puede vivir con eso?, es más, si nos proponemos la justicia y la igualdad, esos indicadores, ¿son racionales? Amartya Sen lo pone de este modo: mal se habría desarrollado una economía que aunque poseyera índices positivos de crecimiento no hubiera realizado su ideal de vida buena.

Si el ideal es el vivir bien y la economía que adoptamos no realiza aquello entonces esa economía no sirve para vivir. La réplica diría: no es posible ahora pero mañana sí. Esa réplica confirma el mito; el futuro es siempre aplazado en la infinitud del tiempo abstracto, por el cual todo presente debe ser sacrificado. La modernidad viene prometiendo realizar los más grandes sueños de la humanidad desde hace cinco siglos; en nombre de estas aspiraciones nos conduce al actual callejón sin salida que padece la humanidad: la múltiple crisis civilizatoria que agudiza la muerte del planeta y de toda la vida. Se trata de una racionalidad irracional que sólo sabe destruir para producir; por eso se trata de una racionalidad que es imposible de superar si es que no se ha salido, lógica y existencialmente, de ella.

Por eso no es nomás calumniar al capitalismo (los que cambian de bandera son casi siempre los más gritones). La crítica verdadera no es producto sólo del descontento sino de la esperanza de generar alternativa, y hay ésta porque lo que no hay ahora (la utopía que se persigue) pone en su verdadero lugar a lo que hay (la injusticia, que ya no es eterna sino se hace histórica, o sea, posible de ser superada). Aparece el pensamiento revolucionario, no sólo proponiendo lo que no hay sino manifestando su posibilidad; el conservador defiende sólo lo que hay y por defenderlo se somete a lo dado. Por eso tiene poca capacidad imaginativa.

Lo que no puede atravesar existencialmente es imposible que siquiera lo exponga teóricamente. No ha vivido aquello, por eso lo que dice es pura demagogia que ni él mismo cree. ¿Cómo proponemos una nueva economía? Sin una descolonización previa eso es imposible; descolonización aquí quiere decir desmontaje y desmantelamiento total. Porque la dominación no es sólo discurso sino, más que una lógica, una racionalidad que origina un conocimiento pertinente para su propio desarrollo.

¿Por qué hay gasolinazo?, y lo más grave: ¿por qué se presenta inevitable?, ¿por qué parece no haber alternativas? El circo mediático que provoca la derecha no ayuda a entender el asunto, porque ella es la primera enceguecida por el fetiche que ahora parece hacer nido en el propio Estado plurinacional: el mercado global. La curiosa confluencia de gobierno y oposición (pues ambos coinciden en la medida) muestra ya la ausencia de alternativas que se propina el propio gobierno al someterse a las reglas del mercado global. Lo triste de este sometimiento es que no se produce por ausencia de legitimidad popular, recursos estratégicos, ventajas geopolíticas o activos ideológicos (comparables al 52, lo señalado supera cualitativamente la base material de la revolución de abril).

No sólo las condiciones contextuales sino políticas, históricas y subjetivas son, otra vez, envidiables, pero se las rifa desde la más ingenua tozudez academicista de continuar interpretando un proceso descolonizador desde la misma perspectiva euro-norteamericano-céntrica, es decir, colonial, es decir, moderno-occidental. Se trata de esta aporía: mirarnos, en el proceso de nuestra liberación, siempre con los ojos del dominador (que tenemos adentro, bien instalado). Por eso el Estado plurinacional se diluye, otra vez, en una reposición del Estado moderno-liberal-colonial, con su cara actual: el proyecto autonómico.

Por eso el gobierno sólo puede concebir un Estado plurinacional autonómico y jamás un Estado plurinacional comunitario. La diferencia es cualitativa para aquel que verdaderamente abandona el Estado colonial. Por eso se trata de transitar; no de un tránsito cualquiera sino el tránsito de una forma de vida a otra. La política trata de eso: de proponernos un nuevo modo de vivir en común. Eso es lo que hace a un proyecto revolucionario. La reforma autonómica no hace más que performativizar el Estado liberal; una reforma que en ningún caso es revolucionaria, por eso su modelo es a la española, belga o canadiense; es decir, sigue siendo ajeno y nunca deducido de nuestra propia historia y nuestras propias contradicciones. El que no sabe ser libre opta, hasta en su liberación, por el modelo de su antiguo patrón; por eso no cuestiona ni la irracional distribución territorial colonial. Si quisieran atacar de fondo el carácter feudal del oriente boliviano tendrían que empezar por eso; pero en una visión colonial, la herencia republicana no se objeta sino se la sacraliza.

La falta de alternativas proviene de aquella sumisión; se trata de una apuesta también teórica: el que parte de lo dado deviene en conservador (aunque se haga guerrillero). Y como todo conservador, su apuesta consiste en la estabilidad, en el retorno al orden establecido (como en el futbol boliviano, mete un gol a los 10 minutos y se repliega defensivamente esperando el milagro del minuto final); jamás se propone el salto, por eso no lo piensa. Si piensa sólo lo posible entonces se condena al orden de lo establecido y, en economía, ese orden, es el orden del mercado global capitalista (su única preocupación consiste en: ¿cómo ingresar en él?).

También es conservador porque cree que la derrota del enemigo es militar o política, y no se da cuenta que la dominación no es sólo política o económica sino también cultural y hasta financiera. Su ceguera no proviene de su mala voluntad sino de su ausencia de horizonte; vive cuestionando el capitalismo pero, en el fondo, no sabe hacer otra cosa que reproducirlo; propone un mundo nuevo pero sigue viviendo el viejo; habla de un nuevo Estado pero sus nuevas leyes no cuestionan su fundamento colonial.

El año pasado, de modo aleccionador, Boaventura de Sousa (pensando el golpe suscitado en Ecuador) reflexionaba a nuestro vicepresidente sobre la contradicción inherente en el Estado: el Estado que piensa que lo conservador está fuera de él es, precisamente, el Estado liberal. Es decir, un Estado que piensa de ese modo, no ha salido de la relación sujeto-objeto y devalúa al pueblo a mero objeto de la política que, como patrimonio exclusivo del Estado, reproduce la dominación que pretende superar; no sólo porque actúa desde arriba sino porque al devaluar al pueblo devalúa la misma política.

Entonces no hay cambio; no puede haber obediencia a un objeto. El pueblo se reduce a mero obediente y la política a mera administración, es decir, se tecnifica. Por eso el constante retintineo: “precisamos técnicos”, “es que es cuestión técnica”, etc. Ponerle cortinas a un dormitorio es cuestión técnica, pero construirnos una casa ya no lo es; y si se trata de la casa grande, con mayor razón. La construcción de una nación y, por ende, de su Estado, no puede reducirse a mera técnica. Porque de lo que se trata es de construir el sentido de nación y, en consecuencia, el contenido del fundamento del propio Estado. El que cree que estas cuestiones son inventar el agua tibia es aquel que no es consciente de la colonialidad de los presupuestos de los cuales parte, pues precisamente estos le dicen: si ya todo está dicho. El problema es: ¿quiénes lo han dicho?; europeos y norteamericanos; es decir, todo lo han dicho los que nos dominaron y, ¿qué se deriva de lo que han dicho?: que la única alternativa es la de ellos.

La colonización es tal que, ahora que está el primer mundo en crisis multiplicada, ¿cambia en algo la visión del colonizado? No. Ahora él mismo se ofrece como garante de la recuperación del primer mundo, aun a costa de la propia vida de su país.

El gasolinazo tiene ese contexto. El gobierno se mete en un callejón sin salida por un pésimo asesoramiento económico-financiero. Las transnacionales hidrocarburíferas no son un apéndice autónomo del mercado global (por eso las lecturas unilaterales, hoy en día, están conduciendo al fracaso político de procesos de liberación) y la penetración de las lógicas neoliberales no son tan obvias como se cree ingenuamente; porque las petroleras, el capital financiero, los organismos multilaterales, la banca privada internacional –quienes se vinculan en la intimidad de lo profundo de la estructura económica mundial– son determinaciones funcionales del mercado global que, para su recomposición, no sólo precisa de nuevos y mayores recursos para su expansión sino, lo que es más peligroso, precisa destruir toda alternativa que muestre ser posible y sostenible de ser realizada. Si alguna posibilidad se sostiene de modo real, se desmorona el totalitarismo actual del mercado global; por eso la guerra financiera que desata la banca anglosajona. El paulatino copamiento de la visión financierista en el gobierno muestra la pérdida paulatina del horizonte de descolonización en el ámbito de la economía. Basta que un componente financiero ligado a la acumulación global ingrese en el Estado, para que todos los demás anden como Pedro por su casa.

En su informe anual, el vicepresidente señalaba que eran falsas las acusaciones de capitalismo de Estado; según él, capitalismo significa acumulación y no hay sector o clase en el Estado que esté acumulando para sí capital. Como la discusión política ha degenerado tanto (gracias sobre todo a los medios), se trata de una respuesta de manual a una calumnia de mercado; porque ni la denuncia busca la verdad, sólo la venganza, ni la respuesta ofrece comprensión, sólo porfía. En esa discusión, entre gobierno y oposición (del dime con quién te acuestas y te diré a qué hueles), que tanto festejan los medios y a la cual cae como corderito un gobierno que no atina a desembarazarse de esa mediación perversa que provoca la mayor parte de desencuentros hasta nacionales, se pierde el ámbito de discusión propiamente política, la que debería generar un proceso de las características del boliviano: si hay un cambio de época, ¿cómo describimos la nueva época a la cual se abre, no sólo Bolivia, sino el mundo entero?

En ese sentido, el asunto de la acumulación debe analizarse desde otros ángulos. Es cierto que no hay acumulación personal o corporativa directa, pero al establecerse criterios mercadotécnicos para evaluar el crecimiento de la economía, lo que se hace es pretender medir las expectativas reales con indicadores falsos. Todos los indicadores macroeconómicos no son inocentes y todos responden al desarrollo y crecimiento del capital global, estos miden cómo nuestras economías, fieles a un sometimiento estructural, continúan transfiriendo plusvalor al capital central global, ahora financiero.

Lo que no se da cuenta el vicepresidente es que el Estado plurinacional ahora acumula capital no para sí sino para el mercado global, o sea, continúa transfiriendo la sangre de nuestro pueblo objetivada en capital para el apetito del Moloch que hablaba Marx (del ídolo moderno al cual se sacrifican millones de vidas para inflar sus ganancias). La transferencia, hasta de modo inocente, se hace en las tan aclamadas reservas. Se sigue alimentando una moneda (el dólar) que, como el vampiro, vive de chupar sangre ajena para seguir viviendo. Tal vez nunca le dijeron a nuestro presidente que nuestros intereses son menos de los usuales, por los dislates de los neoliberales; pues de ganar mejores intereses en otras instancias financieras, resulta que nuestras reservas apenas reciben un 0.25% anual en la banca anglosajona ligada estrechamente a intereses espurios en el petróleo y la producción de armas. No vaya a ser cierto aquella fábula religiosa: dinero maldito no produce felicidad (agregaríamos: la liberación se corrompe por el uso que se le asigna a lo ganado).

Como se acumula para el mercado global, entonces se trabaja para costear, otra vez, la dominación estructural; si no podemos hacer uso de nuestro dinero y sólo lo tenemos como garantía entonces nos sometemos al crédito internacional (en el caso de la CAF pagamos los créditos a razón de 8% anual). La lógica de la deuda penetra, esta vez, en el nuevo Estado. Nunca se es sujeto de deuda como cree ufanamente el presidente; la deuda, en el mundo moderno, es lo que devalúa la condición de ser sujeto, porque se trata de una lógica que desarrolla la dependencia sistemática de los países pobres, imposibilitando toda pretensión de soberanía, porque con el crédito no sólo entra dinero sino las condiciones para la reproducción de éste en capital global. El primer mundo introduce en los créditos nuevos procesos de acumulación para maximizar los componentes orgánicos del capital financiero global; ante la crisis financiera y la ausencia de liquidez en la banca privada internacional, ésta se recompone mediante la transferencia de plusvalor, ya sea como intereses de deuda y como incremento en las reservas (siempre en dólares).

Nuestra pretendida independencia económica se desdice por la transferencia sistemática que se hace de soberanía; es decir, recuperamos lo nuestro para devolverlo de nuevo a los mismos ladrones. La soberanía no se queda con nosotros sino la transferimos al dólar, que se recupera a costa nuestra. Nuestra servidumbre se hace voluntaria, la condición colonial parece nuestra segunda naturaleza. El imperio ya no necesita invadirnos; solo precisa ingresar, vía crédito internacional, financiando –y muy bien– la reposición del Estado liberal moderno (que se llame o deje de llamarse plurinacional no le preocupa; con tal que restablezca su carácter dependiente, hasta puede honrar al indio por semejante vuelta a la normalidad).

El Estado se recompone literalmente, por eso la disputa de los ministerios acaba con la primacía del sector financiero, los autores del gasolinazo: si la planificación es macroeconómica financiera, no hay economía plural, menos Estado plurinacional; si este sector abre el Estado a las condiciones que pone el crédito internacional, permite el ingreso de toda la lógica neoliberal, por eso no es de extrañar el argumento reiterativo: para justificar el plan económico se escudan en la econometría del Banco Mundial. La ponderación no es gratuita: el gobierno lo hace muy bien, mejor que los neoliberales; pues los indicadores económicos positivos que nos muestran es para señalar lo bien que nuestra economía desarrolla la acumulación del mercado global y lo bien que se recompone nuestra dependencia estructural. Por eso tampoco es de extrañar que hasta el Evo ya se haya creído el cuento de “exportar o morir”.

Uno de los argumentos del gasolinazo es cierto, se trataba de privilegiar un sector, el agroindustrial; pero cuando el vicepresidente anuncia las medidas paliativas, extrañamente algunas compensan exclusivamente a este sector (como es la compra por parte del Estado –a precio internacional– de la producción que monopoliza el capital agroindustrial del oriente); y cuando después del gasolinazo surgen recién los consensos, uno de los interlocutores privilegiados es, de nuevo, el agroindustrial. El interés primordial de este sector es la exportación, su inclinación productiva se debe al mercado mundial, parte de esa lógica y se debe a ella, es decir, actúa según las reglas del mercado. Desgraciadamente esa lógica ya convenció al presidente; ahora, para él, la garantía para abastecer el mercado interno se deduce de lo que sobre de las exportaciones. Esta sumisión a las necesidades del mercado ya lo venía expresando, aunque de modo anecdótico, en su primera gestión: gobernar es hacer buenos negocios. Eso les abrió las puertas del Estado a los que piensan la economía como ciencia de los negocios; curiosamente apadrinados por quienes, en el gobierno, se creen socialistas.

Nada raro. Los marxistas que convirtieron al marxismo en una escolástica y a El Capital en un catecismo, acabaron con la política y, en su defecto, crearon una nueva secta (jacobinos declarados no supieron hacer otra cosa sino una nueva religión) que levantó nuevos ídolos a los cuales inclinarse: las leyes de la historia, la materia eterna, la visión científica de la vida, etc. Sin detenernos en todos estos disparates (que Marx nunca, es justo decirlo, difundió), basta señalar la incoherencia de una medida como el gasolinazo con toda la teoría que desarrolla Marx. Lo que llaman la adecuación de precios (de la gasolina y el diesel) es adecuación a los índices que establece el propio mercado; esto quiere decir, en lenguaje marxista, subordinación a las leyes que actúan a espaldas de los actores; si el mercado decide, entonces los seres humanos ya no son actores (y menos la naturaleza), lo que es peor, el mercado decide la vida y la muerte de los seres humanos. Esto es precisamente la denuncia al sistema de categorías de la economía política burguesa: el capitalista piensa que sin capital no hay nada, ni siquiera vida. Marx responde: el capital no es nada más que el robo que se le hace al trabajo vivo, es decir, el robo que se le hace a la propia vida, por eso dice, de modo categórico, el trabajo es todo. El fetichismo consiste en creer que sin capital (inversión) no hay nada. El trabajo es todo quiere decir: el fundamento del propio capital es el trabajo humano.

Una economía que parte del capital, de la inversión (por eso se somete a las condiciones de las petroleras), a costa de la vida de los seres humanos y a naturaleza, es una economía que privilegia los negocios, el crecimiento macroeconómico, las ganancias, y cuyas consecuencias son, en el mediano y largo plazo, la muerte de todos y de todo. Cuando el gobierno sale en auxilio de las petroleras y se propone cortar la subvención para promover la inversión, lo que hace es subvencionar a las petroleras con el hambre de su propio pueblo; éstas arguyen que la producción de un barril de petróleo les cuesta más de 50 dólares, pero no dicen que este precio supera hasta la media internacional en diez veces (y tampoco, obviamente, señalan que ese precio sobreestima su verdadero costo, pues ese petróleo no es ni siquiera fruto del trabajo de exploración de las petroleras sino del desmantelado YPFB en el periodo neoliberal; aun vendiendo a 27 dólares el barril sacan considerables ganancias, pero si su interés es el mercado global, se entiende que nuestra gente les importa poco y esto parece transferirse al gobierno cuando estipulan la lógica de las ganancias –de las petroleras– como indicador exclusivo de crecimiento en ese rubro).

Ahora bien, si el diagnóstico fuera más sensato, la medida se inclinaría a cobrar a PETROBRAS los líquidos que van contenidos en el gas y que los brasileros reciben gratis (ya hay diversos análisis que señalan que la supuesta recuperación de más de 300 millones de dólares del contrabando que pretendía el gasolinazo, queda corto frente a la recuperación de más de 700 millones de dólares que se obtendría cobrando a los brasileros los líquidos; es decir, hablando de subvenciones, se pretende dejar de subvencionar al mercado interno pero se subvenciona a PETROBRAS lo que después ellos separan en suelo brasilero, acrecentando ganancias extraordinarias).

En definitiva, el asunto no es subvencionar o no sino: bajo qué criterio subvencionamos a tal o cual sector de la economía. Los gringos subvencionan su producción agrícola, y el primer país capitalista, Inglaterra, empezó subvencionando su producción para después abrirle las puertas a la exportación masiva de ella. Si hasta en China los carburantes se hallan subsidiados; esto quiere decir que la protección de la economía nacional pasa por desacoplamientos sistemáticos de las reglas del mercado global; lo contrario, articularse demasiado a estas, es lo más suicida. En eso consiste, entre otras cosas, el éxito de las economías asiáticas; uno no es nunca independiente del todo, es independiente en la medida en que es consciente del grado de dependencia que tiene (la dependencia no es nunca unilateral, por eso las desventajas actuales se pueden hacer ventajas futuras), por ello el manejo de la economía no puede ser técnico sino político, porque se trata de desestructurar sistemática y paulatinamente los componentes orgánicos de la dependencia. La técnica es sólo la deducción hasta mecánica de principios ya establecidos; pero si nuestro objetivo es proponer algo nuevo, ¿cómo podemos subordinarnos a indicadores ya dados y establecidos por la economía capitalista neoliberal? Si todo asunto es sólo técnico, entonces no hay nada nuevo para hacer, sólo repetir lo que ya había. El conservador se esfuerza disciplinadamente en mantener a toda costa lo establecido, es su dogma de fe.

No se transita a una nueva política por entusiasmo o buenas intenciones; no se produce como derivación de un dogma, tampoco se trata de un cambio automático. Se trata, en efecto, de un tránsito. Por eso siempre se insiste: el cambio es un proceso. El proceso nuestro tiene su referencia concreta: es un proceso de descolonización. Se trata de un tránsito que ya no es sólo lógico sino existencial.

El sector intelectual del gobierno se esmeró tanto en vaciar aquella legitimidad lograda el año pasado que, en tiempo record, no sólo socavaron la confianza nacional sino que, de modo hasta dramático, no hallan mejor remate que replicar aquello que tanto critican: el modelo neoliberal. El carácter financierista que iba adquiriendo la política económica no era accidental, sino que respondía a la incapacidad de transitar hacia una nueva economía más allá del capitalismo. Cuando Zavaleta decía que la creencia irrenunciable de la casta señorial consistía en su juramento de superioridad sobre los indios, “aun con marxismo o sin él”, se refería a esta incapacidad; por eso habla de “paradoja señorial”. Esto quiere decir: el retorno al origen de clase; el que es incapaz de transitar hacia lo nuevo se devuelve, inevitablemente, a lo que siempre fue (y se junta con los de su misma condición). Por eso: el poder no cambia a la gente sino muestra lo que verdaderamente es.

En Bolivia, el origen de las clases es la disolución de la comunidad en atomización individual; es decir: para que aparezcan las clases debe desaparecer el proyecto de nación (y las naciones que podrían formular semejante proyecto). Desaparece como proyecto porque desaparece su contenido hasta cultural; lo plural se reduce a la diferencia numérica, lo que queda es el ciudadano, que vale por lo que tiene. El Estado es señorial porque sólo los señores tienen; es colonial porque el señorío es sólo aparente (la paradoja boliviana no sería la de un burro cargado de oro sino la de un burro que se cree señor).

¿Por qué la recaída? Porque al no haber transito existencial no hay posibilidad de advertir alternativas. Sólo aparecen las alternativas cuando se ha salido, de modo efectivo, de lo aparentemente inevitable. De lo contrario nos condenamos a, lo que llama Hinkelammert, las fuerzas compulsivas de los hechos. Si la política es el arte de lo posible, en la visión del conservador, el arte se vuelve pura técnica, es decir, derivación de lo establecido. Es conservador porque se somete, según Marx, a leyes que actúan a espaldas de los actores. Entonces desaparece la política y se convierte en pura administración de la economía convertida en ciencia de los negocios. Lo posible ya no es posibilidad sino sólo lo admisible por lo establecido.

Lo establecido es el viejo orden financiero unipolar, que trata de sobrevivir a su crisis produciendo nuevas sangrías en los países pobres. Por eso se dice, y con razón: una verdadera liberación nacional pasa por una liberación financiera. Optar por el gasolinazo no era más que seguir leyendo el siglo XXI desde el siglo XX. Los colonizados son los que viven en el pasado; incapaces de transitar hacia lo nuevo, sólo saben aferrase a lo viejo.

Si la constitución de un nuevo Estado parte de las necesidades del viejo Estado, entonces no hay constitución sino reposición; ello teóricamente apuntaba a un nuevo termidor, esa era la conclusión de un jacobinismo criollo. Lo débil o lo fuerte son cuitas del Estado colonial, no tienen por qué serlo de un nuevo Estado plurinacional. Pretender un Estado fuerte es, básicamente, diluir la hegemonía en dominación pura. Nuestro vicepresidente, fiel a su weberianismo más ortodoxo, no concibe otra forma de ejercer el poder sino constituir al pueblo en obediente. Pero, de ese modo, la política se devalúa; si sólo hay obedientes no hay actores y si no hay actores no hay legitimidad alguna. Sólo después de lanzada la medida se acordaron que había que consultar al pueblo.

Proponer una nueva política pasa por desmontar la concepción del poder que tiene la política moderna que, en Weber, tiene su postrera expresión: la dominación legítima ante obedientes. Pero no puede haber dominación legítima, es una auto-contradicción performativa. Tal obediencia no produce legitimación; si la dominación produce obedientes no es nunca obediencia libre. Si hay sólo obediencia (pasiva y sometida) no hay libertad. Si no hay libertad hay dominación. Por eso: toda dominación es ilegítima.

Cuando hay dominación hay, lo que suele llamar nuestro vicepresidente: expropiación de la decisión. Pero si ésta es expropiada entonces no hay “mandar obedeciendo”, hay “mandar mandando”. Cuando el pueblo ya no es sujeto de decisión, el pueblo es devaluado como objeto. Cuando la política se expresa en la relación sujeto-objeto, el sujeto, o sea, el político, debe previamente vaciarse de toda relación con lo ahora constituido como objeto, o sea, el pueblo. Por eso, al expropiarle su capacidad de decisión, le expropia su capacidad de ser sujeto. Por eso el político ya no escucha y se vuelve autorreferencial; tampoco se hace sujeto. El político de la dominación siente una profunda desconfianza hacia su pueblo; por eso, una vez en el poder, ya no le consulta. Dice que quieren copar el Estado pero, para evitar eso, no genera procesos de democratización al interior de las organizaciones, sino que pacta con sus dirigencias (para imponer medidas); es decir, fomenta, él mismo, la corrupción que critica.

Vociferar contra el capitalismo es fácil. Lo que ya no es fácil es salir de su lógica; pero sólo comprendiendo y atravesando su lógica es que podemos salir de él. Pero salir lógicamente quiere también decir: salir existencialmente. Por eso la pura retórica no sirve; de eso está lleno el marxismo del siglo XX (los izquierdistas criticaban al capitalismo, pero no sabían hacer otra cosa sino replicarlo). Para superar la lógica del capital hay que atravesarlo, lógica y existencialmente, y la ortodoxia marxista, en ello, fue desastrosa; diluyendo la obra de Marx en una escolástica no hicieron más que crearse una nueva religión que escupía a todos los dioses.

El neoliberalismo y el posmodernismo justificaron aquello: vivir sin dioses es no creer en nada, menos en un mundo más justo, por eso, lo único que resta, es administrar, del mejor modo, lo que hay: dorar la dominación y edulcorar la injusticia. Por eso no dudaron en cambiar de bando y, aunque les cueste creer, lo que hicieron fue otorgarle la legitimación que siempre precisó la burguesía, en todos lados: brindarles las banderas de los oprimidos, en bandeja de plata. Por eso no es de extrañar que los asesores gubernamentales sean marxistas trasnochados que, al modo de los vampiros, sólo saben vivir en la noche de sus nostalgias, pues en el día, en el jach’a uru, el gran día que ha llegado, no saben ver nada sus ojos ciegos.

¿Qué significa mandar obedeciendo? Su significación es el contenido que emerge del tránsito hacia un nuevo modo de concebir la política y, en consecuencia, de producir y crear una nueva praxis política. Significa constituir al pueblo en sujeto. Pero esta constitución no se la realiza desde el Estado sino que el Estado se transforma en la mediación institucional para la constitución del propio pueblo en sujeto.

Es algo que el propio pueblo debe de también saber atravesar; porque el pueblo también se puede dejar arrastrar por la inercia de las leyes que actúan a espaldas de los actores; es cuando cree que la delegación de poder que ha producido acaba con su propio poder, cuando espera que el futuro llegue sin proponerse producirlo. No es sujeto porque no sabe ser sujeto y, en consecuencia, no actúa como sujeto. Por eso, si en el proceso aparece la recaída, se trata de una recaída también en el propio pueblo, en el proceso mismo de su constitución; en el creer que lo logrado lo es todo y no una parte de su propia acumulación como historia contenida, comprendida y realizada, esto es, que la autoconciencia lograda sea productora de historia propia.

“Ahora es nuestro tiempo” quiere decir: subordinar el tiempo de las cosas y las mercancías al tiempo verdaderamente humano. Vivir la política y la economía de modo humano. No hay humanidad sin naturaleza, por tanto, recuperar nuestro ritmo es recuperar el equilibrio. Si no hay diálogo en nuestras vidas es porque no hay equilibrio; eso es lo que hay que producir. Obedecer ya no es bajar la cabeza sino significa sintonizarse con el ritmo de la vida que fluye humanamente en forma de dignidad. Ser sujeto es ser digno. Desde la dignidad uno concibe el mando como merecimiento y el obedecer como virtud. Por eso el verdadero líder es aquel que se resiste a serlo: si alguien es más humilde que yo entonces es superior a mí. El verdadero obedecer es el saber escuchar; si el pueblo es objeto no tiene sentido escucharle, pero si es sujeto, la primera condición de este reconocimiento es el saber escuchar su palabra interpeladora.

Mandar obedeciendo es sólo posible en una nueva forma de vida; una nueva forma que no se halla más allá de esta vida sino en ésta, pero de modo ausente. Pero su ausencia no la revela su no existencia sino la imposibilidad que tenemos de verla, aunque se halle ante nuestras narices. La verdadera vida no está en otra parte y el mandar obedeciendo no es otro poder sino el modo más realista de desplegar el poder. Poder no como propiedad sino como voluntad de transformación, el origen de toda política. Cuando la crítica superficial dice: quien pierde con el gasolinazo es el realismo político, no se pregunta lo que debería preguntar: ¿es realista el realismo político? (porque los supuestos realistas resultaron ser los más ilusos, pues ni siquiera supieron medir los tiempos y aplicaron un gasolinazo a un pueblo festivo en plena fiesta, algo imperdonable). No hay crítica sin autocrítica. Por eso el pueblo también debe de ponerse en el lugar de la crítica.

Pues todos aspiramos a una forma de vida que consiste en la acumulación sin fin de satisfactores de deseos infinitos; un deseo de riqueza que choca, inevitablemente, con los límites reales de la propia naturaleza. Todas nuestras demandas se reducen a mejoras salariales que compensen nuestra adicción al consumismo (si la producción se orienta por esta clase de consumo entonces cavamos nuestra propia tumba, generamos la lógica que nos destruye, pues nuestro poder se diluye exclusivamente en poder comprar mercancías que chorrean sangre humana y sangre de la naturaleza, propiciamos la explotación; por eso aspiramos a la riqueza y esta aspiración, cuando se hace motor del desarrollo, genera inevitablemente la miseria necesaria para satisfacer la insatisfacción absoluta: la codicia). La sociedad moderna se organiza según este patrón, es un conglomerado de interese individualistas dispuestos bajo el único interés de generar riqueza, por eso es un orden del desorden, cuyo único equilibrio consiste en el desequilibrio constante que produce la competencia generalizada: el hombre lobo del hombre (lo que pone la modernidad como lo anterior a la sociedad –moderna– resulta ser el modelo de vida de esa misma sociedad).

Por eso la alternativa real es el descreer de esa forma de vida, atravesar la forma de vida moderna hacia un nuevo modo de vivir. El modo de vida fundamentado en la riqueza nunca ha solucionado los problemas que la producción de esa misma riqueza ha generado. Cinco siglos de modernidad, tres siglos de capitalismo, casi medio siglo de neoliberalismo, no han sido nunca la solución de los problemas que ellos mismos crearon. Por eso la solución nuestra no es copiar el mismo desarrollo que nos condenó al subdesarrollo. La solución consiste en proponernos una nueva forma de vida más humana y más digna, cuya constante nunca más sea que la vida de unos cuantos signifique la muerte de muchos. Quienes transitan a esa nueva forma de vida tienen la autoridad que brinda el testimonio, porque esa autoridad emana de una purificación existencial, la purificación de toda pretensión de dominación. Por eso la obediencia recupera su carácter liberador. En la dominación la obediencia es pura sumisión; en la liberación no es tampoco insubordinación sino: el respeto sagrado a la dignidad absoluta del otro que no soy yo. Porque la obediencia es la consecuencia del escuchar verdadero. El verdadero político de la liberación es el servidor; el que se hace libre liberando, es decir, sirviendo, y sólo es capaz de servir el que sabe primeramente escuchar.
Rafael Bautista es autor de “¿Qué significa el Estado plurinacional?” y “Hacia una constitución del sentido significativo del vivir bien”.

Fuente

Energía nuclear en agenda de Obama en Chile

jueves 27 de enero de 2011

PL

Los intereses comunes en materia energética y en particular el tema de la energía nuclear formarán parte de la agenda del presidente estadounidense, Barack Obama, durante su visita a Chile en marzo próximo.

Así lo anunció el canciller chileno, Alfredo Moreno, quien destacó que en el tópico de la energía nuclear y en el desarrollo de las llamadas energías limpias hay plena coincidencia entre las dos administraciones.

El tema de la energía para Chile es muy importante, recalcó Moreno en conferencia de prensa en esta capital, en la que expresó el beneplácito de su Gobierno con la decisión del mandatario norteamericano de incluir al país en su anunciado periplo por la región.

"Hay una comunidad de valores y de ideas y de formas de desarrollo y nos parece que eso se expresa en principios y valores que son compartidos", apuntó el ministro de Relaciones Exteriores.

Precisó que aunque la visita oficial de Obama a Chile sería en la segunda quincena de marzo, no se ha fijado aún fecha exacta, ni tampoco tiempo de estadía en territorio chileno.

En su discurso del Estado de la Unión ante el Congreso, el jefe de la Casa Blanca dijo anoche que tenía proyectado viajar a Brasil, Chile y El Salvador con el objetivo de "forjar nuevas alianzas para el progreso en las Américas".

"Chile es uno de nuestros más cercanos aliados", acotó luego el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Mike Hammer.

La última visita de un presidente estadounidense a Chile tuvo lugar en 1990, protagonizada por el entonces mandatario George Bush.

Fuente

El aumento al precio de la gasolina no tiene efecto inflacionario: Cordero

Alonso Urrutia
Enviado
Periódico La Jornada
Viernes 28 de enero de 2011, p. 27

Davos, 27 de enero. El secretario de Hacienda y Crédito Público, Ernesto Cordero, descartó que los aumentos a los precios de las gasolinas y el diesel tengan efecto inflacionario, pues en enero pasado se alcanzó la inflación más baja para las primeras semanas de enero desde hace 22 años. "Gasolinazos, los que se daban antes, cuando los precios se incrementaban hasta 50 o 60 por ciento, pues en la actualidad son incrementos muy moderados", afirmó.

Como parte de la comitiva que acompaña al presidente Felipe Calderón a la 41 edición del Foro Económico de Davos, Cordero fue entrevistado brevemente al término de la participación del mandatario mexicano en una mesa relacionada con el cambio climático. El secretario dijo que los incrementos obedecen también a la reducción del subsidio a los "combustibles fósiles" con la intención de aumentar las partidas para impulsar la generación de energías renovables.

Cordero aseguró que la medida está en consonancia con las acciones internacionales que se despliegan para inhibir el uso de combustibles fósiles que tienen mayor efecto contaminador, por lo que ahora la tendencia es canalizar recursos a la generación de energía renovable. Dijo que en México ya 25 por ciento de la energía que se consume proviene de fuentes renovables.

Cordero destacó que en 2010 se asignaron 80 mil millones de pesos a subsidiar el precio de las gasolinas y el diesel, lo que supone tres veces el presupuesto de la Universidad Nacional Autónoma de México. Se proyecta que en 2011 esta cifra se reduzca a 35 mil millones de pesos.

Cuestionado sobre el efecto inflacionario de la medida, Cordero descartó que los aumentos de precios al combustible hayan tenido un impacto inflacionario y consideró que las alzas de precios de algunos productos son injustificadas y las realizan personas abusivas.

Velocidad del empleo

El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), José Ángel Gurría, destacó la creación de empleos en México pese a la persistencia de la crisis mundial. "Mientras que en otras latitudes continúan perdiéndose empleos, en México ya se están creando a una velocidad que no habíamos visto antes", comentó Gurría en el contexto del Foro Económico Mundial.

El ex secretario de Hacienda subrayó que el año pasado "se crearon casi 800 mil empleos" en el país. Respecto a los pronósticos oficiales de crecimiento económico para este año, que apuntan que el producto interno bruto (PIB) de México crecerá entre 4 y 5 por ciento, señaló que el panorama "pinta bastante bien".

"Pinta como para 4 por ciento después del 5 por ciento el año pasado, así que bastante bien dadas las circunstancias", mencionó. Gurría, quien preside el organismo que agrupa a las 31 economías más desarrolladas del mundo, afirmó que el país necesita un crecimiento todavía mayor.

Con información de Notimex


Fuente

Gasolinazos e indolencia oficial

E

n el Foro Económico Mundial que se desarrolla en Davos, Suiza, el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SCHP), Ernesto Cordero Arroyo, afirmó que las constantes alzas en los precios de las gasolinas no tienen efectos en el incremento de precios, y citó, para probar su dicho, el hecho de que "a la primera quincena de enero hemos tenido la inflación más baja en los últimos 22 años (0.17 por ciento, según el Banco de México)".

La aseveración de Cordero exhibe una visión distorsionada de la realidad y una lectura a conveniencia de los indicadores macroeconómicos: al citar las cifras oficiales sobre la inflación general en la primera quincena de este año –que no es, por cierto, "la más baja en los últimos 22 años", pues supera a la de 2009, de 0.15 por ciento– el funcionario soslaya que durante los pasados 12 meses –periodo en el que tuvieron lugar otros tantos gasolinazos– se registró un incremento de 80 por ciento en el costo de la canasta básica, y que en los primeros días de este 2011 se han producido aumentos de hasta 120 por ciento en los precios de algunas frutas y verduras.

Es meridianamente claro que un componente central de esas alzas –que afectan principalmente a los estratos más pobres de la población– es el incremento sostenido en las tarifas oficiales, el de las gasolinas y el diesel en particular: esos aumentos multiplican los costos de agricultores, transportistas, comerciantes, industriales y demás integrantes de la cadena de producción y distribución de alimentos, y afectan, en consecuencia, el costo que debe pagar el consumidor final.

En la hora presente, en suma, cuando los incrementos a los precios de los combustibles se han traducido de hecho en un alza en los costos de productos básicos y servicios a escala nacional, la postura del titular de la SHCP constituye un factor adicional de agravio para la población: con sus señalamientos, pretende hacer pasar por inofensiva una medida lesiva para los bolsillos de las familias y que surge, para colmo, en el empeño del grupo en el poder por hacer pagar a los contribuyentes el costo de un gobierno cada vez más ineficaz en el cumplimiento de sus tareas básicas en materia de seguridad, salud, empleo, educación y desarrollo social.

Desde un enfoque más general, el señalamiento de Cordero Arroyo se suma a los realizados en días recientes por el titular de Economía, Bruno Ferrari, quien el pasado domingo dijo que la llamada cuesta de enero y los correspondientes incrementos en los precios son algo "cultural", y ayer calificó de "increíble e irresponsable" la actitud de quienes –según dijo– buscan hacer de las alzas a productos básicos "algo político". Esos dichos desestiman en forma poco responsable las múltiples advertencias sobre los nubarrones económicos que se ciernen sobre el país. Particularmente grave es la desatención a la alarma mundial por la escasez internacional de alimentos, un tema que es abordado con preocupación en el foro de Davos; que ha sido enfatizado por la propia Organización de las Naciones Unidas, y que podría configurar, en los meses por venir, un grave problema de carestía en naciones pobres y dependientes como la nuestra, tanto o más grave de la que se registró a escala mundial en 2008-2009.

Ante tal panorama, y lejos de descalificar a priori la configuración de nuevas dificultades económicas –y por tanto sociales– en el país, las autoridades tendrían que concentrarse en evitarlas o, cuando menos, en reducir su potencial nocivo, y para ello es imprescindible que echen mano de los instrumentos a su alcance, empezando por la reducción en los precios de combustibles y demás productos y servicios a cargo del Estado. Sobra decir que la conveniencia de atender a esas consideraciones es no sólo económica, sino sobre todo social, porque si hay algo más peligroso e incendiario que las alzas y la carestía, es, precisamente, la indolencia gubernamental para atenderlas.

Fuente

La PF mató a dos trabajadores en Juárez y dijo que eran sicarios, acusan familiares

Rubén Villalpando
Corresponsal
Periódico La Jornada
Viernes 28 de enero de 2011, p. 9

Ciudad Juárez, Chih., 27 de enero. Francisco Leal Córdova y César Adrián Holguín García, de 66 y 15 años de edad, respectivamente, trabajaban en un taller de autoestéreos, en la colonia Chaveña, el día que agentes de la Policía Federal (PF) los mataron y luego los presentaron como sicarios abatidos en un enfrentamiento, denunciaron sus familiares.

El martes por la tarde, horas antes de que los agentes federales mataran a un escolta del alcalde de Ciudad Juárez, Héctor Murguía, los policías perseguían a los ocupantes de una camioneta que se impactó contra el negocio donde Leal Córdova y Holguín García laboraban y, sospechosamente, los tripulantes tuvieron todo el tiempo para escapar, señaló la madre del adolescente, según lo que le dijeron testigos.

Luego sobrevino la balacera en la que los únicos fallecidos fueron personas inocentes, y después la PF divulgó que el anciano y el menor eran sicarios muy peligrosos. Vecinos señalaron que los occisos eran empleados y en ningún momento se les vinculó con actividades ilícitas.

"Estaban instalando un equipo de sonido y, cuando escucharon la balacera, por instinto corrieron a protegerse. Quizá pensaron que estarían a salvo en la planta alta del edificio, pero hasta ahí llegaron los federales y les dispararon", dijo.

Una testigo señaló que la persecución y la balacera entre policías y pistoleros comenzó en la avenida Municipio Libre; avanzaron por la Domínguez y dieron vuelta en 5 de Febrero. "Desde allá se empezaron a escuchar las ráfagas. Nosotros nos tiramos al piso. Unos federales se pararon en la esquina donde ocurrieron los hechos y otros ya estaban esperando la camioneta Jeep."

Los verdaderos pistoleros se fueron: uno por el callejón y otro por la calle Libertad, pero nunca ingresaron al edificio ni entraron al local donde dicen los federales que mataron a dos sicarios.

Afirmó que cuando los agentes se dieron cuenta que habían matado a dos inocentes, intentaron acomodar todas las cosas y rafaguearon el edificio para hacer creer a la opinión pública que había sido un enfrentamiento.

"Hay muchos testigos, muchos vecinos que vieron lo que realmente sucedió; además de los elementos del Ejército que también estuvieron investigando", señaló otro testigo.

La Policía Ministerial encontró 55 casquillos percutidos calibres 223 y 308 milímetros, como parte de las investigaciones sobre estos asesinatos.

En este contexto, más de 30 organizaciones y al menos ocho parroquias de Ciudad Juárez anunciaron que en memoria de los 18 jóvenes masacrados el 30 de enero de 2010 en Villas de Salvárcar, sábado y domingo próximos efectuarán ayunos y manifestaciones en el municipio, en la capital de Chihuahua y en Washington, Estados Unidos.

"En el Día mundial de la no violencia expresamos que para la paz y la justicia no hay fronteras. Que nuestro derecho a vivir en paz y libertad es vivir en una ciudad sin rejas, sin muros ni acuartelada. No queremos una ciudad armada ni convivir con encapuchados que son hombres armados a quienes no podemos mirar a la cara, llámense militares o cualquier clase de personas armadas que imponen temor a niños, jóvenes, mujeres y hombres", señalaron esos organismos en un comunicado.

Doce asesinatos más en la entidad

Entre la noche del miércoles y este jueves fueron asesinadas 12 personas, entre ellas Israel Pedro Méndez, agente de la PF que fue acribillado a las 23:20 horas del miércoles en la colonia Usos Mixtos de Juárez.

También en Juárez, un hombre fue ultimado a balazos cuando circulaba en su vehículo en la colonia Infonavit Fidel Velázquez; otro en la colonia Francisco Villa, y dos más, Carlos Alonso Flores González y Bernabé Gallegos Quiroz, murieron baleados en diferentes sitios.

En el municipio Ascensión, ubicado al noroeste del estado, un hombre fue localizado con lesiones producidas por proyectil de arma de fuego. En Nuevo Casas Grandes fueron halladas las cabezas de dos hombres fuera de una licorería.

Además, el cadáver de un hombre ultimado a balazos fue localizado la tarde del miércoles a un costado de la carretera libre General Trías-Anáhuac. En la capital de Chihuahua, dos hombres fueron asesinados a balazos y quemados con la camioneta en que viajaban, y otro más fue ultimado en la colonia Unidad.

Fuente

Desafíos de la crisis boliviana

Raúl Zibechi
A

finales de diciembre se produjo un hecho sin precedente en la historia reciente de América Latina: el primer levantamiento popular contra un gobierno de izquierda, provocado por el aumento del precio de los combustibles decidido por el gobierno de Evo Morales. Es posible que sea el hecho político cualitativamente más importante generado por los de abajo desde el caracazo de febrero de 1989 contra uno de los primeros ajustes neoliberales en la región. Si esto fuera así, se abriría una nueva etapa en las luchas sociales en un periodo caracterizado por el alza generalizada de los alimentos.

La importancia histórica del caracazo es que fue la primera insurrección popular contra el modelo impuesto por el Consenso de Washington. Un paquete de medidas antipopulares fue respondido por cientos de miles en las calles, abriendo un foso infranqueable entre los de arriba y los de abajo. La insurrección de Caracas mostró que se podía derrotar el modelo si se desbordaban los cauces establecidos para la protesta social, entre ellos los sindicatos, convertidos en muros de contención de la rebeldía.

El nuevo periodo histórico fue seguido por decenas de levantamientos populares, empezando por el de Ecuador en 1990, que marcó una ruptura en las luchas sociales al instalar la agenda indígena de autogobiernos territoriales en el centro del escenario político. Desde ese año se sucedieron más de media docena de erupciones populares forzando la caída de tres presidentes. Los gobiernos de Rafael Correa y Hugo Chávez son consecuencia del nuevo protagonismo popular.

En Bolivia, tres grandes insurrecciones (2000, 2003 y 2005) jalonaron un ciclo de luchas que culminó con la elección de Evo Morales. Desde el subsuelo de las sociedades nacieron potentes movimientos que modificaron el mapa político latinoamericano.

Lo sucedido ahora es diferente. La reacción popular al aumento de la gasolina (72 por ciento) y el diesel (82 por ciento), difundida un domingo 26 de diciembre de noche, debió ser suspendida porque la creciente movilización amenazaba convertirse en estallido social. Fue en las regiones más evistas, aquellas donde el presidente cosechó más de 80 por ciento de los votos, las que se movilizaron contra la decisión del gobierno. El Altiplano aymara y las zonas cocaleras del Chapare fueron testigos de acciones colectivas que enfocaron la ira de la población contra los mismos que se habían beneficiado de un apoyo casi unánime un año atrás, cuando el presidente fue relegido con 64 por ciento de los votos.

Lo sucedido en El Alto es, tal vez, lo más importante. La ciudad aymara fue epicentro de la rebelión de 2003 y allí Evo obtuvo 81 por ciento de los votos. El 30 de diciembre la multitud atacó las sedes de las organizaciones que se pronunciaron en favor del alza de los combustibles, entre ellas la Federación de Juntas Vecinales, que protagonizó el levantamiento de 2003 contra Gonzalo Sánchez de Lozada, y la Central Obrera Regional (COR). También atacaron la alcaldía de la ciudad e incendiaron las casetas de peaje El Alto-La Paz, quemaron una bandera venezolana y retratos de Evo.

A finales de enero el instituto Ipsos difundió encuestas que muestran fuerte descenso del apoyo al gobierno. La popularidad de Evo cayó de 84 por ciento en 2007 a 36 por ciento en enero de 2011, y 56 por ciento de la población rechaza su gestión. El vicepresidente Álvaro García Linera, cuyo nivel de aprobación cayó de 46 por ciento en noviembre de 2010 a 29 por ciento, cosecha 71 por ciento de reprobaciones.

La rebelión contra el gasolinazo muestra cinco hechos significativos. El primero es que el movimiento popular no ha sido cooptado y mantiene su autonomía, pese a que hubo consistentes esfuerzos del gobierno por domesticarlo con políticas sociales que se resumen en transferencias monetarias. Lo que consiguió fue atraer a unas cuantas dirigencias, pero al precio de separarlas de sus bases, que han mostrado que no son simple masa electoral.

La segunda es que el ciclo de luchas se está relanzando contra los límites que impone el extractivismo. El intento de aumentar precios a los combustibles muestra que la nacionalización de los hidrocarburos fracasó, porque se quedó en mera negociación de contratos con las multinacionales. Pero enseña además que el salto industrial que difunde el gobierno no ha pasado de las declaraciones y que no se discute un modelo económico alternativo.

No haber consultado a la población y a los movimientos y el modo en que se emitió el Decreto 748, demuestra que no existe ni refundación ni descolonización del Estado, ya que se aplicó una medida neoliberal con métodos neoliberales. Ésta es la tercera conclusión, que coloca todo el proceso boliviano ante una disyuntiva: o se reconduce rápidamente o tiene los días contados.

En cuarto lugar, es una seria advertencia a todos los procesos de la región, ya sean los tibiamente progresistas o los que se inscriben en el "socialismo del siglo XXI". Hemos ingresado en una fase más aguda de la crisis del sistema-mundo, caracterizada por la tendencia al desgobierno y al caos que genera la combinación del alza de las materias primas y la desarticulación geopolítica global. Los sucesos de Bolivia y los del sur de Chile se van a repetir y pueden arrasar cualquier gobierno, aun aquellos que tienen fuerte apoyo popular.

Por último, es necesario hacer una opción ética. Cuando los de abajo atacan y destruyen los locales de "sus" organizaciones es porque los diques de contención de la protesta social están rotos, o son tan frágiles que no pueden impedirla. ¿De qué lado nos vamos a colocar cuando las multitudes arremetan contra gobiernos y dirigentes de izquierda? En este punto no puede haber el menor cálculo en el sentido de a quién beneficia o perjudica la insurrección en curso. Estar con los de abajo es la única brújula en medio del caos.

Fuente

Dinero - Slim cumple 71 años

Enrique Galván Ochoa
H

oy cumple 71 años Carlos Slim. Hace un año publiqué en este mismo espacio un comentario relativo a su aniversario 70; hoy lo reproduzco, sigue teniendo vigencia. Vale añadir un par de renglones. 1) En estos últimos meses dos de sus vecinos de la lista Forbes, Bill Gates y Warren Buffett, lanzaron la iniciativa "Compromiso de dar". Consiste en que los multimillonarios donen la mitad de su fortuna para causas benéficas para el género humano. Slim se autoexcluyó de inmediato, dijo que no cree en la caridad. 2) México registró en 2010 un año terriblemente violento, con millares de muertes. El problema rebasa lo meramente delincuencial y buscando sus orígenes podemos identificar la distribución desigual de los recursos. Dicho de otro modo: el exceso de fortuna de unos está relacionado con el exceso de infortunio de otros. Enseguida, el texto publicado hace 12 meses.

El Aga Kahn es el líder religioso hereditario de una secta musulmana, los ismailitas nazaríes. Su influencia se extiende sobre algunas regiones de Asia y África. Según la tradición, sus fieles le regalan su peso en oro cada vez que cumple años. Carlos Slim cumple hoy 70 y su fortuna excede infinitamente su peso en oro, aunque es un hombre de más de 90 kilos. La revista Forbes lo coloca en el segundo escalón de la riqueza mundial, sin embargo, es probable que le corresponda el primero, por encima de Bill Gates y Warren Buffett. La revista le calcula una fortuna que oscila en 50 mil millones de dólares. En 2009 sufrió una baja considerable al desplomarse las bolsas de valores, pero se recuperó en la parte final del año; incluso, la bolsa mexicana marcó un récord este año. En cualquier caso el cálculo de Forbes es incompleto, porque sólo contabiliza el valor de las acciones de sus empresas bursátiles, pero no suma su fortuna personal. No es difícil que alcance ya los 70 mil millones de dólares. Hoy, al cumplir 70, corresponderían mil millones a cada uno de sus años de vida. Un caudal inmensamente superior al peso en oro del mítico Aga Kahn. Fortuna, por cierto, difícilmente explicable, o justificable, en un país como el nuestro, donde más de la mitad de la población es muy pobre.

La punta del hilo

Slim narra una historia color de rosa sobre el origen de su dinero, en su portal de Internet. Para buena parte de la opinión pública, sin embargo, está ligado a la inescrupulosa privatización de empresas que eran propiedad de la nación. Carlos Salinas de Gortari le vendió Telmex, en una operación cuyos términos todavía se discuten. Hay argumentos, no débiles, a su favor: en otras manos Teléfonos de México pudo fracasar, como naufragaron algunas compañías privatizadas, incluidos los bancos. En cambio, Telmex ha prosperado y se ha multiplicado, dando nacimiento a otras corporaciones enormes –como América Móvil– dentro y fuera de México. Eso habla de un talento sobresaliente de Slim en cuestiones de dinero, de una gran astucia y un excepcional sentido de oportunidad para aprovechar los resquicios de un país con una clase política cuyas debilidades todos conocemos. Merecen mención las fundaciones que ha creado con fines de beneficencia, como la Fundación Carso para la Salud, aunque sus detractores –que no faltan– opinan que su generosidad sólo se manifiesta cuando es deducible de impuestos.

Del PRI al PAN

Cortejado, halagado, temido, a últimas fechas engallado, sobrevivió al cambio de gobierno. Hizo su fortuna en tiempos del priísmo. Una foto que le fue tomada a las afueras del edificio del PRI, en compañía de Enrique Jackson, la noche de la derrota de Francisco Labastida, denota su desconsuelo. Los nuevos ocupantes de Los Pinos, la señora Marta y Vicente Fox, llegaron buscando dinero y sabían que Slim lo tenía de sobra. Pronto incorporaron a sus empresas a la lista de donantes de Vamos México. Hay un dato que poco se toca en los medios: las compañías telefónicas son un puente indispensable en las tareas de espionaje de los gobiernos.

El sueño imposible

No todo ha podido comprar el dinero del magnate. Se salva, por ejemplo, el restaurante clasemediero de mi amigo Marco Rascón, en cuyo menú aparece una desafiante e hilarante frase: "Este lugar no es propiedad de Carlos Slim". Y tampoco ha podido adquirir la franquicia de un canal de televisión. Es un lío entrampado en las rodillas. Posiblemente el gobierno panista piense que ya es bastante penoso vivir de rodillas ante el poder de Televisa y TvAzteca para todavía tener que doblar el espinazo ante la cadena Slim-Tv. El rechazo lo tiene enojado, se queja de que le amarran un brazo. ¿Pero cuál de todos? A veces incurre en situaciones de humor involuntario, porque tiene más que un pulpo.

La sucesión

Hoy, pues, don Carlos cumple 70 años. Ha anunciado su retiro varias veces, pero no parece tener prisa. Sufrió un grave problema cardiaco en años pasados; lo superó. Ha venido preparando a sus hijos varones para la sucesión: Carlos, Marco Antonio y Patricio. También sus yernos trabajan para él, y son muy ambiciosos: Arturo Elías Ayub, a cargo de la imagen del grupo, y Daniel Hajj, director de América Móvil. Sobrevendrán cambios interesantes cuando, ya sin el patriarca, los herederos se repartan la fortuna. Pocas han sobrevivido más de un siglo. ¿Dónde están los magnates del siglo XIX y anteriores? Quizá Slim está muy consciente de la finitud de la memoria y quiere dejar una huella duradera de su paso. Levanta un museo en Polanco, que es como la pirámide que un faraón egipcio hubiera deseado para cruzar las procelosas aguas del Nilo. ¿Y sus romances? Es muy discreto. Recientemente se habló de un probable matrimonio con la reina de Jordania. Luego se supo que no prosperó porque la llamaba por cobrar.

www.carlosslim.com/

galvanochoa@yahoo.com • Foro: http://dinero.tv/foro/index.php


Fuente

Clase Política - Directrices del PRI en el Senado

Miguel Ángel Rivera
A

l igual que sus compañeros diputados federales, los senadores del PRI convinieron en impulsar durante el próximo periodo de sesiones las reformas política, hacendaria y laboral.

"Para evitar cualquier polarización", los legisladores del tricolor propusieron avanzar en 10 ejes fundamentales, entre los cuales destacan impulsar una reforma social, apoyar el rescate de Pemex y del IMSS, así como dar autonomía a los órganos reguladores del Estado.

Además, la bancada priísta aceptó analizar y enriquecer las iniciativas presidenciales que crean el mando único policial, el combate al lavado de dinero y modificar el fuero militar.

La cosecha

Diputados y senadores del PRI trabajarán hoy en conjunto en el Palacio de Minería de la ciudad de México con el propósito de unificar sus proyectos legislativos, para darle "orden y rumbo al país" desde el Congreso…

Entrevistado en La Paz durante la reunión preparatoria del próximo periodo de sesiones, el coordinador del PRI en el Senado, Manlio Fabio Beltrones, lamentó el retraso en la designación de nuevo ministro de la Suprema Corte de Justicia y pidió al presidente Felipe Calderón enviar una verdadera terna y no tratar de inducir la designación de determinada persona…

El pronóstico es casi unánime: el PRD dejará de gobernar Baja California Sur. Su candidato, Luis Armando Díaz, es colocado en tercer sitio, debajo de los abanderados del PAN, el ex perredista Marcos Covarrubias, y del PRI-PVEM, Ricardo Barroso, quien podría dar la sorpresa, luego de arrancar con gran desventaja. Allí están dadas las condiciones para que la coalición PRI-PVEM gane la elección pese a cualquier alianza que lleguen a conformar PAN y PRD, aseveró el secretario de procesos electorales del Verde, senador Arturo Escobar y Vega…

No obstante, la secretaria de Comunicación del PRD en BCS, Verónica Juárez Piña, aseguró que debido a su mala ubicación a una semana de las votaciones, Covarrubias podría declinar a favor del perredista Díaz…

Auxiliados con equipos de rayos X con la más alta tecnología, elementos de la procuraduría y de la Secretaría de Seguridad de Chiapas rescataron a un grupo de 219 migrantes que viajaban en condiciones infrahumanas en un tráiler presuntamente robado...

Con el gobernador de Colima, Mario Anguiano Moreno, como testigo, el director del IMSS, Daniel Karam Toumeh, y el rector de la universidad del estado, Miguel Ángel Aguayo López, firmaron el convenio de colaboración PrevenIMSS, mediante el cual se beneficia a más de 26 mil estudiantes y 4 mil trabajadores de esta casa de estudios, con acciones de salud de carácter preventivo…

El PAN y el PRD están enfermos de indolencia y esa patología no se cura con lamentos y descalificaciones al gobernador o al PRI, sino con trabajo a ras de tierra, afirmó dirigente del tricolor en el estado de México, Ricardo Aguilar Castillo…

riverapaz@prodigy.net.mx


Fuente

Astillero - ABC, en el olvido

Julio Hernández López

L

as televisoras dominantes han vuelto a demostrar su capacidad de manipulación social y el control mediante intimidación que pueden tener sobre procesos institucionales. Empecinadas en asumirse como tribunales electrónicos, otorgantes de perdones y castigos, lograron una resolución expedita y selectiva en el caso de un cantante acusado en Quintana Roo de abusar sexualmente de una menor de edad. No sólo fue una maniobra clásica en busca de audiencias mayores (es decir, de mejores condiciones de comercialización de sus tiempos) sino, más allá, constituyó una aplastante confirmación de su carácter rector en la construcción de las percepciones nacionales, un lucimiento de músculo definitorio justamente cuando el país se encamina a un proceso electoral marcadamente peligroso, una exhibición de magia exculpatoria que a la vez es un mensaje amenazante para adversarios y críticos y, sobre todo, para precarios o nulos anunciantes del mundillo político.

El fondo del asunto no es, desde luego, el proceso en sí, ni los indicios de culpabilidad o inocencia que pudiera haber respecto del mencionado cantante. De esos y otros asuntos habríase de entender el juez o el sistema judicial en general, con la misma pachorra y venalidad que sucede en todo el país, con el mismo grado de veleidad justiciera que afecta a miles de mexicanos, si no se hubiera atravesado el bíceps electrónico para establecer una excepcionalidad corporativa, una suerte de fuero televisivo (timorato, el procurador estatal dice estar en contra de la desconcertante resolución del juez, pero no apelará: nadie quiere exponerse a la Santa Inquisición Televisada. No es menor el dato de que con este espectáculo de moralina a conveniencia, demeritando a la denunciante por conductas anteriores, como si la violación no procediera incluso planteada por una esposa o una prostituta, se da un paso atrás en el proceso de convencimiento a mujeres para que presenten denuncias por abusos sexuales).

De esa manera, lo verdaderamente importante para Televisa y Televisión Azteca ha sido el explotar con sentimentalismo barato y cobertura amarillista un asunto menor para tratar de convertirlo en reclamo nacional de presunta justicia, generando movilización e inconformidad –efímeras e insustanciales, desde luego– en ese expediente que no significa nada frente al cúmulo de injusticias y arbitrariedades cometidas desde los poderes político y económico contra el pueblo mexicano sin que esas mismas pantallas y micrófonos, histéricos por orden superior, dediquen tiempo (información, análisis, denuncia) ni muestren solidaridad.

México entero vive tragedias diarias de las que Televisa y Televisión Azteca dan breves y controladas referencias en el mejor de los casos, pues con gran frecuencia lo que se mantiene es un silencio apenas roto por referencias gubernamentales forzadas. La información cotidiana ha sido así secuestrada para modular la conciencia nacional conforme a los intereses de quienes forman la elite de los grandes intereses económicos y políticos. Y el análisis y el debate políticos han sido circunscritos a voces propias o a una nómina casi invariable de convidados cuya mayor divergencia al aire suele ser de modos o detalles pero no de sustancia. (El envilecimiento de esos procesos de información y análisis en las televisoras ha llegado incluso a niveles grotescos, altamente dañinos para la salud pública, como es la recuperación, para públicos mexicano y "latino", de Laura Bozzo, la organizadora de lamentables programas de exhibición clasista de purulencias sociales y familiares. Bozzo, según columnistas de espectáculos, pretende naturalizarse mexicana, con lo que estaría en condiciones de "opinar" desde Televisa sobre la política de su patria adoptada, acaso en una forma de prestar servicios a un régimen represor, corrupto y repudiado, como lo hizo años atrás en Perú. Para no quedarse atrás en esa competencia de lodo, Televisión Azteca ha habilitado una contrapropuesta aún de menor calidad –aunque pareciera imposible– mediante la vedete Niurka Marcos.)

Un ejemplo de esa desatención crónica se ha vivido en estos días respecto a quienes sostienen la lucha en demanda de justicia por la muerte de sus hijos en la guardería ABC de Hermosillo, Sonora. Unas veinte madres y tres padres de pequeños fallecidos en aquella aciaga ocasión se plantaron en huelga de hambre en la plaza central de la capital del país, en demanda de una justicia que les ha sido largamente escamoteada, entre otras cosas porque los responsables directos de la operación de la guardería tienen relación política y familiar con factores de poder como el exgobernador Eduardo Bours y con Margarita Zavala Gómez del Campo, esposa del ocupante de Los Pinos. No hubo ni hay histeria en los medios electrónicos de comunicación por ese ejemplo sostenido de injusticia, ni al tema se le dedican horas de difusión en vivo. La protesta fue levantada ayer y los progenitores regresaron a su tierra, bajo la promesa típica de autoridades que ofrecen ahora sí escuchar y resolver. Ese es uno de los muchísimos asuntos del dolor nacional que a las televisoras no les importan, pero sí los detalles escabrosos de una madrugada farandulera en Quintana Roo y los presuntos ribetes de ilegalidad que podría haber en ese expediente convertido por las teles en una terrible comprobación de que en medio de la tragedia nacional les es posible acotar el abanico de enojo popular, manejar la irritación hacia zonas de intrascendencia y generar en esos ciudadanos programadamente contestatarios la ilusión de que sí hay justicia en México, que sí se puede confiar en las instituciones, que es posible el triunfo del bien sobre el mal, que es factible el júbilo patrio ante la liberación del cantante prócer. ¡Viva México!

Y, mientras el felipismo da a conocer hoy una nueva estrategia en Ciudad Juárez (¿cortesía de Janet o de Hillary?) y el embajador Pascual dice que Estados Unidos realizará inversiones en Oaxaca para frenar el flujo migratorio a su país, ¡feliz fin de semana, con Guerrero electoralmente al rojo!

Fax: 5605-2099 • juliohdz@jornada.com.mx

Fuente

UAM ofrece 3.9% de incremento

Fernando Camacho Servín

Periódico La Jornada
Viernes 28 de enero de 2011, p. 19

La dirección de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) oficializó anoche su oferta de 3.9 por ciento de aumento salarial para los trabajadores administrativos y académicos de la institución, quienes habían solicitado 20 por ciento de incremento.

En entrevista telefónica con La Jornada, el secretario general del Sindicato Independiente de Trabajadores de la UAM (Situam), Arturo Vega, explicó que la propuesta será debatida en asamblea por los agremiados, para ver si es aceptada o estalla la huelga programada para este martes, por lo cual el comité de huelga empezará a prepararse ante la eventualidad de que se produzca el paro de labores a partir del primero de febrero.

Vega señaló que la propuesta de la dirección es "insuficiente" y no resuelve las necesidades económicas de docentes y administrativos. "Supongo que la secretaria general de la UAM, Iris Santacruz, tiene voluntad para evitar la huelga", que afectaría a unos 46 mil alumnos.


Fuente

Sólo declarativa, la propuesta de nueva ley migratoria: experta

Fernando Camacho Servín

Periódico La Jornada
Viernes 28 de enero de 2011, p. 18

Aunque es encomiable la propuesta de una nueva ley de migración por parte del gobierno federal –que en estos momentos se está discutiendo en el Senado–, dicha iniciativa carece de mecanismos efectivos y reales para llevar a la práctica los derechos de los miles de migrantes indocumentados que atraviesan el territorio nacional.

Así lo advirtieron los académicos y activistas participantes en el foro de opinión realizado el miércoles y jueves de esta semana en el auditorio Alfonso Reyes, de El Colegio de México, y cuyos resultados fueron presentados ayer en conferencia de prensa.

Fabianne Venet, directora del Instituto de Estudios y Divulgación sobre Migración (Inedim), ponderó que después de cuatro décadas el gobierno se haya decidido a actualizar la legislación en la materia, reconociendo los derechos de los migrantes en un sentido muy amplio, incluidos los económicos, sociales y culturales.

Además, la propuesta de ley elimina la categoría de "dependiente económico", que ponía en un segundo plano a la mujer con respecto al hombre, y garantiza el acceso de ambos al Registro Civil para dar nota de ciertos trámites.

No obstante, advirtió, la iniciativa sigue teniendo un carácter meramente declarativo, sin mecanismos que lleven a la práctica cotidiana los derechos de los migrantes indocumentados.

Uno de los aspectos en los que se hizo más énfasis fue el de solicitar a las autoridades mexicanas que eliminen los operativos de captura de migrantes, ya que son inconstitucionales, tienen "consecuencias devastadoras" para la seguridad de esta población, y ni siquiera cumplen con la labor de regular su tránsito por el país.

También se alertó sobre el tema de las detenciones indefinidas de miles de personas en las estaciones migratorias, que también son contrarias a la ley cuando no siguen los adecuados procedimientos administrativos.

Asimismo, se sugirió fortalecer los métodos de rendición de cuentas del Instituto Nacional de Migración (INM); promover la cooperación de todas las dependencias y niveles de gobierno en la materia, y no olvidar los asuntos de la emigración de mexicanos hacia Estados Unidos, y la migración interna.

A la "falta de dientes" de la iniciativa gubernamental, señaló Venet, hay que agregarle la no existencia de programas específicos que sean aplicables en los puntos de tránsito y llegada más sensibles, así como la carencia de un presupuesto suficiente para poner en marcha cualquier esquema.

El foro, donde participaron Manuel Ángel Castillo, académico del Colmex, y Silvia Giorguli, presidente de la Sociedad Mexicana de Demografía, se reproducirá próximamente en otros estados de la República, para integrar la mayor cantidad de observaciones y de esa forma enriquecer la ley.


Fuente

Imprecisiones en la ley sobre refugiados que opera a partir de hoy, lamenta Sin Fronteras

Fabiola Martínez

Periódico La Jornada
Viernes 28 de enero de 2011, p. 17

Hoy entra en vigor la Ley sobre Refugiados y Protección Complementaria que en la víspera firmó el presidente Felipe Calderón.

Este nuevo marco legal coloca al refugiado como sujeto de derecho (con garantías y obligaciones) y prevé que una persona que es perseguida en su país de origen no podrá ser deportada.

La organización civil Sin Fronteras dijo que la nueva legislación es un paso importante para garantizar que estas personas no sean sólo objeto de la compasión del Estado, pero lamentó que no incluya de forma clara los principios que orientarán los procedimientos de reconocimiento, cesación y revocación de la condición de refugiado.

Con la publicación en el Diario Oficial de la Federación, la ley sobre refugiados operará a partir de este viernes todo lo relativo a las personas que soliciten protección en México por motivos de persecución, las cuales –según esta norma– no podrán ser rechazadas en puntos de ingreso ni deportadas. Ahora será responsabilidad de la Secretaría de Gobernación la elaboración del reglamento respectivo.

Sin Fronteras celebró que la ley armonice el marco jurídico mexicano con estándares internacionales, específicamente la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951 y su Protocolo de 1967, aunque exhortó al Ejecutivo a que en el reglamento de la ley se desarrollen de manera exhaustiva los principios y procedimientos que deberán seguir ante los solicitantes de asilo. Además, que se establezcan de manera adecuada alternativas a la detención de éstos.

También se pronunciaron para que la legislación y su reglamento cuenten con presupuesto y coordinación institucional adecuados, particularmente para que se haga realidad la integración local de estas personas en educación, salud y empleo.

"Esperamos un compromiso para el desarrollo ágil y completo de la ley en su reglamento y que se establezcan mecanismos adecuados para hacer efectivos los derechos y obligaciones que se establecen", precisó Sin Fronteras.

Según datos de la Secretaría de Gobernación, actualmente hay en México cerca de mil 400 refugiados. Durante el periodo 2002-2010 se admitió y concedió dicha condición a cerca de 20 por ciento de los solicitantes.


Fuente