lunes, 31 de enero de 2011

TODOS A LA MARCHA DEL 31 DE ENERO DEL 2011

Recula Washington; ahora aboga por una "transición ordenada" en Egipto

Afp, Reuters Dpa y Xinhua

Periódico La Jornada
Lunes 31 de enero de 2011, p. 31

Washington, 30 de enero. En un giro de su política hacia Egipto, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, abogó hoy por una "transición ordenada" en ese país y llamó por teléfono a los gobernantes de sus principales aliados en Europa y Medio Oriente –Gran Bretaña, Israel, Arabia Saudita y Turquía– para promover un "enfoque" sobre la crisis egipcia que evite la violencia, impulse la moderación y respete los derechos políticos de reunión pacífica, asociación y expresión.

La Casa Blanca informó que Obama se comunicó con el rey de Arabia Saudita, Abdulá Bin Abdulaziz al Saud, y con los primeros ministros David Cameron, de Gran Bretaña; Tayyip Erdogan, de Turquía, y Benjamin Netanyahu, de Israel.

Antes de que la Casa Blanca diera a conocer la versión sobre los contactos telefónicos de Obama, la secretaria de Estado, Hillary Clinton, dijo en entrevistas con televisoras estadunidenses que Washington desea "ver una transición ordenada para que nadie venga a llenar un vacío", por la ausencia de “un plan bien pensado sobre un gobierno de participación democrática.

"Tampoco queremos ver una toma de poder que no lleve a la democracia, sino a la opresión y al final de las aspiraciones del pueblo egipcio", dijo Clinton a la NBC.

Durante otra entrevista concedida a CNN, Clinton afirmó que Estados Unidos no quiere enviar "un mensaje de apoyo o no" al presidente Hosni Mubarak o a cualquier otro político, pero ante la insistencia del conductor del programa sobre ese punto, la funcionaria respondió: "Hay otra elección: es el pueblo egipcio".

No obstante, Clinton rectificó una declaración difundida el viernes por el vocero del Departamento de Estado, Robert Gibbs, de que Washington podría revisar la ayuda militar y económica a Egipto, de unos mil 500 millones de dólares anuales, dependiendo de la respuesta que Mubarak diera a las protestas populares. "En este momento no está en discusión el corte de ningún tipo de ayuda a Egipto", manifestó Clinton.

El martes pasado Clinton pidió calma a todas las partes para evitar la violencia en Egipto. "Nuestra evaluación es que el gobierno egipcio es estable y está buscando maneras de responder a las necesidades e intereses legítimos del pueblo egicpio", dijo la jefa de la diplomacia estadunidense hace unos días.

En reacción a los pronunciamientos de Obama y Clinton, el político opositor egipcio Mohamed El Baradei dijo que Washington "pierde credibilidad día a día", porque "no puede pedir al pueblo egipcio que espere que un dictador con 30 años en el poder sea quien instaure la democracia".

La postura del gobierno estadunidense, según el analista del Instituto de Relaciones Internacionales y Estratégicas, Didier Billion, refleja que Washington está en espera "de que el vapor de la olla de presión pueda salir", puesto que El Cairo "sigue siendo una pieza mayor en el ajedrez de Medio Oriente" y Estados Unidos y sus aliados temen "un efecto dominó si ahora cae Mubarak" en medio de las protestas.

Uno de esos aliados, el gobierno de Israel, por medio de su primer ministro, Benjamin Netanyahu, dijo que Tel Aviv responde con "responsabilidad y moderación" ante la crisis política egipcia, pero destacó el papel de Mubarak, sin mencionar su nombre, en el mantenimiento de la paz que los dos países han vivido en las pasadas tres décadas.

Desde Caracas, el presidente venezolano Hugo Chávez se pronunció en favor de una solución pacífica a la problemática egipcia y demandó el respeto a la soberanía. Acotó además: "Fíjate cómo Estados Unidos, después que utilizó durante años a un presidente, apenas entró en crisis, lo abandonaron. Así paga el diablo".


Fuente

"Si disparan al pueblo, Mubarak está acabado; si no, también"

Robert Fisk
The Independent
Periódico La Jornada
Lunes 31 de enero de 2011, p. 31

El Cairo, 30 de enero. La anciana de pañoleta roja se irguió a centímetros del frente del tanque M1 Abrams, fabricado en Estados Unidos, del tercer ejército egipcio, en un extremo de la plaza Tahrir. Los soldados eran paracaidistas, algunos con boina roja, otros con cascos, y los cañones de las armas apuntaban a toda la plaza: pesadas ametralladoras montadas en torretas. “Si disparan al pueblo egipcio –dijo–, Mubarak está acabado. Y si no disparan, también está acabado”. De tal sabiduría están poseídos los egipcios en estos días.

Poco antes del anochecer, cuatro aviones Falcon F-16 –también fabricados por el país gobernado por el presidente Barack Obama– sobrevolaron la plaza rugiendo; los ecos rebotaban en los desastrados edificios grises y en el gigantesco conjunto nasserista, en tanto los decenas de miles reunidos en la plaza miraban a lo alto.

"¡Están de nuestro lado!", surgió el grito entre la multitud.

No me lo pareció así. Y esos tanques, nuevos en la plaza, 14 en total, que llegaron sin lemas pintados en ellos, cargados de soldados de mirada huraña y aprensiva, tampoco habían venido a proteger a los manifestantes, como éstos creían.

Pero entonces, cuando me acerqué a hablar con un oficial, su rostro se abrió en una sonrisa. "Jamás disparamos a la gente, aunque nos lo ordenen", gritó sobre el rugido del motor.

El "presidente"

Una vez más, no me sentí seguro. El presidente Hosni Mubarak –o tal vez deberíamos decir hoy "presidente" entre comillas– estaba en el cuartel del ejército, luego de designar a su nueva junta de ex oficiales militares y de inteligencia. Corrió el rumor por la plaza: el viejo lobo trataría de luchar hasta el final. Otros decían que no importaba. "¿Puede matar a 80 millones de egipcios?"

El sentimiento antiestadunidense comenzó a crecer a resultas del continuo aunque tibio respaldo de Obama al régimen de Mubarak. "No, Obama, Mubarak no", rezaban los carteles. Y aparecía el rostro de Mubarak con una estrella de David sobreimpuesta. Muchos entre la muchedumbre mostraban cartuchos de armas aturdidoras disparados la semana pasada, con el letrero "made in USA" en la base. Y noté que el casco del tanque que iba a la cabeza llevaba marcas que empezaban con "MFR". En este punto un soldado con rifle y bayoneta fija recibió la orden de arrestarme, así que retrocedí corriendo hacia la multitud y él reculó. Pero, ¿podría ser que "MFR" sean las siglas de la fuerza de reserva móvil de Estados Unidos? ¿Sería esta columna de tanques un préstamo de los estadunidenses? No se necesita especular lo que eso significaría para los egipcios.

Sin embargo, en horas más tempranas hubo escenas extraordinarias entre los manifestantes y los tanquistas de otra unidad (en esa ocasión las máquinas eran viejos Patton M-60 estadunidenses, de los tiempos de Vietnam), quienes parecían estar en camino de proteger a una unidad de cañones de agua enviada a limpiar las calles. Cientos de jóvenes abrumaron un tanque, y cuando un teniente de anteojos oscuros se puso a disparar al aire, lo hicieron retroceder a empellones contra el vehículo artillado y tuvo que trepar a la parte alta para evitarlos. Sin embargo, pronto la multitud recobró el buen humor; posó para fotografiarse junto al tanque y regaló fruta y agua a los soldados.

Cuando una larga valla de soldados se formó al otro lado de la avenida, un anciano jorobado pidió permiso de acercárseles. Lo seguí; lo vi abrazar al teniente, besarlo en ambas mejillas y decirle: "Ustedes son nuestros hijos. Nosotros somos su pueblo". Y luego fue recorriendo la valla, besando y abrazando a cada uno y diciéndole que era su hijo. Se necesita un corazón de piedra para no conmoverse con semejantes escenas, y este domingo estuvo repleto de ellas.

En cierto momento, unos manifestantes llevaron a un hombre al que acusaron de ser ladrón -El Cairo parece lleno de ellos en este momento–, lo ataron y entregaron a las fuerzas armadas. "Ustedes están aquí para protegernos", corearon. Cuando uno de los militares golpeó al hombre en el rostro, su oficial lo abofeteó. Entonces el soldado se sentó en el suelo, sacudiendo la cabeza con desesperación.

Todo el día, un helicóptero MI-25 egipcio –en este caso, reliquia de fabricación soviética– voló en círculos sobre la muchedumbre, con seis cohetes en las vainas, pero no hizo nada. Más tarde un Gazelle de la fuerza aérea, de manufactura francesa, sobrevoló la zona; la gente agitaba las manos y se vio al piloto devolver el saludo.

Todo el tiempo los egipcios se acercaban a los extranjeros e insistían en que un pueblo que había perdido el miedo no podía volver a ser intimidado. "Jamás volveremos a temer", me gritó una joven mientras los jets pasaban rugiendo de nuevo. Y un ex policía que dice ser un enlace entre los manifestantes y las fuerzas armadas afirmó que "el ejército estará con nosotros porque sabe que Mubarak tiene que irse".

Los saqueos e incendios provocados continúan. El ex policía indicó que muchos saqueadores son miembros de un grupo que pertenecía al Partido Nacional Democrático de Mubarak, cuyo papel anterior había sido intimidar a los egipcios para que fueran a las casillas electorales a votar por su amado líder. Entonces, nos preguntamos todos, ¿por qué esos hombres buscan saquear e incendiar, crímenes que se achacan a quienes exigen que Mubarak se vaya del país? Por cierto, ahora las demandas incluyen la expulsión de Omar Suleiman, su ex jefe de espías y hoy vicepresidente.

Por todo Egipto, en casi todas las calles de El Cairo, hay ahora vigilantes: no gente de Mubarak, sino ciudadanos cansados de las bandas semioficiales que roban sus pertenencias por la noche. Para volver a mi hotel la noche del domingo, tuve que pasar por ocho retenes de hombres tanto jóvenes como viejos –uno caminaba agachado, con un bastón en una mano y un viejo rifle británico Lee Enfield 303 en la otra– que ahora atacan a los ladrones y los entregan a los soldados. Pero no son un ejército simbólico.

En las primeras horas del domingo, hombres armados irrumpieron en el Hospital para Niños con Cáncer, cerca del viejo acueducto romano. Querían llevarse el equipo médico, pero en cuestión de minutos llegaron vecinos y los amenazaron con cuchillos. Los asaltantes retrocedieron de inmediato. El doctor Khaled el-Noury, jefe operativo del nosocomio, señaló que los visitantes armados estaban desorganizados y al parecer llevaban las armas con temor.

Tenían razón. El vigilante del hospital me enseñó el cuchillo de cocina que guardaba en su escritorio para protegerse. Otras pruebas de poder de combate yacían más allá de la puerta, donde los hombres parecían llevar cachiporras, garrotes y atizadores. Un niño –quizá de ocho años– apareció blandiendo un cuchillo de carnicero de 45 centímetros, poco más de la mitad de su estatura. Otros hombres con cuchillos de igual longitud se acercaron a darle la mano al periodista extranjero.

No son una fuerza de reserva. Y creen en el ejército. ¿Entrarán los soldados a la plaza? ¿Y tiene importancia si Mubarak se va, después de todo?

© The Independent

Traducción: Jorge Anaya


Fuente

Con alza de precios, el gobierno tira de la liga de la inconformidad social, advierten

Matilde Pérez U.

Periódico La Jornada
Lunes 31 de enero de 2011, p. 21

En menos de dos meses el precio del maíz para elaborar tortillas se incrementó 50 por ciento, al cotizarse en 4 mil pesos por tonelada, y los comercializadores, entre ellos Cargill, advierten que continuará elevándose, comentó Lorenzo Mejía, presidente de la Unión Nacional de Industriales de Molinos y Tortillerías.

Dichos incrementos provocaron que en ese lapso hayan quebrado 5 mil tortillerías. "La industria se está volviendo insostenible, debido a que también hay que hacer frente a los aumentos a gas y gasolina, así como al decreto mediante el cual el gobierno impondrá precios en mercados libres."

La autoridad se niega a reconocer dicha alza y sigue "tirando de la liga de la inconformidad social", señaló.

Informó que integrantes de la agrupación se sumarán a la marcha convocada por sindicatos, organizaciones campesinas y sociales para manifestar el descontento social por las "incoherencias del gobierno" y solidarizarse con las agrupaciones campesinas que se han pronunciado por ordenar la cadena productiva maíz-tortilla.

Gerardo Sánchez García, dirigente de la Confederación Nacional Campesina, advirtió que el alza en los precios de los alimentos, combustibles y energía eléctrica provoca el riesgo de un colapso nacional. "La falta de comida afecta ya a 20 millones de mexicanos."

Sostuvo que a la marcha, que se realizará esta tarde, asistirán diputados y senadores de la organización. "Vamos a ir al Zócalo a demandarle al gobierno, junto con sindicatos y organizaciones ciudadanas, que cumpla con los más pobres, inconformes con la escalada de precios que ha hecho inaccesible la canasta básica y que golpea al campesinado."

La marcha fue convocada por el Movimiento Nacional por la Soberanía Alimentaria y Energética, los Derechos de los Trabajadores y las Libertades Democráticas, en las que participan la CNC, la Central Campesina Cardenista, el Consejo Nacional de Organizaciones Rurales y Pesqueras, la UNT, el Sindicato Mexicano de Electricistas, entre otras agrupaciones sociales.

El contingente marchará del Ángel de la Independencia a Palacio Nacional, donde se dará a conocer un manifiesto a la nación.

Los contingentes campesinos demandarán una reforma agropecuaria que revierta el abandono crónico del campo mediante la articulación de programas de fomento al desarrollo; castigo a los funcionarios que no apliquen los recursos asignados; cumplimiento al Acuerdo Nacional para el Campo y un presupuesto multianual.

Por la mañana, integrantes de la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos realizarán un plantón en la Secretaría de Desarrollo Social para exigir que se cumpla con la aplicación del presupuesto del año pasado en beneficio de los campesinos; en tanto, militantes de la Central de Organizaciones Campesinas y Populares se manifestarán en las oficinas de Financiera Rural para exigir apoyo a los pequeños agricultores.


Fuente

Solicitan diputados a la ASF investigar transferencia de bienes de Luz y Fuerza

Enrique Méndez

Periódico La Jornada
Lunes 31 de enero de 2011, p. 15

La Comisión de Vigilancia de la Cámara de Diputados solicitó a la Auditoría Superior de la Federación (ASF) investigar el proceso de transferencia de los bienes de Luz y Fuerza del Centro (LFC), debido a que el Sistema de Administración y Enajenación de Bienes (SAE) utilizó la figura de comodato para ceder su control a la Comisión Federal de Electricidad (CFE.)

El comodato, dijo la presidenta de la comisión, Esthela Damián Peralta, "es un contrato de derecho privado, que no puede recaer sobre bienes cuya posesión es intransmisible".

Refirió que el SAE entregó en comodato a la Comisión Federal 80 por ciento de los bienes de la extinta Luz y Fuerza, que se refiere sobre todo a subestaciones eléctricas.

La legisladora perredista refirió que si en la auditoría se detectan irregularidades, la ASF deberá fincar responsabilidades a los funcionarios que aplicaron la figura de comodato, o bien que ejerza las acciones necesarias si resulta un perjuicio al patrimonio nacional.

Indicó que la solicitud al órgano fiscalizador se presentó luego de que, en su comparecencia ante la tercera comisión de la Comisión Permanente, el 21 de enero, el titular del SAE, Sergio Hidalgo Monroy, informó que 97 por ciento de los inmuebles de Luz y Fuerza del Centro, que tienen un valor aproximado de 120 mil millones de pesos, ya están bajo el control de la CFE.

Esthela Damián recordó que el funcionario aseguró que sólo para el traslado de dominio de 13 instalaciones de Luz y Fuerza, mientras que el resto de los bienes será vendido a compañías privadas para cubrir el costo del pasivo de la empresa, que está integrado por la prestación del servicio médico, seguro de vida, jubilaciones y gastos de funeral, que a octubre de 2009 sumaban 286 mil 831 millones de pesos.

Señaló que la solicitud también tiene su origen en las quejas y denuncias de legisladores y ex trabajadores de Luz y Fuerza del Centro, quienes han explicado que el uso de figuras del derecho privado, como el comodato, en la disposición y transferencia de los bienes de carácter público que pertenecen a una empresa en liquidación, no son aplicables.

Asimismo, expuso que el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) denunció desde tiempo atrás que el SAE entregó de manera ilegal inmuebles y recursos a la CFE, a partir del decreto de extinción de Luz y Fuerza del Centro, ocurrido en octubre de 2009.


Fuente

Megamarcha obrero-campesina censura las "fantasías" oficiales

Patricia Muñoz Ríos

Periódico La Jornada
Lunes 31 de enero de 2011, p. 16

Con la megamarcha que se llevará a cabo este lunes, el movimiento obrero independiente y el sector campesino le quieren decir al gobierno del presidente Felipe Calderón que "deje de mentirnos de que la economía está bien", y de "gobernar con fantasías"; que es un absurdo que quiera seguir engañando a todo un país respecto de que no hay una alta inflación, que hay empleo y que va ganando una guerra, cuando la realidad lo desmiente.

Dirigentes del Movimiento Nacional por la Soberanía Alimentaria y Energética, los Derechos de los Trabajadores y las Libertades Democráticas, sostuvie- ron lo anterior, tras dar a conocer el documento que se leerá hoy en el Zócalo, donde confluirá la marcha, el cual fue consensuado entre los gremios independientes, y señala que "las políticas aplicadas por la administración de Felipe Calderón mantienen al país al borde del desplome".

El documento –elaborado por la Unión Nacional de Trabajadores (UNT), el Frente Sindical Mexicano, que encabeza el Sindicato Mexicano de Electricistas, y por centrales campesinas y sociales–, plantea también que "las estrategias neoliberales impulsadas por la clase política dominante son las responsables de las crisis económica, política y social en México".

La marcha a la que se convocó para las 16 horas de este lunes y que partirá del Ángel de la Independencia en una sola columna hacia el Zócalo, se ha realizado tradicionalmente el último día de enero de los pasados cuatro años, y en ella se manifiesta el sector obrero no corporativo, así como organizaciones campesinas.

Sobre las razones de la marcha, la dirigente del Sindicato de Nacional Financiera, María Luisa Velázquez, indicó que los gremios salen a la calle para decir al gobierno y sus funcionarios que "viven en la irrealidad, mienten sobre la verdadera situación del país y gobiernan con fantasías". En tanto, el líder de los tranviarios, Benito Bahena, expuso que "hay mucho descontento en el país por el pésimo gobierno de Felipe Calderón". A su vez, el líder de la presidencia colegiada de la UNT, Francisco Hernández Juárez, expuso que "tarde o temprano la población le va a cobrar en las urnas al PAN el desastre nacional que han dejado sus gobiernos".

El planteamiento central de esta movilización es el rechazo al incremento generalizado de precios "que no ve el gobierno", a la falta de empleo y la política económica neoliberal que ha generado más pobres en el país y la defensa de los derechos de los trabajadores, según expuso el Frente Auténtico del Trabajo.

En esta movilización, a la que asistirán integrantes de organizaciones como la Confederación Nacional Campesina (CNC), el documento central que se leerá señala que diversos gremios se unen y salen a la calle juntos para denunciar que las políticas gubernamentales han provocado que la pobreza alimentaria afecte ya a 18.2 por ciento de la población, que 60 por ciento de las personas en edad de trabajar sobreviva en la economía informal y que 28.4 millones de mexicanos carezcan de seguridad social.


Fuente

México: Seguridad y “única alternativa”

lunes 31 de enero de 2011

Eduardo Ibarra Aguirre

México está lejos de alcanzar una política de Estado en materia de seguridad, reconoció en una desacostumbrada actitud de realismo político el inquilino principal de Los Pinos, al concluir su visita a Suiza con motivo de la cumbre de Davos.

Pero difícilmente los actores políticos y los agentes económicos y sociales darán pasos consistentes en la urgente dirección apuntada por Felipe Calderón Hinojosa, si éste persiste en la conducta de “No hay más ruta que la nuestra”. La afamada y excluyente fórmula la postuló David Alfaro Siqueiros para colocar al muralismo por encima de otras escuelas y corrientes pictóricas, pero llevada al quehacer gubernamental es sinónimo de conducta autocrática.

Con todas sus letras, postuló el comandante supremo de las fuerzas armadas -a las que en diciembre de 2006 lanzó ilegalmente a las calles a desempeñar tareas de seguridad pública-, que el emprendido es el único camino a seguir “y debe quedar claro que no se trata de algo optable, es la única alternativa”.

Y como una prueba de que le asiste la razón, recordó a los reporteros a bordo del avión presidencial, que en su reciente visita a León, Guanajuato, y al Distrito Federal, Hillary Clinton dio un “gran respaldo, un respaldo absoluto”, en el combate que el país hace en contra del crimen organizado”.

Sencillo como dicen que es cuando la cruda realidad y la etílica no lo agobian, Calderón omitió que el espaldarazo fue específicamente a su liderazgo en una guerra, ahora llamada lucha, que se libra en territorio mexicano con saldo de 34 mil muertos, para que Washington no se manche las manos de sangre, y gobierne sin sobresaltos a millones de adictos oportunamente abastecidos por los llamados cárteles aztecas con productos encarecidos, mientras las armerías estadunidenses hacen excelente negocio con éstos.

En rigor, la beligerante señora Clinton se aplaudió a sí misma y sobre todo a Barack Hussein Obama, quien se dispone a disputar el derecho a despachar otros cuatro años en la Oficina Oval.

También se curó en salud el michoacano de Morelia con la propuesta de cuatro expresidentes de Brasil, Colombia México y Suiza para que todas las drogas sean despenalizadas en todas partes, porque según Calderón -y tiene razón- el eje de las críticas del proyecto es la intocada situación de Estados Unidos. Amén de que la despenalización de las drogas en cualquier país que no incluya a aquél, el mayor consumidor del mundo, no es viable.

El abogado, economista y administrador público pretende engañar incautos cuando asegura que la propuesta de la Comisión Global de Políticas sobre Drogas, no implica una crítica a sus programas criminalizadores y represivos de la oferta de narcóticos mientras la demanda crece en Estados Unidos, México, Colombia…

Si nos atenemos a las cifras de José Ángel Córdova -el secretario de Salud y suspirante a la gubernatura de Guanajuato-, el consumo de cocaína se duplicó en el país en los últimos seis años, al pasar de 1.25 por ciento de la población a 2.5 por ciento, y de la mariguana, de 2.4 a 4.4 por ciento. Son 430 mil “consumidores consuetudinarios”, pero “no es un problema grave” para el también experto en temas electorales. Sin embargo, Calderón ostentó las acciones preventivas para inhibir el consumo de drogas y su política activa en materia de adicciones que, por los datos de Córdova, es un fracaso.

Las críticas de César Gaviria y Fernando Henrique Cardoso fueron explícitas a la incapacidad de Calderón para exigir al gobierno de Estados Unidos “que tiene que repensar su política”. No sólo no se atreve a hacerlo, sino que la reproduce en México sin el más mínimo consenso y así, enhorabuena, jamás será política de Estado.


Fuente

¿Por qué los árabes si pueden derrocar gobiernos burgueses y en México seguimos jugando a las elecciones?

lunes 31 de enero de 2011

Pedro Echeverría (especial para ARGENPRESS.info)

1. “Acorralado tras cuatro días de masivas protestas contra su gobierno –publican los medios- el presidente egipcio, Hosni Mubarak, anunció ayer viernes 28, pasada la medianoche que reemplazará la totalidad de su gobierno por otro que asuma nuevas funciones.

Mubarak hizo el anuncio en un mensaje por televisión, en su primera intervención desde las protestas contra su régimen que estallaron el pasado martes y que se intensificaron ayer, jornada en la que enfrentamientos con la policía dejó 29 muertos, 800 heridos y al menos mil personas detenidas. A pesar del anuncio de Mubarak, decenas de personas han desafiado el toque de queda”. Las movilizaciones revolucionarias de Egipto son la continuidad de las batallas del pueblo de Túnez que logró en unos días derrocar a su gobierno. Pero debemos concluir que las condiciones materiales entre Egipto y México son diferentes y el nivel de conciencia también.

2. ¿Qué tan diferentes? Egipto ha tenido tres gobiernos: en los cincuenta y sesenta Gamal Abdel Nasser, que en los hechos encabezó una revolución independista, agraria y petrolera, asimismo mantuvo un gobierno de izquierda no alineada; Anwar el-Sadat que gobierna en los setenta alineándose con los EEUU y tirando muchas reformas anteriores y el actual, Mubarak, que asciende al gobierno después del asesinato en 1981 y da continuidad a la política entreguista de su antecesor. Posee una extensión territorial que es la mitad de la de México, pero su número de habitantes es mayor a los 80 millones. Por el predominio del desierto la gran concentración se da en El Cairo y sus alrededores. El nivel de conciencia de lucha ha sido desarrollado por las diferentes guerras entre países de la región, además del fuerte nacionalismo que viven esos países en los que las guerras económicas y religiosas entre EEUU, Israel y países árabes han tenido mucha presencia.

3. México es una historia muy diferente. Nasser tomó el gobierno en Egipto en 1952, mismo año que Ruiz Cortines asumió la Presidencia en México. En aquel país han habido tres gobiernos en México 10; la diferencia en número no es importante porque los 10 son parte de una dictadura de clase social que sólo ha cambiado de caras pero los 10 gobiernos sólo han favorecido a los empresarios y a la misma clase política. Pero en Egipto las elecciones no son importantes ni muy representativas, no crean las esperanzas e ilusiones que se crean en México. Nasser asumió el poder por rebelión, el-Sadat por muerte y Mubarak por asesinato; es posible que este se derrumbe por movimiento de masas. En la República mexicana cada seis años se ha entregado puntualmente el gobierno a una “nueva camarilla” que viene siendo exactamente igual a la anterior, que incluso parece corresponder al mismo escalafón político construido de padres a hijos y parientes.

4. Los miles o decenas de miles de jóvenes que hemos visto en televisión y prensa escrita, encabezando las batallas contra la represión de ejércitos y policías en el norte de África, no pertenecen a partidos políticos ni organizaciones anquilosadas controladas por los gobiernos. Según ha publicado la prensa extranjera esas batallas, tanto en Europa como en Túnez y El Cairo, son encabezadas por jóvenes de diferentes tendencias políticas -esencialmente anarquistas, socialistas radicales y libertarios- que no buscan sustituir a un funesto gobernante con políticos de otro tipo, sino que luchan contra el capitalismo, las guerras y el imperialismo de los EEUU. La realidad es que en toda esa región de países árabes, en los que ejercen un dominio total los multimillonarios petroleros, resulta casi imposible encontrar gobiernos independientes, aunque sí populares que mediante su religión, movilizan masas.

5. ¿Qué papel han jugado los EEUU ante estas movilizaciones? En primer lugar buscando usarlas como instrumento de presión contra los gobiernos; estas acciones no están al servicio de los EEUU, pero no debe olvidarse que en cada país ha decenas de miles de agentes espías al servicio de la CIA, del Pentágono, del ejército yanqui, están totalmente enterados de los resortes que dan vida a estos movimientos. EEUU actúa como consejero y a la vez fuerza de apoyo del gobierno establecido, le vende la cantidad de armas que necesita para frenar cualquier levantamiento, pero al mismo tiempo busca atizar los conflictos para ganar más presencia en el poder. El mismo Obama, rindiendo informe a la clase económica y política norteamericana, decía ayer que su gobierno ha recuperado la confianza en el mundo y que ya está listo para seguir avanzando. Como si esa haya sido la primera tarea: “recuperar la confianza perdida”.

6. Aunque aún no estemos enterados del movimiento de armas, no debe olvidarse que el negocio de los EEUU ha sido siempre vender armamento a ambos bandos en pugna en cada país. Como sucedió en la primera y segunda guerra, los yanquis no tienen control de sus enormes producciones de armamento ni en un principio definen sus fuerzas por alguno de los bandos porque lo importante es siempre el negocio. En México vendían armas al dictador Díaz y a los revolucionarios y actualmente venden armas a Calderón y a los narcotraficantes, como dirían los católicos: “están bien siempre con dios y con el diablo”. ¿O acaso los grandes ricos como Slim, Azcárraga, Salinas Pliego, cuando reparten dineros para campañas no dan dinero a PRI, por un lado y a PAN por otro, así como a otros partidos? Para ellos no es problema de moral o de convicciones sino de negocios. Y la venta de armas para EEUU representa uno de los ingresos más grandes.

7. La realidad es que nadie, a no ser que estuviera loco o fuera un buen negociante de armas, puede estar a favor de las ventas de armas, de las guerras, de los secuestros, de las acciones violentas, de la muerte. Pero tampoco nadie debería estar a favor de una paz que descansa en la explotación, la opresión y la miseria. Esa paz, que le han llamado en México “la paz de los sepulcros”, sólo conviene a quienes tienen el poder, el dinero, el gobierno, ¿cómo pueden los pueblos transformar sus condiciones de vida en países donde llevan décadas y siglos luchando para obtener condiciones humanas de vida y la respuesta ha sido siempre ¡NO!? Sólo mediante los levantamientos, las rebeliones, las revoluciones. Por eso el ejemplo que cunde en África del Norte y puede extenderse a Asia, Europa y América es muy importante en estos momentos. Pero también hay que estar vigilantes para que el imperio yanqui no aproveche estas coyunturas para fortalecerse.

Fuente

Argentina - Decencia no siempre es dignidad

lunes 31 de enero de 2011

Julio Ortellado (ACTA)

Hoy somos testigos de cómo sistemáticamente se sigue intentando desde el gobierno nacional utilizar y manipular los conceptos que en materia de trabajo y sus alcances han definido tanto organismos internacionales como nuestra propia Central de Trabajadores de la Argentina.

Resulta ser que, según se vierte por Decreto Nº 75 del 2011, este año se denominará “Año del Trabajo Decente, la Salud y Seguridad de los Trabajadores”. Título y definición muy decorosa y oportuna si no tuviéramos en cuenta, según mi humilde opinión, algunos aspectos.

a) Es impensable creer que con el simple hecho de impulsar en toda la papelería oficial de nuestra administración publica un membrete alegórico a esta definición, se resuelvan los temas de fondo que este gobierno no debate ni establece como agenda para que los trabajadores en la Argentina, no sólo tengamos decencia sino también dignidad.

b) Es ingenuo pensar que por decreto se puedan establecer condiciones de formación, difusión, debate, etc, entre los trabajadores y la sociedad, cuando por otro lado lo que este gobierno se ha dedicado a capacitar es cada vez más pobres que aportan desde su trabajo a la economía informal desde una mayor precarización en sus condiciones humanas y laborales.

c) Es insostenible, desde cualquier lógica institucional, que se vayan a desarrollar mecanismos de prevención de la siniestralidad laboral, cuando todavía los dirigentes empresarios y el propio gobierno son parte del negocio de las Aseguradoras de Riesgo de Trabajo (ART).

d) Teniendo en cuenta solamente que la OIT estima que el objetivo general del trabajo decente es provocar cambios positivos en la vida de las personas a nivel nacional y local, reflejando las prioridades de la agenda social, económica y política de los países y del sistema internacional, es que no podemos dejar de agregar, que también el trabajo en condiciones de bien remunerado, con aportes garantes de la seguridad social, la recreación y el descanso en un sistema de país con modelos de producción distributivos y reparto equitativo de las riquezas que los trabajadores generamos, es dignidad para un pueblo socialmente justo.

e) Estimo conveniente aclarar que para que los cambios profundos que necesitamos en nuestro sistema laboral, para que sea más justo y equitativo, necesita de políticas sostenidas en el tiempo, con planificaciones plurianuales y compromisos sociales que abarquen a todos los estamentos de nuestro pueblo en pos de una reafirmación democrática real y no formal.

Por todo esto me queda como conclusión de que estos gestos de oportunidad mezquina por parte de la Presidenta de la Nación, no son nada más que la utilización de definiciones propias de un gobierno liberal que lejos está de querer resolverles los problemas a los trabajadores.

No hay posibilidad alguna de tener trabajo decente si no hay políticos, empresarios y dirigentes honestos, comprometidos en el engrandecimiento de nuestra Patria.

Menos aún podemos pensar que vamos a tener dignidad como trabajadores, si no seguimos peleando por el reconocimiento de nuestros derechos, en contra de la precarización laboral, en contra del trabajo informal, por el derecho a la participación en el debate convencional, por la libre elección, con libertad y democracia de nuestros representantes en los sectores laborales y por un proyecto de país que ya los trabajadores decidimos gobernar para ser definitivamente libres.

Fuente

La revolución egipcia

lunes 31 de enero de 2011

Alan Woods (EL MILITANTE)

28 de enero: Las llamas de la ira se están extendiendo a través de todo Egipto y nada puede detenerlas. El destino del régimen de Mubarak está en juego. Hoy se produjeron enfrentamientos violentos en las calles de El Cairo y otras ciudades egipcias con la lucha por el poder entrando en una nueva etapa. Se hizo un llamado para realizar protestas masivas tras las oraciones del viernes. El régimen advirtió que cualquier protesta se enfrentaría a toda la fuerza del Estado. El escenario estaba listo para una confrontación dramática.

La situación se ha vuelto explosiva a una velocidad extraordinaria. En los últimos días, cientos de miles de personas han salido a las calles para exigir libertad. Con valentía admirable desafiaron las porras, balas y gases lacrimógenos de la policía. Hoy se enfrentaban a un verdadero bautismo de fuego. Las protestas, que solían estar compuestas mayormente por estudiantes, han aumentado con la incorporación del ejército de los humildes y desheredados de los barrios pobres de El Cairo y otras ciudades. Robert Fisk escribió:

"Hay varias pistas por las que las autoridades de El Cairo se dieron cuenta de que algo estaba pasando. Varios egipcios me han dicho que el 24 de enero, algunos hombres de seguridad estaban desmontando pósteres de Gamal Mubarak de los barrios pobres, por si acaso estos provocaban a la multitud. Pero el gran número de detenciones, las palizas de la policía en la calle -a mujeres y a hombres por igual- y el casi colapso del mercado de valores egipcio tienen impresas las marcas de pánico en lugar de astucia."

¿Puede tener éxito la represión?

A primera vista, la Revolución se enfrentaba a un desafío de enormes proporciones. El régimen tiene un millón y medio de soldados en su aparato de seguridad, manteniendo su lealtad con subvenciones millonarias. El propósito de este temible aparato no es para defender Egipto contra los agresores extranjeros. No es para luchar contra Israel. Es para mantener al pueblo egipcio subyugado. Pero, ¿puede tener éxito?

En teoría es una fuerza formidable, contra la cual el pueblo no tiene posibilidades de éxito. Pero se podría decir lo mismo de todos los regímenes tiránicos de la historia. Luís XVI de Francia, el zar Nicolás de Rusia y el Sha de Persia, todos poseían un aparato de represión que era cien veces más fuerte que el que Hosni Mubarak tiene a su disposición. Sin embargo, en el momento de la verdad estos poderosos monstruos se derrumbaron como un castillo de naipes.

Pero tal despliegue de fuerza bruta no reveló fuerza sino debilidad: salvo por la policía y el ejército, el gobierno es impotente. Napoleón dijo una vez que uno puede hacer muchas cosas con bayonetas, pero no puede sentarse en ellas. En última instancia, el ejército y la policía son una base demasiado estrecha para sostener un régimen impopular. Para su sorpresa y asombro las autoridades están viendo que el aparato represivo no puede parar las protestas. Su carácter espontáneo les proporciona una cierta protección contra el Estado, aunque esto es una debilidad que tendrá efectos negativos más adelante.

El régimen movilizó hoy toda su fuerza para abortar la revolución. Los miembros de una unidad policial antiterrorista de élite recibieron la orden de tomar posiciones en lugares clave de todo El Cairo, en preparación para una ola de manifestaciones de masas. Desde las primeras horas de la mañana las fuerzas de seguridad ya estaban posicionándose en todos los puntos clave en un intento de impedir que los manifestantes se juntaran.

Pero todas estas medidas han sido en vano. Los manifestantes salieron a las calles en mayor número que antes. Había 80.000 manifestantes en Port Said, 50.000 en Beni Suef, a 100 kilómetros al sur de El Cairo, y grandes manifestaciones en Alejandría, en la ciudad de Suez y en otros lugares. Al igual que en Irán el año pasado, es imposible detener a los organizadores cuando las manifestaciones se han organizado a través de Facebook y Twitter. El ejército de delatores es impotente para luchar contra esto.

El Estado trató de bloquear Facebook. Cerró Internet e inutilizó los teléfonos móviles. Pero el pueblo demostró estar un paso adelante. Algunos blogeros pasaron información de formas de eludir los controles, y la información se difundía de boca en boca. Al mediodía (de Londres) las pantallas de televisión ya mostraban escenas de gran conflicto en las calles de la capital egipcia. Las líneas de la policía fueron incapaces de contener las manifestaciones. La cobertura de la televisión muestra masas de manifestantes que avanzan hacia las líneas de la policía y a ésta retirándose desordenadamente.

Después de perseguir a la policía, miles de manifestantes consiguieron inundar el gigantesco centro de la plaza Tahrir después de haber estado vacía la mayor parte del día por la fuerte presencia policial. Tras la confrontación se veía poca policía alrededor de la plaza. En un momento dado, incluso la violencia de los servicios de seguridad del Estado se vuelve contraproducente. En lugar de miedo, despierta ira e indignación. En la ciudad de Suez, la gente se alzó contra la policía porque ésta disparó contra los manifestantes y en respuesta quemaron una comisaría de policía. Y cuando se alcanza este punto, siempre aparecen grietas en las filas de las fuerzas del Estado. La mayoría de los soldados y policías rasos se muestran reacios a matar a conciudadanos y se niegan a cumplir las órdenes de disparar contra manifestantes desarmados. En Suez ha habido informes de incidentes de este tipo.

El papel de la juventud

Los manifestantes que salieron a las calles en todo Egipto en los últimos días son principalmente jóvenes egipcios, desempleados y sin ningún futuro. Un joven egipcio dijo a la BBC: "Somos pobres. No tenemos trabajo, no hay futuro. ¿Qué debemos hacer? ¿Tenemos que prendernos fuego a nosotros mismos?". La única esperanza de estos jóvenes es luchar por un cambio fundamental en la sociedad. Han dejado de lado todo el miedo y están dispuestos a arriesgar sus vidas en la lucha por la libertad y la justicia.

Muchos de los manifestantes son estudiantes universitarios incapaces de encontrar trabajo y, por tanto, no pueden casarse y crear una familia. Están motivados por un profundo sentimiento de injusticia y una ira y resentimiento ardientes hacia un sistema que les niega un futuro y un régimen corrupto que se ha enriquecido a expensas del pueblo.

El corresponsal de The Guardian en El Cairo, Alaa Al Aswany, que participó en la gran manifestación del pasado martes, estaba profundamente impresionado por la "valentía deslumbrante" de los manifestantes, e impresionado por su determinación de hacer una cosa: cambiar el régimen. Y se expresa así:

"Siempre me sentiré intimidado por estos revolucionarios. Todo lo que han dicho muestra una aguda conciencia política y un deseo de libertad que desafía a la muerte. Me pidieron que dijera algunas palabras. A pesar de que he hablado cientos de veces en público, esta vez era diferente: estaba hablando ante 30.000 manifestantes que no estaban de humor para oír hablar de compromiso y quienes interrumpían con gritos de ‘¡Abajo Hosni Mubarak!' y ‘El pueblo dice, ¡abajo el régimen!'.

"Les dije que estaba orgulloso de lo que habían logrado, que habían conseguido terminar con el período de represión, y añadí que incluso si llegamos a ser golpeados o detenidos hemos demostrado que no tenemos miedo y que somos más fuertes que ellos. Ellos tienen los instrumentos más feroces de represión en el mundo a su disposición, pero nosotros tenemos algo más fuerte: nuestro coraje y nuestra convicción en la libertad. La multitud respondió con gritos en masa: ‘¡Vamos a terminar lo que hemos empezado!'". (The Guardian, jueves, 27 de enero 2011.)

El factor decisivo es que las masas han adquirido una conciencia de su fuerza colectiva y están perdiendo el miedo. Empezando con los elementos más jóvenes, más enérgicos y decididos, el estado de ánimo desafiante se ha transmitido a la población de más edad, más cauta e inerte. The Guardian informa de un ejemplo importante de esto:

"Más ciudadanos de a pie están ahora desafiando a la policía. Un joven manifestante me dijo que, cuando huía corriendo de la policía el martes, entró en un edificio y llamó al timbre de un apartamento al azar. Eran las cuatro de la mañana. Un hombre de 60 años de edad abrió la puerta con temor evidente en su rostro. El manifestante pidió al hombre que le escondiera de la policía. El hombre pidió ver su documento de identidad y lo invitó a entrar, despertando a una de sus tres hijas para preparar algo de comida para el joven. Comieron y bebieron té juntos y charlaron como si fueran amigos de toda la vida.

"Por la mañana, cuando el peligro de detención se había alejado, el hombre acompañó al joven manifestante a la calle, paró un taxi para él y le ofreció algo de dinero. El joven lo rehusó y le dio las gracias. Según se abrazaban, el anciano dijo: ‘Soy yo quien debería darte las gracias por defenderme, por defender a mis hijas y a todos los egipcios'". (The Guardian, jueves 27 de enero 2011.)

¿Y ahora qué?

Una cosa está clara. El día de hoy ha terminado en una derrota catastrófica para Hosni Mubarak. Según escribo estas líneas los acontecimientos se están moviendo con la velocidad de la luz. Los rumores se extienden rápidamente. Un periódico de El Cairo ha estado afirmando que uno de los principales asesores del presidente Hosni Mubarak ha huido a Londres con 97 maletas llenas de dinero en efectivo, pero otros informes hablan de un Presidente furioso gritando a oficiales de policía de rango superior por no tratar con más dureza a los manifestantes.

Al caer la noche, los manifestantes permanecieron en las calles, desafiando el toque de queda que el gobierno ha impuesto en todo Egipto. Han comenzado a asaltar edificios públicos. Según Al Jazeera hace unos minutos, el Ministerio de Asuntos Exteriores en El Cairo ha sido asaltado y tomado por los manifestantes y prendido fuego. Por primera vez una oficina del Partido Democrático Nacional en el gobierno fue incendiada, y los bomberos no hicieron ningún intento de apagar las llamas.

Existe una creciente alarma en Washington. Esta tarde, Hillary Clinton admitió que EE.UU. está "profundamente preocupado por el uso de la fuerza" contra los manifestantes. Hizo un llamamiento al gobierno egipcio para frenar a las fuerzas de seguridad, pero también dijo que los manifestantes deberían abstenerse de la violencia. Dijo: "Estas protestas subrayan que hay profundas quejas dentro de la sociedad egipcia y el gobierno egipcio tiene que entender que la violencia no va a hacer que estas quejas desaparezcan". Y añadió:"Como socios, creemos firmemente que el gobierno egipcio debe comprometerse inmediatamente con el pueblo egipcio a aplicar reformas políticas, sociales y económicas".

Traducido al lenguaje simple esto significa:

"No sea tonto Mubarak. Si intenta utilizar a los militares para aplastar la rebelión se romperá en pedazos. El movimiento es demasiado grande como para ahogarlo en sangre. En su lugar, debe utilizar la astucia. Haga algunos cambios o, por lo menos, dé la impresión de que habrá cambios. Al final, por supuesto, puede que usted tenga que irse. Eso es lamentable, pero todos tenemos que hacer sacrificios de vez en cuando. Usted es un hombre viejo que ha sobrepasado su periodo de utilidad. Usted puede tener una jubilación cómoda y salvar al capitalismo. O, alternativamente, puede aferrarse al poder y terminar como Sadat, muerto. Eso sería muy malo para usted, pero si provoca a las masas demasiado habrá una revolución total y eso sería muy malo para nosotros."

Pero Mubarak no parece estar escuchando. Alejado del mundo real en su palacio, rodeado de gente servil y aduladora, se aferra al poder aun cuando el poder se apaga. Se declara el toque de queda, pero la gente permanece en las calles. Convoca al ejército "para ayudar a las fuerzas de seguridad", pero la gente aplaude al ejército y llama a los soldados a unirse a ellos. Aquí y allá se oye hablar de que la confraternización está teniendo un efecto. Associated Press informaba en directo desde la plaza central de El Cairo. Uno de sus periodistas vio a los manifestantes vitoreando a policías, los cuales se quitaron los uniformes y se unieron a ellos. Triunfantes, los manifestantes los izaron sobre sus hombros.

¿Es esto sólo un incidente aislado, o muestra una tendencia más generalizada? En una situación tan dramática, caótica y cambiando tan rápidamente, el estado de ánimo puede oscilar violentamente en cuestión de minutos. En Alejandría, el ejército está en las calles, pero los soldados están haciendo signos de aprobación a los manifestantes. En Suez también la gente está vitoreando a los soldados, a quienes ven como sus aliados. Hay informes no confirmados de que el ejército y la policía están chocando. Si esto es cierto, Mubarak tiene graves problemas.

Robert Fisk es uno de los pocos periodistas occidentales que muestra una comprensión seria de la situación real en el Oriente Medio. En The Independent de hoy, escribe:

"Ya ha habido indicios de que aquellos cansados del dominio corrupto y antidemocrático de Mubarak han estado tratando de persuadir a los mal pagados policías que patrullan El Cairo a unirse a ellos. ‘¡Hermanos! ¡Hermanos! ¿Cuánto os pagan?', una de las multitudes comenzó a gritar a la policía en El Cairo. Pero nadie está negociando -no hay nada que negociar, excepto la partida de Mubarak-, y el gobierno egipcio no dice ni hace nada, que es más o menos lo que ha estado haciendo durante las últimas tres décadas"".

La revolución egipcia

Cualquiera que sea el resultado de las protestas de hoy, una cosa está clara: la Revolución egipcia ya ha comenzado. Esos escépticos y esnobs intelectuales que constantemente insisten en el supuesto "bajo nivel de conciencia" de las masas ahora tienen su respuesta. Los "expertos" occidentales que hablaban con desprecio de los egipcios tachándoles de "apáticos", "pasivos" e "indiferentes a la política", ahora tienen que comerse sus palabras. Las masas, ya sea en Egipto, Irán, Gran Bretaña o los EE.UU., sólo pueden aprender de la experiencia. En una revolución, aprenden mucho más rápido. Los trabajadores y los jóvenes egipcios han aprendido más en unos pocos días de lucha que en treinta años de existencia "normal".

Hace sólo unos meses, el Presidente y su camarilla gobernante se imaginaban que tenían todo bajo control. Se sentían tan seguros que ya estaban preparando al hijo más joven de Mubarak, Gamal, para ocupar el puesto de su padre. Un ex banquero especialista en inversiones, Gamal fue educado en la élite de la Universidad Americana de El Cairo, y trabajó para el Banco de América. Estuvo muy involucrado en la "liberalización" económica de Egipto, que deleitó a los ricos mientras que hizo sufrir a los pobres. Esta información es suficiente para dejar clara donde está su lealtad política. El año pasado, El Cairo fue cubierto por pósteres pidiendo a Gamal que se presentase a la presidencia en las elecciones previstas para finales de este año.

Los manifestantes mostraron su actitud hacia el hijo elegido coreando "Gamal, dile a tu padre que los egipcios te odiamos" y destrozando su imagen.

Con la velocidad de un rayo todo se ha convertido en su contrario. En las calles de El Cairo y otras ciudades egipcias la gente no está sólo hablando de la revolución. Está llevando a cabo una revolución. Eso es ahora un hecho indiscutible. La pregunta que se plantea es ¿quién o qué es lo que va a sustituir al régimen de Mubarak? Pero ésta no es la cuestión más prioritaria en las mentes de los manifestantes. Tal vez los jóvenes en las calles no sepan exactamente lo que quieren. Pero saben exactamente lo que no quieren. Y eso es suficiente por ahora.

La tarea inmediata es llevar a cabo el derrocamiento de Mubarak y su podrido régimen. Eso abrirá las compuertas y permitirá al pueblo revolucionario abrirse el paso. Todos los días están descubriendo su fuerza en las calles, y la importancia de la organización y la movilización de masas. Eso ya es una gran conquista. Después de haber pasado por la experiencia de una dictadura de treinta años, no van a permitir la imposición de una nueva, o cualquier intriga que recree el viejo régimen con un nuevo nombre. Túnez es una prueba suficiente de esto.

A pesar de los intentos de los medios de comunicación de exagerar el papel de la Hermandad Musulmana, está completamente claro que el elemento islámico ha estado en gran parte ausente de estas protestas, que han tenido lugar bajo la bandera de la democracia revolucionaria. La gran mayoría de los activistas son jóvenes de las escuelas y universidades, que no están en absoluto bajo la influencia del fundamentalismo islámico. Ni siquiera está claro si la participación tardía de la Hermandad Musulmana en las manifestaciones de hoy tuvo un efecto real en el aumento del número de manifestantes en las calles.

Ahora que las masas han podido comprobar su propio poder, no van a estar satisfechas con medidas a medias. Saben que lo que han logrado ha sido conquistado con sus propias manos. Mohamed ElBaradei, un líder de la oposición y un ex funcionario de las Naciones Unidas y Premio Nobel, regresó a Egipto ayer por la noche, pero nadie cree -excepto tal vez los americanos- que pueda convertirse en un foco para los movimientos de protesta que han surgido en todo el país sin la ayuda de ningún "líder" burgués. Hoy las cámaras de televisión extranjeras hicieron un débil intento de destacar la participación de ElBaradei en la manifestación. Pero todo lo que consiguieron fue mostrar imágenes de un hombre viejo desconcertado que apenas parecía saber dónde estaba ni lo que estaba haciendo.

La lucha por la democracia total permitirá la construcción de verdaderos sindicatos y partidos obreros, pero también plantea la cuestión de la democracia económica y la lucha contra la desigualdad. La democracia sería una frase vacía si se negara a poner las manos sobre la riqueza obscena de la élite gobernante. ¡Confiscación de las propiedades de la camarilla gobernante! ¡Expropiación de la propiedad de los imperialistas que apoyan el régimen y explotan al pueblo de Egipto! La lucha por la democracia, si se prosigue hasta el final, debe de llevar inevitablemente a la expropiación de los banqueros y los capitalistas y al establecimiento de un gobierno obrero y campesino.

Revolución mundial

En 1916 Lenin escribió estas líneas:

"Quien espere una revolución social 'pura' nunca vivirá para verla. Esa persona apoya la revolución de boquilla sin entender lo que es la revolución...

"La revolución socialista en Europa no puede ser otra cosa que un estallido de la lucha de masas por parte de todos y cada uno de los elementos oprimidos y descontentos. Inevitablemente, secciones de la pequeña burguesía y de trabajadores atrasados participarán en ella -sin esa participación, la lucha de masas es imposible y ninguna revolución es posible-, e inevitablemente también traerán al movimiento sus prejuicios, sus fantasías reaccionarias, sus debilidades y errores.

"Pero objetivamente atacarán al capital, y la vanguardia con conciencia de clase de la revolución, el proletariado avanzado, expresando esta verdad objetiva de una lucha de masas abigarrada y discordante, variopinta y aparentemente fragmentada, será capaz de unir y dirigirla, capturar el poder, apoderarse de los bancos, expropiar los monopolios odiados por todo el mundo (aunque por razones diferentes), e introducir otras medidas dictatoriales que en su totalidad significan la caída de la burguesía y la victoria del socialismo, que, sin embargo, no se purgará de forma inmediata de escoria pequeño burguesa." (Lenin, La discusión sobre autodeterminación resumida.)

Estas líneas podrían haber sido escritas ayer. Toda la situación mundial ha cambiado de manera decisiva y los acontecimientos en Egipto muestran esto de una forma muy dramática. Hemos entrado en la época decisiva de la revolución mundial. En ninguna parte el carácter internacional de la revolución está más claro que en el norte de África y Oriente Medio. Se propaga sin cesar de un país a otro: desde Túnez a Argelia, desde Jordania a Egipto, desde el Yemen a Líbano.

Los acontecimientos de Túnez, por supuesto, fueron inspiradores. Ahora la gente podía ver con sus propios ojos que incluso el más poderoso aparato de seguridad no pudo impedir el derrocamiento de un dictador odiado. La gente en las calles de El Cairo incluso imitaron el lema francés de los manifestantes tunecinos: "Dégage, Mubarak".

Túnez mostró lo que era posible. Pero sería completamente falso suponer que esta fue la única o, incluso, la causa principal. Las condiciones para una explosión revolucionaria habían madurado ya en todos estos países. Todo lo que se necesitaba era una sola chispa para encender el polvorín. Túnez la proveyó. El levantamiento revolucionario ha llegado ya a otros países árabes como Yemen. Al igual que en Túnez, los pueblos de Egipto, Argelia, Jordania y Yemen viven en la pobreza sometidos a élites gobernantes dictatoriales que tienen una vida de lujo mediante el saqueo de la nación.

Estos movimientos tienen similitudes sorprendentes con los movimientos de masas que llevaron al derrocamiento de los regímenes de Europa del Este. Una vez más, sobre el papel, estos gobiernos tenían un aparato estatal fuerte, grandes ejércitos, la policía y la policía secreta. Pero eso no los salvó. La burguesía no cabía en sí de gozo por la caída del "comunismo". Pero su alegría fue prematura. En retrospectiva, la caída del estalinismo será visto sólo como el preludio de un desarrollo mucho más sobrecogedor: el derrocamiento revolucionario del capitalismo. Por todas partes, incluidos los Estados Unidos, el sistema está en crisis. Por todas partes, la clase dominante está tratando de poner todo el peso de la crisis de su sistema sobre los hombros de las capas más pobres de la sociedad.

En Túnez y Egipto, el sistema se está rompiendo por sus eslabones más débiles. Se nos dirá que semejantes cosas no puede suceder aquí, que la situación es diferente y así sucesivamente. Sí, la situación es diferente, pero sólo en grado. Por todas partes, la clase obrera y la juventud se enfrentan a la misma alternativa: o bien aceptamos la destrucción sistemática de nuestro nivel de vida y los derechos, o bien luchamos.

El argumento de "aquí no puede suceder" no tiene ninguna base científica o racional. Lo mismo se dijo de Túnez hace sólo un par de meses, cuando ese país fue considerado como el más estable en el norte de África. Y el mismo argumento fue repetido en relación a Egipto, incluso después de que Ben Ali había sido derrocado. Sólo unas pocas semanas fueron suficientes para desenmascarar la falsedad de esas palabras. Así es la velocidad de los acontecimientos de nuestra época. Tarde o temprano, la misma pregunta se planteará en todos los países de Europa, en Japón, en Canadá, en los Estados Unidos...

Acontecimientos revolucionarios están en el orden del día. El proceso avanzará a una velocidad mayor o menor de acuerdo a las condiciones locales. Pero ningún país puede considerarse a salvo del proceso general. Los acontecimientos en Túnez y Egipto nos muestran nuestro propio futuro como en un espejo.

Fuente foto: AL JAZEERA

Fuente

Revolución en Egipto - El poder está en la calle

lunes 31 de enero de 2011

Alan Woods (EL MILITANTE)

Después de cinco días de revolución el movimiento sigue creciendo en tamaño e intensidad. El toque de queda nocturno pasado fue ignorado, y el día de hoy hay más gente en las calles que ayer. Un nuevo toque de queda fue decretado para las 4 de la mañana, hora egipcia, pero este no es más eficaz que el anterior. Incluso antes de que el toque de queda entrara en vigor, un gran número de manifestantes se reunía en las calles.

"La calle no está siendo organizada por los partidos, no está siendo organizada por el Estado. No está controlada por nadie." (Al Jazeera)

Al seguir los acontecimientos hora a hora, me vino a la memoria el siguiente incidente de la Revolución Francesa. El 14 de julio de 1789, poco después de la toma de la fortaleza de la Bastilla, el rey francés Luis XVI le preguntó al duque de Rochefoucauld-Liancourt: "¿Es esto una revuelta?" Ante lo cual el duque pronunció la respuesta inmortal: "Non Sire, c'est une révolution " - "No señor, es una revolución".

En Egipto, estamos asistiendo a una revolución a toda marcha. Después de cinco días de luchas colosales, este hecho ha penetrado hasta los cráneos más obtusos. La revuelta popular se extiende cada hora que pasa. Es como un caudaloso río que se desborda y arrasa con todas las barreras que se levantaron para contenerlo.

Durante la noche toda la policía desapareció de las calles de la capital. Tanques y vehículos blindados están en las calles de El Cairo, donde los fuegos de la violencia del día anterior aún continúan humeantes. Los servicios de telefonía móvil se han restaurado en la ciudad, pero Internet sigue bloqueado.

Mientras tanto, el número de muertos ha aumentado a 53 según los informes, hasta la jornada de protesta del 28 de enero. En Suez, donde al menos veinte personas han muerto, los cuerpos de los mártires fueron llevados por las calles mientras la gente gritaba consignas revolucionarias. En El Cairo los presos políticos han tomado el control de una cárcel. En Giza, la gente ha quemado la comisaría de policía y están atacando a la policía. Quemar vehículos policiales se ha convertido en algo común en las calles egipcias. En un caso, un grupo de manifestantes trató de empujar un vehículo blindado al río Nilo.

Después de la retirada de la policía ha habido muchos informes de saqueos. La gente sospecha que esto ha sido organizado deliberadamente por el régimen con el fin de crear la impresión de anarquía y caos. Está claro que las cárceles se abrieron para dejar salir a los elementos criminales que han sido armados para tal fin. La televisión egipcia ha mostrado escenas de destrucción de objetos preciosos en el histórico Museo de El Cairo.

Es un secreto a voces que se trata de una maniobra para destruir la revolución. El gran número de policías armados que ayer estaban disparando contra los manifestantes desarmados se esfumaron para ser vistos como lumpenproletarios armados dispuestos al ataque. Varios de los saqueadores que han sido capturados por los manifestantes resultaron ser policías encubiertos.

En respuesta, se han establecido comités de vecinos en Suez y Alejandría para mantener el orden y evitar los saqueos. En algunos lugares, estos comités están incluso dirigiendo el tráfico. Hay una urgente necesidad de generalizar los comités y armar al pueblo. Debemos recordar el lema de la Revolución Francesa: "Mort aux-voleurs!" (¡Muerte a los ladrones!)

El discurso de Mubarak

"El poder tiende a corromper," dice el refrán, "El poder absoluto corrompe absolutamente." El Presidente sufre de los mismos delirios de grandeza que afectaba a las capacidades mentales de todos los emperadores romanos y del zar de Rusia en el pasado. El discurso de anoche del presidente Mubarak, lejos de calmar la situación, ha arrojado gasolina sobre las llamas.

El mensaje del pueblo es fuerte y claro. Pero el Presidente no lo escucha. Es ciego y sordo y ha perdido el uso de la razón. Un hombre que se ha acostumbrado a estar rodeado de una camarilla de cortesanos serviles pendientes de cada palabra suya pierde todo contacto con la realidad. Comienza a creer en su propia omnipotencia. La línea de la frontera entre la realidad y la fantasía se vuelve borrosa. Tal estado de ánimo es similar a la locura.

Viendo a Mubarak hablar, uno tenía la impresión de ver un hombre que ha perdido todo contacto con la realidad y está jugando con sus propias fantasías. Él prometió que todo sería mejor de ahora en adelante, si el pueblo confía en él. Proclamó el cese de su gobierno y que amablemente nombrará a otro. Hará los cambios necesarios. Pero no va a tolerar el caos y el desorden. Cualquier persona que desobedezca no puede esperar ninguna piedad.

Esta es la voz del Padre del Pueblo, el faraón duro pero benevolente que decide todo para el beneficio de sus hijos. Pero el pueblo de Egipto no está formado por niños pequeños y no tiene necesidad de un faraón que tiene que enviar su ejército a las calles para mantenerlos obedientes.

El gobierno ha renunciado como era de esperar y ha sido nombrado un "nuevo" gobierno (por Mubarak). El primer ministro será Rachid Mohamad Rachid - un millonario y exministro de la inversión, el comercio y la industria. Rachid se identifica con las denominadas reformas "neoliberales" que han contribuido a las penurias de las masas: el desempleo y el aumento de los altos precios, y de la pobreza.

Este nombramiento es suficiente para revelar la fisonomía exacta del "nuevo" gobierno. Es una provocación al pueblo en las calles. Desde entonces, Omar Suleiman, de 74 años y jefe de los servicios de inteligencia del Estado ha sido nombrado Vicepresidente. Ya que Suleiman es uno de los principales secuaces de Mubarak, se trata de la provocación más descarada contra las masas. Esto demuestra hasta cuán alejado de la realidad está Mubarak.

Si el discurso del presidente tenía la intención de calmar las cosas, tuvo el efecto contrario. Ayer por la noche la BBC habló por teléfono con un hombre que había salido a la calle todo el día: "Tenía la intención de irme a la cama durante unas horas y luego continuar manifestándome mañana, pero después de oír hablar a Mubarak inmediatamente llamé por teléfono a todos mis conocidos para que salieran y se manifestaran, y me volví a la calle."

La "amenaza islamista"

Los medios de comunicación occidentales repiten constantemente la idea de que los Hermanos Musulmanes están detrás de las protestas, y que son la única alternativa a Mubarak. Esto es falso. El hecho es que, al igual que todos los demás partidos políticos, los Hermanos Musulmanes han sido completamente sorprendidos por este movimiento. Al principio ni siquiera lo apoyaron, y su papel en la organización de las protestas ha sido mínimo.

Los Hermanos Musulmanes recientemente cambiaron sutilmente su mensaje antes de las últimas protestas. El diputado Mahmud Izzat habló para alentar las protestas: "La gente quiere libertad, la disolución de este Parlamento inválido. Desde el principio esto es lo que los jóvenes han estado gritando y estamos con ellos.", le dijo Izzat al canal de noticias Al-Jazeera. Y pasó a criticar a "la fuerza excesiva" de los servicios de seguridad.

Sin embargo, los Hermanos no han organizado las protestas y en las manifestaciones se ven muy pocos fundamentalistas barbudos. La mayoría de los activistas son jóvenes, muchos de ellos estudiantes, pero también hay muchos jóvenes desempleados de los barrios pobres de El Cairo y Alejandría. Ellos no están luchando por la introducción de la sharia, sino por libertad y empleo. .

El hecho del asunto es que estos reaccionarios no quieren este movimiento revolucionario y tienen un miedo mortal al mismo. Las personas que salían de las mezquitas para manifestarse en las calles de Suez después de las oraciones del viernes lo hicieron a pesar del hecho de que el imán les dijo que no participaran en las protestas. El papel reaccionario de los fundamentalistas se demuestra por el influyente islamista al-Qaradawi, que, de acuerdo con Aljazeera, "insta a la gente a no atacar las instituciones del Estado."

Los propios Hermanos están divididos y en declive. Hossam el-Hamalawy le dijo a Al Jazeera:

"Los Hermanos han sufrido divisiones desde el estallido de la Intifada de Al Aqsa (Jerusalén). Su participación en el Movimiento de Solidaridad de Palestina cuando llegó a confrontar con el régimen fue abismal. Fundamentalmente, cada vez que su dirección llegaba a un compromiso con el régimen, especialmente la dirección más reciente del Guía Supremo actual, desmoralizaba a sus cuadros de base. Conozco personalmente a muchos Hermanos jóvenes que abandonaron el grupo. Algunos de ellos se han unido a otros grupos o se mantuvieron independientes. A medida que el movimiento en la calle crece y las direcciones de base se implican en él, la dirección de arriba no puede justificar por qué no son parte de la nueva insurrección."

Repercusiones internacionales

Si el gobierno y todos los partidos políticos fueron tomados por sorpresa, esto es aún más evidente en el caso de los gobiernos occidentales. Después de haber negado cualquier posibilidad de un levantamiento en Egipto hace sólo una semana, los dirigentes del mundo occidental en Washington están ahora con la boca abierta.

Obama y Hillary Clinton parece estar teniendo dificultades para mantenerse al día de la situación. Sus declaraciones públicas demuestran que todavía no han comprendido la realidad sobre el terreno. Expresan su solidaridad con los manifestantes, pero aún están a favor de mantener un diálogo amistoso con el gobierno que está disparando balas y gases. Este deseo de montar dos caballos al mismo tiempo, puede ser comprensible, pero es un poco difícil de hacer cuando los dos caballos están corriendo en direcciones opuestas.

El presidente Obama, como todos saben, se especializa en correr hacia todas las direcciones a la vez. Pero su especialidad principal es la de no decir nada, pero diciéndolo muy bien. Él aconseja a Egipto que introduzca la democracia y ofrezca a los ciudadanos trabajo y un nivel de vida decente. Pero ni él ni ninguno de sus predecesores tuvieron ningún problema en colaborar con Hosni Mubarak, a pesar de que sabían que era un tirano y un dictador. Sólo ahora, cuando las masas están a punto de derrocarlo, de repente empiezan a cantar las alabanzas de la democracia.

La petición de Obama de más empleos y mejores condiciones de vida en Egipto suena muy hueca. Fue Estados Unidos quien estuvo detrás de la "reformas" económicas de 1991, que llevaron a Egipto al tipo de "liberalismo" que dio lugar a la enorme desigualdad, la riqueza obscena para unos pocos y la pobreza y el desempleo para la gran mayoría. Más que cualquier otra cosa esto es lo que ha creado la actual situación explosiva en Egipto. En este contexto, el consejo de Obama es la peor clase de cinismo.

La preocupación de Washington no está motivada por consideraciones humanitarias y democráticas. Está motivada por el interés propio. Egipto es el país árabe más importante en el Oriente Medio. En comparación, Túnez es un país pequeño y relativamente marginal. Pero, históricamente, lo que pasa en Egipto tiende a comunicarse a toda la región. Es por eso que todas las camarillas gobernantes árabes están preocupadas, y es por eso que Washington está preocupado.

Y tienen razón para preocuparse. Pero los círculos gobernantes israelíes están aún más preocupados. Mubarak es un instrumento útil de la política exterior israelí. Como un "moderado" (es decir, un títere de occidente) él ayudó a mantener la ilusión de un "proceso de paz" fraudulento que mantuvo a las masas palestinas bajo control, mientras que los israelíes consolidaron sus posiciones. Él apoyó al igualmente "moderado" Abbas y a otros dirigentes de la OLP, que han traicionado las aspiraciones del pueblo palestino. Y apoyó la llamada guerra contra el terror.

Fue, pues, muy útil tanto para los estadounidenses como para los israelíes. Sus servicios fueron bien recompensados. Los EE.UU. subsidiaron su régimen con una suma de alrededor de $5.000 millones al año. Egipto es el cuarto mayor receptor de ayuda estadounidense, después de Afganistán, Pakistán e Israel. La mayoría de este dinero fue gastado en armas, un hecho que ha sido dolorosamente revelado a los manifestantes en casa cuando leen en las etiquetas de los botes de gas lacrimógeno las palabras "Made in USA", escritas en ellos. Estos mensajes de Washington hablan a los manifestantes egipcios con una elocuencia mucho mayor que los discursos de Obama.

La eliminación de Mubarak, por lo tanto, implica eliminar a uno de los elementos más importantes en materia de política exterior de EE.UU. en el Oriente Medio. Además, pondrá en peligro a los "moderados" (pro-estadounidense) regímenes árabes. Ya las protestas masivas crecen en Jordania y Yemen. Otros los seguirán. La propia Arabia Saudí no está segura.

Los imperialistas se miran horrorizados. De la noche a la mañana todos sus esquemas están deshaciéndose. Malcolm Rifkind, ex conservador ministro de Exteriores británico, dijo en la televisión de la BBC cuando se le preguntó por su punto de vista sobre la situación: "Bueno, esto ha sido preparado durante mucho tiempo. Cualquiera que sea el gobierno que llegue al poder en Egipto no será pro-occidental. Pero no hay mucho que podamos hacer al respecto."

El ejército

El ejército es lo único que separa a Mubarak del abismo. ¿Cómo va a reaccionar el ejército? El ejército ha sustituido a la policía en las calles. La relación entre los soldados y los manifestantes es insegura y contradictoria. En algunos casos hay confraternización. En otros casos, ha habido enfrentamientos con los manifestantes.

Con el fin de poner fin a la rebelión, sería necesario matar a miles de manifestantes. Pero es imposible matarlos a todos. Y no hay garantía de que las tropas estén dispuestas a obedecer la orden de disparar contra manifestantes desarmados. Los oficiales del ejército saben que un incidente sangriento bastaría para romper en pedazos al ejército. Parece muy poco probable que estén dispuestos a asumir el riesgo. En el día de hoy el sitio web de la BBC especula sobre el papel del ejército:

"En términos generales, los egipcios respetan a su ejército, que todavía es visto como un baluarte patriótico en contra de su vecino Israel, con quien fue a la guerra en 1967 y 1973.

"Pero la policía antidisturbios vestida de negro, la Fuerza de Seguridad Central (Amn al-Markazi), pertenece al Ministerio del Interior y ha estado en la vanguardia de la mayor parte de los violentos enfrentamientos con los manifestantes.

"Mal pagados y en su mayoría analfabetos, son alrededor de 330 mil si se suma la Policía de Fronteras. Ellos mismos se amotinaron por los bajos salarios en los primeros años del gobierno del presidente Mubarak y tuvieron que ser controlados por el ejército.

"El ejército tiene una fuerza similar - 340.000 - y está bajo el mando del general Mohamed Tantawi, quien tiene estrechos vínculos con los EE.UU. (que acaba de visitar el Pentágono).

"Cuando el señor Mubarak ordenó al ejército salir a las calles de El Cairo y otras ciudades a última hora del viernes, su objetivo era respaldar a la policía antidisturbios que había sido, en gran medida, superada en número por los manifestantes.

"Pero muchos de éstos están esperando que el ejército estará a su lado o, al menos, actuará como una fuerza de freno hacia la policía, que ha estado actuando con excesiva brutalidad en toda esta protesta.

"De ahí los aplausos que recibieron las columnas de vehículos del ejército, cuando se dirigían a El Cairo el viernes por la noche.

"Hasta ahora, el presidente Mubarak ha contado con el apoyo de las fuerzas armadas.

"Él fue, después de todo, un oficial de carrera de la fuerza aérea que, repentinamente, fue catapultado a la presidencia cuando Anwar Sadat fue asesinado en 1981.

"Pero si estas protestas continúan y se intensifican surgirán voces veteranas dentro del ejército que estarán tentadas de instarlo a que renuncie".

Los días del régimen de Mubarak están contados, y esto debe estar quedando claro a los jefes del ejército, que deben pensar en su propio futuro. Incluso si las fuerzas de seguridad logran sofocar las protestas de hoy, ¿cómo van a sofocar las que sucedan la semana que viene, o el mes que viene, o el próximo año? El poder está, de hecho, tirado en la calle, esperando que alguien lo recoja. Pero, ¿quién lo hará? Si un partido, como el Partido Bolchevique de Lenin y Trotsky, estuviera presente, la conquista del poder por la clase obrera estaría en el orden del día. El problema es que este partido no existe todavía.

A falta de un partido revolucionario y de una dirección, la situación actual puede terminar en un punto muerto. En tales situaciones, el Estado mismo, en la forma del ejército, tiende a elevarse por encima de la sociedad y a convertirse en el árbitro entre las clases. En Egipto y otros países de Oriente Medio hay una larga historia de tales cosas, empezando por la figura de Gamal Abdel Nasser. Es posible que una parte de los jefes del ejército decidan voltear a Mubarak.

El movimiento de masas es lo suficientemente fuerte como para derrocar al antiguo régimen. Pero aún le falta el nivel necesario de organización y de dirección para constituirse como un nuevo poder. En consecuencia, la revolución será un asunto de larga duración, que deberá pasar por una serie de etapas antes de que los trabajadores estén en condiciones de tomar el poder en sus manos. Habrá una serie de gobiernos de transición, cada uno más inestable que el anterior. Pero sobre una base capitalista ninguno de los problemas fundamentales se podrá resolver.

Sin embargo, la caída de Mubarak abrirá las compuertas. La clase obrera ha despertado a la lucha. Durante los últimos cuatro años ha habido una ola de huelgas en Egipto. Los trabajadores aprovecharán la democracia para presionar por sus demandas de clase. La lucha por la democracia abrirá el camino para la lucha por el socialismo.

Fuente

Respalda la lucha sindicalista nacional

Realiza conferencia en Saltillo Martín Esparza, secretario del SME
Sábado, 29 de Enero de 2011 En el marco del ciclo de conferencias "Encuentros Sindicales", se llevó a cabo la conferencia impartida por Martín Esparza Flores, líder del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), ante los líderes sindicales de Coahuila. En la conferencia se abordó el tema sobre la toma y desaparición de Luz y Fuerza del Centro, así como las acciones que ha emprendido este sindicato en dicho conflicto para su resolución. El secretario general de la Sección 38 del SNTE Carlos Moreira Valdés, calificó al gobierno que representa el presidente Felipe Calderón, como un gobierno estúpido y prepotente, antisindicalista e insensible, el cual pretende acabar con los logros de la clase trabajadora que durante muchos años fue víctima de los abusos de sus patrones y de las propias leyes laborales. Carlos Moreira no sólo acompañó a Martín Esparza durante la pasada asamblea en el auditorio del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), donde con otros doce compañeros rindieron protesta como miembros del Comité Central del gremio, sino que también dirigió un mensaje a los integrantes del sindicato mostrando la solidaridad del gremio magisterial. El secretario general de la Sección 38 del SNTE, señaló que la lucha del SME es una lucha para defender al sindicalismo y eso debe concientizar al resto de los sindicatos, pues los golpes que recibieron del Gobierno Federal podrían ser mañana los golpes para el resto de las organizaciones sindicales, lo cual no habrán de permitir. Por Rodolfo Pámanes
Fuente

El Congreso Social llama a protesta contra alzas

Domingo 30 de enero de 2011 Alberto Morales | El Universal
Comenta la Nota



alberto.morales@eluniversal.com.mx

Sindicatos y organizaciones aglutinadas en el Congreso Social, confirmaron ayer que marcharán este lunes a las 17:00 horas en contra del alza en los precios de la gasolina y alimentos, del Ángel de la Independencia al Zócalo capitalino.

Representantes del Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM), de Electricistas (SME), la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Siderúrgicos y Similares, aseguraron que en apoyo al Movimiento Nacional por la Soberanía Alimentaria y Energética, exigirán un cambio en el modelo económico “neoliberal” y político, que ha sumido al pueblo de México en la pobreza.

José Luis Hernández Ayala, representante del SME, llamó a los grupos sociales a sumarse a esta protesta, pues “la paciencia del pueblo se está agotando” debido a las condiciones de hambre y pobreza en que el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa ha sumido al país.

Enrique Fabela Rocha, del Sindicato de Telefonistas, agregó que la lucha es por un nuevo país en el que realmente los niveles de pobreza se abatan.

Armando Valdeverde Ruiz, de la CNTE, dijo que de acuerdo con los resolutivos además de apoyar en las movilizaciones, realizarán una campaña informativa.

Fuente

Megamarcha contra alza en energéticos

Organización Editorial Mexicana
31 de enero de 2011


José Luna / El Sol de México

Ciudad de México.- Un gran contingente conformado por miles de disidentes afiliados a organizaciones obreras, campesinas y sindicales participarán este lunes en la que han denominado megamarcha convocada por el Movimiento Nacional por la Soberanía Alimentaria y Energética, los Derechos de los Trabajadores y las Libertades Democráticas en repudio y la inconformidad por la creciente carestía, la inseguridad pública y por una política de Estado a favor de los más desprotegidos, entre otras demandas.

La movilización de campesinos, telefonistas, electricistas del SME, mineros, trabajadores de la UNAM e integrantes de decenas de organizaciones más partirá cerca de las 17 horas con rumbo al Palacio Nacional, donde se dará lectura a un Manifiesto a la Nación con el objetivo de que el Gobierno federal ponga atención a la sociedad civil inconforme no sólo por el incremento de precio al diesel agropecuario y a la gasolina, sino también a los bajos salarios, tarifas eléctricas y otros servicios.

Los manifestantes partirán del Ángel de la Independencia al Zócalo para realizar un mitin con la intervención de dirigentes sociales de la Confederación Nacional Campesina (CNC), el Consejo Nacional de Organismos Rurales y Pesqueros (Conorp), Frente Sindical Mexicano (FSM), Central Campesina Independiente (CCI), Unión Campesina Democrática (UCD), Coalición Ciudadana-Alianza Democrática de Organizaciones Civiles, Diálogo Nacional.

Así como se espera lo hagan quienes encabezan la Unión Nacional de Trabajadores (UNT), Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), Federación Nacional de Sindicatos Universitarios, Coordinadora Nacional de Sindicatos Universitarios y de Educación Superior (CNSUES), de los mineros y del Sindicato Nacional de Trabajadores de Transporte, Transformación, Aviación, Servicios y Similares (SNTTTASS).

Fuente

Convoca sindicato de TELMEX a una marcha de protesta este día

El Sudcaliforniano
31 de enero de 2011

Aracely Hernández F.



La Paz, Baja California Sur.- El Sindicato de Telefonistas de México (TELMEX) convoca a un mitin este lunes 31 de enero, a las 5 de la tarde en el quiosco del malecón, a fin de exigir solución al registro del Sindicato de la Escuela Normal Superior, la solución a la huelga del Hotel Los Arcos y La Pazlapa así como solución al añejo problema de las trabajadoras calamareras y la modificación del título de concesión de Teléfonos de México, adelantó José Miguel Meza Osuna.

El secretario general de la Sección 89 del Sindicato de Telmex, sentenció que las políticas aplicadas por la administración de Felipe Calderón mantienen al país al borde del desplome. Las estrategias neoliberales impulsadas desde el exterior y desde dentro por la clase política dominante, son las responsables de las crisis económica, política y social. Para nuestro movimiento, en consecuencia, resulta urgente continuar la lucha iniciada para cambiar el rumbo de la economía y democratizar a nuestra nación.

Expresó que la confluencia de la violencia generalizada, la polarización político electoral y las tensiones sociales asociadas con la persistencia de una estrategia económica que propaga la pobreza y agudiza la desigualdad, se están convirtiendo en el caldo de cultivo de una crisis política, económica y social aún más severa que la del 2006.

Esta es precisamente, dijo la tendencia que nuestro movimiento considera urgente revertir y es la razón por la que a partir del próximo 31 de enero de 2011, impulsaremos de nueva cuenta un programa de movilizaciones cuyo eje central es la modificación del régimen económico, político y social de nuestra nación a partir de la solución de los conflictos sociales existentes, el rescate del campo mexicano, la reactivación del mercado interno, el respeto pleno de los derechos humanos, políticos y laborales de la sociedad mexicana, el regreso del ejército a los cuarteles, para detener el actual baño de sangre y el desmantelamiento del corporativismo y el clientelismo.

Para nuestro movimiento, el reto consiste en abrir paso a un proceso de cambio de fondo sustentado en la participación social, asentó.

Por todo lo anterior, convocamos a las asociaciones de profesionistas, los grupos de académicos, los intelectuales, las asociaciones civiles, los sindicatos, las agrupaciones del campo, los estudiantes, las redes civiles y en general, a toda la sociedad civil, a participar en la construcción de un proyecto propio de país que parta del bagaje de propuestas que se han generado al calor de la lucha social de los últimos años; llamamos al Poder Legislativo a retomar el proceso de diálogo a fin de reiniciar el análisis de nuestros proyectos. Demandamos su intervención en la resolución de los conflictos de los sindicatos Minero y Mexicano de Electricistas y para detener las graves amenazas lanzadas por el titular del Ejecutivo, en contra de los trabajadores electricistas y los usuarios que luchamos contra las irritantes alzas a las tarifas eléctricas.

Este 31 de enero, fecha en que principia la campaña internacional por la libertad sindical y la autonomía del movimiento obrero mexicano, refrendaremos el pacto político que le da vida a nuestro movimiento ampliando nuestro marco de alianzas para crear una fuerza político-social capaz de impulsar el cambio que nuestra nación requiere. Las primeras acciones de esta etapa de lucha serán la movilización nacional que se llevará cabo el 31 de enero en un mitin en el quiosco del malecón.

Fuente

Se sumarán organizaciones campesinas a marcha contra carestía

Contingentes de la CNC, CCC y del Consejo Nacional de Organizaciones Rurales se manifestarán junto con la UNT, el SME y otras agrupaciones sociales.

Matilde Pérez
Publicado: 30/01/2011 14:07



México, DF. Organizaciones campesinas se unirán a la Unión Nacional de Trabajadores y diversos sindicatos y organizaciones sociales en el Zócalo de la ciudad de México para manifestar su repudio al gobierno por la creciente carestía, inseguridad pública y falta de una política de Estado que impulse al sector rural.

Gerardo Sánchez García, dirigente de la Confederación Nacional Campesina, advirtió que por el alza de los precios de los alimentos, combustibles y energía eléctrica existe el riesgo de un colapso nacional. “La falta de alimentos afecta ya a 20 millones de mexicanos”.

Sostuvo que a la marcha, que se realizará la tarde de mañana lunes, asistirán diputados y senadores de la organización. “Vamos a ir al Zócalo a demandarle al gobierno, junto con sindicatos y organizaciones ciudadanas, que cumpla con los más pobres, inconformes con la escalada de precios que ha hecho inaccesible la canasta básica de alimentos y que está golpeando al campesinado”.

La marcha fue convocada por el Movimiento Nacional por la Soberanía Alimentaria y Energética, los Derechos de los Trabajadores y las Libertades Democráticas, en las que participan la CNC, Central Campesina Cardenista, Consejo Nacional de Organizaciones Rurales y Pesqueras, UNT, Sindicato Mexicano de Electricistas, entre otras agrupaciones sociales.

El contingente marchará del Ángel de la Independencia rumbo a Palacio Nacional, en donde se dará a conocer un manifiesto a la nación.

Los contingentes campesinos demandarán una reforma agropecuaria que revierta el abandono crónico del campo mediante la articulación de programas de fomento al desarrollo; castigo a los funcionarios públicos que no apliquen los recursos asignados; cumplimiento al Acuerdo Nacional para el Campo y un presupuesto multianual.

Fuente

Sindicatos y organizaciones se alistan para megamarcha

Carlos D. Medina | Nacional
Domingo 30 de Enero, 2011 | Hora de creación: 00:45| Ultima modificación: 02:24

Sindicatos y organizaciones sociales confirmaron su presencia en la marcha que se llevará a cabo mañana del Ángel de la Independencia al Zócalo capitalino, en la que exigirán al gobierno federal el freno a los precios de combustibles y alimentos.

En el marco del Movimiento Nacional por la Soberanía Alimentaria y Energética, en la marcha participarán organizaciones como el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), el de Telefonistas de la República Mexicana (STRM), el de Trabajadores de la UNAM (STUNAM), el Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Siderúrgicos y Similares, la Coordinadora Nacional de la Educación (CNTE), así como organizaciones sociales y campesinas de varios estados del país.

La concentración comenzará a las 16:00 horas, para partir en punto de las 17:00 a la Plaza de la Constitución, con lo que se vera afectada la vialidad en Paseo de la Reforma, Insurgentes Norte, y el primer cuadro del Centro Histórico.

En conferencia de prensa, representantes de dichas organizaciones, agrupadas en el Congreso Social, destacaron que el objetivo de la marcha es exigir un cambio en el modelo económico "neoliberal" y político. Por lo que llamaron a todos los sectores afectados por la política neoliberal unirse al movimiento.

José Luis Hernández Ayala, del SME, dijo que en México existe un gran descontento social "ante un gobierno que está imponiendo un modelo que no solamente está matando de hambre, sino que cada vez más nos está vendiendo al extranjero".

"Debemos expresar nuestro descontento de manera organizada y con objetivos claros, ya no bastan las luchas aisladas, hay que presentar un solo frente contra la política del gobierno", señaló Hernández Ayala.

En su turno, Enrique Fabela Rocha, coordinador de Relaciones del Sindicato de Telefonistas, expresó que la lucha es por un nuevo país, "un país donde no haya desempleo, ni haya afectación a los derechos de los trabajadores, que vea por la salud de la población, la crisis alimentaria y energética".

Por su parte, Clemente Félix Lara, integrante del sindicato minero, llamó a las diferentes organizaciones sociales y sindicales a que se sumen al Congreso Social y a la marcha de este lunes.

A dicha concentración se espera que asistan cerca de seis mil personas provenientes de varios estados del país.

Por ultimo, anunciaron también la realización del tercer encuentro del Congreso Social a realizarse los días 5 y 6 de febrero en Cuernavaca, Morelos.

Fuente

DF: urgen afectados por cobros excesivos de luz a legisladores atender reclamos

iden eliminar la tarifa del servicio doméstico de alto consumo, detener la “imposición” de medidores digitales y que en cambio se aplique una política tarifaria social en la que “paguen más quienes más consumen”.

Gabriel León Zaragoza
Publicado: 29/01/2011 16:02

México, DF. Usuarios afectados por los cobros excesivos en el suministro de energía eléctrica urgieron a los legisladores y a los partidos políticos a atender los reclamos de eliminar la tarifa del servicio doméstico de alto consumo (DAC) y detener la “imposición” de medidores digitales, y que en cambio aplique en todo el país una política tarifaria social en la que “paguen más quienes más consumen”.

Fernando Amezcua, del Sindicato Mexicano de Electricistas, informó que ya rebasan las 100 mil quejas que han documentado por tarifas excesivas y problemas con el suministro de energía, de las cuales unas 60 mil han sido interpuestas ante la Profeco. Pero además, agregó, en el territorio nacional ya se conformaron organizaciones que también las están promoviendo entre la población, “por lo que el número de quejas pueden ser mayor”.

Al celebrar su tercera asamblea nacional, la asociación civil en defensa de usuarios de la energía eléctrica –que, según informaron, “ya se convirtió en un movimiento nacional”— denunció la “indiferencia” de los partidos políticos y de los integrantes del Poder Legislativo a emprender acciones para terminar con el “drama” que viven en el país los usuarios domésticos y comerciales por las altas tarifas en la luz.

“Hemos sostenido entrevistas con legisladores, pero lo más que llegan a plantear es el problema de los cobros excesivos. No están interesados en entrarle al tema de (aplicar) la tarifa social como un derecho de los ciudadanos, ni en mantener el subsidio existente antes de la extinción de Luz y Fuerza del Centro.

“Tampoco en revertir el DAC y mucho menos están interesados en pronunciarse públicamente en contra de los medidores digitales de prepago de luz –que es el negocio personal del empresario Alejo Peralta— y la privatización que está operando de la industria eléctrica, que es un bien de la nación”, denunció el comité de la asociación civil.

En el encuentro celebrado en el auditorio del Sindicato Mexicano de Electricistas, las voces de los inconformes fueron la constante. Decenas de asistentes portaban morrales en los que cargaban fotocopias de recibos de luz que integran los expedientes –según referían algunos— de las quejas que han interpuesto ante la Procuraduría Federal del Consumidor por “los excesivos e injustificados cobros” de la Comisión Federal de Electricidad.


Fuente

El Congreso Social llama a protesta contra alzas

Domingo 30 de enero de 2011 Alberto Morales | El Universal
Comenta la Nota



alberto.morales@eluniversal.com.mx

Sindicatos y organizaciones aglutinadas en el Congreso Social, confirmaron ayer que marcharán este lunes a las 17:00 horas en contra del alza en los precios de la gasolina y alimentos, del Ángel de la Independencia al Zócalo capitalino.

Representantes del Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM), de Electricistas (SME), la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Siderúrgicos y Similares, aseguraron que en apoyo al Movimiento Nacional por la Soberanía Alimentaria y Energética, exigirán un cambio en el modelo económico “neoliberal” y político, que ha sumido al pueblo de México en la pobreza.

José Luis Hernández Ayala, representante del SME, llamó a los grupos sociales a sumarse a esta protesta, pues “la paciencia del pueblo se está agotando” debido a las condiciones de hambre y pobreza en que el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa ha sumido al país.

Enrique Fabela Rocha, del Sindicato de Telefonistas, agregó que la lucha es por un nuevo país en el que realmente los niveles de pobreza se abatan.

Armando Valdeverde Ruiz, de la CNTE, dijo que de acuerdo con los resolutivos además de apoyar en las movilizaciones, realizarán una campaña informativa.

Fuente