domingo, 31 de julio de 2011

Más vivos que nunca, claman mineros de Taxco al iniciar el cuarto año de su huelga

RAYMUNDO RUIZ AVILÉS ( Corresponsal)

Taxco, 30 de julio. “Estamos más que vivos, a pesar de llegar al cuarto año de huelga minera”, espetaron el líder de la sección 17, Roberto Hernández Mojica, y el luchador social de la Asamblea Popular de Pueblos de Guerrero, Pablo Sandoval Cruz.

En el zócalo de la ciudad, mineros y líderes sociales se congregaron para conmemorar cuatro años de lo que llamaron “la huelga histórica del país”, como sucede también en la sección 65 de Cananea, Sonora y la 201 de San Martín, Sombrerete, Zacatecas.

Ante un nutrido grupo de personas de varias partes de la entidad, como del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) y de otras secciones mineras del país, además de las Guerreras de Plata, que son las esposas de los mineros locales, Hernández Mojica reclamó al gobierno federal que no se haya logrado una respuesta positiva a sus demandas.

Al mismo tiempo repudió “las agresiones y humillaciones que hemos tenido de la empresa en complicidad con el gobierno federal”.

Aseguró que “no es fácil vivir cuatro años de huelga, pero hemos sabido aguantar, por eso estamos más vivos que nunca para soportar lo que sigue”.

En medio de las consignas –“¡Napoleón no se vende, Napoleón no se va, porque tiene mineros con mucha dignidad!, ¡Ni un paso atrás!”–, el líder minero espetó en varias ocasiones contra la empresa y hacia la administración del presidente Felipe Calderón Hinojosa.

Por su parte, Sandoval Cruz, dijo que “los hombres de rojo, (en referencia a los mineros que portaron una playera en ese tono y negra), están ahí presentes, como un roble, trabajando durante cuatro años”.

Mencionó que ante las injusticias, siempre hay hombres que luchan contra ellas.

Aprovechó para recriminar que la pobreza en México se haya disparado a 13 millones de personas “y unos cientos de miles corresponden a Guerrero y no cuatro mil como lo informó la Secretaría de Desarrollo Social (Sedeso)”. Se quejó de que Calderón Hinojosa “no le interese el aumento de pobres en México, que haya muchas huelgas, con tal de que su partido y el liberalismo avance mil pasos adelante y siguen en su terquedad de vivir en contra de la historia”.

A la vez se solidarizó con los huelguistas, mientras que el representante del Sindicato Nacional Minero, Carlos Squer, dio lectura a una carta que envió su líder Napoleón Gómez Urrutia.

También se leyó la postura de los steelworkers (mineros) de Estados Unidos, como muestra de solidaridad a este sector.

Más tarde el contingente marchó por la calle de Juan Ruiz de Alarcón para arribar a su sindicato e iniciar con las ponencias que tuvieron preparadas con líderes de izquierda hasta caer la noche.

Fuente