sábado, 27 de agosto de 2011

...y días después, nos fuimos a la guerra

Martes 26 de enero de 2010 Jorge Torres e Ignacio Alvarado
El Universal

En Cuernavaca, una tarde de finales de octubre de 2006, la administradora general de la DEA, Karen Tandy; Eduardo Medina Mora y Genaro García Luna, entonces secretario de Seguridad Pública y director de la Agencia Federal de Investigación, mandaron al país a la guerra contra el narcotráfico.

Los funcionarios que acudieron a la cita asumieron los planes de la DEA y los trasladaron como una prioridad de gobierno al equipo de transición de Felipe Calderón, quien era presidente electo, afirma una fuente cercana al encuentro.

Detrás de la estrategia aparece el nombre de David Gaddis, uno de los operadores del plan antidrogas en Colombia, hasta que fue nombrado director regional para América del Norte y Centroamérica de la DEA, en junio de 2006. Gaddis ha elogiado con frecuencia la colaboración del gobierno mexicano.

Fuente

Intimidan a Pueblo SMEita en Resistencia 26 de Agosto del 2011

Denuncia el SME hostigamiento a sus miembros en plantón en el Zócalo

Raúl Plascencia, titular de la CNDH, se comprometió a analizar el caso y decretar, de ser necesario, las medidas cautelares solicitadas por el sindicato.

Carolina Gómez Mena.
Publicado: 26/08/2011 18:19
México, DF. Martín Esparza Flores, secretario general del SME, informó que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) revisará el caso del gremio en torno al “hostigamiento” de que han sido objeto algunos de los agremiados que se encuentran en plantón, tanto en el Zócalo capitalino como en otras áreas que dependían de Luz y Fuerza del Centro, tales como Necaxa. Alrededor del mediodía de hoy fue recibido por Raúl Plascencia, titular de la CNDH, quien se comprometió a analizar el caso y decretar, de ser necesario, las medidas cautelares solicitadas por el SME.

También aseguró que enviará visitadores a las áreas en problemas.

En entrevista otorgada en un receso del congreso ordinario del Stunam, el líder sindical lamentó el “terrorismo de Estado” que ha desplegado el gobierno de Felipe Calderón y señaló que la “ineficacia” de la administración federal y de su “guerra contra el narco” será expuesta en un contrainforme el 1 de septiembre.


Fuente

Revisará la CNDH operativos de acoso contra electricistas: Martín Esparza

Carolina Gómez Mena

Periódico La Jornada
Sábado 27 de agosto de 2011, p. 24

Plantón de integrantes del Sindicato Mexicano de Electricistas en el Zócalo capitalinoFoto José Carlo González

Martín Esparza Flores, secretario general del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), informó que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) revisará el caso sobre "hostigamiento" de que han sido víctimas los agremiados que se encuentran en plantón en el Zócalo capitalino y frente a la hidroeléctrica Necaxa, así como en Juandhó.

Alrededor del mediodía de ayer el líder se reunió con Raúl Plascencia, titular de la CNDH, quien "se comprometió a analizar el caso para establecer las medidas cautelares solicitadas por el SME", comentó el líder sindical, quien aseguró que Plascencia le dijo que enviará visitadores a las áreas donde "se nos ha reprimido", particularmente al Zócalo.

En entrevista, durante el 30 Congreso general ordinario del Sindicato de Trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma de México, Esparza Flores lamentó el "terrorismo de Estado" que, sostuvo, ha impuesto el gobierno de Felipe Calderón contra el SME. Comentó que la "ineficacia" de la administración federal y su “estúpida guerra contra el narco” serán expuestas en un contrainforme que será presentado en el Zócalo el próximo primero de septiembre.

Respecto del amedrentamiento, detalló el caso de la hidroeléctrica Necaxa: “Queremos denunciar que el día de hoy por la madrugada se presentaron policías federales en la hidroeléctrica para agredir a los compañeros que están en plantón permanente. Éste no obstruye la entrada a las instalaciones, pues ellos están afuera. Pero se instrumentó un operativo para reprimir”.

Esparza Flores comentó que la intención del gobierno es poner fin a los plantones del gremio, los cuales, aseguró, “no se levantarán hasta que sean respondidas las demandas, la principal de ellas reponer la fuente de empleo.

"Alertamos al pueblo de México a que esté muy pendiente en los próximos días, pues ante la incapacidad de este gobierno para resolver los conflictos que genera hoy buscan reprimir a un sindicato que se ha mantenido en la resistencia casi dos años. También quieren levantar los plantones del Zócalo, Necaxa y Juandhó, donde tenemos legiones de electricistas".

Fuente

Asesinatos en casinos de Monterrey

¿Quiénes son los culpables de los sucesos de Monterrey? o, ¿No hay culpables?
Pedro Echeverría V.

1. ¡No jodan, por favor! ¿Qué no hay que buscar culpables de las más de 50 muertes por prenderle fuego a un casino de Monterrey, lleno de personas? Bien, ya entiendo, no hay que buscar culpables dentro del gobierno y empresarios porque los únicos malosos son los delincuentes. ¿Y en las guarderías de Hermosillo –donde murieron quemados más de 50 niños- hubo algún culpable? ¿Será que el verdadero culpable haya sido el fuego ardiente?, ¿el destino?, ¿dios?

2. La zona metropolitana de Monterrey es la tercera más importante de México, sólo superada en número de habitantes y desarrollo por las grandes urbes de México y Guadalajara. Cuenta con poco más de cuatro millones de habitantes, pero es sin duda el centro económico más importante en el norte del país. Está a 950 kilómetros del DF y modelo de administración económica, política y su pensamiento ideológico tiende a imitar a los EEUU, con quien hace frontera.

3. ¿Qué no hay que buscar culpables? ¿No bebe preguntarse acerca de quién avaló la instalación de miles de casinos? ¿Quiénes son sus propietarios? ¿Cuánto dinero del narco se lava en ellos? ¿Cuántos millones se entregan por impuestos y cuántos para silenciar a funcionarios? ¿Han servido los casinos para beneficiar económicamente al país o a sus dueños? ¿Deben continuar siendo una buena fachada para lavar dinero o deben cerrarse porque en nada benefician al país?

4. ¿Que no hay culpables de que el país se haya descompuesto, se haya complicado y ahora sea más miserable y peligroso? Yo no tengo duda que los principales culpables son la clase política, empresarial, los medios de información y también la iglesia porque todos ellos ejercen un enorme control sobre la población. ¿No hay culpables de la profundización de la quiebra de la economía, del gigantesco desempleo, de los miserables salarios a trabajadores, del alto número de migrantes?

5. ¿Debe unirse México alrededor de quién? Hoy la clase política y empresarial clama unidad ante el desastre que significa las 53 mil muertes en México y los que siguen en los próximos días, semanas y meses. ¿Unirse alrededor del presidente Calderón, de Televisa, del PAN, del PRI? ¿No es más coherente acaso exigirle al gobierno en las calles un cambio radical en su política económica y en su estrategia militar que ha causado más muertes que en muchas guerras y de subordinación a los EEUU?

6. El señorito Obama y Ban Ki-moon, el secretario general de la ONU, –de la manera más cínica, porque la sangre de sus víctimas les brotan por los poros- condenan el magnicidio de Monterrey, mientras asesinan con los bombardeos de la OTAN a miles de ciudadanos de Libia, Irak y Afganistán. Qué condolencias ni qué madre de aquellos que a diario ordenan a sus soldados bombardear pueblos y siguen haciendo gigantescos negocios en la venta indiscriminada armas, helicópteros y aviones de guerra.

7. Así que en México sí hay culpables y –por cobardía- no hay que dejar de denunciarlos. ¿Quiénes son los que se están robando en salarios insultantes y haciendo negocios el presupuesto público? ¿Quiénes son los que han hecho más miserable a la población explotando el trabajo? ¿Por qué han crecido en México, por millones, los que Ni estudian Ni trabajan? En Monterrey, como en Hermosillo hay y hubo culpables. Los vemos haciendo declaraciones diarias por la televisión y pidiendo apoyo. ¡Qué gran cinismo!

http://pedroecheverriav.wordpress.com

Fuente

México: Radiografía del “pesimismo”

viernes 26 de agosto de 2011

Eduardo Ibarra Aguirre (FORUNENLINEA)

Respecto de 2010 la situación del país sigue mal o de plano empeoró, estiman siete de cada 10 mexicanos que participaron en la Segunda Encuesta Nacional de Cultura Constitucional. Y la mitad tiene perspectivas pesimistas para el próximo año.

Aplicada en mayo pasado a 2 mil 208 mayores de 15 años en sus viviendas, la encuesta a cargo del muy activo Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional, sobre todo en vísperas de las definiciones de las candidaturas presidenciales, arrojó también que son las universidades públicas las que más confianza generan entre los ciudadanos, con 71 por ciento; seguidas por “los maestros” con 70 por ciento; el Ejército con 68 por ciento, sin hacer distinción con el miedo que le tiene buena parte de la población; la Comisión Nacional de los Derechos Humanos con 68 por ciento, organismo autónomo atareado –según el general Francisco Gallardo– en conseguirle reconocimientos a Isabel Miranda y Alejandro Martí, amén de tener sólidos vínculos con el IIJ; y en el mismo rango porcentual lo que denominan “los medios de comunicación”, donde lo mismo cabe el duopolio de la televisión, el oligopolio de la radio y el periódico más modesto y acosado.

Los diputados, los partidos políticos y los policías quedaron situados en los últimos sitios con 56, 55 y 54 por ciento respectivamente, respaldo que no pareciera tan bajo si observamos a los depositarios de la mayor confianza, pero del todo insuficiente para las tareas asignadas y los retos que sortean con más pena que gloria.

De cada 100 encuestados, 60 estiman que gobernadores y alcaldes “hacen poco caso al ciudadano”, más de la mitad consideran que jueces y magistrados incurren en lo mismo, y en el caso de Felipe Calderón y los legisladores la proporción es menor a 50.

En la batalla que concentra muchos esfuerzos y abundantes recursos materiales y humanos el general de cinco estrellas –quien cada vez intercambia más medallas con sus homólogos de otros países, pero no le bastan porque reiteradamente habla de sí mismo como “el presidente de la república”–, siete de cada 10 encuestados no están dispuestos a apoyar las políticas contra la inseguridad y 75.7 por ciento opina que debe transparentarse la información sobre la lucha contra el narcotráfico. Nueve de cada 10 rechazaron ser investigados sin orden judicial, como pretende el abogado, economista y administrador público.

Lo que superficialmente podría considerarse como pesimismo, contrasta sobremanera con que 70 por ciento aprobaría la convocatoria a un congreso para diseñar una constitución. Seis de cada 10 encuestados están de acuerdo con la revocación del mandato presidencial cuando infrinja la Carta Magna, como lo hace Calderón. Más de la mitad rechaza la posibilidad de la reelección en todos los cargos de elección popular. 60 por ciento muestran su desacuerdo con que los ministros de culto opinen de política durante los servicios religiosos y se oponen a la enseñanza de religión en escuelas públicas.

La radiografía de la UNAM no tiene desperdicio para estudiosos y gobernantes.

Finalmente, una explicación. El día 24 no se produjo Utopía porque la “Empresa de clase mundial”, como se publicita Comisión Federal de Electricidad, realizó cambio de cable a lo largo de tres cuadras, de las 10:30 a las 16:30 horas, del día anterior. La numerosa cuadrilla de trabajadores y sus dos modernas unidades automotrices que interrumpieron el tráfico como si nada, se retiraron dejando al vecindario sin luz. Por la presión telefónica de los vecinos, dos horas más tarde apareció una camioneta y dos trabajadores de la subcontratista Servindustrial, de Reynosa, Tamaulipas, y en una hora reinstalaron el servicio.

Fuente

Anuncian en Bolivia leyes en defensa de la naturaleza

viernes 26 de agosto de 2011
PL

El presidente boliviano, Evo Morales, anunció que el Ejecutivo aprobará leyes en defensa de la naturaleza.

Al entregar recursos para la ejecución de obras de desarrollo en la localidad cochabambina de Morochata, precisó que promulgarán una norma que impida más asentamientos ilegales en la zona del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Secure (TIPNIS).

Explicó que la medida pretende despejar temores de algunos pueblos indígenas por daños al medio ambiente, al tiempo que lamentó la actitud de las personas que se oponen a la construcción de la vía departamental que debe pasar por ese parque, la cual resulta esencial para integrar al país.

El mandatario precisó que la zona por la que ingresaría el camino abarca solo 60 kilómetros, por lo que subrayó que algunos dirigentes indígenas fueron engañados por Organizaciones No Gubernamentales (ONG) que quieren privar a los bolivianos del desarrollo.

Igualmente recordó que la construcción de esa ruta, que vinculará los departamentos de Cochabamba y Beni, es una reivindicación centenaria.

El dignatario agregó que dentro del pliego de peticiones presentado por las dirigencias de los pueblos indígenas del oriente que se oponen a la construcción de la carretera, hay algunas que no tienen nada que ver con ella.

Por ello, manifestó su convencimiento de que los sectores que quieren paralizar las obras viales y la actividad hidrocarburífera son gente nacional y extranjera interesadas en dejar a Bolivia sin recursos.

El jueves avanzaron las primeras conversaciones del gobierno boliviano con representantes de la marcha indígena, a 10 días de iniciada la movilizacion en protesta por la ejecución de la carretera.

Fuente

Historiadores chilenos respaldan llamado a Asamblea Constituyente

viernes 26 de agosto de 2011

PL

Una docena de historiadores chilenos respaldó el llamado a una Asamblea Constituyente reiterado por el pueblo en las movilizaciones, las que situó en un momento nuevo de la historia del país.

Los académicos explicaron que lo que nació como un movimiento estudiantil y de apariencia sectorial es hoy día un movimiento social, de carácter revolucionario antineoliberal.

Destacaron en ese sentido cómo las calles y plazas a lo largo de Chile se han transformado en las arterias donde fluyen miles de ciudadanos demandando cambios sustanciales en el paradigma económico, en el carácter y rol del Estado y en la institucionalidad del país.

En un manifiesto en el que registraron el momento histórico que vive Chile y al que invitaron a otros académicos a suscribirse subrayaron como en el curso de las protestas sociales se va construyendo la unidad.

No sólo los estudiantes viven en el principio de la desigualdad, sino la mayoría de la sociedad chilena actual; por lo que es lógica entonces la identificación con el propósito antineoliberal de los movilizados de combatir la inequidad extrema, apuntaron.

Instaron asimismo a no ver el actual movimiento social simplificado únicamente a la coyuntura del actual gobierno de la derecha en Chile, sino a tener claridad de que Chile vive un momento de un proceso histórico ya en marcha en el que ha trascendido la voluntad popular de cambiar el modelo sociopolítico.

Rubricaron el referido manifiesto los historiadores Karen Alfaro, Fabián Almonacid, Pablo Artaza, Mario Garcés, Sergio Grez, Angélica Illanes, Alexis Meza, Ricardo Molina, Julio Pinto, Gabriel Salazar y Verónica Valdivia.

Fuente

Chile: Un menor muerto y más de mil detenidos

viernes 26 de agosto de 2011

PL

Un adolescente de 14 años de edad murió hoy en la vía pública en esta capital de un impacto de bala en el pecho, en el cierre de una jornada nacional de protestas antineoliberales.

Identificado como Manuel Gutiérrez, el menor murió en horas de la madrugada en una instalación hospitalaria de la comuna de Macul, como consecuencia del impacto causado por un arma de grueso calibre.

Voceros de la familia y amigos de la víctima atribuyeron el hecho a un disparo de Fuerzas Especiales de Carabineros, ubicadas a unos 300 metros del lugar por donde caminaba Gutiérrez.

"Ibamos caminando hacia la pasarela donde se supone que estaban los carabineros, íbamos acercándonos y escuchamos tres disparos y uno dio en el pecho de mi amigo", sostuvo Jospeh Ramírez, quien acompañaba en esos momentos a Gutiérrez.

Sobre lo ocurrido, el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, llamó a "no especular" y llamó a "dejar que las instituciones funcionen".

Señaló Ubilla que la muerte del menor se produjo en medio de "enfrentamientos" y que La Moneda hará todo lo posible por esclarecer de manera rápida el suceso.

Ubilla admitió más de mil 300 detenidos en el país suramericano en el contexto del paro nacional ciudadano y cifró en unos 200 los lesionados, entre civiles y uniformados.

Fuente

Bancarrota capitalista: Se agotaron las aspirinas

viernes 26 de agosto de 2011




Jorge Altamira (especial para ARGENPRESS.info)

Cuando ingresa en su quinto año, la bancarrota capitalista que comenzó a mediados de 2007 avizora su fase más aguda. Se habla ni más ni menos que de la caída del Bank of America, uno de los primeros de Estados Unidos. El Bank of America había absorbido en el primer año de la crisis a rivales como Countrywide -el cual estaba hasta el cuello en créditos incobrables por hipotecas- y se había quedado con otro en el tope del ranking -el poderoso Merril Lynch. Semejantes bocados lo atoraron, debido a las enormes deudas que habían contraído estos bancos para financiar la especulación inmobiliaria.

A esta calamidad, se han sumado las penas y resarcimientos que deberá pagar por el fraude que cometió con otros bancos en oportunidad del ‘defol' de la mayor aseguradora del mundo, AIG. Por medio de la intervención del secretario del Tesoro norteamericano, el America se hizo pagar los créditos que tenía sobre AIG unas pocas horas antes de que la aseguradora declara la cesación de pagos; el mismo beneficio recibieron otros bancos, como el francés Société Gènerale.

Una caída del America desataría quiebras generalizadas, pero lo mismo ocurriría con las alternativas para salvarlo. Una inyección de capital, del orden de los 60 mil millones de dólares, provocaría una reducción fuerte del precio de sus acciones (superior al derrumbe que ya experimentó: en lo que va del año, sus precios se derrumbaron desde 14 a 7 en el día de hoy, o sea un 50%) y la consecuencia sería una extendida depresión en la Bolsa. Si, como otra opción, declarara una quita del valor de sus préstamos para facilitar su cobro a los clientes, el resultado sería una depresión aún mayor en el mercado crediticio. La variante que se vislumbra es que sea adquirido por el J.P. Morgan, que para eso requeriría un fortísimo subsidio del Banco Central (FED), en momentos en que la emisión monetaria ha tomado proporciones gigantescas. Según las versiones, "el secretario (del Tesoro) se habría ya comprometido a facilitarle al comprador unos 100.000 millones de dólares con objeto de que la entidad (Morgan) complete la compra", pero se estima "que el Bank of America requiere una ampliación de capital de 200.000 millones de dólares". El costo del seguro contra un ‘defol' del Bank of America ha subido cerca de 500 puntos sobre la tasa que se usa como referencia. Todo lo que se creía sólido se deshace en el aire.

Perdidos en Europa

De mayor alcance es lo que ocurre en Europa. Un banco pequeño de Grecia (de sólo 35 sucursales) tuvo que ser rescatado de la quiebra por parte de cuatro bancos de mayor porte para evitar una corrida de depositantes, que habría noqueado incluso a los grandes bancos de Europa que tienen una fuerte exposición a la deuda estatal y a los bancos de Grecia. El Banco Central Europeo, sin embargo, no aportó dinero a este operativo, porque los bancos griegos agotaron las garantías para acreditar ante el BCE. El pilotaje lo tuvo que asumir el Banco Central de Grecia, el que sumó así nueva deuda con el BCE, y la enorme deuda pública de Grecia, que es el garante último del Banco Central del país. Este rescate precario e improvisado ha aumentado las dificultades de España e Italia para acceder al mercado de créditos para financiar el pago de la deuda pública. La desvalorización que sufrirá esta deuda afectará fuertemente la solvencia de los bancos acreedores del Estado y la tendencia a una corrida contra ellos. Los bancos españoles están en la primera línea de fuego.

Como resumen general, se constata que los rescates de bancos realizados por gobiernos y bancos centrales a partir de comienzos de 2008 ha concluido con una nueva crisis financiera y fiscal aún mayor de los Estados, la cual repercute sobre los bancos que, durante toda la crisis, han especulado con la compra de deuda pública. Los ajustes fiscales, a partir de finales de 2009, y los despidos, reducciones en la jornada de trabajo y de los salarios golpearon fuerte a la demanda de consumo y de inversión, precipitando una nueva recesión. Estos ataques a los trabajadores aumentaron la tasa de explotación de la fuerza de trabajo por parte del capital, pero acentuaron la insolvencia financiera (la capacidad de repago de los préstamos) como consecuencia de la recesión. Se manifestó, de este modo, la tendencia de la crisis a quebrar las relaciones sociales propias del capitalismo (ausencia de crédito y una nueva crisis monetaria).

De nuevo la madre de todas las crisis: la monetaria

A este regreso de la crisis monetaria responde la suba descomunal del oro (llegó, hace tres días, a cerca de dos mil dólares la onza), mientras el precio del petróleo ha estado cayendo (algo que los analistas consideran relacionado con un horizonte económico recesivo). El oro no es considerado materia prima, sino refugio del capital bajo la forma metálica. El dinero y el capital se retiran del mercado y de la acumulación ampliada, y se repliegan al atesoramiento. Al mismo fenómeno responde -aunque no por mucho tiempo- la suba paradójica del precio de la deuda pública de Estados Unidos. Se trata de una forma disimulada de corrida bancaria: ocurre que los poseedores de enormes masas de dinero en forma líquida (4 billones de dólares) las están retirando de bancos y fondos especulativos por temor a una quiebra, para refugiarse en el santuario ‘políticamente seguro' de la deuda pública norteamericana. Pero la escasa remuneración que ofrece la compra de deuda pública de Estados Unidos perjudica el negocio bancario, que paga más por los depósitos que recibe que lo que cobra por los títulos del Tesoro que compra con esos depósitos. El resultado es que algunos de ellos (Mellon de Nueva York) han comenzado a desalentar el ingreso de depósitos mediante el cobro de una comisión.

La crisis monetaria ha retornado a la economía mundial, como ocurriera en las vísperas del derrumbe de Lehman Brothers en septiembre de 2008, cuando paralizó el comercio mundial y las transacciones financieras. El mercado monetario, donde se otorgan y renuevan los préstamos de cortísimo plazo (de un día hasta seis meses), ha sufrido una fuerte caída. Se comienza a hablar de un tercer plan de inyección monetaria para reactivarlo por parte de la FED, pero los principales observadores desechan que pueda tener efectos prácticos: los mercados están llenos de plata, no necesitan que ingrese más -el problema es que ese dinero se movilice. El recurso a la impresión de billetes para rescatar bancos se ha agotado; otra cosa sería que sirviera a un plan económico de conjunto para reconstruir a la sociedad sobre nuevas bases. El capitalismo se enfrenta a lo que procuró evitar: un replanteo político de conjunto. Ingresamos al punto más alto de la crisis.

El choque político

Varios comentaristas han atribuido la ‘politización' de la crisis mundial a la descalificación, que consideran arbitraria, de la deuda norteamericana por parte de las calificadoras de riesgo. En realidad, estas calificadoras llegaron tarde, si se tiene en cuenta que la deuda de conjunto de Estados Unidos es de 22 billones de dólares ¡un 150% del PBI! El monto suma la deuda federal (14,5 billones); las deudas de Estados y municipios (unos 2 billones de dólares) y la deuda de las agencias hipotecarias del Estado (5 billones y medio). Es impagable a su valor actual. El voltaje político que hay que asignar a esta rebaja de calificación pasa, antes que nada, por el hecho de que los acreedores más importantes son internacionales -China y Japón-, mientras que el principal acreedor interno es (como en la Argentina K) el Banco Central y los Fondos de Pensiones. La rebaja de calificación desvaloriza la deuda: ‘licúa', por un lado, los activos en poder de los jubilados y de los consumidores y, por el otro, el de los rivales del exterior. Estamos ante una presión para que Japón y, en mucha mayor medida, China, revaloricen sus monedas, para que sustituyan así la desvalorización del dólar. Una revalorización de la moneda de China favorecería el comercio de sus competidores y aumentaría la deuda interna en China medida en dólares; lo que desataría una crisis en regla en el país asiático. China ha respondido con una advertencia política: le exigió a Estados Unidos una reducción de los gastos militares, para pagar la deuda, y botó el primer portaviones nuclear, que Obama cuestionó con una advertencia ‘dura'. China no tiene márgenes: ahora mismo la inflación en el país está creciendo -especialmente y en gran medida en los alimentos básicos, muy sensibles para la población.

Europa atraviesa un proceso de características similares (crisis monetaria y política). Su capacidad para financiar el pago de la deuda pública de sus países se ha agotado; lo mismo vale para los ajustes fiscales. Se ha puesto en marcha una reestructuración insignificante de la deuda de Grecia, que carece de magnitud o profundidad para resolver el ‘defol'. El reemplazo de las deudas nacionales impagables por una deuda única de Europa, para hacerlas más solventes, solamente cambiaría el asunto si la carga del endeudamiento sustituto la asumieran los Estados más fuertes (Alemania y Francia), pero esto sería equivalente a subsidiar el rescate de sus competidores. Sólo podrían admitir ese rescate si antes el resto de los países cedieran sus soberanías para que, Alemania en especial, pudieran reorganizar sus economías en función de la industria alemana. La dimensión de la crisis la dejó ver recientemente el magnate George Soros, cuando planteó que Grecia y Portugal debían retirarse de la zona euro (no sin antes asegurar el pago de deudas y depósitos en euros) para cerrar filas entre los países restantes y de este modo salvar a la moneda común y a la Unión Europea. Pero esta salida implicaría un ‘defol' de esos dos países y la quiebra de los bancos acreedores de varios de los Estados acreedores de Grecia. Soros caracterizó una desintegración de la UE como la etapa última y final de la crisis en curso.

Nouriel Roubini, un economista con laureles, la ve de otro modo: es necesaria -dice- una reestructuración de la deuda hipotecaria de Estados Unidos, que saque del ‘defol' y del desalojo a 11 millones de familias y, en forma complementaria, obligar a los accionistas y acreedores de los bancos que dieron hipotecas a que carguen con las pérdidas correspondientes. A partir de aquí recomienda un fuerte aumento del gasto fiscal para recuperar la demanda. Que se diga esto, luego de que Obama pactara con los republicanos lo contrario, es un síntoma inconfundible de la violencia de la crisis política que asoma en Estados Unidos. Incluso el multimillonario Warren Buffet reclamó que los ricos paguen más impuestos para financiar un programa de obras públicas. La fase de las opciones políticas en el desarrollo de la crisis forzará a la participación masiva de las diferentes clases de la sociedad.

El núcleo

Las diversas explosiones -tanto económicas como políticas e internacionales- de la bancarrota capitalista se están acercando al núcleo del reactor. La vigencia de un programa de transición que opere como un factor de movilización de masas, entre la situación actual y la meta de la reorganización socialista de la sociedad (que la crisis la paguen los capitalistas), está más clara que nunca.

Autor imagen: Carlos Latuff

Fuente

La revolución socialista y la construcción de una nueva institucionalidad

viernes 26 de agosto de 2011

Homar Garcés (especial para ARGENPRESS.info)
La construcción de una nueva institucionalidad jurídico-política que responda y se adecue a los postulados fundamentales de la democracia participativa y protagónica genera, forzosamente, contradicciones con el orden existente. Contradicciones que deben ser confrontadas sin temor alguno por los revolucionarios, especialmente cuando su accionar se orienta al logro y la consolidación de este objetivo estratégico para la revolución socialista.

Sin embrago, vale aclarar que tal institucionalidad no puede derivarse nada más que de las leyes aprobadas por el poder legislativo ni por la iniciativa exclusiva de la jerarquía gobernante, sino de la movilización y las demandas de los sectores populares, puesto que los mismos se mostrarían mejor dispuestos a crearla y a sustentarla que aquellos que ahora ocupan cargos de dirección política y de gobierno, al estar presionados a mantener la cuota de poder alcanzado, es decir, al someterse a las razones de Estado y los procesos burocráticos, tan típicos de la administración pública.

Hay que reflexionar seriamente sobre este aspecto, sobre todo, los efectos sociales que pudieran derivarse de la falta absoluta de esta nueva institucionalidad, dado que muchos de los elementos que han caracterizado la crisis social, política y económica que arrastran desde hace mucho tiempo los países de nuestra América se mantienen campantes, sin una solución estructural que los reduzca y elimine. Bajo una concepción indudablemente revolucionaria, esto supone, por lo tanto, proponerse la necesidad de elaborar teóricamente el problema del Estado de una forma integral y no meramente reformista o a medias, cuestión que no lo hará nadie moldeado por los códigos de la democracia burguesa-representativa sino por quienes estén plenamente convencidos que ello es un paso significativo, definitivo y necesario para la transición de una sociedad marcada por el capitalismo a una sociedad postcapitalista, igualitaria y emancipatoria. Aunque otros quizás lo nieguen, el problema del Estado afecta la marcha y profundización de cualquier proceso revolucionario en el mundo. No puede exaltarse simplemente el papel protagónico y la participación de los sectores populares si no existe la disposición revolucionaria de someter las diversas estructuras que integran el Estado a una transformación radical y efectiva, de acuerdo a lo que sería entonces una revolución socialista, con un alto contenido popular. En este caso, deben derrumbarse los múltiples prejuicios que rodean la existencia del Estado tal como lo conocemos, evitando así que, desde el interior del mismo, pueda organizarse una resistencia burocrática que haga imposible cualquier cambio planteado.

Por consiguiente, cualquier alusión a una transición gradual y pacífica de la sociedad -teniendo al Estado en un primer plano- mediante solo leyes, constituye una posición reformista contraria al espíritu revolucionario. De ahí que, como alternativa revolucionaria, el socialismo resulte incompatible con dicha posición, siendo imperioso que los revolucionarios la combatan en cualquier terreno y en todo momento. Para ello resulta decisivo la participación y el protagonismo del pueblo, sin menoscabo de la vanguardia revolucionaria que pueda orientar la acción popular con la suficiente claridad política e ideológica. De igual forma, es absurdo situar la institucionalidad jurídico-política vigente, ajustada a los intereses de una clase hegemónica minoritaria, por encima del interés general del pueblo. En consecuencia, sin una nueva institucionalidad jurídico-política, fundamentada en el poder revolucionario de las mayorías, la revolución socialista podría perderse, convertida en simple consigna, sin ninguna trascendencia para el logro de una sociedad emancipada y emancipatoria, más justa y avanzada que la actual.

Fuente

Clases, estados e ideologías imperiales

viernes 26 de agosto de 2011

Claudio Katz (especial para ARGENPRESS.info)

Resumen

En tres terrenos se verifican las singularidades y contradicciones del imperialismo del siglo XXI. La ideológica tiene mayor gravitación y el mantenimiento del orden global requiere adhesiones. Por esta razón, el americanismo sustituye el racismo anacrónico del colonialismo. Los mensajes imperiales buscan suscitar la aceptación del status quo, pero su credibilidad está afectada por el uso de la violencia y su influencia depende del contexto político.

El americanismo está sujeto a los mismos contratiempos que el neoliberalismo. Logra consentimiento en las coyunturas de estabilidad y se disloca en las crisis. Cumple un papel indispensable para la reproducción del capitalismo, pero está corroído por numerosas inconsistencias.

En la nueva gestión imperial la organización militar ya no es un atributo exclusivo de cada estado. La delegación de atribuciones a organismos supra-nacionales modifica una función tradicional del estado moderno. Hasta ahora predomina un contexto intermedio de mayor mundialización y estados más internacionalizados.

Los aparatos estatales perduran como dispositivos de las clases dominantes. Pero la gestión económica colectiva y la protección militarizada internacional exigen conformar organismos para-estatales más flexibles y autónomos.

El modelo asociativo esclarece los vínculos entre las burguesías y las burocracias imperiales y la visión estructural clarifica el papel de los organismos internacionalizados. Ambos enfoques permiten superar las limitaciones del enfoque instrumentalista y evita la exageración transnacionalista.

La asociación mundial de capitales modifica el escenario de clases dominantes estrictamente nacionales y competitivas. Pero no hay clases trasnacionales despegadas de sus viejos estados. El análisis de estas transformaciones requiere notar cómo la burguesía perpetúa linajes y absorbe nuevos contingentes. Es importante contemplar todas las dimensiones de la dominación clasista, considerando la subordinación económica, el sometimiento político y el control ideológico.

El término imperialismo está muy asociado con disputas entre potencias y la denominación imperio alude a intervenciones coordinadas de los dominadores. Conviene clarificar el sentido asignado en cada caso al concepto.

El imperialismo contemporáneo difiere significativamente de su antecedente clásico en el terreno bélico, económico y político. La ausencia de guerras imperialistas, la creciente mundialización y la gestión geopolítica conjunta transforman por completo las características de la dominación capitalista global.

Nuestra caracterización resalta estos cambios, destacando la singularidad y las contradicciones que presenta la opresión imperial en el inicio del siglo XXI. Expusimos esta interpretación en debate con las teorías que postulan la continuidad del esquema leninista y en polémica con las visiones que consideran obsoleto cualquier análisis del imperialismo.

Las miradas ortodoxas y globalistas reflejan los errores de ambos enfoques. No registran en el primer caso y exageran en el segundo, las mutaciones cualitativas del período en curso. Estos desaciertos impiden percibir las peculiaridades del imperialismo actual en tres campos de novedosa reflexión teórica: el perfil de las clases dominantes, el funcionamiento del estado y las características de la ideología.

Clases integradas

La asociación mundial de capitales ha modificado el escenario de clases dominantes estrictamente nacionales y competitivas, que predominaba en el imperialismo clásico. Las burguesías alemana, japonesa, norteamericana o francesa utilizaban en el pasado todo su arsenal, para disputar predominio en el campo de batalla. En la actualidad, grandes segmentos de esos grupos desenvuelven negocios conjuntos y enfocan los cañones hacia otros blancos.

Pero el grado de integración de estos sectores varía significativamente en cada región e involucra fracciones y no totalidades de esas clases. Es un proceso en curso, que se desarrolla en el seno de los viejos estados nacionales, a través de tensiones entre segmentos con distinto nivel de actividad globalizada.

La reconfiguración mundialista es muy significativa, pero hasta ahora tiene un alcance limitado. Implica equilibrios entre clases nacionales y grupos internacionalizadas y se encuentra muy lejos de la transnacionalización completa. Las transformaciones en los sectores de las burocracias no adoptan la misma tónica en el conjunto de los capitalistas. Esos cambios involucran a un importante segmento de directivos y funcionarios, pero no al grueso de los propietarios de las grandes firmas.

El escenario actual diverge, por lo tanto, del contexto nacional-competitivo descripto por Lenin y no se identifica con el curso asociativo avizorado por Kautsky. Hay mayor integración que la observada por el líder bolchevique, pero no rige el marco cooperativo que imaginó el dirigente socialdemócrata.

El perfil más cosmopolita que rodea a amplios sectores de la burguesía coexiste con el militarismo y la inestabilidad del sistema. Hay mayor asociación del capital internacional, pero ningún atisbo de la paz perpetua, que concebía el teórico del ultra-imperialismo. Como la integración se consuma a través de los viejos estados y no a través de un basamento multinacional, el capitalismo continúa corroído por múltiples tensiones geopolíticas.

Es importante registrar el cambio en curso y sus limitaciones. La asociación internacional de los capitalistas es un proceso contradictorio y tendencial. Ha transformado significativamente la estructura competitiva nacional del imperialismo clásico, pero no ha creado clases dominantes trasnacionales despegadas de sus viejos estados. Hay un nuevo status de clases integradas, que no se amalgaman por completo.

Este perfil es coherente con la naturaleza de la burguesía, como sector competitivo gobernado por mecanismos colectivos. Los capitalistas conforman una clase social, que ha incluido históricamente una amplia variedad de continuidades y cambios, para adaptarse al curso de la acumulación.

A diferencia de la nobleza, la burguesía segrega y agrega. Perpetúa linajes y absorbe nuevos contingentes. Recurre a la separación competitiva y a la absorción inclusiva. Por un lado recrea privilegios estables y limita la movilidad social a través de la herencia. Por otra parte coopta nuevos grupos a la administración de los beneficios. (1)

Las clases capitalistas necesitan estabilidad para asegurar su reproducción y evitan las transformaciones abruptas. Pero modifican permanentemente su conformación interna para reproducir los negocios e incorporan a su ámbito a todos los sectores que se amoldan a las exigencias de rentabilidad.

Este equilibrio entre continuidades y renovaciones desemboca en un sistema de dominación ampliada. La clase capitalista no se reduce a un puñado inmutable de propietarios de los medios de producción. Se reconfigura periódicamente, mediante la incorporación de nuevos segmentos.

Este proceso condujo por ejemplo en la posguerra a la inclusión de las nuevas capas gerenciales, surgidas del propio proceso de concentración y centralización del capital. Esta incorporación involucró a todos los funcionarios que realizan tareas esenciales para la continuidad del sistema (coerción, persuasión, control, vigilancia). Han quedado asimilados al polo dominante y participan como poseedores o expropiadores de la confiscación del trabajo ajeno.

Los capitalistas amplían su composición con este tipo de absorciones de los sectores necesarios para valorizar el capital. Estos segmentos cumplen funciones estratégicas en el control del proceso de trabajo y aseguran la reproducción de la ganancia (altos directivos). Cumplen un rol muy diferente a la actividad puramente técnica, desarrollada por otro tipo de asalariados (profesionales). (2)

Definiciones ampliadas

Tomar nota de estas modificaciones y utilizar un criterio ampliado para caracterizar a las clases capitalistas es decisivo. Sólo esta óptica permite notar dos importantes rasgos de la asociación internacional en curso. La propiedad de los paquetes accionarios ha comenzado a mundializarse y los directivos de grandes compañías adoptan ciertas modalidades cosmopolitas. Estos cambios están acotados por su desenvolvimiento en el marco de estados nacionales diferenciados, pero ilustran un viraje hacia la mayor integración global.

Recurrir a un criterio ampliado de análisis de las clases dominantes es vital para entender la actual situación intermedia de los principales grupos capitalistas. Estos sectores ya no actúan como bloques nacionales uniformes y tienden a la asociación internacional, pero sin alcanzar un status transnacional.

Existe una amplia variedad de altas burocracias mundializadas y un segmento más restringido de propietarios internacionalizados. Esta combinación contrasta con el escenario invariablemente nacional, que presentaba el imperialismo clásico. Para analizar correctamente este cambio, resulta necesario reconocer que la pertenencia a la clase capitalista se extiende a ambos sectores y está conformada por la suma de propietarios y funcionarios del capital.

Las clases burguesas no se definen sólo por la propiedad de los medios de producción y por el lugar que ocupan en la estructura productiva. Ese sector social incluye toda una red de auxiliares que desarrollan las funciones de coerción, persuasión y administración, requeridas para la reproducción del sistema. (3)

Estos criterios son importantes para evitar dos unilateralidades. Las miradas que ponen el acento en la gestación de una nueva clase dominante transnacional tienden a resaltar sólo la globalización de las funciones, omitiendo la persistencia de propietarios nacionales diferenciados. Quienes por el contrario, desechan desde una óptica ortodoxa la existencia de transformaciones relevantes, remarcan esta segunda continuidad desconociendo el primer viraje. En ambos casos se ignora el curso intermedio que prevalece en el escenario actual.

Este proceso no se esclarecerse observando únicamente la dimensión económica de la nueva configuración clasista. La dominación de los poderosos se ejercita también en el terreno político y social y la propia definición de esa sujeción incluye los tres campos. Es una subordinación económica que los capitalistas imponen a los asalariados, es un sometimiento político que la burguesía ejerce sobre los trabajadores y es una supremacía ideológica que mantienen los dominadores sobre los dominados. (4)

Otro tipo de estados

A diferencia del imperialismo clásico, la organización militar ya no es un atributo exclusivo de cada estado. Predomina una gestión mundial coordinada y jerarquizada, que ha transferido parte de las decisiones bélicas a un mando conjunto, liderado por Estados Unidos. Esta delegación modifica una de las funciones tradicionales del estado moderno. Muchas actividades de armamento y entrenamiento militar han quedado fuera de la órbita exclusiva del estado-nación.

Esta transformación altera las reglas de la guerra en función de la defensa nacional, que imperó durante la vigencia del sistema westfaliano (1648-1943). Esos principios surgieron con el fin del feudalismo y la sustitución del esquema de autoridades superpuestas (que regía a la nobleza) por el modelo de centralización militar, que adoptaron las monarquías absolutas y los regímenes republicanos. Al diluirse en las últimas décadas el horizonte de las guerras inter-imperiales, se han disuelto los viejos cimientos estatales de las conflagraciones entre potencias.

Esta transformación explica el nuevo perfil internacionalizado del gendarme estadounidense. Al concentrar la mitad del gasto bélico mundial para desenvolver operaciones a escala planetaria, el estado norteamericano reemplazó la antigua estructura de la defensa nacional por un nuevo sistema de custodia imperial.

Ese estado articula el funcionamiento interno y la coordinación exterior, mediante dispositivos que no tuvieron las potencias precedentes. Define guerras hegemónicas y agresiones globales, a través de una red de organismos presidenciales, parlamentarios y académicos, que seleccionan mediante disputas de poder las distintas opciones en juego. El aparato estatal norteamericano sirve a los intereses de la burguesía estadounidense, pero también sostiene el orden capitalista global.

Este rol es ejercido en un escenario de convivencia de los viejos estados nacionales con distintas instituciones regionales y globales, que asumen funciones para-estatales. Estos organismos eran inexistentes en la era clásica, pero no tienen aún el perfil estable de instituciones transnacionales sustitutas.

Las nuevas estructuras multinacionales son militares (OTAN), diplomáticas (ONU), económicas (OMC), financieras (FMI) e informales (G 8, G 20) y están rodeadas de numerosos equivalentes regionales (Unión Europea, MERCOSUR, NAFTA, etc). Ambos tipos de instituciones absorben actividades, que en el pasado eran patrimonio exclusivo de los estados nacionales. La soberanía absoluta sobre cierto territorio nacional se ha reducido significativamente con esta internacionalización del poder de decisión. (5)

Este proceso de transferencia de facultades hacia los organismos extra-nacionales, ya no genera la simple contraposición entre ganadores imperiales y perdedores vasallos. Ahora rigen nuevas relaciones de protección militar y asociación económica entre las clases dominantes.

Esta mutación redistribuye niveles de soberanía y rompe la cohesión de estados construidos al cabo de prolongados procesos de formación nacional. Este cimiento es quebrantado por la mundialización y ha sido profundamente socavado por el neoliberalismo.

El cambio en curso se desenvuelve a través de una creciente penetración internacional en los viejos aparatos estatales. Estas estructuras amoldan la regulación local de la acumulación a los nuevos requisitos impuestos por la reproducción global del capital. Se incrementan las garantías a la inversión externa, se refuerzan los incentivos a la movilidad financiera y se consolidan los reaseguros a la liberalización comercial. El mismo estado nacional continúa aportando los cimientos jurídicos y materiales que exige el capital, pero este sostén se implementa con mayor atadura a las prescripciones externas.

El capitalismo global continúa funcionando a través de múltiples estados nacionales, sin conformar un sustituto mundial de esos organismos. Pero la estructura interior de las viejas instituciones ha cambiado. Ya no sostienen sólo los intereses de clases capitalistas rivales, sino que apuntalan la asociación internacional del capital. El imperialismo actual opera en un contexto intermedio de mayor mundialización y sostenida perdurabilidad de estados más internacionalizados.

Complejidad y autonomía

Los estados imperialistas del pasado y sus herederos actuales difieren en muchos aspectos, pero mantienen una continuidad básica. Son dispositivos al servicio de las clases dominantes, que operan como estructuras coercitivas para perpetuar un orden social opresivo.

La policía, el ejército y las cárceles persisten como mecanismos centrales del poder burgués para asegurar esa dominación. Es importante recordar este principio básico, frente a numerosas mistificaciones, que presentan al estado como un exponente del bien común y del interés general.

Esa vieja creencia ha sido reciclada por los neoliberales, que diabolizan la acción del estado cuando observan obstrucciones al funcionamiento del mercado. Esta actitud cambia abruptamente cuando resulta necesario garantizar los negocios capitalistas. En esas circunstancias aplauden las intervenciones jurídicas y coercitivas de ese organismo. En la estabilidad promueven privatizaciones y recortes del gasto social y en la crisis elogian el rescate de los bancos y los socorros de las empresas.

La omisión del fundamento clasista del estado es muy común también entre los críticos del intervencionismo estatal, que reivindican las cualidades de la sociedad civil, como ámbito de diálogo, tolerancia y realización humana. En esos elogios suelen olvidar que en el universo “societalista” impera la desigualdad generada por la explotación capitalista. La órbita estatal convalida esa inequidad, mediante la acción de policías, jueces y funcionarios que garantizan el orden vigente. La sociedad civil regula la dominación económica y el estado organiza la dominación política.

Todas las concepciones que divorcian el análisis del estado de sus raíces clasistas impiden comprender la dinámica actual de este organismo a escala imperial. Esta institución presenta un funcionamiento más complejo y autónomo que su precedente clásico, pero responde a los mismos intereses de clases dominantes. El desconocimiento de ese fundamento torna misteriosa cualquier indagación sobre el tema.

La gestión económica más colectiva del imperialismo contemporáneo y la protección militar más internacionalizadas se implementan al servicio de los poderosos. Pero requieren el concurso de instituciones estatales, con mayor grado de flexibilidad e independencia que sus equivalentes de principios del siglo XX

Estos rasgos son visibles por ejemplo en el gendarme norteamericano (como custodio global del capital) y en la Unión Europea (como entidad que adelantó la convergencia de estamentos burocráticos a la fusión de las empresas de esa región). Los funcionarios de ambas instituciones mantienen una relación de mayor asociación con los grandes grupos industriales y financieros.

Por un lado, el accionar militar norteamericano genera frecuentes conflictos de intereses con las firmas estadounidenses. Por otra parte, la unificación europea obliga a equilibrar intereses de compañías que no han constituido un capital continental integrado. En ambos casos, los estados ya internacionalizados deben armonizar intereses, que desbordan ampliamente el radio nacional del imperialismo clásico.

La autonomía relativa del estado que impone esta administración capitalista contemporánea introduce mayor distancia, pero no divorcios de las clases dominantes. El manejo del estado continúa orientado a proveer las condiciones que requiere el capital para reproducirse. Esa entidad no se desliza hacia un auto-desarrollo desconectado del poder burgués. La alta burocracia desenvuelve su propio sendero, pero mediante una relación privilegiada con los dueños de las tierras, las empresas y los bancos.

Este tipo de conexiones entre los administradores directos del estado y sus principales beneficiarios rige la dinámica del imperialismo contemporáneo. Estos vínculos se verifican en los nuevos organismos globalizados (FMI, OMC, ONU) y en los viejos estados más internacionalizados. Las nuevas burocracias suelen anticipar las conductas que aún no maduró el conjunto de la burguesía. Entre ambos grupos existe una complementariedad, que le permite al aparato del estado desenvolverse con sus propias reglas, sin afectar la marcha de los negocios.

Los cimientos teóricos

La comprensión de las características del estado imperial exige superar las visiones instrumentalistas de ese organismo, como una simple herramienta de la burguesía. Estos enfoques predominaron en los análisis marxistas del imperialismo clásico y tuvieron el mérito de esclarecer el interés de clase subyacente en las confrontaciones inter-imperialistas, a principio del siglo pasado.

Esos enfoques permitieron refutar las teorías convencionales, que atribuían las conflagraciones al “ansia de poder”, al “deseo de gloria” o a los “ideales patrióticos”. Esa desmistificación de la competencia inter-imperial permitió desnudar las causas de las tomentosas guerras, que ensangrentaban a los pueblos para enriquecer a los poderosos.

Pero estas caracterizaciones –que iluminaron la función del estado en las situaciones extremas de conflagración inter-imperial- se tornaron insuficientes al concluir la segunda guerra. No sirvieron para comprender el papel de esa institución en los períodos de estabilidad. La presentación instrumental tan sólo aporta un punto de partida para estudiar el problema. Este señalamiento inicial debe complementarse, indagando las múltiples y cambiantes funciones que cumple el estado, en cada etapa de la acumulación.

Superar la herencia instrumentalista es indispensable para captar las características del estadio imperial contemporáneo. Esta institución opera a través de procedimientos, mediaciones y mecanismos muy variados. Como ha internacionalizado su radio de acción sin generar estructuras transnacionales uniformes, se necesita indagar las modalidades de un sistema múltiple de estados que se ha mundializado.

El modelo asociativo, que expusieron algunos pensadores marxistas en los años 70 es muy útil para encarar este análisis, puesto que permite esclarecer los vínculos actuales entre las burguesías y las burocracias imperiales. Este esquema da cuenta de las relaciones de correspondencia y conflicto que mantienen ambos sectores. Dos fuerzas separadas coexisten en tensión, en la defensa de un mismo sistema.

Esta comunidad se refleja en los propios mecanismos de selección del personal apto para dirigir el estado burgués. Los administradores de ese organismo mantienen estrechas relaciones de parentesco y amistad con los capitalistas, defienden los mismos valores y exhiben los mismos comportamientos. Pero desarrollan una conciencia más acabada de los intereses del sistema, reflejando la acentuada separación entre esferas políticas y sustratos económicos del régimen vigente. La burguesía es una clase competitiva que necesita delegar el gobierno sobre una capa especializada, que asegure el equilibrio político y la seguridad jurídica requeridos por la acumulación. (6)

La tesis del marxismo estructuralista también aporta elementos importantes para la comprensión del estado imperial. Esta visión analizó de qué forma el estado asegura la reproducción objetiva del sistema. Ilustró el rol esencial que cumple este organismo en debilitar la resistencia de los dominados y facilitar la cohesión de los dominadores, para recrear las condiciones económicas y los cimientos legales que necesita el capitalismo para desenvolverse. (7)

Estos señalamientos contribuyen a explicar, en la actualidad, el papel central que cumplen las instituciones más internacionalizadas del estado norteamericano. La Reserva Federal se ha tornado, por ejemplo, decisiva en la organización y continuidad de las finanzas globalizadas.

Aunque los debates del pasado opusieron al enfoque asociativo con la visión estructural, ambas miradas son compatibles y aportan los fundamentos para comprender la complejidad del funcionamiento estatal contemporáneo. Subrayan cuál es la relación social capitalista que subyace en torno a este organismo y evitan especialmente la presentación de weberiana de la burocracia, como un poder en sí mismo divorciado de las prioridades de la burguesía.

Ideología global

La ideología tiene en la actualidad mayor gravitación en la política imperial que en el pasado. El mantenimiento del orden global requiere suscitar la adhesión de importantes sectores de la población. Este apoyo no se consigue solamente con el temor o la resignación que generan las agresiones del Pentágono.

La ideología imperial contemporánea recurre a ejercicios de persuasión, para combinar la coerción con el consenso, en los términos concebidos por Gramsci. El revolucionario italiano, retrató cómo la dominación burguesa exige mixturar el uso de la fuerza con modalidades de consenso. Destacó que la sujeción de los oprimidos requiere formas de consentimiento hacia los poderosos, logradas por intermedio de la cultura y el liderazgo moral.

Gramsci subrayó que el uso exclusivo de la violencia sólo permite una supremacía coercitiva, que no asegura la reproducción de la opresión clasista. Señaló que únicamente el predominio ideológico permite consolidar formas de hegemonía más perdurables. Ese sostén se logra suscitando entre los oprimidos, la aceptación de los valores postulados por los opresores. Esa atadura se construye generalizando identificaciones imaginarias y reforzando los mitos de pertenencia a una comunidad compartida, en un cuadro de mayor incorporación política de sectores populares al sistema vigente. (8)

Mientras estas formas de hegemonía operaron tradicionalmente en marcos exclusivamente nacionales, la dominación contemporánea exige impactos de orden global. Funciona a través del americanismo como una ideología de todo el imperialismo colectivo y no solo como transmisión de las creencias de cada burguesía a su respectiva población. Es propagado por una potencia dominante que ejerce la coacción y difunde los valores que sostienen al orden vigente. Estados Unidos apuntala ambos pilares al manejar el mayor aparato bélico de la historia, propagando principios capitalistas compartidos por todas las clases dominantes.

En este plano se verifica una diferencia importante con los liderazgos precedentes. La combinación de primacía militar e ideológica norteamericana no es equivalente a las preeminencias anteriores de las ciudades italianas, el reino de Holanda o el colonialismo británico. (9)

Aunque cada período histórico incluyó la supremacía ideológica de alguna potencia, el americanismo tiene un alcance global que no tuvieron sus antecesores. Genera imitaciones y complicidades que nunca logró el precedente inglés. La ideología imperial de Estados Unidos contiene un componente inédito. Es repetida en el exterior, como una biblia del capital y es propagada en el interior, como un himno a la igualdad de oportunidades. En el mundo, oculta su defensa de la explotación y en la metrópoli, mistifica una tradición de ascenso social que se forjó con la esclavitud de los negros y el genocidio de los indios.

Esta doble función explica la gravitación alcanzada por esa ideología entre las clases dominantes. ¿Pero cuál es su grado de efectividad actual entre los pueblos? La exaltación del beneficio y la competencia, que tanto entusiasma a las elites capitalistas, no es espontáneamente compartida por el grueso de la población. La credibilidad de estos principios está directamente afectada por la violencia que rodea a la acción imperial.

El americanismo no se reduce a magnificar las virtudes de la libre empresa. También propaga la utilización de las armas para garantizar esas ventajas. Por esta razón, la extensión de su penetración entre las capas populares depende de los éxitos o fracasos de una política que se impone mediante chocantes brutalidades. Para contrarrestar la indignación que generan los vandalismos imperiales hay que ocultar la información y se requiere manipular la opinión pública. Pero la viabilidad de esas digitaciones varía en cada circunstancia.

Ciertamente las mayorías populares están influidas por las creencias dominantes, pero solo consienten esos mitos cuando parecen compatibles con mejoras sociales y económicas. Para que esas ideas se extiendan al conjunto de la población, el costo de las aventuras imperiales debe resultar imperceptible (o tolerable) para esas mayorías.

El menor impacto que tienen hasta ahora entre la población norteamericana las agresiones contra Irak o Afganistán (en comparación a Vietnam), es un ejemplo de esta variedad de efectos. La ideología que justificó ambas invasiones compartió las mismas incoherencias y se basó en los mismos argumentos pueriles de inminente peligro para la supervivencia de los estadounidenses. Pero las condiciones en que operaron esas creencias han sido distintas.

En los años 70, la crisis del sistema político, la rebeldía social, las demandas democráticas y el impacto de las luchas antiimperialistas desnudaban con mayor facilidad las inconsistencias de la propaganda imperialista. Además, el carácter profesionalizado del ejército permite en la actualidad guerrear sin la conscripción obligatoria, que sublevaba a la juventud.

La ideología solo condiciona, por lo tanto, en forma genérica un conjunto de actitudes, que cambian en función de las circunstancias políticas. En Estados Unidos estas condiciones influyen directamente sobre una ciudadanía débil, que tiene escasa participación en la vida pública. Esa población sólo sostiene las aventuras en el exterior que no afectan su nivel de vida y sensación de seguridad.

Tensiones e inoperancias

Las creencias imperiales dominantes transmitidas por los medios de comunicación tienen un impacto enorme. Estos dispositivos de propagación desbordan ampliamente la influencia que ejercía en el pasado el ámbito escolar, religioso o familiar. Moldea hasta niveles impensables el razonamiento de la población.

Pero esta penetración no es ilimitada. La cohesión que aportan las ideologías a los grupos dominantes no se proyecta con la misma intensidad a los sectores populares. El carácter contradictorio de estas creencias dificulta, además, su interiorización, como un sentido común. Las creencias que los dominadores imponen al conjunto de la sociedad coexisten con otras culturas y están socavadas por sus propias incoherencias. Los mitos imperialistas operan como cualquier otra modalidad del pensamiento dominante. Influyen sobre toda la sociedad, pero tienen una penetración diferenciada entre sus propulsores, aprobadores y simples receptores. (10)

En las últimas décadas el americanismo ha contado con las mismas ventajas y los mismos contratiempos que rodean al neoliberalismo. Ambas doctrinas han logrado un importante nivel de consentimiento en las coyunturas de estabilidad y padecen fuertes dislocaciones en los momentos de crisis. Las dos variantes afrontan el descreimiento cuando sus incongruencias emergen a la superficie. Un sistema de competencia que socorre a los bancos pierde tanta credibilidad como una intervención humanitaria que perpetra masacres. Las dos modalidades del pensamiento dominante están corroídas por las inconsistencias que impone el funcionamiento turbulento del capitalismo contemporáneo.

La ideología imperial transmite creencias indispensables para la reproducción del régimen vigente. Es un error suponer que la gravitación de esas ideas ha decrecido por el impacto de otros procesos condicionantes de la vida social. La expansión de la técnica, el reinado de la información, la declinación de las pasiones políticas o el aumento del descreimiento cínico, no reducen el peso de la ideología. Sin las creencias neoliberales, el capital no podría introducir privatizaciones y sin el americanismo, el imperialismo no podría sostener sus agresiones militares.

Las ideologías cumplen un papel central. Operan como creencias, cosmovisiones y prácticas colectivas, que las clases capitalistas necesitan desenvolver para ejercer su dominación. Son pensamientos representativos de los intereses dominantes, que se transmiten a través de creencias ilusorias y falsas conciencias de la realidad. Legitiman poderes, eternizan un propósito opresor y bloquean la aparición de alternativas.

Pero las ideologías están sujetas también a múltiples contradicciones por la variedad de funciones que cumplen y por la multiplicidad de planos en que deben actuar. Interpelan a sujetos que comparten variados ámbitos de pertenencia (familia, sindicato, nación, religión), que están regidos por creencias diferenciadas y se encuentran sometidos a los conflictos entre las distintas subjetividades en juego. (11)

Estas tensiones corroen directamente la ideología imperial. La protección de la familia choca con el alistamiento de los seres queridos, los principios religiosos de convivencia confrontan con la adhesión a la brutalidad de la guerra, la defensa de la patria contradice el apoyo a una aventura en el exterior.

El americanismo está socavado por su propio desenvolvimiento, pero la comprensión de estas contradicciones requiere reconocer su gravitación. Esta singularidad sólo es perceptible si se notan sus especificidades en comparación al imperialismo clásico y si se capta que constituye una forma de pensamiento ligada al poder estadounidense. El registro de ambos aspectos exige tomar distancia con la ortodoxia y el globalismo.

Conceptos y terminologías

El imperialismo del siglo XXI se transforma al compás de las mutaciones que se registran en las clases dominantes, los estados y las ideologías contemporáneas. El sistema de dominación capitalista adopta a nivel global nuevas formas, para renovar la explotación económica, la coerción política y el sometimiento cultural de los oprimidos.

La asociación internacional de los poderosos apunta, en primer lugar, a incrementar la extracción de plusvalía a los trabajadores. La concertación geopolítica de la gestión imperial busca, en segundo término, estabilizar esos privilegios. Finalmente, la dominación que imponen los poderosos pretende naturalizar esas injusticias, como un dato inamovible de la realidad.

El imperialismo contemporáneo incluye estos tres dispositivos para perpetuar la dominación. Es un concepto insustituible para explicar cómo esa opresión se ejercita en el plano mundial por medio de la violencia. Pero las modificaciones consumadas en las últimas décadas son tan significativas, que existen dudas sobre la exactitud del viejo término de imperialismo, para dar cuenta de la nueva realidad.

Como esa noción se encuentra muy asociada con disputas entre potencias por el reparto del mundo se ha tornado corriente el uso de la denominación imperio, para aludir a la intervención coordinada de las potencias en el sostenimiento del status quo.

Las referencias al imperialismo suelen indicar defensas de un interés específico del capital estadounidense, japonés o francés. En cambio, los señalamientos sobre el imperio aluden, al sostenimiento del interés colectivo de los capitalistas. Lo importante es clarificar el sentido que se asigna en cada caso a esta combinación de acciones asociadas y rivales.

El concepto de imperio del capital ofrece la mejor definición, puesto que realza el carácter capitalista pleno que alcanzó la dominación mundial jerarquizada del sistema vigente. Este término mejora la denominación clásica de imperialismo (que puede sugerir continuidad de las confrontaciones inter-imperiales) y evitar la simple alusión al imperio (en la interpretación descentrada y desterritorializada de esa noción). Pero estos ajustes del lenguaje son secundarios. En realidad es válido el uso de cualquiera de los términos corrientes, especialmente en la denuncia de la opresión imperial y en la batalla práctica contra las agresiones y despojos que perpetran las grandes potencias.

Pero la comprensión de estas resistencias exige ingresar en otro plano de la teoría. Hay que avanzar más allá de la problemática del imperialismo como articulación global del capital. Se requiere estudiar el fenómeno, en función de la desigualdad que generan las conexiones entre el centro y la periferia. Para encarar esta reflexión las viejas categorías son insuficientes. Hay que estudiar las semiperfierias, indagar la emergencia de las nuevas potencias y comprender el rol de los BRICS. Estos temas incitan a desenvolver la segunda parte de nuestra investigación.

Claudio Katz es economista, Investigador, Profesor. Miembro del EDI (Economistas de Izquierda).

Ver también:
- ¿Imperialismo versus economía de mercado?
http://www.argenpress.info/2011/08/imperialismo-versus-economia-de-mercado.html
- ¿Un imperio trasnacional?
http://www.argenpress.info/2011/08/un-imperio-trasnacional.html
- Teorías de la sucesión hegemónica
http://www.argenpress.info/2011/08/teorias-de-la-sucesion-hegemonica.html
- Discusiones sobre el declive de Estados Unidos
http://www.argenpress.info/2011/07/discusiones-sobre-el-declive-de-estados.html
- Los cambios en la rivalidad interimperial
http://www.argenpress.info/2011/07/los-cambios-en-la-rivalidad.html
- ¿Etapa final o temprana del imperialismo?
http://www.argenpress.info/2011/07/etapa-final-o-temprana-del-imperialismo.html
- Replanteos marxistas del imperialismo
http://www.argenpress.info/2011/07/replanteos-marxistas-del-imperialismo.html
- Interpretaciones convencionales del imperio
http://www.argenpress.info/2011/07/interpretaciones-convencionales-del.html
- Las áreas estratégicas del imperio
http://www.argenpress.info/2011/06/las-areas-estrategicas-del-imperio.html
- Adversarios y aliados del imperio
http://www.argenpress.info/2011/06/adversarios-y-aliados-del-imperio.html
- Gestión colectiva y asociación económica imperial
http://www.argenpress.info/2011/06/gestion-colectiva-y-asociacion.html
- El papel imperial de Estados Unidos
http://www.argenpress.info/2011/06/el-papel-imperial-de-estados-unidos.html
- El imperialismo contemporáneo
http://www.argenpress.info/2011/05/el-imperialismo-contemporaneo.html
- "El imperialismo del siglo XXI" (Capítulo I – Parte IV): La teoría clásica del imperialismo
http://www.argenpress.info/2011/05/el-imperialismo-del-siglo-xxi-capitulo_20.html

Notas:
1) Este doble carácter de la burguesía en: Pincon Michel, Pincon-Charlot Monique, Sociologie de la bourgeoisie, La Decouverte, Paris, 2000.(cap 1,2,3)
2) La clase dominante registra procesos constantes de mutación. Un retrato de estos cambios en la crema del sistema es presentado anualmente por la revista Forbes, en su ranking de multimillonarios (ahora billonarios). En las últimas dos décadas este cuadro registró la irrupción de los nuevos popes de la informática en el top de los adinerados y también la diversificación del origen nacional de todo el club. Ver: planetanegocios.com 6, mayo 2011.
3) Este enfoque plantea: Carchedi Guglielmo. “Two models of class analysis”. Capital and Class n 29, 1986. Carchedi, Guglielmo. Frontiers of political economy, Verso 1991.(cap 2)
4) Ver: Garo Isabelle. “La bourgeoisie de Marx: les héros du marché”. Bourgeoisie: état d´une classe dominante”, Syllepse, Paris 2001
5) Una descripción de esta transformación presenta: Held David. La democracia y el orden global, Paidos, Barcelona, 1995, (cap 1, 2, 3, 4).
6) Este enfoque fue desarrollado por: Miliband Ralph. Debates sobre el estado capitalista (cap 1, 3, 4 y 7), Imago Mundi, Buenos Aires 1991. Miliband Ralph. El estado en la sociedad capitalista. Siglo XXI, México, 1980.
7) Esta visión fue expuesta por Poulantzas Nicos. “Las transformaciones actuales del estado”, en La crisis del estado, Confrontación, Barcelona, 1977. Poulantzas Nicos. “Introducción al estudio de la hegemonía en el estado”. Las clases sociales en el capitalismo actual, Siglo XXI, México, 1976.
8) Gramsci Antonio, Notas sobre Maquiavelo, el estado y la política moderna, Nueva Visión, Buenos Aires, 1972.
9) La analogía es planteada por: Arrighi Giovanni. El largo siglo XX. Akal, 1999 (cap 1 y 3)
10) Esta tesis desarrolla Callinicos Alex, Making history, Polity Press. London, 1989, (cap 4). El enfoque opuesto en: Abercrombie Nicholas, Hill Stephen, Turner Bryan S. La tesis de la ideología dominante, siglo XXI, Madrid, 1987.
11) Esta multiplicidad de tensiones es analizada por: Jameson Fredric, “El posmodernismo como lógica cultural del capitalismo tardío”, Ensayos sobre el posmodernismo, Imago Mundi 1991. Eagleton Terry. Ideología, Paidos Barcelona, 1997. Therborn, Goran, La ideología del poder y el poder de la ideología. Siglo XXI, Madrid, 1987.

Bibliografía:
-Althusser, Lous. Ideología y aparatos ideológicos del estado. Nueva Visión, 1984, Buenos Aires.
-Altvater Elmar, Kallscheuer Otto. “Estado y reproducción conjunta de las relaciones de dominación capitalista” . Discutir el estado, Folio, Buenos Aires, 1983
-Amin Samir. “La ideología estadounidense”. (www.nodo50.org/esca. Abril 2004)
-Anderson Perry, “Fuerza y consentimiento”, New Left Review, n 17, septiembre-octubre 2002.
-Anderson Perry. Las antinomias de Antonio Gramsci. Fontamara, Barcelona, 1981.(Cap )
-Ashman Sam; Callinicos, Alex. “Capital Accumulation and the State System” Historical Materialism, vol 14.4, 2006.
-Bellini Claudio. “Teorías marxistas del estado”. Documento de trabajo, Facultad de Filosofía y Letras, UBA, 2000.
-Bensaid, Daniel, Les discordance des temps, Les editions de la Passion, Paris, 1995. (Cap 5 y 7).
-Bischoff Joachim, Herkommer Sebastian, “Classes et inegalité sociale dans le capitalisme flexible”. Classes sociales: retour ou renouveau?. Espace Marx, Sylepse, Paris, 2003.
-Borón Atilio. “Hegemonía e imperialismo en el sistema internacional”, en Nueva Hegemonía Mundial, CLACSO, Buenos Aires, 2004.
-Callinicos Alex, Making history, Polity Press, London, 1989, (cap 5).
-Callinicos Alex. “El fin del imperio”, Socialist Review, july 2004
-Callinicos Alex. Igualdad, Siglo XXI, Madrid 2003, (cap 3)
-Das, R.L “State theories: BH a critical analysis “. Science and Society, 60 (1), Primavera 1996
-Dumenil Gerard, Levy Dominique. Crise et sortie de la crise, Actuel Marx-Puf, Paris, 2000 (cap 23).
-Foster John Bellamy, “The new geopolitics of Empire”, Monthly Review, vol 57, n 8, January 2006.
-Foster John Bellamy, “The rediscovery of imperialism”, Montlhy Review, vol 54, n 6, November 2002
-Garst Daniel, “Wallerstein and his critics”, Theory and. Society, 14, 1985.
-Giddens Anthony. La tercera vía, Taurus, Buenos Aires, 2000, (cap 2, 3, 4)
-Gindin Sam, Panitch Leo, "Superintending Global Capital," New Left Review, 35, Sept/Oct 2005
-Gold David, Lo Clarence, Wright Eric Olin. “Recientes desarrollos en la teoría marxista del estado”. El estado en el capitalismo contemporáneo, Siglo XXI, México, 1977.
-Habermas, Jurgen. Ensayos políticos. Península, Barcelona, 1988.
-Harvey David. “In what ways is the new imperialism really new?”, Historical Materialism vol 15, Issue 3, 2007.
-Harvey David. La condición de la posmodernidad, Amorrortu, Buenos Aires, 1998. (cap 7, 9, 10, 11).-
-Harvey, David. "La globalisation en question" Cent ans de marxisme. Congres Marx Internacional, PUF, 1996.
-Hirsch Joachim. “Globalización del capital y la transformción de los sistemas de estado”. Cuadernos del sur n 28, mayo 1999
-Hirsch Joaquin. “Observaciones teóricas sobre el estado burgués y su crisis”, en La crisis del estado, Confrontación, Barcelona, 1977.
-Holloway Steven, “Relations among core capitalist states: the Kaustky-Lenin debate reconsidered”, Canadian Journal of Political Science, vol 16, n 2, june 1983
-Jameson, Frederic, "Cinq theses sur le marxisme reellment existant" Cent ans de marxisme. Congres Marx Internacional, PUF, 1996.
-Katz Claudio, “El ensayo colonial en aprietos”. Enfoques Alternativos, pags 17-18, año 3, n 26, septiembre de 2004, Buenos Aires
-Katz Claudio, “Estado y marxismo. Un siglo y medio de debates”, Revista OSAL Nº 24, Buenos Aires, CLACSO, 2008
-Katz Claudio, Las disyuntivas de la izquierda en América Latina. Ediciones Luxemburg, Buenos Aires, 2008 (cap 10)
-Katz Claudio. “El imperialismo del siglo XXI”. ESECONOMIA. Instituto Politécnico Nacional, número 7, año 2, verano 2004, México
-Katz Claudio. “El imperialismo en Irak”. Imperialismo, guerra y resistencias a comienzo del nuevo siglo., Facultad de Ciencias Sociales, UBA-Imago Mundi, Buenos Aires, 2003.
-Mandel, Ernest. El poder y el dinero. Siglo XXI, México, 1994. ( cap 4).
-Ollman Bertell. “El estado como una relación de valor”. El estado en el capitalismo contemporáneo, Siglo XXI, México, 1977.
-Ollman Bertrell “Theses on the capitalist state”, Dialectical investigations, Routlegde, 1992, London.
-Panitch Leo, “The state inchanging world”, Monthly Review n 5, vol 50, October 1998.
-Panitch Leo, “The state, globalisation and the new imperailism”, Historical Materialism, vol 9, winter 2001.
-Panitch Leo, Gindin Sam. “Capitalismo global e imperio norteamericano”. El nuevo desafío imperial, Socialist Register 2004, CLACSO, Buenos Aires 2005.
-Panitch Leo, Leys Colin. “Las finanzas y el imperio norteamericano”. El Imperio Recargado, CLACSO, Buenos Aires, 2005
-Petras James. “Estado imperial, imperialismo e imperio”. Pensar a contracorriente. Volumen II, segunda edición, 2005.
-Petras James. “Imperialismo y antiimperialismo”. Laberinto, n 15, octubre 2004, Málaga.
-Pijl Kees van der, “Globalisation or class society in transition?”, Science and Society vol 65, n 4, winter 2001-2002.
-Piva Adrián. Nota sobre la noción marxista de clase (Manuscrito)
-Portinaro Pier Paolo. Estado, léxico de política. Nueva Visión, 2003, Buenos Aires.(Introducción, cap 6).
-Poulantzas Nicos. Las clases sociales en el capitalismo actual. (Las burguesías, internacionalización) Siglo XXI, Madrid 1981.
-Poulantzas Nicos. “Las burguesías: sus contradicciones y sus relaciones con el estado”. Hegemonía y dominación en el estado moderno, Pasado y Presente, Córdoba 1969.
-Sapkus Sergio. “Poder, cultura y oposición “. Razón y revolución n 7, verano 2001
-Taab William, “The two wings of the eagle”, Imperialism Now, Monthly Review, vol 55, n 3, July-August 2003.
-Therbon Goran, “Prolems of class analysis”, In Matthews Betty, Marx: A hundred years on. Lawrence Wishart, London 1983.
-Wagner A.C., Zalio P.P. “ La bourgesoise francaise sous le regard des sociologues” . Bourgeoisie: état d´une classe dominante”, Syllepse, Paris 2001.
-Wallerstein Immanuel Capitalismo histórico y movimientos anti-sistémicos: un análisis de sistemas – mundo, 2004, Akal, Madrid.(cap 23)
-Wood Ellen Meiksins, "Modernity, posmodernity or capitalism?, Monthly Review, vol 48, n 3, July-August 1996.
-Wood Ellen Meiksins, “Logics of Power: A Conversation with David Harvey”, Historical Materialism vol 14.4, 2006.
-Wood Ellen Meiskins, Empire of Capital, Verso 2003. (Preface, Introduction)
-Wood, Ellen Meiksins. "What is postmodern agenda?" Monthly Review, vol 47, n 3, july-august 1995, New York.
-Wood, Ellen Mesikins, Democracy against capitalism, Cambridge University Press, 1995, (cap 7).
-Wright Erik Olin. Clase, crisis y estado. Siglo XXI, Madrid, 1983 (cap 2, 4,).
-Zolo Danilo. Cosmópolis. Perspectiva y riesgos de un gobierno mundial, Paidos, Buenos Aires, 2000

Fuente

Francia mantiene en ascenso curva del desempleo

viernes 26 de agosto de 2011

PL

El número de desempleados en paro total (categoría A) en Francia aumentó a dos millones 756 mil 500 personas en julio para un incremento de un 1,3 por ciento en un mes, divulgó hoy el Ministerio de Trabajo.

Esta es la tercera subida consecutiva registrada en 2011, señaló la cartera que reportó una ampliación anual de un 2,8 por ciento.

Así, el número total de solicitantes de trabajo, incluyendo también las categorías B y C (dispuestos a aceptar un contrato temporal o una labor a tiempo parcial), se situó en cuatro millones 128 mil personas.

Si se incluyen los territorios de ultramar la cifra se eleva a cuatro millones 391 mil 900 desempleados.

Los mayores de 50 años son los más afectados con una progresión del paro del dos por ciento, seguidos por las mujeres (1,6 por ciento) y los jóvenes menores de 25 años (1,4 por ciento).

En un comunicado, el Partido Socialista expresó que los números son reflejo de los errores políticos y económicos cometidos por el gobierno en estos últimos años.

Por su parte, el ministro galo del Trabajo, Xavier Bertrand, dijo que las cifras se corresponden con el crecimiento nulo del Producto Interno Bruto (PIB) del segundo trimestre.

No obstante el revés, el titular reiteró su voluntad de llevar la tasa de desempleo, situada en 9,5 por ciento según Eurostat, por debajo del nueve por ciento antes de fin de año.

Fuente

Estados Unidos: Marcha campesina

viernes 26 de agosto de 2011

Alberto Ampuero (especial para ARGENPRESS.info)

Han transcurrido más de cuatro años y los esfuerzos para sindicalizar a los trabajadores del campo no han tenido éxito.

De las 307,000 y 450,000 personas que trabajan en zonas agrícolas en California, dependiendo de la estación, según el Departamento de Alimentos y Agricultura del estado, menos de 16,000 trabajadores de tiempo completo pertenecen a un sindicato

Los campesinos aseguran que se debe a que los empleadores han interferido ilegalmente con las elecciones que se hacen en casillas instaladas en el lugar de trabajo, donde no se sienten en libertad y tienen temor.

Debido a que muchos no hablan inglés y dependen de sus empleos para mantener a sus familias, son particularmente vulnerables a la intimidación por parte de los empleadores contrarios a la sindicalización.
Pero la mayor decepción campesina la sufrieron con el veto del gobernador Jerry Brown a la ley para el Trato Justo de los Trabajadores Campesinos (SB104), que les hubiera permitido afiliarse a un sindicato a través de una votación fuera de los campos de cultivos.

"Esperábamos mucho más de este gobernador porque sabe bien que esta lucha por ser parte de un sindicato es para cambiar las condiciones de los campesinos”, dijeron

Si bien es cierto que en su pimera gubernatura Jerry Brown aprobó en 1975 una ley que le permite a los trabajadores del campo ser parte de un sindicato a través de boletas secretas en casillas ubicadas en los predios agrícolas, la codicia de los patrones hizo que esta ley nunca funcionara.

“Cada vez que los campesinos querían ser parte de un sindicato eran amenazados. Por eso están como están, por eso trabajan a veces sin agua, sin sombra, son despedidos injustamente, ganan el salario mínimo y son los trabajadores que sufren más abuso en el estado", dice Arturo Rodríguez, líder del Sindicato de Trabajadores del Campo (UFW).

"La gente necesita mayores protecciones", señala .

Para conseguirlo, cientos de campesinos iniciaron una marcha de 13 días hacia Sacramento.

El grupo, que partió de Madera, en el Valle de San Joaquín, recorrerá las principales ciudades del centro de California y finalizará ante el Capitolio estatal el 4 septiembre, víspera del Día del Trabajo.
Donde los trabajadores respaldarán las nuevas propuestas de leyes que serán presentadas en el Legislativo estatal, como la nueva versión de la AB104, que será introducida nuevamente.

La otra nueva propuesta que respaldarán incluye a los trabajadores agrícolas en el pago de horas extras, pues,aunque usted no lo crea, "fueron excluidos de la legislación laboral hace 73 años", cuando se reglamentó la jornada ordinaria de ocho horas diarias y 40 horas semanales.

Desde 2007 se ha tratado de aprobar la medida SB104 que facilita el derecho de los trabajadores campesinos de afiliarse a un sindicato en privado, pero el gobernador Arnold Schwarzenegger la vetó cuatro veces. Y la vez que la Asamblea de California la aprobó, el gobernador Jerry Brown la vetó

¿Porqué lo hizo?, por el presupuesto.

Brown había conseguido el respaldo de la poderosa organización que representa a 15,000 comerciantes en California para su plan de extender por cinco años tres impuestos que le interesaba

(En los pasillos del Capitolio se comentaba que el gobernador Brown había pedido a Steinberg, líder de los demócratas en el Senado que no le mandaran todavía la medida SB104 a su escritorio)

Brown también se había reunido en febrero pasado con la Federación del Buró de Agricultores de California para discutir su plan de ampliación de impuestos
No fue nada extraño entonces que la decisión de Brown a favor de la industria más rica y poderosa del estado fuese aplaudida por la Cámara de Comercio de California , que mantuvo a la SB104 en su lista de medidas "asesinas de empleo", ya que consideraban aumentaría los costos de la agricultura.

Ni que los agricultores estimaran que el método de sindicalización, mediante boletas secretas, es mejor que el planteado por la fallida SB104 fuera del lugar del trabajo

La verdad es todo lo contrario. La medida SB104 representa la oportunidad de conseguir un convenio colectivo para los trabajadores y tener claramente sus condiciones de trabajo para asegurar que las leyes que existen de verdad los protejan

Además, al elevarse el número de trabajadores sindicalizados, podría incluso evitarse las muertes de campesinos por falta de protecciones ante las altas temperaturas

Alberto Ampuero es periodista de Riverside, California.

Fuente

Manifestaciones en Washington D.C. hacen temblar a las grandes petroleras

viernes 26 de agosto de 2011

Amy Goodman (DEMOCRACY NOW)

La Casa Blanca sufrió una sacudida el martes, no solo a causa del terremoto de magnitud 5,8, sino también por las crecientes protestas frente a la casa presidencial. Más de 2.100 personas dicen que se arriesgarán a ser arrestadas en las próximas dos semanas. Se oponen al proyecto del oleoducto Keystone XL, diseñado para transportar crudo pesado de las arenas de alquitrán de Alberta, Canadá, a refinerías de la Costa del Golfo de México en Estados Unidos.

En arquitectura, 'Keystone', que significa “piedra angular”, es la piedra en la cima de un arco que lo mantiene en pie. Sin ella, la estructura se caería. Al exponerse al riesgo de ser arrestados, como ya sucedió al momento de escribir esta columna con más de 200 activistas, estos practicantes de la orgullosa tradición de la desobediencia civil estadounidense esperan hacer colapsar no solo el proyecto del oleoducto, sino también hacer tambalear la dependencia de los combustibles fósiles que está acelerando el cambio climático.

Bill McKibben fue uno de los arrestados. McKibben es el ambientalista y autor que fundó el grupo 350.org, nombrado así por el límite máximo seguro de dióxido de carbono en la atmósfera, que es de 350 ppm (partes por millón LEER “PARTES POR MILLON”). El planeta actualmente está en las 390 ppm (LEER SOLO EL NUMERO). En el llamado a la acción para sumarse a la protesta, McKibben, junto a otros como la periodista Naomi Klein, el actor Danny Glover y el científico de la NASA James Hansen, afirman que, en palabras del propio McKibben, el oleoducto de Keystone “Equivale a encender la mecha de la mayor bomba de carbono del planeta. De modo que necesitamos que el Presidente y el resto del gobierno centren mucho más su atención en el cambio climático”.

El movimiento de oposición a Keystone XL abarca desde activistas y científicos, hasta pueblos indígenas de los llanos y bosques boreales que corren peligro en Canadá, donde se encuentran las arenas de alquitrán, pasando por productores rurales y agropecuarios de la región ecológicamente vulnerable de Sand Hills en Nebraska, estudiantes y médicos.

Cuando se le preguntó por qué las protestas frente a la Casa Blanca se desarrollaban mientras el Presidente Obama está de vacaciones con su familia en Martha’s Vineyard, McKibben respondió: “También estaremos aquí cuando regrese. Nos quedaremos durante dos semanas, todos los días. Se trata del primer acto de desobediencia civil de esta magnitud del movimiento ambientalista en años”.

Apenas a unos kilómetros al este de Martha’s Vineyard y hace exactamente 170 años, en Nantucket, Frederick Douglass, el esclavo escapado, abolicionista, periodista y editor, dio uno de sus discursos más importantes ante la Sociedad de Massachusetts Contra la Esclavitud. Douglass es famoso por haber pronunciado una de las verdades fundamentales acerca de la organización de las bases: “El poder no otorga nada si no se lo presiona. Jamás lo hizo y jamás lo hará”.

Exigir cambios es una cosa y lograr un cambio en Washington D.C. es otra, en particular considerando la hostilidad de la Cámara de Representantes —controlada por los republicanos— ante cualquier legislación contra el cambio climático. Es por eso que las protestas contra el oleoducto Keystone XL se están desarrollando frente a la Casa Blanca.

Obama tiene el poder de detener la construcción del oleducto. La empresa canadiense que está detrás del proyecto, TransCanada, solicitó un permiso al Departamento de Estado de Estados Unidos para construir el oleoducto. Si el Departamento de Estado niega el permiso, el oleoducto Keystone XL estará muerto. La gran devastación ambiental provocada por la extracción de petróleo de las arenas de alquitrán continuaría, pero sin fácil acceso a las refinerías y al mercado estadounidense, el proceso sin duda se demoraría.

Los ejecutivos de TransCanada están confiados de que Estados Unidos les otorgará el permiso a fin de año. Los políticos republicanos y la industria petrolera publicitan al proyecto diciendo que generará puestos de trabajo en la construcción bien remunerados, e incluso han tenido apoyo de algunos sindicatos.

En respuesta a esto, dos grandes sindicatos, el Sindicato Unido de Tránsito y el Sindicato de Trabajadores del Transporte, que representan a más de 300.000 trabajadores, pidieron al Departamento de Estado que negara el permiso a la empresa canadiense. Expresaron en un comunicado de prensa conjunto: “Necesitamos puestos de trabajo, pero no basados en aumentar nuestra dependencia del petróleo de las arenas de alquitrán. ...Se podrían generar muchos empleos basados en el desarrollo de la conservación energética, en la modernización de la red de electricidad, en el mantenimiento y la expansión del transporte público; empleos que nos pueden ayudar a disminuir la contaminación del aire, las emisiones de gases de efecto invernadero y mejorar la eficiencia energética”.

Dos mujeres canadienses, la actriz indígena Tantoo Cardinal, que protagonizó la película “Danza con Lobos” y Margot Kidder, que hizo el papel de Luisa Lane en “Superman”, fueron arrestadas junto a más de 50 personas justo antes de que el terremoto sacudiera la costa este el martes. El ambientalista Bill McKibben dijo desde Washington: “Se necesitará más que un terremoto o un huracán para lograr preocuparnos. Estaremos aquí hasta el 3 de septiembre”, dijo. Y continuó: “Tenemos la esperanza de generar un temblor de magnitud 8 en la escala de Richter en el sistema político el día que Barack Obama diga 'no' a los grandes proyectos petroleros y nos recuerde a todos por qué nos alegró tanto su elección. El oleoducto de arenas de alquitrán es la prueba a la que deberá someterse”, concluyó.

Denis Moynihan colaboró en la producción periodística de esta columna.

Texto en inglés traducido por Mercedes Camps. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now!

Fuente

Hartan los cobros excesivos de CFE

26 de agosto, 2011 [13:45]
Juan Pablo Alejandre / Valle Hermoso

Valle Hermoso, Tamaulipas.- Cobros excesivos por consumo de energía eléctrica con lecturas “estimadas” por parte de trabajadores de la Comisión Federal de Electricidad, denunció una vecina de la zona Centro.

Norma Escobedo dijo que la CFE en la facturación del 12 de julio al 11 de agosto le hace una lectura “estimada”, con un cobro de 857 pesos, porque no encontraron el medidor, que está afuera de su casa y que hasta una niña lo puede alcanzar.

“La Comisión Federal de Electricidad me puso un consumo estimado que porque no encontraron mi medidor. La vez pasada me llegaron 566 y ahora me llevé cuidando la luz y de nada me sirvió, porque me amolaron”, explicó.

“Me están cobrando casi 900 pesos, cuando yo vivo sola y todo el día ando en la calle. Y ya van dos veces que me hacen esto”.

Ya ha acudido a las oficinas de la CFE en busca de solución, puntualizó, pero nunca encuentra al gerente; se comunicó por teléfono y le dijeron que no podían tomar la lectura porque estaba un cerco que no permitía el acceso. +

“No hay ningún cerco. Estos echan las mentiras que quieren y dicen ‘ah, vamos a ir en 24 horas y le vamos a cobrar un estimado”, le dijeron en la oficina local de la CFE.

Fuente

Habrá comisión para atender quejas por cobros de luz

El Sol de México
26 de agosto de 2011


Abigaíl Cruz/El Sol de México

Ciudad de México.- Debido a que se ha registrado un alto número de quejas en los módulos de los diputados locales por cobros excesivos por el servicio de energía eléctrica, la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) conformará una Comisión Especial para atender ese problema en la Ciudad de México.

Así lo dio a conocer la diputada local perredista Aleida Alavez Ruiz, quien agregó que prueba de ello es que, en varios módulos de los legisladores, se han incrementado las denuncias sobre cobros excesivos de ese servicio, y aseguró que tan sólo documentadas ante la Profeco se tienen 6 mil quejas, y recibidas en su módulo aproximadamente 7 mil.

En entrevista, la también secretaria de la Comisión de Gobierno de la Asamblea Legislativa detalló que esa Comisión se conformará por todos los grupos parlamentarios representados en la Asamblea Legislativa y será aprobada hoy en el periodo extraordinario.

El objetivo, adelantó, "será darle una mejor atención a esta problemática y ser interlocutor ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHyCP) y la propia Comisión Federal de Electricidad (CFE)".

Alavez Ruiz señaló que fue propuesta para encabezar dicha comisión, por lo que ya está trabajando en la agenda que se presentaría a los demás integrantes, y como primer asunto impulsará el concretar una audiencia con el titular de la SHyCP, Ernesto Cordero; "con él directamente, porque hemos ido a reunirnos con sus funcionarios subalternos pero ha sido para nada, no se ha resuelto absolutamente nada".

Recordó que en torno a esos cobros excesivos, es importante que la ALDF encabece la atención a esta problemática, debido a que ella de manera particular, desde hace nueve meses inició acciones para apoyar a la gente por los cobros excesivos de luz.

Informó que ha sostenido mesas de trabajo, reuniones, movilizaciones, llamados públicos a los que no se ha hecho caso, además de haber entregado un pliego petitorio en la SHCP a la que se comprometieron a resolver en julio, sin embargo no ha habido respuesta. "Nosotros lo vemos muy grave, porque es una falta de respeto a los representantes populares".

Por otro lado, al encabezar la ceremonia de entrega de diplomas, certificados y toma de protesta de ley de la generación 2008-2011 del Conalep de Iztapalapa 2, la legisladora destacó que se están realizando convenios con empresas privadas, la Universidad Tecnológica de México, los Conalep, apoyados por la representación popular en otorgar becas a los alumnos para que puedan seguir sus estudios en universidades privadas.

Fuente

Empresario demandara a la Comision Federal de Electricidad

agosto 26, 2011

Empresario demandará a la Comisión Federal de Electricidad

* Por el delito de despojo y los que resulten

* La paraestatal violentó el contrato vigente a nombre de José Rodrigo Bravo Guzmán

* El afectado indicó que luego de realizar pagos promedio de 10 mil pesos, ahora le exigen 36 mil 15 pesos

Alejandro Galván Yáñez

Tuxtepec, Oax.- El empresario tuxtepecano, José Rodrigo Bravo Guzmán, indicó a este medio de comunicación que va a interponer formal denuncia en contra de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), por haber incurrido esa Paraestatal en el delito de despojo y los que resulten

Indicó que ayer jueves 25, el trabajador de la CFE, Braulio Muñoz Romero, se presentó en su domicilio para hacer el corte del suministro de energía eléctrica por la presunta negativa del empresario a pagar un adeudo de poco más de 36 mil pesos, lo que consideró improcedente por encontrarse ese asunto en litigio ante la PROFECO, precisamente entre él como consumidor y la paraestatal.

Agregó el empresario que los pagos que ha venido realizando normalmente por el concepto de energía eléctrica, han sido de unos 10 mil pesos bimestrales en promedio y sin embargo el recibo en cuestión llegó a su domicilio por un cobro que le parece excesivo de poco más de 30 mil pesos, de ahí que haya interpuesto su queja ante la PROFECO en ese momento.

Manifestó que la PROFECO en su momento determinó “dejar a salvo los derechos de la parte consumidora para que los haga valer en la forma y vía que más favorezca a sus intereses” y en ese sentido, aseguró el empresario que hasta el momento no ha habido ninguna resolución ni por parte de la PROFECO, ni por parte de la CFE.

Sin embargo, José Rodrigo Bravo expuso que el trabajador de la CFE, Braulio Muñoz, le dijo que ese no era su problema y que él únicamente estaba cumpliendo las instrucciones de la licenciada Luz Yadira Corro Márquez, Gerente Comercial en Tuxtepec, y que si insistían en impedir el corte pediría la intervención de la fuerza pública.

Bravo Guzmán indicó que le pidió a su abogado que llamara a un notario y a los medios de comunicación para que se tomara nota de lo que estaba ocurriendo, ya que se le hizo saber al empleado de la CFE que estaba incurriendo en el delito de despojo por el hecho de violar el contrato vigente a nombre de José Rodrigo Bravo y la CFE estaba tratando de cobrar un adeudo que en el recibo venía a nombre del propietario anterior del inmueble.

Para finalizar, José Rodrigo Bravo Guzmán, dijo que se decidió a interponer la denuncia del caso, porque de por sí en este país se paga una de las energías más caras del mundo como para que todavía quieran hacer cobros excesivos, ya que la CFE actúa como juez y parte, lo que deja a consumidores en la indefensión; quejas sobre esos cobros excesivos y mal servicio, son por cientos y ya es hora de que hagamos algo al respecto, concluyó.

Cabe mencionar que el empresario entregó a este medio, copia de toda la documentación del caso.

Fuente