martes, 17 de mayo de 2011

Ensayo : Las trampas de la privatización

Por

James Petras y Steve Vieux

Introducción

La privatización de empresas públicas y recursos ha alcanzado proporciones de epidemia en América Latina. Todos y cada uno de los sectores han sido afectados (carreteras, recursos naturales, zoológicos, parques, plantas productoras de acero, servicios públicos y redes de telecomunicaciones). El propósito de este trabajo es analizar el significado más profundo de la privatización, observándola desde un marco estructural e histórico amplio. Esto implica el análisis crítico de los supuestos relativos al origen y crecimiento de las empresas públicas, así como las causas internas y externas que dieron origen a la crisis del sector público. A ello le sigue un análisis de la privatización y sus consecuencias sociopolíticas y económicas. En la parte final se discutirán opciones tanto para las empresas que estuvieron en manos del sector público como para las privatizaciones actuales.

En este ensayo se discuten varias tesis. La primera es que la privatización en América Latina no es una idea económica aislada, por el contrario está vinculada con fuerzas políticas más amplias que actúan a través de aparatos coercitivos locales, que no son producto de la "racionalidad del mercado.

Segunda, que el crecimiento de las empresas públicas fue una respuesta al fracaso y crisis de regímenes de libre mercado anteriores. Es decir, el desarrollo de la empresa pública fue principalmente una respuesta pragmática ante la crisis y la necesidad, más que producto de consignas ideológicas.

Tercera, la crisis de la empresa pública es, en gran medida, un producto del fracaso de las corporaciones del sector público al no satisfacer la demanda, y el estilo político de los políticos capitalistas.

Cuarto, la privatización se basa en dos cambios: lo ideológico y la estructura de clase. Su impacto ha minado los gobiernos representativos locales y ha disparado el autoritarismo.

Quinta, la privatización en lugar de "corregir" los males causados por la intervención del estado (monopolios y costos del servicio elevados) los ha profundizado al crear una estructura económica ajena a las necesidades de los usuarios nacionales y los grupos menos favorecidos de la "sociedad civil".

Este ensayo concluye señalando una serie de alternativas a la privatización en la que las relaciones entre lo público-privado resultan compatibles con las necesidades de las mayorías nacionales.


Orígenes de la privatización


La privatización no es un fenómeno resultante de las circunstancias locales en un marco de tiempo limitado (como fue el caso durante las décadas de 1960 y 1970). En este momento hay que entender la privatización como parte de una estrategia mundial que tiene sus raíces en el ataque a la sociedad civil y las políticas democráticas. Hoy día, la privatización se desarrolla con la égida de los bancos "internacionales" que están bajo el control imperial, de sus asesores y agencias gubernamentales, que son quienes idean los programas, deciden los precios e identifican a los compradores potenciales. El marco temporal y alcance de la privatización están dictados por los súperpoderes económicos imperiales cuya prioridad es culminarlos a toda costa, para que, en el menor tiempo posible, se transfiera toda propiedad; de tal manera que la transición hacia el capitalismo neoliberal sea irreversible. La privatización es ante todo una acción política, que tiene poco o muy poco "valor intrínseco" como estrategia económica nacional, por lo que, en efecto, no hace nada para generar nuevos empleos, ni incrementar el nivel de ahorro e inversión, y no crea nuevas fuerza productivas. La estrategia privatizadora del centro imperial tiene como primer objetivo homogeneizar cada región de la economía mundial sujeta a su penetración, a la vez que diferencia el acceso al mercado mundial de acuerdo con la capacidad productiva de cada región. Entonces, el proceso de privatización no es principalmente o inicialmente un medio para apoderarse de las empresas y penetrar en los mercados, sino eliminar estructuras de producción alternas que pudiesen competir o incluso desafiar al imperio en su dominio mundial. Esta es la razón por la cual el comportamiento tan desastroso de las economías privatizadas no resulta molesto para los que tienen a su cargo, en el imperio, el diseño de políticas, sino el tiempo y alcance de la privatización. Una vez que se tiene una economía privatizada, se puede cosechar el fruto de esa política, esto es, las cerezas que no son otra cosa que empresas lucrativas o la captura de mercados, sin temor a los "nacionalistas" o a la "resaca socialista".

Las agencias del imperio inducen la privatización apoyando financiera, ideológica y políticamente a regímenes militares (en América Latina) o procesos electorales (en países de Europa del Este y la ex Unión Soviética). Los procesos de privatización bajo los regímenes militares o civiles siguen, generalmente, los mismos procedimientos (decretos de sus poderes ejecutivos, con o sin la aprobación de sus respectivos parlamentos o congresos). El proceso de privatización relega a un papel marginal a las organizaciones sociales y movimientos ciudadanos. Los despidos masivos, el cierre de industrias productivas, la conversión de empresas manufactureras a importadoras, tiene como consecuencia la reducción de trabajadores sindicalizados bien pagados, el crecimiento del trabajo irregular en el sector informal y el crecimiento de empleados que reciben bajos salarios. Para contener los efectos sociales, los regímenes y bancos imperiales alientan el surgimiento de organizaciones no gubernamentales para absorber las poblaciones en actividades locales que se ubican en los intersticios de la economía dominada por las multinacionales, los bancos y el sector exportador. Las ONG contribuyen a debilitar a los movimientos cívicos y sociales en su lucha para confrontar el modelo neoliberal impuesto por los centros imperiales.

Lo irónico es la convergencia de la retórica de los bancos imperiales sobre el "mercado" y la ideología de la "sociedad civil" de las ONG; que minan las luchas colectivas por el cambio social y el papel positivo que desempeñan los estados nacionales.

Entonces, el avance de la privatización es parte de la estrategia mundial para la construcción del imperio en un periodo de contrarrevolución en el Tercer Mundo y el colapso del comunismo en el Este.

Privatización y desnacionalización

Generalmente se asocia a la privatización con la desnacionalización de la economía. Ambas políticas son objetivos estratégicos de los súperpoderes económicos para conquistar la economía e instalar su hegemonía en la "sociedad civil". Todo el periodo posterior a la Segunda Guerra Mundial estuvo dominado por los esfuerzos que desarrollaron los países occidentales para imponer una política de libre mercado que se opusiera a los regímenes nacionalistas y socialistas, para ello restringieron el acceso al capital extranjero. La privatización formó parte de un proceso general para hacer retroceder la seguridad social y concentrar el ingreso. En lugar de transferir el ingreso de las corporaciones privadas, por medio de los programas públicos de seguridad social, hacia los salarios de los trabajadores, la privatización implica la transferencia de la propiedad pública y las empresas financiadas con los impuestos de los contribuyentes a las corporaciones privadas. La "matriz privatizadora" que involucra actores internacionales, asesores externos y financiamiento foráneo lleva inevitablemente a la inclusión de capital extranjero, como un agente necesario para la "privatización". El tamaño de las empresas, los esfuerzos para "internacionalizar los mercados", incrementar el acceso a recursos financieros foráneos y la influencia política, o de las corporaciones multinacionales, tiene como resultado que la privatización se convierta en sinónimo de desnacionalización.

Privatización: la matriz social

La privatización forma parte de un patrón para hacer retroceder la seguridad social, minar la organización social y el poder popular. En Occidente y el Sur la propiedad pública se dio más que nada como resultado de las luchas populares contra el modelo exportados liberal del siglo XX, y de principios del XX. La falta de agua potable, la falta de un sistema de transporte adecuado y barato, la falta de inversión privada en sectores estratégicos como el de la electricidad y energía, llevaron a que la sociedad demandará la intervención del estado, para evitar el brote de epidemias, así como proporcionar la infraestructura que facilitara el comercio y producción de manufacturas. Sólo en el caso de Europa del Este la propiedad pública se "impuso desde arriba y desde el exterior" y por tanto se mantuvo como una anomalía del patrón histórico.

Así, la privatización es un movimiento de contra-reforma que va contra la continuidad histórica, y es parte de un esfuerzo general de subvertir el orden social existente vinculado a la seguridad social, la economía mixta y los movimientos sociales que tienen su base en la clase.

Lo irónico es que por un lado el libre mercado defiende el concepto tradicional de familia, pero por otro, sus políticas dan origen a las familias de jefe o cabeza de familia soltero(a), además de forzar a que las mujeres laboren con salarios más bajos. En cuanto a la "izquierda" crítica, que supuestamente defiende el salario de las mujeres y la libertad de las mujeres para "elegir", glorifica el trabajo forzado de las mujeres (la "independencia") y la "familia no tradicional" que ha impuesto la derecha. El resultado es que la pérdida de propiedad pública carece de los fundamentos sociales estables (la clase y familia) para sostener opciones políticas concertadas. El ethos de la "opción privada" de la izquierda es la micro-política del proyecto macro-político privatizador neo-liberal.

Los orígenes de la privatización son, en muchos sentidos, políticos: parte de una estrategia mundial dirigida hacia la eliminación de alternativas políticas y económicas, parte de una estrategia nacional para concentrar poder y riqueza y, finalmente, como un mecanismo para absorber recursos económicos para la acumulación imperial.

Los argumentos puramente económicos de la racionalidad del mercado y la elección racional tienen poco poder explicativo, en términos históricos o sociológicos, para identificar el marco político en la que se formularon y aplicaron las decisiones macro económicas. En ese sentido, la racionalidad de la privatización está más cercana a la exégesis doctrinal que a las realidades contemporáneas. Paradójicamente, la propia característica doctrinaria de las ideologías de libre mercado se hace evidente es sus esfuerzos por "explicar" el crecimiento de las empresas públicas. Le imputan su origen a la "ideología", olvidando las experiencias históricas y las circunstancias en que surgió el sector público.

Empresas públicas: pragmatismo e ideología

En América Latina el crecimiento de la empresa pública coincide con la industrialización, el incremento en la demanda social por servicios, el crecimiento de una clase media conformada por ingenieros técnicos, el desarrollo de industrias básicas y el crecimiento de un mercado interno. El contexto político fue la crisis del modelo exportador de "libre mercado" de las elite y la incapacidad del estado liberal para satisfacer las necesidades de desarrollo de los productores, las demandas ocupacionales de la clase media y las necesidades de salud y educación de la clase obrera.

Las empresas públicas fueron esencialmente elementos para el crecimiento de la industria privada. El sector privado no tenía la capacidad o no estaba dispuesto a financiar e invertir lo suficiente (y producir a nivel de costo) para satisfacer las necesidades crecientes de las nuevas clases productivas. Surgió una coalición de fuerzas industriales nacionalistas, entre las que se incluían trabajadores, clase media y sectores emergentes, que fue la base para la inversión pública, a largo plazo y a gran escala, para proveer de energía con bajo costo y las redes de transporte necesarias para la producción y distribución. Las empresas del sector público produjeron acero en la punta de la cadena, para venderlo subsidiado, eslabones abajo, a los productores privados. Esto les permitió competir y hacer ganancias. Los proyectos de construcción para proporcionar un servicio público, como carreteras, presas, puertos, etc. se asignaron por subcontratación al sector privado; lo que estimuló el crecimiento de empresas dedicadas a la construcción, lo mismo que a empresas manufactureras. Las fortunas que se amasaron vía promoción estatal de actividades productivas fue la base para el modelo "exportador" y empresas conjuntas que realizan muchos de los grandes empresarios neo-liberales actuales. Sin el gran empujón del sector público, para establecer infraestructura básica e industria, y sin el financiamiento del estado, es difícil imaginar dónde estaría el libre mercado en este momento.

Bases para el desarrollo económico: el sector público

Las empresas públicas surgieron en sectores económicos vitales para el crecimiento, debido a que los empresarios privados nacionales no tenían capacidad para movilizar capital a gran escala, a largo plazo y con tasas de ganancia de largo plazo. Los empresarios privados no estaban dispuestos a correr riesgos, o carecían del saber tecnológico (know how), para ingresar a muchas de las actividades que fueron retomadas por el sector público. El capital extranjero se oponía a invertir en sectores de la economía que compitieran con sus exportaciones. Fue hasta más tarde, cuando se establecieron las barreras proteccionistas, que las corporaciones extranjeras se convirtieron en "multinacionales", y establecieron subsidiarias en los países para explotar los mercados nacionales y "saltarse" las barreras arancelarias.

El algunos casos, las empresas públicas fueron producto de la nacionalización de las empresas extranjeras con inversión privada dominante. En general, esto se debió a la incapacidad que tuvieron los inversionistas para mantener o modernizar las plantas o trasladar sus inversiones a otros sectores prioritarios de la economía u otras regiones, lo que trajo consigo el deterioro de servicios vitales. En otros casos, los inversionistas amenazaron con cerrar sus operaciones, lo que implicaba el despido masivo de trabajadores y con ello una dislocación social amplia; ello forzó la intervención del gobierno y la incorporación de las empresas al sector público. Frecuentemente, las empresas quedaron endeudadas, con maquinaria deteriorada y costos fijos elevados en términos de pagos por compensación, lo que redujo la capacidad del estado para transformarlas en empresas lucrativas y eficientes. Esto es a lo que se hace referencia como "socialismo de limón", es decir, el sector privado descargó en el estado empresas echadas a pique (con costos elevados) mientras se quedó con las lucrativas.

Las empresas que proporcionaban servicios públicos (como suministro de agua, gas, transporte) que contaban con un tercio de participación privada, se rehusaron a proporcionar el servicio o no tuvieron capacidad para hacerlo de manera adecuada, o extender el servicio a la población emergente; lo que forzó la intervención del estado para llegar a otras regiones consideradas "no lucrativas" o a proporcionar servicios a bajo costo para estimular la producción de productores potenciales y mejorar la salud de los consumidores potenciales.

Empresas con tres cuartas partes de inversión estatal surgieron en sectores industriales estratégicos para la seguridad nacional, para la conservación y/o porque eran necesarias para obtener recursos foráneos, vía exportaciones, para financiar una gama amplia de programas de desarrollo esencial, lo mismo que para hacer importaciones para la producción y el consumo. Este es el caso, por ejemplo, del petróleo, minerales, energía eléctrica, etc., que se utilizaron para financiar o subsidiar ampliamente la inversión nacional de origen privado, en la industria nacional.

Finalmente, las empresas públicas se establecieron a lo largo de la década de 1930, durante la gran depresión y la Segunda Guerra Mundial, para producir aquello que no se podía importar debido al colapso de las exportaciones y al modelo económico liberal, o porque los principales países exportadores estaban en guerra y dirigieron su producción hacia la actividad bélica.

En resumen, las empresas de propiedad pública surgieron, y en ocasiones reemplazaron la actividad privada, debido a causas pragmáticas, más que ideológicas. Simplemente fue una forma más eficiente de diversificar la economía, estimulando la recuperación económica, movilizando la capacidad ociosa que había generado el fracaso del modelo de mercado exportador anterior. Las empresas públicas tomaron la iniciativa para proveer empleo, a la vez que incrementaban la capacidad de decisión del mercado nacional para darle forma a la agenda de desarrollo. El cambio hacia la propiedad pública y desarrollo nacional, le permitió a las economías nacionales eludir algunas de las fluctuaciones extremas que experimentó la economía liberal basada en las exportaciones y cimentada en las materias primas y enclaves extranjeros. A pesar de ciertas condiciones que dieron origen a la propiedad pública, el papel subordinado que desempeñó para impulsar el crecimiento del sector privado y la matriz política donde funcionó llevaron a una crisis al sector público.

La crisis del sector público

Podemos distinguir dos conjuntos de factores que contribuyeron a la crisis de la propiedad pública: "externos" e "internos". Los primeros hacen referencia los factores externos de la organización formal de las empresas públicas, mientras que los segundos, hacen referencia a la estructura interna y funcionamiento de las empresas.

El sector público recibía el apoyo de una coalición política que proporcionaba votos, experiencia técnica, recursos económicos, liderazgo político y movilización social. En esta coalición participaban trabajadores urbanos, empleados públicos, la clase media y capitalistas, particularmente los dedicados a la construcción, e intelectuales. Esta coalición tan heterogénea se vio sometida a grandes presiones en la medida en que la fuerza de trabajo y el capital desarrollaron intereses divergentes. Los sindicatos fueron más allá de garantizar empleo industrial y el reconocimiento mínimo por parte del estado, para demandar una legislación más amplia en términos sociales, mayor seguridad en el empleo y salarios más altos por medio de una organización social más amplia y una movilización más intensa. Los patrones, por su parte, una vez que lograron la protección del estado, subsidios y el monopolio de los precios, trataron de reducir los costos de la fuerza de trabajo e independizarse más de las obligaciones laborales y del estado para incrementar sus ganancias y diversificar sus inversiones. El problema no era simplemente la ganancia (que no siempre fue el caso) sino el deseo de disponer de ellas, de capital e invertir donde quisieran en el momento deseado. Lo que lo impedía no era la "fuerza de trabajo", sino el marco de industria nacional que inhibía las importaciones y transferencias de capital. El argumento de las "ganancias constreñidas" fue esencialmente un argumento conservador (que retomo de manera acrítica la izquierda, por lo que más tarde quedaría intelectualmente desarmada), pues la derecha fue más allá del cambio en la ganancia, para cambiar el marco total para la acumulación de capital (lo que más tarde se dio en llamar "neoliberalismo").

La crisis en que entró la coalición que apoyaba la propiedad pública resultó de la cada vez mayor internacionalización del "capital nacional". La fuerza que lo guió fue una acumulación a gran escala que se cimentó en la ganancia desmedida bajo el régimen de protección. El "excedente de capital", se canalizo hacia el exterior en forma de inversión especulativa y en la búsqueda de socios externos, para obtener acceso a tecnología, mercado y recursos financieros. La opción de ampliar y profundizar el mercado nacional no recibió grandes consideraciones, debido a que implicaba hacer cambios mayores en la tenencia de la tierra, una reforma agraria e inversión enorme en infraestructura urbana, así como una inversión importante en tecnología y planta productiva. Todo ello significaba diferir ganancias a largo plazo. Básicamente, la opción era apoyar a los campesinos en contra de los terratenientes que, en muchos casos, eran los propios industriales o familiares asociados financieramente a ellos, o buscar el hacerse de las empresas públicas (de un gran porcentaje del gasto estatal) e irse al "extranjero". Los límites del mercado interno tenían dos soluciones: el revolucionario que consistía en profundizar el proyecto industrial nacional y el contra revolucionario que sería el desmantelamiento que favorece la estrategia de concentración y su vinculación con el capital extranjero.

Desde esta perspectiva histórica, la propiedad pública fue para la clase capitalista una "etapa de transición" al liberalismo, que se basó en preocupaciones políticas más que en el simple "fracaso" o "agotamiento" del así denominado modelo de sustitución de importaciones. Entonces, la crisis de la propiedad pública se debió en parte no a causas internas sino a la debilidad de las bases sociales sobre las que se erigió.

El factor "externo" que puso en crisis a la propiedad pública fue la matriz macro-económica. Al subsidiar y proteger al sector privado en ausencia de capitalistas preocupados por el peso social del salario, el estado en general y el sector público en particular comenzó a cargar con un déficit comercial y presupuestario. Las empresas públicas pagaban precios de monopolio por productos provenientes del sector privado y proporcionaba servicios con precios subsidiados. El estado subsidiaba las importaciones para los industriales privados sin exigir las correspondientes exportaciones con sus respectivos ingresos, para cubrir las importaciones. El estado pagó las prestaciones sociales para los trabajadores contribuyendo con ello a reducir el costo de la fuerza de trabajo para el capital.

El desequilibrio en los indicadores macro-económicos reflejó el esfuerzo del estado industrial nacional para equilibrar el rendimiento del capital y la seguridad social para la fuerza de trabajo. La solución liberal ("manejar los indicadores macro-económicos") fue esencialmente transferir las empresas públicas "endeudadas" al sector privado, eliminar la seguridad social para la fuerza de trabajo, subsidiar los segmentos de capital internacional para incrementar sus exportaciones y rendir mayores tasas de interés y ganancias elevadas con la esperanza de que ingresarían mayores flujos de capital y lograr el equilibrio entre las cuentas externas.

El problema de los altos déficits y desequilibrio presupuestal eran suficientemente serios y estaban vinculados al funcionamiento del sector público; no obstante, lo cierto es que las causas se debieron en mucho a la matriz en la que funcionaba tanto como de su organización interna.

En algunos contextos, el conflicto entre trabajo asalariado y capital ocasionó que la clase capitalista "no invirtiera", lo que exacerbó el problema del desempleo, la inseguridad social y la dislocación. El conflicto iba acompañado en ocasiones con el ocupamiento de las instalaciones fabriles o la exigencia de los trabajadores para que el estado se hiciera cargo de las instalaciones. Cuando esto llegó a suceder hubo una caída temporal de la producción. Esto llevó a un incremento en el subsidio estatal y un descenso de las exportaciones, lo que a su vez trajo un desequilibrio comercial. No fue poco frecuente que las empresas económicas no desembocaran en propiedad pública, ya sea por su tamaño o por la relación que tenían con la economía. Entonces, las ineficiencias no fueron un resultado del sector público en sí, sino de las demandas de los sectores sociales participantes en la lucha de clases.

No obstante que las causas "externas fueron elementos esenciales para la crisis del sector público, no fueron las únicas razones para la privatización. Los factores internos vinculados a su estructura y funcionamiento, así como la actitud de quienes apoyaban el sector público, contribuyeron a la crisis.

El exceso de trabajadores fue un problema permanente en muchas de las empresas públicas. En muchos casos el estado funcionó como empleador de última instancia, absorbiendo el exceso de fuerza de trabajo que el sector privado no ocupaba. El resultado fueron altos costos administrativos, una nómina inflada y trabajo administrativo innecesario; todo ello contribuyó a la visión "ineficiente del sector público"

A ello hay que agregar la tendencia entre los partidos políticos a utilizar al estado como mecanismo de clientelismo político. Para allegarse simpatizantes y votantes, los partidos políticos menos ideologizados, aunque no exclusivamente, ofrecieron puestos en el estado, lo que sobrecargó al sector público, redujo su productividad e incrementó el número de funcionarios incompetentes pero políticamente leales dispuestos a organizar la maquinaria electoral.

Relacionado con él, aunque no es lo mismo que, clientelismo fue la tendencia a politizar los puestos públicos, lo que se centró en desarrollar lealtades políticas de corto plazo, por encima y contra las capacidades de obtener resultados. Con frecuencia ello resultó en ventajas tácticas pero debilidad estratégica: la consolidación de las actividades del sector público estuvo acompañada por el estancamiento y la falta de innovación.

La permanencia y rigidez de las empresas del sector público fue en parte resultado de las actitudes corporativistas de los sindicatos vinculados a los partidos nacionalistas o socialistas que defendieron y, en algunos casos, defendieron la ineficiencia entre los empleados del sector público. Cualquier intento por incrementar o mejorara el servicio para los consumidores pertenecientes a la clase trabajadora fue atacado por cierta retórica laboral que aducía la protección de los intereses de la "clase trabajadora"

La estructura totalmente jerárquica de la empresa pública en muchas ocasiones se asemejó a la estructura de la empresa privada. Como resultado, los trabajadores y la administración veían hacia arriba y hacia dentro, por lo que evitaban la rendición de cuentas hacia el público; asimismo evitaban la competencia externa que pudo haber alentado la innovación y eficiencia. Finalmente, la estructura de precios para los productos y servicios del sector público se establecían con base en los intereses de las corporaciones privadas; esto trajo consigo subsidios privados y pérdidas públicas. Con frecuencia, el estado suministró energía a la industria por debajo de su costo, y absorbió las pérdidas. En otras ocasiones, los ingresos de las empresas públicas no se reinvirtieron, sino que se transfirieron a fondos públicos, por lo que el sector público no logró su modernización ni eficiencia. En suma, las fuerzas internas y externas de carácter político, económico y social, operaron de manera conjunta para generar la crisis del sector público. Implícito a la crisis estaba la posibilidad de reformar el sector; haciendo que diera respuesta al grueso de la población o desmantelándola y deshaciéndose de sus recursos, dejándolos en manos de la minoría del sector privado.

Privatización: significado y consecuencias

Las estrategias de privatización tienen varias fuentes. En algunos casos fue el resultado de una convicción ideológica, como en el caso de las dictaduras en América del Sur durante la década de 1970. En otras experiencias fue el resultado de buscar ser favorecido y demostrar condescendencia con las agencias financieras internacionales, como fue el caso de los regímenes electorales en América Latina durante la década de 1980, y más tarde en Europa del Este, así como en las "repúblicas" de la ex Unión Soviética.

Todavía en otros casos, la privatización fue el deseo de una nueva clase orientada hacia la exportación vinculada a los circuitos internacionales y que buscaba extender sus dominios a la vez que atraía socios inversionistas extranjeros.

Una importancia similar tuvieron los superpoderes capitalistas que actuaron a través del Banco Mundial o del Fondo Monetario Internacional. El desmantelamiento de modelos de desarrollo alternos, particularmente los enfoques que limitaban el acceso a los bancos y empresas multinacionales, siempre fue un objetivo compartido de los encargados de diseñar las políticas en Occidente. Junto con las elite civiles y militares, y el surgimiento de los inversionistas transnacionales, pudieron imponer el modelo de "apertura", supremacía de las exportaciones, economía política basada en el "mercado". Una vez establecido, esta configuración del poder impuso sus ideas y restringió cualquier debate político o intelectual. Así, a partir de ese momento, la "discusión seria" giró en torno a la teoría económica de la oferta, así como la programación y forma de transferir los recursos públicos a los monopolios privados (la así llamada "economía de mercado"). El asunto del desarrollo basado en la empresa pública se esfumó, en su totalidad, en el Hades.

El punto importante es que todo el proceso de privatización tiene sus raíces en un autoritarismo y que fue resultado de un cambio en la correlación de fuerzas políticas a nivel del estado. La privatización nunca formó parte de una consulta pública y cuando, cosa rara, así sucedió los defensores de la privatización perdieron la votación, como sucedió en el caso de Uruguay. Tampoco fue resultado de la prueba de la eficiencia económica del sector privado; más bien fue el resultado de políticas que los economistas dedujeron de una doctrina y de generales convencidos de sus verdades económicas. Finalmente, la decisión no formó parte de un debate nacional, ya que había actores internacionales involucrados en el diseño, promoción y financiamiento del proceso privatizador.

En suma, la privatización fue un proceso dirigido por una elit a nivel internacional, altamente politizado que avanzó por la vía opuesta al proceso de construcción popular, nacional y pragmático de la empresa pública. La instrumentación del proceso privatizador es un reflejo de sus orígenes intelectuales. La aplicación de la privatización fue en su mayor parte, o mejor dicho decretada en su mayor parte por representantes que no fueron electos o por poderes ejecutivos que habiendo sido electos, ocultaron sus intenciones a lo largo de la campaña electoral. Los poderes ejecutivos que participaron de la privatización por decreto, y para echar a andar medidas específicas, no con poca frecuencia, consultaron con banqueros extranjeros no electos o con sus asesores académicos. Así, todo el proceso de privatización minó severamente los órganos representativos de la sociedad civil y margino a la opinión pública. Su efecto real, fue movilizar a la elit, mientras desmovilizaba a la sociedad.

No obstante que la retórica de la privatización es decididamente anti-estado, en la práctica los regímenes privatizadores sólo cambian la intervención estatal, desplazándola del financiamiento de la seguridad social al financiamiento de la elit privada. Se requirió la intervención del estado a gran escala para "socializar" la deuda privada de los terratenientes y banqueros, los subsidios directos o indirectos se convirtieron en la orden del día. Los topes salariales impuestos desde el estado, lo mismo que en las prestaciones sociales para la fuerza de trabajo, tuvieron como resultado un incremento de la riqueza en la punta de la pirámide. Los precios tan bajos que estableció el estado para la venta de empresas públicas permitieron que las grandes empresas las comprasen con ganancias extraordinarias.

En resumen, la ideología anti-estado se convirtió en la reivindicación de un nuevo tipo de estatismo en el que la privatización estuvo financiada y organizada desde el estado, para el sector privado.





El impacto de la privatización

Las políticas privatizadoras no sólo impactan sobre la economía sino en toda la sociedad: sobre el sistema político, la estructura de clases, el mercado interno, y los sistemas de transporte y comunicaciones.

La privatización ha polarizado la estructura de clase. Por un lado los compradores de empresas públicas han cosechado, en muchas ocasiones, ganancias inesperadas que los han llevado de millonarios a multimillonarios. Por otro lado, el despido de empleados públicos "excedentes" ha empujado a muchos trabajadores a una nueva clase de pobre urbano, es decir un "empleado informal" mal pagado. Los trabajadores con seguridad laboral y beneficios sociales han experimentado una erosión seria en sus niveles de vida y un descenso en su movilidad. La caída en las prestaciones sociales ha incrementado los ingresos y ganancias de los nuevos dueños privados.

El incremento en los precios de los servicios, energía eléctrica, transporte, etc. que acompañan a la privatización, ha causado una caída en los niveles de vida para los trabajadores asalariados, mientras que ha incrementado los beneficios para los monopolios privados que se han apropiado de los monopolios públicos.

Entonces, el sector privado se benefició de los subsidios del estado, a la vez que se benefició de los costos reducidos y la flexibilidad laboral impuesta por el estado liberal. El crecimiento de una docena de multimillonarios, producto de la privatización, tiene como contraparte la marginación de decenas de millones de trabajadores pobres.

El segundo impacto más importante de la privatización es el que se da en el sistema político. El vínculo estrecho entre monopolios privados y beneficios de la privatización con el poder ejecutivo de un gobierno ha sido la principal razón de que los poderes legislativo y judicial hayan sido los grandes perdedores en el cambio a la economía de libre mercado. Las instituciones representativas han sido rebasadas en el proceso de transferencia de la propiedad pública a la privada. Las decisiones importantes se toma en otro lado (en las habitaciones amplias de los bancos extranjeros), mientras que los parlamentos o congresos simplemente reaccionan a medidas ya tomadas.

El resultado final de la privatización es el debilitamiento de la democracia y pérdida del poder de vigilancia que tiene el legislativo sobre el funcionamiento esencial de los sectores económicos. La primera responsabilidad de las empresas privadas es hacia su consejo directivo, que en la mayoría de los casos ni siquiera está en el país. Los comités del congreso que vigilan la actividad de las empresas públicas han quedado desactivados. El sector privado no responde ni es responsable ante ninguna autoridad pública, sólo ante los intereses privados.

En términos del impacto económico, hay dos cambios básicos, ambos negativos para el desarrollo de la economía nacional. En primer lugar, la privatización le quita a la economía nacional una fuente lucrativa de acumulación, particularmente cuando los nuevos inversionistas envían su ganancia al exterior. Segundo, el estado pierde una palanca estratégica, al desviar las ganancias hacia sectores de la economía que posiblemente no resulten lucrativos de manera inmediata, pero que pueden tener efectos positivos sobre el empleo y beneficios de largo plazo, en términos de abrir nuevas áreas de inversión; es decir, en infraestructura, educación, diversificación regional, etcétera.

Finalmente, en muchos casos la privatización desarticula la economía al centrarse en la producción e importación fuera de los enclaves. Entonces, las provincias quedan fuera de los fondos de inversión, se eliminan o recortan los ferrocarriles y líneas aéreas regionales, las fábricas que producen para mercados regionales se ven minadas por las importaciones baratas que promueven las elite privatizadoras. Como la privatización profundiza la integración internacional, avanza en la desarticulación de la economía nacional, dejando a las provincias sin actividad económica, reduciéndolas en última instancia a la dependencia de actividades puramente administrativas.

En suma, la fuerza política que hace irreversible a la privatización tiene efectos negativos muy importantes sobre la democracia, la movilidad social y el desarrollo económico. Más allá de estos problemas básicos, hay otra serie de impactos negativos producto de la privatización.

Las trampas de la privatización

De la racionalidad propia del proceso de "privatización" de la empresa pública emergen serios problemas políticos, económicos y éticos.

Una razone básica para privatizar es poner un fin a los "monopolios" públicos, con el fin de estimular la competencia y con ello reducir precios y ganar en eficiencia. Sin embargo, lo cierto es que hay un trecho muy grande entre dicho y hecho. Los compradores de los monopolios públicos son dueños de monopolios privados, inversionistas a gran escala que simplemente suman más a su imperio. Junto con la desregulación de los precios, que acompaña a la privatización, los nuevos monopolios incrementan los precios y recortan los servicios para aquellos que no pueden pagarlos; con lo que se crea "ineficiencias" en términos de no cubrir la demanda real. Por otro lado la competencia no ha sido un resultado de la privatización: simplemente ha concentrado la propiedad en manos privadas.

El precio al que se venden las empresas públicas, por lo general, es un "precio político", ni siquiera su posible valor en el mercado. El régimen político en consulta con los asesores, que forman parte de los compradores potenciales, establece un precio. Con frecuencia los inversionistas vinculados al régimen político, socios empresarios del presidente, o los altos funcionarios del poder ejecutivo, se benefician de la privatización. El proceso privatizador a llevado a la corrupción a niveles sin precedentes. En la transferencia de la propiedad pública a la privada, cientos de miles de millones de dólares han pasado y se han quedado en manos de los políticos, degradando con ello al sistema electoral.

Justo antes de la venta de las empresas públicas, el estado deja de invertir, lo que provoca el deterioro en el servicio que proporciona, lo que trae consigo la insatisfacción del público usuario con el sector público y, el apoyo hacia la privatización. El estado asume el costo que significa cubrir el retiro de los trabajadores y empleados, reduce el costo de los insumos y proporciona subsidios; lo que hace que los compradores adquieran empresas con costos de producción y laborales bajos. Una vez que la privatización se lleva a cabo, de inmediato aparece el repunte en la actividad, lo que parece resultado de la privatización y no producto de una política deliberada del estado que trabaja en concertación con la elit privatizadora.

Al vender empresas públicas, el régimen y los compradores hacen un gran despliegue publicitario de los nuevos acuerdos firmados por ambas partes, en los que el sector privado está de acuerdo en invertir cientos de millones de dólares, en crear miles de nuevos empleos, en incrementar los ingresos por concepto de exportaciones con base en cierta figura geométrica, en transferir nuevas tecnologías, en proporcionar servicios con bajos costos, etcétera.

De hecho, las obligaciones contractuales son un acto de publicidad. Muy difícilmente se llevan a cabo los compromisos, ni siquiera una fracción. Cuando mucho, la nueva inversión no es otra cosa que los fondos prestados por un banco local, deuda reconvertida o reinversión de ganancias; en muchos casos hay una inversión muy pequeña y frecuentemente se renegocia el acuerdo original o la empresa cita circunstancias "extraordinarias" o problemas económicos, que acepta el estado, para explicar la falta de cumplimiento del acuerdo. Una vez que todo está en su lugar, por lo general, la empresa importa más insumos de los que exporta, por lo que la cuenta externa se hace más deficitaria. Las industrias privatizadas desplazan a los productores locales y recortan su fuerza laboral, por lo que exacerban la situación de desempleo en lugar de mejorarla. Hay transferencia de tecnología y se paga su uso, sin embargo, se transfiere muy poco de la investigación y diseño de nueva tecnología al país anfitrión.

La privatización absorbe capital de inversión en las empresas existentes en lugar de dirigirlo a nuevas áreas o sectores. En muchos casos, desplaza capital nacional, en lugar de completarlo. Muchas de las empresas privatizadas no cumplen con la expectativa relativa a las exportaciones, a la inversión de nuevo capital o tecnología. La política del estado puede canalizar capital hacia nuevas actividades de exportación o al sector con altos costos de capital y áreas de innovación tecnológica.

Con frecuencia, la privatización ha contribuido a incrementar la vulnerabilidad de la economía, particularmente cuando el comprador es una corporación multinacional. Las decisiones con respecto a la reubicación de la planta, niveles de inversión y empleo están sujetas a las estrategias globales del consejo directivo de las corporaciones multinacionales. La privatización le quita al país la posibilidad de una "escuela" para la capacitación empresarial y gerencial. Las empresas públicas le proporcionan a los ingenieros locales una oportunidad de aprender haciendo, de aplicar los conceptos de planeación estratégica.

En lugar de los ingenieros vinculados a la producción, una nueva camada de administradores de empresas recién graduados con habilidades para facilitar la venta, para buscar compradores y abrir mercados, emerge como un tipo de especialista dominante. Estos especialistas, muy imbuidos en la doctrina del libre mercado, son intermediarios esenciales vinculados a las operaciones internacionales, controladas por inversionistas y banqueros internacionales, por lo que tiene poco contacto con el mercado local y las fuerzas productivas. El resultado frecuente, son pronunciamientos perversos del tipo "la economía esta sana, la gente es la única que no la pasa tan bien".

Alternativas a la privatización

Uno de los pronunciamientos más enfermos y mal informados, de parte de muchos entusiastas del libre mercado, es que "no hay alternativas a la privatización".

De hecho, como lo hemos demostrado históricamente, y como lo argumentaremos hay muchas alternativas para la privatización. En cualquier caso, las consecuencias negativas, casi uniformes, garantizan una profunda reflexión en torno a si debemos seguir en esta vía de autodestrucción.

En las secciones previas hicimos un resumen del origen histórico, real, de las empresas públicas y el papel positivo que desempeñaron. Lo que va en contra de la polémica que sostienen los ideólogos actuales del libre mercado. Para las opciones resulta apropiado seguir una línea similar de investigación a la que hemos recorrido hasta este momento. De manera específica, una serie de medidas que se aplicaron con éxito en el pasado y que son relevantes para los diseñadores de políticas que actualmente promueven el desarrollo nacional.

Mientras que los ideólogos del libre mercado argumentan que la inversión extranjera y el libre comercio son la única alternativa para el desarrollo económico, nosotros argumentamos que existe otro enfoque que asegura el crecimiento a largo plazo y a gran escala con las ventajas del desarrollo capitalista, pero reduciendo los costos sociales, políticos y económicos. Nuestro argumento se desarrolla en dos niveles: primero, que el desarrollo centrado en lo público es superior al que se basa en lo privado (nacional o internacional) y que la propiedad social en el sector público es superior a la propiedad estatal.

Hay por lo menos siete medidas asociadas con el desarrollo del sector público que garantiza lo mejor del crecimiento capitalista, a la vez que retiene el control nacional estratégico y maximiza la equidad social.

Fórmulas temporales

Desde la década de 1930 y hasta la primera mitad de la de 1980 varios países firmaron acuerdos con corporaciones extranjeras para que invirtieran (garantizándoles una ganancia), en líneas específicas de actividad. Se entendía de manera explícita que se trataba de un acuerdo temporal, al final del cual la propiedad pública se iría cumpliendo por etapas, mientras que la propiedad privada iría desapareciendo. La empresa extranjera tendría sus ganancias, el país anfitrión obtendría experiencias de aprendizaje y el control final.

Operación llavero

Durante la década de 1960 las naciones en desarrollo contrataron, pagando un precio, empresas extranjeras para que construyeran empresas y organizaran la producción, para luego, como país anfitrión, "hacerse de las llaves". En algunos casos el pago incluyó cierto porcentaje de la línea de producción.

Saber tecnológico (know how) desagregado de la propiedad

En lugar de pagar el precio elevado que significaba la presencia extranjera constante, ocupando sectores estratégicos de la economía y a merced de los cambios en sus prioridades, y con el fin de garantizar el avance tecnológico, algunos países desagregaron saber tecnológico de la inversión-propiedad: comprando o alquilando la primera y excluyendo la segunda. Así, tuvieron la capacidad de incorporar avances tecnológicos en sus prioridades sociales y nacionales.

En sectores económicos con altos rendimientos y destrezas mínimas, es posible que sea necesario formar empresas conjuntas, pero donde el sector público controle la mayoría. Las ganancias se comparten, aunque el control es público, con lo que se garantiza que el crecimiento futuro y las prioridades de inversión estarán integradas a las metas nacionales. Entonces, la participación extranjera no desplaza a la nacional, por el contrario, la complementa llenando así un nicho en el conjunto que forma el proyecto nacional.

Dentro del marco de la empresa pública, los estilos de gerencia alternativa a la gerencia pública vertical son esenciales para garantizar la rendición de cuentas pública. El control social que ejerzan consumidores y productores es un antídoto esencial contra la burocracia e ineficiencia. Se requiere integrar en la empresa pública habilidades desarrolladas en la empresa privada como: correr riesgos, tener iniciativa, pensar en productos nuevos, etc. En una palabra, la empresa pública debe ser más emprendedora que en el pasado. La empresa pública debe combinar un estilo asesor para la formulación de políticas generales, con un liderazgo ejecutivo que las lleve a la práctica. La toma de decisiones debe ver hacia dentro y hacia abajo, antes que ver hacia arriba y hacia afuera, vinculando regiones por medio de patrones de transporte y comunicaciones tipo red, para cubrir las necesidades sociales básicas y articularlas con las actividades de exportación.

La empresa pública debe consultar y estar articulada con los movimientos sociales para el desarrollo de políticas sociales, lo mismo que para la ubicación del gasto social y la inversión.

Cualquier esfuerzo que busque revertir la polarización social, la desintegración regional y la política autoritaria que emerge bajo el capitalismo de libre mercado, requiere como premisa fundamental el revertir la privatización y la "globalización". Procesos complementarios son la propiedad pública, las cooperativas, los colectivos dirigidos por consumidores y trabajadores, profundizar en la sustitución de importaciones en líneas específicas de la actividad económica y apertura selectiva al mercado mundial. En la medida en que del debate público emerjan estrategias de desarrollo enriquecidas, que se sobrepongan a la autoridad de los decretos que provienen de los ideólogos del libre mercado, la noción de libre mercado como culminación de la historia terminará, justamente, en el basurero de la historia.

Fuente

Protestan en Tlalpan contra la CFE por fallas y altos cobros


Integrantes de la Coordinadora Nacional de Usuarios de Energia Eléctrica clausuraron ayer de manera simbólica las oficinas de la CFE ubicadas en avenida Insurgentes Sur 3702, en protesta por las fallas en el voltaje y las altas tarifasFoto Cristina Rodríguez

Josefina Quintero

Periódico La Jornada
Martes 17 de mayo de 2011, p. 37

Habitantes de diferentes colonias de la delegación Tlalpan clausuraron de manera simbólica el centro de servicio de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) localizado en avenida Insurgentes Sur 3702, de la colonia Peña Pobre, el cual se tiene previsto que empiece operaciones en los próximos días.

Los inconformes negaron que la paraestatal tenga la capacidad para suministrar energía a la ciudad de México, porque, pese a los argumentos "sobre su buen funcionamiento", continúan con estimaciones para hacer los cobros, que para algunos vecinos han sido excesivos, pues de 400 pesos que pagaban se han disparado a 2 mil.

Al pronunciarse por una "tarifa social" y "subsidiada", hicieron visible su protesta para que los consumidores que enfrenten problemas con la paraestatal manifiesten su desacuerdo.

Durante la protesta colocaron pancartas en las que expresaban su rechazo a la apertura de ese centro de servicio, y exhibieron los aparatos eléctricos y de cómputo que se han dañado por la variación del voltaje y las descargas eléctricas, las cuales, denunciaron, son recurrentes por la mala infraestructura que existe.

Irisela Sánchez, integrante de la Coordinadora Nacional de Usuarios de la Energía Eléctrica, enumeró las quejas que se presentan en colonias de la delegación Tlalpan, como variación del voltaje, apagones prolongados, daño patrimonial y afectaciones a los pequeños empresarios, quienes han tenido pérdidas por la descomposición de refrigeradores y otros aparatos que hay en los negocios.

Manifestó que se debe aprobar la creación de otra empresa que sea de carácter público y nacional. Recordó que ya se presentó la iniciativa en la Cámara de Diputados, por lo que, dijo, debe ser el Poder Legislativo el que fije los cobros por el consumo de energía y no como hasta ahora lo han hecho, porque no existe un cobro real del consumo.

Alrededor de las 11 horas empezó la concentración de vecinos de las colonias Guadalupe, Sección 16 y Arboledas del Sur, quienes colocaron un enorme lazo en los muros de las oficinas de la CFE en Tlalpan, donde se leía "Clausuramos éste módulo de CFE", "Rechazamos su apertura los usuarios de energía eléctrica de Tlalpan por incompetencia, abusos y arbitrariedad". A la protesta se sumaron organizaciones sociales como Tlacaélel.

Durante cerca de dos horas se hizo la movilización y se leyó un pronunciamiento, en el cual detallaron cada caso que se ha presentado por problemas en el suministro de energía eléctrica.

Empleados de la empresa encargada de los trabajos de construcción del nuevo centro de servicio de la Comisión Federal de Electricidad salieron para identificar a los manifestantes y vigilar que no causaran daños al inmueble, pero como la protesta fue pacifica no hubo incidentes y sólo se hizo un reporte policiaco.


Fuente

México: Elvira, una electricista en lucha

Bajo el sol que cae a plomo, el zócalo de la capital mexicana esta cubierto de decenas de tiendas de campaña y grandes carpas de lona bajo los cuales se desarrolla la vida de cientos de electricistas que siguen resistiendo el autoritarismo de Felipe Calderón a 19 meses de que la compañía de Luz y Fuerza del Centro (CL y F) fuera liquidada por un decreto anticonstitucional dado a conocer horas después de que el ejército tomara las instalaciones, oficinas y plantas eléctricas donde laboraban más de 45 mil trabajadores que fueron lanzados a la calle.



Venta de raspados, tacos de carnitas y suadero, aguas frescas, playeras con estampados del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), cachuchas, cds, artesanías, sirve para que los electricistas obtengan algunos centavos para llevar a sus familias.



Hoy el zócalo es un muestrario de los empleos inventados por los trabajadores para sobrevivir la política económica del presidente de facto, quien hizo su campaña electoral prometiendo la creación de plazas laborales y seguridad. Pero en sus cuatro años de mal gobierno el país se ha convertido en un sangriento escenario donde la delincuencia y los militares han matado a cerca de 40 mil mexicanos y desaparecido a diez mil.



A unos cuantos metros del Palacio Nacional desde donde emanan las directrices del gobierno panista que han convertido al país en un polvorín, trabajadores altamente calificados que proveían del fluido eléctrico a la capital y varias entidades del centro de la República mexicana, viven -por ahora- con un pie en la economía informal y otro en la resistencia social.



También bajo la vigilancia de los soldados que desde la azotea del Palacio vigilan todo lo que se mueve en esa gigantesca plancha, se organiza la marcha anual por la legalización de la mariguana. Decenas de jóvenes se preparan para exigir el fin de la prohibición, piedra angular que da sustento al negocio de la narcoguerra.



Aturdidos por el sol y el ensordecedor ruido del repique de las campanas de la Catedral, encontramos a Elvira Huerta Hernández, una trabajadora electricista. Morena y menudita, ha comerciado con gorras, playeras, agua fresca, llaveros. Desde hace casi dos meses vende alitas adobadas, papas a la francesa y refrescos en su tienda de campaña.



Así, además de mantenerse en lucha puede ganarse un dinerito para los pasajes y la comida diaria. La acompaña una jovencita, hija de un trabajador que hace guardia sustituyendo a su padre y ayudando también en la vendimia.



Esto fue lo que nos contó Elvira quien trabajó catorce años y medio comisionada en el SME y tres como oficinista en el centro de Marina Nacional. Casi 18 años de trabajo que se fueron por el caño y tuvo que cambiar la computadora por el anafre. Pero mucho ha aprendido de lo que es la política y el gobierno mexicano. Ha estado en todas las manifestaciones electricistas y asambleas. Escuchado cientos de discursos en los mítines obreros. Ya no ve televisión, le da asco.



Afirma con orgullo: “Yo estoy luchando desde le misma noche en que el gobierno liquidó la CLF. Mi papá fue electricista y toda mi familia también lo era. Ahora estamos divididos, como muchas familias de ex trabajadores, porque algunos renunciaron a la lucha y aceptaron la liquidación.



- ¿Cómo cambió su vida al quedar desempleada?



- Totalmente. Yo pensaba que me aguardaba una vejez tranquila, con jubilación, porque al tener un sindicato tan fuerte como el SME, me sentía segura de mi futuro. Pero desde el 10 de octubre del 2009 mi vida dio un giro de 90 grados. Por ejemplo yo tenía asegurada a mi mamá, que tiene 86 años y ahora ya no tiene servicio médico. Yo pensaba en jubilarme y tener una seguridad. Pero todo mi proyecto de vida cambió por culpa de Calderón. Me perjudicó no sólo a mí, sino a toda mi familia, pues todos trabajábamos en CLyF. Hay hasta distanciamientos. Un hermano aceptó la liquidación porque tuvo un problema económico muy fuerte, pero otros parientes no creyeron en la lucha y aceptaron las migajas que les dio el gobierno.



- ¿ Y les dieron el trabajo que les prometió el secretario del Trabajo Javier Lozano Alarcón?



- No, a ninguno se los dieron. Algunos pusieron un negocio o trabajan por su cuenta. Y con el distanciamiento se perdió la comunicación con ellos, con hermanos, sobrinos.



- Y usted porqué no se liquida?



- ¡Híjole! En primera porque yo no soy lo que dijo Calderón, que eramos unos flojos. Indignada agrega: si yo me liquidara sería aceptar lo que ese señor dice. Pero al estar aquí en este plantón, día y noche bajo la lluvia y el sol le estamos diciendo que con nosotros no funcionaron sus cálculos. Si fuéramos lo que él y la prensa decían, que eramos flojos, privilegiados e irresponsables, no estaríamos todavía luchando. Y yo estoy segura de que vamos a triunfar.



- ¿Qué hace falta para triunfar?



- Más unión entre todos nosotros, los trabajadores del país. El apoyo de más organizaciones, de todas, porque hay veces que sí nos dan el apoyo, pero nomas vienen, se presentan y se van.



- Mañana (domingo) llegará a este lugar la caravana que viene de Cuernavaca, Morelos, exigiendo Paz con dignidad y el retorno del ejército a los cuarteles. ¿Qué piensa usted de la guerra de Calderón contra lo que él llama la delincuencia organizada?



Elvira medita un poco y con una sonrisa dice: “Ese señor es como caprichoso. Todo lo que hace lo hace por capricho y tiene que ser como él dice. No se comporta como un presidente. Parece un rey. No sé como llamarlo. No tiene sentimientos. Pero con nosotros se equivocó. Pero sigue tratando de derrotarnos. Hasta han detenido a compañeros, ya son doce presos políticos electricistas. A Miguel Marquez Ríos lo acusan de secuestro de varios federales. ¡ El solíto!!



- ¿Usted y sus compañeros han sido hostigados?



- Sí. La sección de oficinistas estamos promoviendo que la gente no pague la luz. Ponemos mesas de quejas y tenemos una mesa en la sucursal Anáhuac (en Marina Nacional) y ahí estamos dos compañeras y un compañero, comisionados de Oficinistas Varios, ahí nos ponemos los martes y jueves y para amedrentarnos nos mandan a un policía a amenazarnos conque nos van a echar a los federales, porque acude mucha gente a pedirnos apoyo para poner su queja por las altas tarifas que les cobra la Comisión Federal de Electricidad (CFE). Pero como no estamos haciendo nada malo no le hacemos caso. La gente va con nosotros en busca de apoyo y nos apoyamos mutuamente”



- ¿Cómo hace para mantener alto el ánimo, el espíritu de lucha?



- Elvira me mira, como sorprendida, pues al parecer nadie le había hecho antes esa pregunta. Se le llenan los ojos de lágrimas y nos cuenta que al principio se deprimió mucho. Que su mamá también se puso muy triste. Que varios compas, tanto de la resistencia como de los que se liquidaron, se han suicidado . Que muchos se han enfermado de diabetes, de cáncer, etc. Yo le pregunto si tuvieron algún apoyo sicológico profesional para recuperar el ánimo y me lo dice: Se nos quita la depresión luchando aquí con nuestros compañeros y compañeras! Yo tomo nota. Por si acaso.



La dirección sindical ha dicho que la lucha por la recontratación por un patrón sustituto se libra en tres frentes: el legal, la movilización y en el político, buscando convencer a los legisladores de crear una empresa eléctrica para el Distrito Federal.



A unos metros de donde estamos platicando esta ubicada una mesa de quejas y un electricista jubilado recolecta firmas a los transeúntes para repudiar la instalación de medidores de prepago, presentados por la CFE como una maravilla moderna. Se escucha una canción de Eugenia León, El Barzón.



http://hormigarebelde.blogspot.com

sintesis2008@gmail.com





Fuente

Amaga CFE con dejar sin energía 50 municipios morosos de Hidalgo

Carlos Camacho
Corresponsal
Periódico La Jornada
Martes 17 de mayo de 2011, p. 34

Pachuca, Hgo., 16 de mayo. La Comisión Federal de Electricidad (CFE) advirtió a ediles de 50 municipios que suspenderá el servicio si no saldan sus deudas. En Tula y Tulancingo, entre otras localidades, la paraestatal ya dejó sin energía los equipos de bombeo de agua.

Los alcaldes se reunieron este lunes a puerta cerrada con funcionarios de la CFE, encabezados por Ignacio Cabrera González, representante del área de atención a gobiernos municipales. Más de la mitad de los 84 ayuntamientos de Hidalgo tienen deudas con la compañía.

Presidentes municipales que pidieron anonimato –se acordó no informar sobre las negociaciones– dijeron que encontraron cerrazón de los funcionarios de la CFE, quienes les advirtieron que si no pagan se cortará el suministro.

Muchas comunas no sólo han acumulado pasivos en la actual administración (2010-2012), sino que los arrastran desde trienios anteriores, con la extinta Luz y Fuerza del Centro, situación que afecta por igual a municipios priístas, panistas y perredistas.

Sin embargo, algunos funcionarios se quejaron de que el gobierno federal pretende presionarlos y favorecer a los ayuntamientos panistas con miras a las elecciones del 3 de julio, cuando se renovarán las alcaldías en el estado.

Antes de comenzar la reunión, Ignacio Cabrera dijo que estaba dispuesto a escuchar a los alcaldes para buscar soluciones y aclaró que el aumento de tarifas que se aplica desde hace tres años no es responsabilidad de la CFE, sino de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Negó haberse cerrado al diálogo y recordó que ha habido cuatro reuniones con los presidentes municipales para resolver los adeudos y modernizar la "obsoleta" red de energía en el estado.

También anunció que se instalará una subestación, con lo que se garantizará el abasto de energía a "cualquier industria que quiera instalarse en Hidalgo".

La Asociación de Municipios del Estado de Hidalgo pidió "sensibilidad" a la CFE, pero no obtuvo respuesta y tampoco se programó otra reunión.


Fuente

Reúne primer mitin de Encinas a figuras de la izquierda mexicana




Andrés Manuel López Obrador; Alejandro Encinas, candidato de la coalición Unidos Podemos Más a la gubernatura del estado de México; Cuauhtémoc Cárdenas Solòrzano; el dirigente nacional del PRD, Jesús Zambrano, y el jefe del Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, durante el arranque formal de la campaña de Encinas, en EcatepecFoto Carlos Ramos Mamahua

Alma E. Muñoz y Javier Salinas
Enviada y corresponsal
Periódico La Jornada
Martes 17 de mayo de 2011, p. 32

Ecatepec, Méx., 16 de mayo. Por primera vez después de varios años se dejaron ver juntos, primero en un restaurante y luego en el arranque formal de la campaña de Alejandro Encinas por la gubernatura del estado de México, las figuras claves de la izquierda mexicana: Cuauhtémoc Cárdenas, Andrés Manuel López Obrador y Marcelo Ebrard, jefe del Gobierno del Distrito Federal.

Todos, con diferentes maneras y palabras, llamaron a la unidad para que la izquierda triunfe el 3 de julio en el estado, y a mantener esta cohesión para las elecciones presidenciales de 2012.

López Obrador explicó que la unidad en torno a Encinas se debe a que es un dirigente "honesto, ejemplar, con principios y convicciones", y celebró estar junto a Cárdenas, "precursor del movimiento democrático de nuestros tiempos", y de "mi amigo, mi compañero, el gran gobernante de la ciudad de México", Marcelo Ebrard.

Indicó que, juntos, los partidos de la Revolución Democrática (PRD), del Trabajo (PT) y Convergencia, integrantes de Diálogo para la Reconstrucción de México (Dia), ganarán en el estado y "luego, en 2012, volveremos a ganar la Presidencia de la República".

Aunque aclaró que no era momento de polémicas, “no está de más decir: ¡qué bueno que vamos juntos! ¡Qué bueno que no caímos en esa trampa de ir a las alianzas con el PRI o con el PAN! Eso representa una gran simulación.

"Es del dominio público que son lo mismo. No nos confundamos: la mafia en el poder tiene el control del PRI y del PAN", y ahora que "ya no le sirven" el blanquiazul ni Felipe Calderón inició una operación de recambio y apuesta a que regrese el tricolor con Enrique Peña Nieto, afirmó, a unos pasos de los dirigentes perredistas Jesús Zambrano, Carlos Navarrete y Luis Sánchez, así como del coordinador nacional de Dia, Manuel Camacho Solís, principales impulsores de esos acuerdos.

Cárdenas Solórzano destacó que en la elección local “deben frenarse de una vez y para siempre las posibilidades de que continúe en este país un gobierno de privilegios, que alienta la corrupción, que se pone de rodillas frente a nuestro vecino del norte.

“Aquí tendrá que ser la derrota del gobierno neoliberal, y de aquí tendrá que surgir una propuesta y un proyecto democrático y progresista para el estado de México y para toda la nación.

“Estoy seguro –afirmó– de que este mitin de inicio de campaña debe ser el arranque de una campaña de todos los ciudadanos democráticos y progresistas”, de la entidad.

A los miles de asistentes que se congregaron en la plaza principal de Ecatepec los convocó a ser entusiastas activistas de la campaña de Encinas; a "no aflojar el paso desde aquí hasta que depositen su voto y estén seguros que éstos se cuenten y se cuenten bien".

Ebrard destacó que la unidad que este lunes demostró la izquierda "es a lo que teme el PRI, le asusta. Eso y el compromiso, la alegría y las ganas de cambiar la realidad en el estado".

Sobre todo porque ellos, anotó, “nunca van a tener este tipo de unidad. Tienen dinero, regalan de todo, pero lo que no tienen es el arrojo, el coraje y la voluntad del pueblo en el estado de México.

"Vamos a derrotar al PRI, como ya lo hicimos en otras entidades, y vamos a sacarlos porque queremos que en el estado cambien las condiciones de vida y que por primera vez en ocho décadas tengamos un gobierno de izquierda del que estemos orgullosos."

Sostuvo que tienen a su favor que Encinas ha demostrado ser un "excelente" jefe del Gobierno del Distrito Federal, mientras el candidato del PRI, Eruviel Ávila, "ni siquiera pudo con Ecatepec".

Encinas reiteró que en este proceso electoral pretenden acabar con el grupo Atlacomulco, una de las agrupaciones políticas "más autoritarias y corruptas que existen en el país", donde prevalece "una red de intereses, complicidades y negocios, que manipula la pobreza y la necesidad de la gente".

La ocasión también convocó a Alberto Anaya, dirigente nacional del PT, y Luis Walton, de Convergencia. Jesús Zambrano indicó que van juntos "sin odios, dejando atrás los rencores y viendo para adelante, por el camino de la victoria". Destacó que esta unidad se verá reflejada en 2012, y que el candidato de la izquierda será López Obrador o Ebrard.

También acudieron a la cita otras figuras, entre ellas Porfirio Muñoz Ledo, Ifigenia Martínez y María Teresa Juárez, viuda de Heberto Castillo, lo mismo que líderes de corrientes perredistas y legisladores de los tres partidos integrantes de Dia.

Mientras la gente atiborraba la plaza principal, los líderes claves de la izquierda se reunieron en el restaurante California, ubicado en la avenida Revolución, a unos 10 cuadras de donde se desarrolló el mitin.

Encinas los invitó a tomar un café. El ingeniero Cárdenas y su hijo Cuauhtémoc fueron de los primeros en llegar, al igual que Zambrano, Carlos Navarrete y Armando Ríos Piter, coordinadores parlamentarios del PRD en el Congreso de la Unión. Después se sumó López Obrador, quien –segun testigos– habló con su antecesor en el Gobierno del Distrito Federal sobre las giras que lleva a cabo por el país, mientras el ingeniero relató su reciente estancia en Estados Unidos.

Se dijo que, en general, el tema de la conversación fue la campaña de Alejandro Encinas en el estado de México. Al final llegó Ebrard, quien después de saludar habría dicho que era hora de partir al mitin.

Fuente

Firmará Ávila ante notario 6 mil promesas de campaña


Jorge Emilio González, dirigente nacional del PVEM; Humberto Moreira, del PRI; el candidato priísta a la gubernatura del estado de México, Eruviel Ávila Villegas, y el presidente del Panal, Jorge Kahwagi, en el primer acto de campaña de la coalición Unidos por Ti, ayer en TolucaFoto MVT

Israel Dávila y Silvia Chávez
Corresponsales
Periódico La Jornada
Martes 17 de mayo de 2011, p. 33

Eruviel Ávila Villegas, candidato a la gubernatura del estado de México de la coalición Unidos por Ti, que integran los partidos Revolucionario Institucional (PRI), Verde Ecologista de México (PVEM) y Nueva Alianza (Panal), ofreció ayer eliminar la tenencia vehicular en 2012.

Al iniciar su campaña en Toluca, anunció que firmará con los electores 6 mil compromisos ante notario público, 10 veces más que los formulados en su momento por el actual mandatario, Enrique Peña Nieto.

Ávila Villegas inició su actividad proselitista en el primer minuto de ayer con un acto en las Torres del Bicentenario, en Toluca, ante Humberto Moreira, dirigente nacional priísta, y Mónica Arriola, hija de la lideresa magisterial Elba Esther Gordillo y coordinadora de campaña del Panal, así como unos 200 concurrentes de los partidos coligados, a quienes llamó a trabajar sin descanso.

A la siete de la mañana recorrió la central de abasto de la capital del estado, donde la mayoría de comerciantes y empleados no interrumpió sus labores y un grupo incluso lo abucheó. Horas después unos 12 mil priístas vestidos con playeras rojas, cientos de profesores del Panal y militantes del PVEM abarrotaron la Plaza de los Mártires, en el centro de Toluca.

Al acto acudieron Moreira y sus homólogos Jorge Emilio González, del PVEM, y Jorge Kawaghi, del Panal, además de Carlos Romero Dechamps, líder del sindicato petrolero, y Joel Ayala, dirigente de los burócratas federales.

También participaron los ex gobernadores Emilio Chuayffet, César Camacho, Ignacio Pichardo y Alfredo Baranda, pero no estuvo Alfredo del Mazo González, quien impulsaba la postulación de su hijo, el edil de Huixquilucan Alfredo del Mazo Maza.

El abanderado priísta dijo estar dispuesto a debatir propuestas. Entre las del priísta destacan la entrega de útiles escolares para alumnos de educación básica y de la tarjeta La Efectiva para beneficiarios de programas sociales; hacer obligatorio el bachillerato, crear la Secretaría de Seguridad Pública y construir tres líneas del Metro en la zona oriente, además de un tren rápido Toluca-Distrito Federal.

A su vez, el candidato del Partido Acción Nacional, Luis Felipe Bravo Mena, realizó pequeños actos en Zinacantepec y San Felipe del Progreso, a los que acudieron el senador Santiago Creel y otros legisladores federales y locales, pero no el líder nacional panista Gustavo Madero.

Bravo planteó implantar un programa de consulta permanente para estructurar las políticas públicas; mientras, el dirigente panista estatal, Sergio Octavio Germán Olivares, desestimó las encuestas "a modo" que dan una ventaja de 54 por ciento al priísta.

Fuente

Prende en España movilización social; instalan campamentos de protesta

Armando G. Tejeda
Corresponsal
Periódico La Jornada
Martes 17 de mayo de 2011, p. 23

Madrid, 16 de mayo. "Somos independientes, no tenemos vínculos con ningún partido político, así que por eso este movimiento no lo van a detener. Somos la cara de una crisis que provocaron otros y la pagamos los que menos tenemos", explicó Nuria Ramírez, joven estudiante madrileña que forma parte de la movilización ciudadana contra políticos, banqueros y empresarios. Según las estimaciones de organizadores y autoridades, las marchas de este domingo en 50 ciudades españolas movilizaron a más de 120 mil personas, un "éxito" dado el nulo eco mediático hasta entonces.

La plataforma Democracia Real Ya se ha convertido en el agente político inesperado en la actual campaña electoral abierta en España, para elegir representantes en municipios, autonomías y diputaciones forales. Estos ciudadanos anónimos, hartos de los estragos que provoca la crisis en su vida diaria, decidieron ayer levantar la voz en manifestaciones, pero la protesta continúa, ahora con campamentos de tiempo indefinido en las principales plazas públicas del país, incluída la Puerta del Sol de Madrid.

"Estamos aquí por dignidad y por los que no pueden estar aquí", reza un cartel en la céntrica plaza madrileña, que desde ayer por la madrugada se convirtió en un campamento desde el que ciudadanos indignados con el actual modelo económico lanzan sus críticas y denuncias. España, con la tasa de desempleo más alta de la Unión Europea –algo más de 20 por ciento, lo que se traduce en cuatro millones 600 mil personas–, es donde este movimiento continental ha tenido más eco hasta ahora. También debido a la elevadísima tasa de desempleo juvenil, que supera 43.5 por ciento, lo que se traduce en un panorama sombrío para la generación de jóvenes mejor preparada de la historia de este país.

La mayoría de los que forman el movimiento ciudadano por "una democracia real ya" son jóvenes, pero también hay personas mayores que en su día lucharon contra la dictadura fascista de Francisco Franco; hay abogados, economistas, ingenieros o periodistas que perdieron su empleo por la crisis. Como Carlos del Río, un arquitecto de 35 años que decidió acudir ayer a la protesta y apoyar con su firma, la "acampada" de un centenar de jóvenes en la Puerta del Sol. "Esta situación nos hace daño a todos diariamente. Por eso estamos preocupados e indignados ante el panorama político, económico y social que vemos a nuestro alrededor. Por la corrupción. Por la indefensión del ciudadano de a pie", explicó.

La movilización ciudadana fue activada a través de las redes sociales y se han sumado destacadas organizaciones, como ATTAC, que desde hace más de una década exige una legislación más humana del sistema financiero. Porque sus críticas y denuncias son, sobre todo, contra tres colectivos: la clase política, considerada actualmente el cuarto problema que más preocupa a la ciudadanía y a la que ven como responsable de la corrupción endémica de las instituciones y de la falta de respuesta a problemas como el desempleo, la desigualdad y al aumento de la pobreza. El segundo grupo que repudian son los banqueros y los grandes empresarios, a los que señalan como los principales beneficiarios de una crisis "provocada por ellos mismos". Y, por último, contra los medios de comunicación oficiales, a los que de alguna forma sitúan como cómplices en "el ninguneo al ciudadano y las problemas reales de la gente", según afirmó Alberto, quien al mismo tiempo gritaba sin cesar consignas contra la "telebasura" de la emisora pública madrileña.

Pero el plantón en la Puerta del Sol también es para demandar la liberación de los 24 detenidos ayer durante las protestas, ya de madrugada, cuando los agentes antidisturbios emplearon la fuerza para impedir que un grupo de jóvenes bloqueara por tiempo indefinido la céntrica Gran Vía de Madrid. Por eso en las paredes y esculturas de la céntrica plaza había numerosas pancartas que decían "no estamos todos, faltan los presos" o "detenidos, inocentes".

Así, estos ciudadanos "indignados" también anuncian que irán ocupando poco a poco más plazas públicas, y que se mantendrán ahí al menos hasta el próximo 22 de mayo, cuando la ciudadanía está llamada a las urnas. El movimiento no desistirá de lanzar su mensaje de no votar por ninguno de estos partidos políticos y de reclamar una democracia en la que el ciudadano participe más y tengo un control más real de las instituciones y de sus dirigentes.

Así lo expresan en su diario de plantón: "Esto es un sitio lleno de vida y de esperanza de cambio".

Fuente

Zedillo y Carstens, en lista de sucesión

De la redacción

Periódico La Jornada
Martes 17 de mayo de 2011, p. 27

El arresto del director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, acelera la búsqueda de su sucesor, entre los que suenan el ex presidente mexicano Ernesto Zedillo y el titular de Banco de México, Agustín Carstens.

Información de The Wall Street Journal señala que Philippe Aghion, profesor de economía de la Universidad de Harvard, mencionó los nombres del ex ministro sudafricano de Finanzas Trevor Manuel; del ex ministro turco de Finanzas, Kermal Dervis, y del economista indio Montek Singh Ahuluwalia. También suenan los nombres de Ernesto Zedillo y del ex presidente del banco central de Brasil, Arminio Fraga.

Ernesto Zedillo, de 59 años, se desempeña como director del Centro para el Estudio de la Globalización de la Universidad Yale.

Agustín Carstens es otro mexicano que podría aspirar al cargo. Fue subdirector gerente del FMI del primero de agosto de 2003 hasta octubre de 2006.

Fuente

Comenzó operativo para la verificación de minas

De la Redacción

Periódico La Jornada
Martes 17 de mayo de 2011, p. 19

Este lunes comenzó en Coahuila el operativo conjunto de diversas instituciones federales para la verificación de unidades mineras en aquella entidad, revisión que fue comprometida en una reunión en Nueva Rosita, entre los gobiernos federal, estatal y municipal. En un comunicado se indicó que el propósito es supervisar al menos cien centros de trabajo, durante los primeros noventa días de vigencia de este operativo.

Se indicó que a través de la Inspección Federal del Trabajo se revisará el cumplimiento de las condiciones de seguridad y de la normatividad laboral por parte de concesionarios y empleadores, a través de la Norma Oficial Mexicana de Seguridad para Minas Subterráneas de Carbón.

En el operativo participan las secretarías de Economía –a través de su dirección General de Minas– misma que intervendrá cuando la Secretaría del Trabajo detecte irregularidades e incumplimientos de la normatividad. Asimismo, el Instituto Mexicano del Seguro Social actuará cuando existan inconsistencias relacionadas con las condiciones generales de trabajo, en particular con los registros, altas y bajas ante dicho organismo.

Otras instituciones involucradas para la supervisión son: la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, a través de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente. En todos los casos, señala el comunicado, se dictarán las medidas correctivas necesarias y se impondrán sanciones que correspondan, las cuales son desde restricciones de acceso y suspensiones de obra y trabajos, hasta multas, clausuras y cancelación de la concesión.

Fuente

Demandan a diputados de PRI y PAN no aprobar reforma a Ley del Trabajo

Enrique Méndez

Periódico La Jornada
Martes 17 de mayo de 2011, p. 19

La Familia Pasta de Conchos, ONG y defensores de derechos humanos demandaron ayer a diputados de PRI y PAN no aprobar sus iniciativas de reforma a la Ley del Trabajo, al considerar que violan los derechos humanos de los trabajadores y legalizarán la subcontratación que, acusaron, han permitido a los patrones eludir sus responsabilidades de seguridad social y en el trabajo, y fomentado la discriminación salarial a las mujeres.

Ayer, al continuar los foros de consulta sobre la reforma laboral, Tania Muñoz Martínez, hija de Vladimir Muñoz Delgado, uno de los 65 mineros fallecidos en la mina Pasta de Conchos, en Coahuila, por la explosión del 19 de febrero de 2006, cuestionó que el proyecto priísta ignora la mayoría de las recomendaciones del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos e incluso toma una dirección distinta.

Tania Muñoz pidió a los legisladores no aprobar la reforma sin antes hacer una reflexión. "Piensen en las miles de personas afectadas por su voto y en la responsabilidad inicial que tienen conmigo y mi familia, y con los mineros muertos. Porque es inaceptable que, además de todo, cargue con la vergüenza de lo que ustedes están haciendo con los mineros del país", afirmó.

En una amplia participación, detalló que desde la explosión en Pasta de Conchos, 62 mineros más han muerto en accidentes. El saldo es, reprochó, de mil 340 familiares directos afectados, más de 400 huérfanos y aproximadamente 600 despedidos para ocultar los siniestros.

Sostuvo que si se legaliza la subcontratación con terceras empresas, como ocurre con las compañías mineras, los diputados "le darán estatus de legalidad al subregistro y a la indefensión en que quedan los sobrevivientes y las familias que, como la mía, pierden a sus seres queridos por la indolencia del gobierno y los sindicatos".

Muñoz Martínez reprochó que los legisladores no han revisado uno solo de los casos que Familia Pasta de Conchos ha documentado de abusos cometidos contra trabajadores mineros. Cuestionó: "¿Saben uno solo de los nombres de los muertos y que las viudas reciben entre 2 mil 600 y 3 mil pesos de pensión? ¿Saben que eran subcontratados y que el sindicato recibía 10 por ciento de sus salarios para no sindicalizarlos? ¿Y que la empresa (Minera México) recibía 300 pesos por trabajador y sólo reportaba 80 al Seguro Social?"

Por su parte, el Centro de Reflexión y Acción Laboral (Cereal) y el Proyecto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales expresaron que las iniciativas de PRI y PAN son regresivas y contribuirían, de aprobarse, a la violación de los derechos humanos de los trabajadores.

El Cereal afirmó que los proyectos de los dos partidos "mantienen rasgos contrarios a la normatividad internacional", y citó como ejemplo que pretende otorgar a la Secretaría del Trabajo manejar la tabla de enfermedades derivadas del empleo.

Fuente

Pierde Lizette Clavel el mando en el sindicato de sobrecargos de Mexicana

Patricia Muñoz Ríos

Periódico La Jornada
Martes 17 de mayo de 2011, p. 19

Luego de que Lizette Clavel no obtuvo la mayoría de votos para relegirse como secretaria general de la Asociación Sindical de Sobrecargos de Aviación (ASSA), el virtual ganador del proceso electoral, Ricardo del Valle Solares, ofreció una entrevista en la que aseguró que el cambio de mando "no pone en riesgo las negociaciones para salvar a Mexicana de Aviación".

Indicó que se trata de un cambio de estafeta, donde el nuevo comité que encabeza tiene un plan previsto para estas negociaciones, y que la alternancia en ASSA no afectará en nada el proceso que se ha iniciado para que Mexicana regrese a volar.

Esta asociación sindical había convocado a un proceso electoral para renovar su comité ejecutivo, cuyas votaciones concluyeron este fin de semana, el pasado 14 de mayo, por lo que el día 15 se realizó un prolijo recuento, luego de lo cual quedaron definidas las carteras ganadoras, y los resultados que trascendieron es que Lizette Clavel perdió su relección por 80 votos.

No se prevé, según sostuvo, que pudiera darse alguna impugnación del proceso por parte del grupo que apoya a Clavel, ya que todo se llevó a cabo conforme a los estatutos; hubo escrutinio de votos y estuvo vigilado el proceso, y precisó que será hasta agosto cuanto tome posesión.

Es por ello que las negociaciones con las secretarías del Comunicaciones y del Trabajo, el conciliador y los inversionistas en las que ha estado involucrada ASSA las seguirá llevando el comité que encabeza Clavel, hasta que haya cambio de mando, indicó Del Valle Solares.

Respecto del proceso de rescate de Mexicana expuso que su comité tiene un proyecto que en breve dará a conocer, una vez que termine el trámite del cambio de dirigencia, y se solicite y obtenga la toma de nota; no obstante, explicó, será hasta el 1º de agosto cuando comenzará a trabajar con los involucrados en la negociación.

Por último adelantó que llamará a la unidad del gremio, a fin de enfrentar con una postura única el proceso para rescatar sus empleos, y que se realizará una auditoria de la gestión de Lizette Clavel.


Fuente

El michoacano, único presidente orador durante cumbre turística en Las Vegas

Claudia Herrera Beltrán

Periódico La Jornada
Martes 17 de mayo de 2011, p. 5

El próximo jueves, el presidente Felipe Calderón viajará a Las Vegas, Nevada, con el fin de participar como orador en la Cumbre Global de Viajes y Turismo.

Información de Los Pinos señala que el mandatario responde así a una invitación hecha por el Consejo Mundial de Viajes de Turismo que –según su página de Internet– reunirá en esta ciudad, famosa por sus casinos, a mil líderes que analizarán "temas claves" de este ámbito.

En la lista de oradores Calderón es el único presidente de un país, además de ejecutivos de empresas como el fundador de CNN& Turner Enterprises, Ted Turner, y Atsutoshi Nishida, presidente de Toshiba.

Por parte del gabinete del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, asisten tres representantes, lo mismo que ejecutivos de organizaciones líderes del sector de viajes y turismo en el mundo, según confirmó esta agrupación, que incluyó la fotografía del mandatario mexicano entre las de varios ponentes.

Esta cumbre se centrará en el lema "Impulsando el crecimiento", y tratará aspectos como los nuevos hábitos y conceptos del consumidor, el crecimiento sostenible y la inversión, las formas de negocio y la recuperación del mercado japonés.

El Aria Resort&Casino, núcleo del CityCenter, será la sede del foro, que se efectuará del 17 al 19 de mayo. El Presidente fue invitado a participar desde el pasado 28 de febrero, durante la firma de la Agenda Nacional por el Turismo, en Palacio Nacional.

David Scowsill, presidente y director general del Consejo Mundial de Viajes y Turismo, le indicó entonces que abordarían el tema de visados y seguridad.

En marzo pasado, Calderón visitó a su homólogo Barack Obama en Washington, en uno de los momentos más críticos de la relación bilateral, debido a críticas del embajador Carlos Pascual al Ejército y la Marina en el contexto del combate a la delincuencia organizada.

La otra visita ocurrió la semana pasada e incluyó Nueva York, donde el presidente Calderón recibió dos premios. En esta ocasión estará un día en Las Vegas y regresará por la noche a la ciudad de México.

Fuente

Calderón se dice dispuesto a cambiar lo que no funciona

Claudia Herrera Beltrán

Periódico La Jornada
Martes 17 de mayo de 2011, p. 5

El presidente Felipe Calderón aseguró estar siempre dispuesto a cambiar lo que no funciona y a mejorar lo que marcha bien para hacer realidad el gran potencial de México.

Ante ejecutivos de empresas trasnacionales que fueron congregados en Los Pinos para hablar de sus inversiones en México, el mandatario afirmó que se está transformando al país y es más fuerte, "como lo soñamos los mexicanos".

Ayer, Calderón se reunió con ejecutivos de varias empresas globales, entre ellas las ejecutivas de Siemens y General Electric en México, quienes elogiaron las oportunidades de negocio en el país.

En ese contexto, el Presidente afirmó que las decisiones de negocio de estas compañías "no se logran por decreto ni por actos de caridad hacia un país", sino que obedecen a que hay condiciones idóneas para el crecimiento y prosperidad de las inversiones.

Eso demuestra que el país avanza por el camino correcto y es, sin lugar a dudas, el lugar de oportunidad, afirmó el titular del Ejecutivo en la hondonada de Los Pinos.

Aseguró que México es una nación pujante, en crecimiento, que tiene visión de largo plazo y rumbo. Enumeró diversas cifras económicas ya conocidas para concluir que "seguimos avanzando por el camino correcto".

Insiste en reformas como la laboral

Calderón volvió a abogar por concertar reformas "de gran calado", como la laboral, y otra que impulsa la asociación de empresas públicas y privadas en la construcción de infraestructura.

Con el argumento de que las empresas necesitan respaldo por medio de la firme aplicación de la ley, dijo que trabaja para fortalecer las instituciones, combatir a los delincuentes y consolidar un verdadero estado de derecho.

Finalmente, dio instrucciones a los secretarios del gabinete económico para que acompañen a los ejecutivos de las trasnacionales en sus proyectos de inversión, estén atentos a sus necesidades y escuchen sus sugerencias. El objetivo, explicó el mandatario federal, es que México sea rentable y seguro para hacer negocios.

Fuente

Dan premio a Ebrard por mejor alcalde

Mirna Servín

Periódico La Jornada
Martes 17 de mayo de 2011, p. 35

El jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard Casaubon, recibió ayer el galardón World Mayor Prize como mejor alcalde del mundo, por parte de la organización City Mayors Foundation.

Es un reconocimiento por abanderar derechos de la mujer y de las minorías, así como por ser un defensor y activo promotor en asuntos de materia ambiental, aseguró Adriana Maciel, representante en México de la City Mayors Foundation.

En la ceremonia privada, que se realizó en el salón de cabildos del Antiguo Palacio del Ayuntamiento, el mandatario local señaló que no se trata de un reconocimiento a su persona, sino al avance de la capital de México en diversas materias.

Al referir que es la primera vez que la ciudad de México recibe un galardón como éste, Ebrard destacó que se reconocen las políticas públicas que caracterizan al Distrito Federal, inspiradas en las convicciones de izquierda.

"Se trata de una visión para que podamos reducir las desigualdades y evitar la segregación, que a veces es la tendencia en las ciudades más grandes del mundo", aseguró.

Al concluir el acto, al que acudieron todos los integrantes del gabinete del Gobierno del Distrito Federal, Adriana Maciel detalló que el premio consiste en una escultura diseñada por el artista francés Manuel Ferrari.

Apuntó que la fundación trabaja para promover ciudades prósperas y dinámicas, así como el buen gobierno local a nivel mundial. Añadió que el certamen World Mayors Prize se realiza anualmente para reconocer a los alcaldes del mundo que sirven a sus comunidades de manera efectiva y responsable.

Recordó que el 6 de diciembre pasado se anunció a Ebrard como ganador del premio Mejor Alcalde del Mundo 2010 "por abanderar los derechos de la mujer y de las minorías, así como por ser un defensor y activo promotor en materia ambiental".

Fuente

Campaña del SME; pide no votar por el PAN

El Sol de Toluca
17 de mayo de 2011

por Violeta Huerta

ZINACANTEPEC, Méx.- El Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) inició su propia campaña contra el candidato del PAN a la gubernatura mexiquense, Luis Felipe Bravo Mena, pues ayer lo siguió a su primer evento y sus integrantes advirtieron que acudirán a todos los puntos que visite el panista para pedir a los mexiquenses no votar por él, pero aclararon que su movimiento es pacífico.

Unos 30 integrantes del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) se apostaron a las afueras de la hacienda, donde el candidato del PAN inició su campaña electoral. Con mantas y una alta voz, reprocharon que con los gobiernos panistas se han registrado alzas a la gasolina y a diversos productos; así como unos 50 mil muertos por la guerra contra el narco y la disolución de la Compañía de Luz y Fuerza.

Al final del evento de inicio de campaña, justo cuando salían los legisladores locales, los electricistas pidieron no dar votos al PAN en la elección del Estado de México, advirtieron que conocen la ruta de Bravo Mena, por lo cual lo perseguirán en todos sus eventos. "No va a tener descanso", auguraron.

En varios vehículos recorrieron las calles cercanas a la hacienda y dijeron que su movimiento es pacífico, pero visitarán la entidad junto con Bravo para que el pueblo "se dé cuenta" de la realidad del Estado de México y para que no sufrague por los panistas.

Incluso hicieron referencia a que Luis Felipe Bravo ya fue candidato y perdió, lo acusaron de haber ido al Vaticano a "darse golpes de pecho" y pidieron que los panistas se vayan.

"Vamos a andar en un movimiento pacífico siguiendo a Luis Felipe Bravo Mena en los 125 municipios, no va a tener descanso, vamos a ir a todos los lugares que visite. Queremos que se retiren y se vayan estos panistas", acusaron.(Y)

Fuente

México: ¿Qué prefieres? Un Estado corrupto que reparta migajas o una iniciativa privada que se queda con todo

lunes 16 de mayo de 2011

Pedro Echeverría (especial para ARGENPRESS.info)

1. Los organismos cúpula del sector privado, aglutinados en el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), plantearon ayer viernes directamente al presidente panista Felipe Calderón que "bursatilice" (que ponga a la venta o en remate) cualquier empresa pública de México utilizando los fondos de pensiones y de seguros. En reunión privada con el mandatario en el Club de Industriales, los empresarios aplaudieron (rabiosamente) el anuncio sobre la venta de acciones de Pemex que Calderón Hinojosa hizo el martes pasado en Nueva York, pero le solicitaron que el mismo esquema se aplique para el resto de las empresas estatales (o paraestatales) y en principio consideraron la viabilidad de que Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA) sea la "punta de lanza". ¿Cómo no aprovechar la “venta de garaje” que desesperadamente realiza Calderón si puede ser su última oportunidad?.

2. Hasta la década de los años setenta, es decir, hasta hace 40 años, en el país existían unas dos mil empresas estatales y paraestatales controladas por los gobiernos del PRI. La mayoría funcionaba con números rojos (con pérdida) pero también subsidiaban a los empresarios dándoles precios en fletes, electricidad y demás de regalo y servían para garantizar que los trabajadores no se vayan a la calle por las crisis y conserven sus ingresos; por eso se les llamaba empresas sociales. Las paraestatales fueron siempre odiadas y combatidas por los empresarios privados porque decían, “les hacían una competencia desleal”. La educación pública, el IMSS, sobre todo la Conasupo, los bancos, las empresas de electricidad, ferrocarriles, teléfonos y Pemex, fueron siempre motivo de propaganda calumniosa y de descrédito impulsada por los empresarios. Sólo pararon su campaña cuando se les empezó a vender todo.

3. Los gobiernos priístas que antes de 1982, es decir, antes que el neoliberalismo y la abierta privatización se impusiera con el gobierno de De la Madrid y sus sucesores, aún conservaban el discurso del “nacionalismo revolucionario”. Se cuidaban los gobiernos priístas de no identificarse abiertamente con los grandes empresarios y el clero porque se sentían herederos de la revolución mexicana. Pero a partir de 1982 la política priísta cambió radicalmente en beneficio del sector privado y –como dijo De la Madrid en su discurso: “El Estado comenzaría a devolver a la sociedad (léase empresarios) lo que le había quitado”. Entonces se devolvieron los bancos a los empresarios privados (que luego los vendieron a los extranjeros) y las otras mil 500 paraestatales fueron vendiéndose a los hombres más ricos del país. Los empresarios y clericales entraron abiertamente al gobierno.

4. Todo cambió en México. Los priístas comenzaron a ir a misa, a besarle el anillo al Papa, a arrodillarse frente a Televisa y a apoyar la alianza PRI-PAN. El PAN comenzó a decir que los priístas le estaban robando su viejo programa porque estaban privatizando las tierras ejidales, porque habían restablecido relaciones con el Vaticano y porque estaban regresando, al fin, las empresas a sus dueños privados de antes. Los panistas brincaban de alegría y festejaban porque cada día (sobre todo durante el gobierno de Salinas) el PAN recibía más subsidios y se le otorgaban más cargos en el gobierno vía elecciones. Los “nacionalistas revolucionarios” del PRI fueron hechos a un lado viéndose obligados a acercarse al PRD. La realidad es que en 1982 se inició una revolución política porque el PRI poco a poco le fue entregando el gobierno al PAN, a los empresarios y al clero.

5. No se si hoy los empresarios empiezan a escuchar “pasos en la azotea”; si empiezan a sentir que López Obrador, después de más de seis años de campaña política, pueda ser el nuevo presidente que llegue bloquearles magníficos negocios. No se si vean que su partido real como empresarios –el PAN- está despidiéndose del gobierno y sea necesario aprovechar su último año. Lo que sea, pero los empresarios no quieren más ninguna empresa pública (CFE, Pemex) y buscan que se las entreguen en la bolsa de valores por ese presidente funesto y privatizador (Calderón) que es además el provocador de 50 mil muertos por gobernar con las fuerzas armadas ocupando las calles del país. Mientras tanto la población ignora lo que sucede y no mueve un brazo para defenderse. ¿Qué le importa que el país se venda si en la iglesia le han enseñado que vino al mundo a sufrir?

6. El PAN –no puede olvidarse- nació en 1939 para luchar a favor de los intereses de los grandes empresarios privados contra el Estado (al que bautizaban falsamente de comunista). Fueron los hacendados terratenientes, la alta clerecía y los empresarios inversionistas ligados al capital extranjero, quienes fundaron el PAN en aquellos momentos del gobierno de Cárdenas recién había expropiado el petróleo (1938), nacionalizado los ferrocarriles (1937), expropiado tierras que transformó en ejidos (1937) y había creado la CTM (1936). El famoso fundador del PAN, el tal Gómez Marín, fue un empleado del gobierno del presidente Calles, participó en la creación de Banco de México y luego –siguiendo a Vasconcelos- se dio cuenta de que los empresa privada le ofrecía mejor carrera política. Así fue que en 1939, con los fascistas hitlerianos en México, se fundó el PAN.

7. El PRI fue gobierno desde que se fundó en 1929 y el PAN, hasta 1985, fue sólo un partido de presión que recibió grandes subsidios del PRI. Para asumir la Presidencia Salinas en 1988 –después del fraude contra Cárdenas- tuvo que negociar con el PAN, darle todo lo que pidió, hasta lograr la Presidencia en el año 2000. Así se aceleró la privatización de la economía, se establecieron estrechas relaciones con el Vaticano, se arrebataron las tierras ejidales a los campesinos y las empresas paraestatales y los bancos se vendieron a la empresa privada. El Estado y el gobierno se transformaron en un pequeño juguete en manos de los empresarios, los medios de información y el capital extranjero buscan ahora que las dos o tres empresas que aún cuentan con intervención estatal pasen ya definitivamente en manos privadas. ¿Y el pueblo? Sigue durmiendo arrullado por los medios.


Fuente