miércoles, 27 de febrero de 2013

Boletín de Prensa sobre los días de Acción en Solidaridad con el Sindicalismo Mexicano

Destruyen medidor empleados de CFE

Mientras uno vigilaba el chofer rompió el aparato. Foto: Especial
Los graba cámara de seguridad de la empresa afectada, al parecer reponerlos representa puntos buenos para ellos.
Por LUZ ADRIANA REYES
Publicada el 02/27/2013
Empleados de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) fueron captados por cámaras de seguridad cuando rompían el medidor de luz de una empresa.
El propietario de la fábrica informó que en la CFE le informaron que cada medidor dañado que recuperan los trabajadores representa un punto para su productividad, por lo que al parecer este es el motivo de que los trabajadores lo hayan roto.
En el video proporcionado por la empresa afectada, con duración de tres minutos, se ve que a las 9 de la mañana con 31 minutos y 50 segundos del domingo 24 de febrero, tres trabajadores de la CFE llegaron en una camioneta con el número 1027.
El conductor se estacionó afuera de la empresa y bajaron dos hombres.
El primero que bajó se mantuvo apartado del medidor, el segundo se acercó supuestamente a revisarlo.
Cuando el conductor se acercó ordenó al primero de los trabajadores que fuera a vigilar la entrada a la empresa y la esquina de la calle.
A las 9 horas con 32 minutos y 57 segundos el trabajador que se quedó le entregó una herramienta al conductor, con la que éste rompió el medidor.
Luego se observa que regresa el empleado que tuvo a cargo la vigilancia, mientras que el que causó daños arrastró con el pie los vidrios a la pared.
Uno de los empleados bajó un medidor nuevo supuestamente para colocarlo, pero nunca fue instalado.
El domingo por la noche personal del servicio de alarmas llamó a la casa del dueño de la empresa, dedicada a la elaboración de adornos para el calzado, para informar que no había servicio de energía en las instalaciones.
“Me metí a la computadora para revisar las cámaras pero no había luz, entonces esperé al día siguiente para reportarlo”, agregó el propietario, quien prefirió mantener su identidad.
La mañana del lunes el empresario encontró el medidor dañado, pidió a la CFE que se lo reinstalara.
Alrededor de cuatro horas después se restableció el servicio.
Cuando el afectado revisó las cámaras de seguridad para tratar de identificar a quien causó daños a su negocio descubrió que se trató de empleados de la misma Comisión de Electricidad, al reportarlo a la paraestatal le ofrecieron condonar el pago por la restitución del medidor.
Personal de la CFE indicó que cambiar un medidor de luz nuevo tiene un costo aproximado de 500 pesos, que se cobran mediante el recibo de la luz.
El jefe de los trabajadores le indicó al afectado que reconoce por lo menos al hombre que quebró el aparato y será sancionado.
Personal de la CFE agregó que había un reporte en ese domicilio de cambio de medidor, hecho por un empleado que toma la lectura.
Temas relacionados: cfe

Fuente 

Presenta #YoSoy132 iniciativa para la reforma de los medios

Foto
Foto
Integrantes del movimiento #YoSoy132 durante la presentación de su iniciativa para reformar los medios de comunicación, en el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro JuárezFoto Yazmín Ortega Cortés
Fernando Camacho Servín

Periódico La Jornada
Miércoles 27 de febrero de 2013, p. 22

El movimiento estudiantil #YoSoy132 presentó una iniciativa de reforma constitucional en materia de medios de comunicación, entre cuyos principales objetivos está hacer que dichos espacios recuperen su función social y no sólo trabajen por los intereses de las grandes televisoras o los grupos de mayor poder económico.

En conferencia de prensa, los integrantes del colectivo señalaron que su propuesta busca modificar el contenido de los artículos 2, 3, 7, 27, 41, 73, 76, 78, 89 y 132 de la Constitución, para hacer que los medios "sirvan a la gente" y no sólo cumplan funciones empresariales.

Algunos de los puntos básicos de la iniciativa –cuyo proceso de redacción y análisis se llevó ocho meses– son la distribución equitativa del espacio radioeléctrico entre los sectores privado, público y social-comunitario, así como promover el desarrollo de nuevas tecnologías de comunicación para garantizar el acceso universal a los mismos.

Además, propone crear un organismo autónomo de composición plural, facultado para servir como ombudsman de los medios; consagrar el derecho a la "alfabetización mediática"; proteger constitucionalmente el ejercicio periodístico y eliminar la contratación de propaganda oficial, por ser una herramienta del gobierno para inhibir a los periodistas independientes.

En el texto de la iniciativa, el movimiento estudiantil subraya que "sin la voluntad política de los que detentan el gobierno, toda palabra será letra muerta", por lo que instan a recuperar la dignidad "frente a los voraces poderes fácticos mediáticos".

De igual forma, lamentan la opacidad y el hermetismo con que se conducen los partidos políticos en el llamado Pacto por México, plegándose a un esquema de telecomunicaciones donde muestran su "complicidad con los grandes consorcios".

Ampliar acceso a concesiones

Durante la presentación del documento, los jóvenes enfatizaron que no se trata de quitar concesiones a los grupos de medios que ya las tienen, sino ampliar el acceso a éstas para los sectores comunitario y público, y de esta forma evitar que las grandes televisoras sigan monopolizando los espacios y las audiencias.

Sus propuestas se basan en un análisis mediante el cual lograron identificar diversos problemas relacionados con los medios, como escasa competencia, hiperconcentración de los espacios en unas cuantas manos, falta de definición sobre su rol social, leyes anacrónicas que no contemplan el surgimiento de nuevas tecnologías y falta de un organismo ciudadano que regule y monitoree sus contenidos.

Aunque admitieron que no han presentado su iniciativa de reforma ante ningún grupo legislativo, indicaron que su proyecto está abierto para que cualquier partido lo retome. "No tenemos contactos con nadie, porque con el Pacto por México se ha cerrado la pinza de manera terrible, pero este es un intento por abrir el diálogo", enfatizaron. 

Fuente

Llama la STPS a crear más empleos

Patricia Muñoz Ríos

Periódico La Jornada
Miércoles 27 de febrero de 2013, p. 25

Se van a evitar delitos en el país si se generan más empleos formales, manifestó el titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), Alfonso Navarrete Prida, luego de llamar a los sectores productivos a sumarse al Programa Nacional de Prevención de la Violencia y la Delincuencia creando puestos de trabajo.

Expresó que el empleo está en el centro de las políticas más importantes del actual gobierno federal y es una prioridad, por lo que, dijo, éste se dedicará a generar "las condiciones que permitan a los inversionistas de todos los tamaños establecer empresas y crear trabajos formales".

Indicó que la dependencia a su cargo seguirá impulsando las jornadas de Apoyo al Empleo y las Ferias de Empleo, pues "las personas que tienen trabajo, los jóvenes que tienen una oportunidad, las mujeres y los hombres que dignamente dan sustento a sus familias, no delinquen".

Por ello, en el Programa de Prevención Social de la Violencia el empleo tiene un papel protagónico, aseveró el funcionario. Agregó que es fundamental que quienes buscan empleo lo obtengan, en particular los jóvenes, para que se consolide la cultura laboral, para que se haga realidad el trabajo digno y socialmente útil como forma de tener una vida productiva.

La feria del trabajo, en las 32 entidades

El secretario planteó que la Feria Nacional del Empleo se llevará a cabo en las 32 entidades del país. "Ya tiene 70 sedes confirmadas y se tiene previsto ofrecer en esos actos más de 70 mil vacantes en forma presencial y más de 200 mil serán promovidas mediante el portal de empleo de la dependencia". Ayer inauguró la Feria del Empleo de Zacatecas.

Según apuntó Navarrete Prida, en lo que va del actual gobierno se ha logrado colocar a 215 mil personas. En las ferias estatales que se van a realizar del 25 de febrero al 18 de marzo se ofrecerán 270 mil puestos en todo el país.

Del mismo modo, abundó, se impulsará el Subprograma de Becas de Capacitación para el Trabajo, mediante el cual se darán apoyos económicos a 250 mil personas para que adquieran o fortalezcan sus competencias laborales.

Mediante dicho programa las empresas medianas y grandes que participen deberán garantizar la contratación de cuando menos 80 por ciento de los egresados de la capacitación, subrayó.

Fuente

Pemex y las inversiones

Luis Linares Zapata
Periódico La Jornada
Opinión

Por las venas de la tecnocracia corre un torrente de arraigadas creencias que rara vez encuentra asidero en la realidad. Una de esas pulsiones, casi siempre mezclada con interesadas expectativas personales, halla referente obligado en las inversiones extranjeras y los innumerables beneficios colaterales que ciertas elites esperan derivar. Año con año se difunde desde los más elevados sitiales del poder: ¡vendrán tantos más cuantos miles de millones de dólares, si se dan las debidas seguridades, si se llevan a cabo las reformas planeadas, o si se conceden las exigidas facilidades! Y una y otra vez se quedan cortas las predicciones. Las del año pasado fueron por demás fallidas. Pero también lo han sido las de otros varios años recientes.

Los planes que acarician los conductores de las fi­nanzas nacionales, ya sea desde el Banco de México, o desde la Secretaría de Hacienda o desde los meros Pinos, se fincan, por ahora, en las modificaciones que se hagan al 27 constitucional. En especial en lo referente a eliminar, como ellos dicen, los mitos que traban el sano desarrollo de la industria petrolera. Piensan o, al menos alegan, que abriendo Pemex a la inversión privada se desatarán los nudos que atan ese torrente de divisas, de empleos, de tecnología transferida y hasta de jugosos contratos laterales para algunos despachos. Es decir, suponen que los extranjeros vendrán a todo galope tras el famoso tesorito mexicano. Sea este botín el que reposa en aguas profundas, en la refinación o, al menos, en la logística y el transporte. Suponen, aunque no lo declaran, que los postores serán las grandes empresas energéticas mundiales. Poco esperan de las empresas y capitales locales. Dudan que tengan las debidas capacidades que se han de solicitar para ser considerados socios solventes.

Y, en efecto, a veces y bajo muy especiales condiciones, el capital internacional directo acude. Y, cuando lo hace, forma enclaves siguiendo sus planes globales de expansión y no para emparejarse con las necesidades internas. Llegaron, hace ya tiempo, para fundar maquiladoras que, en apariencia, reforzaron el comercio exterior descartando los ansiados proveedores locales. También lo hicieron en la industria automotriz para dominar las exportaciones nacionales aunque fuera también bajo la forma de una cuasi maquiladora. Se apropiaron de los ferrocarriles sin que hasta la fecha se vea o sienta progreso alguno en más vías, carga aumentada o pasajeros. Dominaron la banca e incrementaron los repartos de dividendos a sus matrices sin que fluya el crédito interno. Penetraron, con serias irregularidades, la generación eléctrica ocasionando incrementos continuos para los consumidores. La minería ha sido toda una épica de conquista indetenible que no deja más que algunos empleos, litigios continuos, miserables impuestos y mucha devastación de aguas, bosques y tierras.

El real aparato exportador mexicano se agota en mandar crudo a refinar para adquirir petrolíferos y petroquímicos, en ofertar sol, pirámides y playas, trasegar con droga y expulsar fuerza de trabajo que colabore enviando cuantiosas remesas. De eso se compone el éxito exportador en su mayor parte. El costo del esfuerzo ha sido una fábrica desintegrada en sus cadenas productivas, carente de bases tecnológicas, organicidad precaria y familiar y poco sustento en el mercado de capitales.

La cantaleta de atraer inversiones, sin embargo, continúa y hasta cobra inusitada fuerza. En particular cuando se habla, ahora, de energía, quizá el último bastión nacional cuya riqueza es apreciada hasta el delirio por el gran capital. Una y otra vez vuelven sobre los trillados pasos de abrir Pemex a la inversión privada. Detrás de este eufemismo se amparan muchas ambiciones de poder y negocios de agentes locales y de muchos foráneos. Se da el banderazo al mencionado proceso transformador declarando la intención de abandonar mitos para, ahora sí, modernizarse y desterrar dogmas. Pero hasta el presente no se ha precisado mecanismo alguno bajo el cual se concretaría tal apertura. A veces se refieren al capital mismo de la petrolera, pero, al poco rato, se descarta tan aventurada como falsa opción. En otras ocasiones, más precavidas, se refieren a sociedades para explorar y extraer crudo o gas ahí donde se carece de los medios para hacerlo con los propios, afirman sin recato alguno. En otras versiones se habla de participar en refinerías sin descartar controlarlas por completo puesto que, se atreven a decir, aquí no es negocio refinar petrolíferos: Pemex pierde mucho dinero haciéndolo, concluyen orondos.

El propio señor Carstens ha dicho que la reforma primordial será la energética, no la fiscal, como otros muchos sostienen. Pero lo cierto es que las vaguedades al respecto circulan por doquier. Se sostiene que el problema básico de Pemex no es el régimen impositivo (casi 70 por ciento de sus beneficios) que lo asfixia. Total, todos los países imponen tratos parecidos o cargas mayores a sus empresas, como a la noruega StateOil (78 por ciento). Ciertamente es un régimen gravoso el que se le impone a la petrolera noruega. Pero el gobierno de ese país no requiere de ese dinero para su operación cotidiana. Lo usa para garantizar, con un intocable y gigantesco fondo, la seguridad social futura de su población. El fisco noruego captura 45 por ciento de su PIB por vía impositiva y con ello satisface sus necesidades, lo mismo hace StateOil con su remanente 22 por ciento. Se olvidan de Estados Unidos, que impone sólo 25 por ciento nominal a las petroleras que ellas se encargan de rebajar a 17 por ciento oficial, pero que, en la práctica, se evade, con subterfugio y medio, todo impuesto. En esas condiciones operan todas las empresas petroleras domiciliadas en ese país (Exxon, Chevron, et al). Brasil castiga a Petrobras con sólo 35 por ciento de sus utilidades, pero lo auxilia, además, con apoyos de variada índole, entre los cuales destacan los políticos y financieros. Por esta ruta de alegatos se puede continuar explorando las razones ocultas, o las abiertas sinrazones, que se esgrimen para justificar, desde el poder privado y público, la entrega, de una buena vez, de lo poco que les queda a los mexicanos.

Fuente

Cumbres borrascosas a la mexicana

Luis Hernández Navarro

Periódico La Jornada
Opinión

La relación entre Enrique Peña Nieto y Elba Esther Gordillo parece extraída de la novela Cumbres Borrascosas de la escritora británica Emily Brontë. La arrebatadora historia de amor y odio, venganza y locura, pasión y arrebato que protagonizan Catherine Earnshaw y Heathcliff en los sombríos y desolados páramos de Yorkshire, se repite nuevamente más de 160 años después de ser publicada, entre el mandatario mexicano y la líder vitalicia del sindicato de maestros, en los brumosos días del nuevo gobierno.

Irremediablemente dependientes uno del otro, atados por las redes de poder informales que son consustanciales al Estado mexicano, el Presidente y la maestra jugaron con ambivalencia sus cartas en el pulso de un amor no correspondido. En su relación política, se fueron sumando, una tras otra, las historias de despecho, los engaños y las reconciliaciones. Finalmente, la traición de adueñó de la escena.

Para el hombre de Los Pinos la relación con ella fue inevitablemente ambigua. Por un lado, necesitaba a la profesora Gordillo para sacar adelante su proyecto de reformas neoliberales, a los que ella, gustosa, se ha sumado una y otra vez desde tiempos de Vicente Fox. Por el otro, le resultaba conveniente ganar legitimidad a costa de la mala fama de la dama.

Sin embargo, este 26 de febrero, su apuesta de caminar en el filo de la navaja, conservando a la maestra al frente del sindicato, pero simultáneamente emprendiendo una reforma destinada a ganar los aplausos ciudadanos y de algunos de sus más importantes patrocinadores, llegó a su fin. Elba Esther fue encarcelada.

La situación para ella era igualmente trágica. Más lo es ahora en la que resultó ser la gran perdedora. Oportunamente apostó sus cartas a que el mexiquense ganara la Presidencia y saltó del barco de su alianza con Felipe Calderón. Pero él no le correspondió como ella esperaba. En el juego de serpientes y escaleras de la política mexicana, él la obligó a retroceder posiciones en el tablero del poder. Sin embargo, ella siempre supo que no podía dirigir el SNTE en contra de él.

Apenas el 6 de febrero de 2013, fecha en la que Elba Esther cumplió 68 años de edad, cobijada por los suyos, conmovida, con el rostro descompuesto, mandó, por medio del su aliado y amigo el gobernador de la entidad Eruviel Ávila, un mensaje de paz a Enrique Peña Nieto: “los maestros de México somos sus amigos, lo hemos sido siempre y lo seguiremos siendo... la reforma educativa..."No es la reforma del presidente Peña".

Cobijada por los gritos de “¡Elba!, ¡Elba!, ¡Elba!, respondió a quienes piden su cabeza que no es el momento de llevarla al cadalso: "si Elba se va, hay muchos con quién dar la pelea. Este sindicato no se debe a una sola persona. Hay equipo, hay talento, visión. Caerá una, dos o tres, pero no caerá el SNTE, ni perderemos el rumbo del patrimonio nacional, que es la educación pública...pero me voy a ir cuando los maestros quieran que me vaya". Obviamente, se equivocó.

La experta en traiciones, se dio vuelo en la reunión hablando de fidelidad: "quien es ingrato a quién le ha dado la mano, pobre de él", y agregó que "un trato, buen trato. Lealtades obligan, pero gratitud es el don divino".

Allí mismo dictó su epitafio: "aquí yace una guerrera y como guerrera murió".

El que a hierro mata, a hierro muere. Elba Esther llegó a la dirección nacional del sindicato magisterial de la misma manera en la que ahora sale: como resultado de una traición y de una decisión presidencial.

Apenas hace unos días la maestra declaró a Adela Micha que había llegado a la conducción del gremio por "el excusado", pero que saldría por "la puerta grande". No fue así. Salió de manera ignominiosa, acusada de los delitos de lavado de dinero y recursos de procedencia ilícita, por los que habría podido ser arrestada hace mucho años.

Se trata pues de una decisión política justificada con argumentos legales, de un nuevo quinazo. Se está dirimiendo por la vía penal un conflicto abiertamente político.

El quinazo consistió en el arresto y encarcelamiento por ocho años (la sentencia original fue de 35) de Joaquín Hernández Galicia, apodado la Quina, líder del sindicato petrolero, por parte del gobierno de Carlos Salinas de Gortari. El 10 de enero de 1989, un contingente de más de 100 soldados asaltó la casa del dirigente gremial en Ciudad Victoria, Tamaulipas, y lo condujo preso hasta la ciudad de México. De paso, le sembró en su domicilio armas de alto calibre y un muerto, para acusarlo de acopio de armas de uso exclusivo del Ejército y asesinato. Además de él, fueron detenidos sus lugartenientes, Salvador Barragán y José Sosa Sosa, así como su socio y prestanombres Sergio Bolaños.

El poder de la Quina en el sindicato y las regiones petroleras del país era incuestionable. Su corrupción era proverbial. Sin contemplaciones aplacó a la disidencia democrática dentro del gremio. Él designaba presidentes municipales y diputados, hacía justicia a su modo y controlaba actividades económicas claves. Junto a Fidel Velázquez y Carlos Jonguitud era el prototipo del líder charro.

Pero la Quina cometió el pecado de oponerse subrepticiamente a la candidatura presidencial de Carlos Salinas y de cuestionar algunas políticas neoliberales. Durante los comicios de 1988 muchos trabajadores petroleros votaron en favor de Cuauhtémoc Cárdenas y no por el aspirante del PRI, a pesar de que el sindicato era parte de la estructura del partido de Estado.

Fuertemente cuestionado por la caída del sistema y un triunfo electoral basado en el fraude, Salinas de Gortari comenzó a dar golpes de efecto para legitimarse. La detención de la Quina, es decir, el quinazo, fue uno de los más espectaculares. Después de arrestarlo, designó al frente del sindicato a un líder aún más dócil. La medida otorgó al mandatario un indudable beneficio político inmediato. Desde entonces se entiende por quinazo los golpes de timón desde Los Pinos que muestran quien tiene el mando.

La primera ocasión en la que Elba Esther fue ungida como líder máxima del sindicato fue la mañana del 24 de abril de 1989. Iba ataviada con un lujoso vestido blanco como los que le gusta usar cotidianamente. El presidente Carlos Salinas de Gortari acababa de designarla en remplazo de Carlos Jonguitud Barrios, cacique del gremio durante casi 17 años. Cientos de miles de maestros de todo el país estaban en la calle.

En aquella ocasión no hubo aplausos. Los cerca de 100 delegados llevados por la Secretaría de Gobernación no mostraron una sola expresión de júbilo, ni siquiera aplaudieron. “Sé que es una situación difícil –dijo ella–, yo comprendo su silencio.” Horas más tarde, embriagada de júbilo, confesó ante las cámaras de Televisa que había cumplido uno de sus sueños más anhelados.

La designación, a todas luces ilegal, fue vendida a la opinión pública como parte de la renovación moral de los sindicatos. Frente a los micrófonos de cadenas de radios y blocs de notas de periodistas, Elba Esther repitió una y otra vez:”¡El sindicato jamás volverá a permitir la instalación de un cacicazgo, porque daña la conciencia, el intelecto de México!”

Ahora Elba Esther sale como llegó. O peor aún. En aquella ocasión Carlos Jonguitud no fue detenido; en ésta, ella está tras las rejas. En medio de esta versión nacional de Cumbres Borrascosas se juega el futuro de la educación en México y de los maestros que la hacen posible. Pero también, algo más. Un mensaje fue enviado para todos los actores políticos en el país: las reformas neoliberales van o van. Por lo pronto, la última palabra de esta puesta en escena no se ha dicho.

Fuente

Prueba de supervivencia 2013 en Divisiones del SME