jueves, 22 de agosto de 2013

Al maestro con cariño

Hermann Bellinghausen
Periódico La Jornada 
Opinión  
 
Un dato clave para calibrar el deterioro alcanzado por el modelo social dominante en México es el odio desatado desde el poder (los poderes) contra los maestros. Lo que adquiere ya dimensiones de linchamiento mediático no es otra cosa que una guerra de clase y a muerte contra la figura alguna vez entrañable del mentor, desatada por las autoerigidas educadoras de la Nación, y jueces cuando se les pega la gana: las televisoras comerciales y la prensa satélite del poder. Presentan a los maestros, disidentes o no, como escoria digna de prisión y represión; buscan destruir el prestigio, la autoridad moral, el sentido de social y, sí, educativo, de su servicio cotidiano. El linchamiento es político, y lo auspician los poderes ejecutivo y legislativo, las cámaras empresariales y las cúpulas financieras interesadas en el negocio de la educación privada. Toda esta basura del poder ¿cómo se atreve a tratar así a los maestros de primaria, los profes, las mises de kinder, los docentes de CQ, prepa, universidad pública, instituto técnico, escuela normal y de enseñanza bilingüe?
 
Un país que no estima a sus maestros está enfermo. No sólo aquí (basta ver las tendencias en Estados Unidos). No podemos permitir que los dobleguen. Empezando por lo de maestro/luchando/también está enseñando, son con demasiada frecuencia (incluso los integracionistas, aunque algunos han servido a la contrainsurgencia) de lo mejor que le puede pasar a un barrio, un pueblo o una colonia en cualquier punto de la golpeada geografía nacional.

Siempre los han temido las fuerza conservadoras, los intereses confesionales y las agencias del intervencionismo. Bien que fueron blanco de la barbarie cristera contra la educación popular y socialista: los desorejaban. Qué otra cosa si no están haciendo ahora los comentaristas e intelectuales mediáticos, y más directamente las policías y las fuerzas armadas.

Con la tele pasas, ni siquiera lo haces de panzazo. Con la tele sacas puro 10, y más si consumes como ella enseña. Adicionalmente, los poderes políticos, y los fácticos, la hicieron de doctor Frankenstein, procrearon horrendas creaturas magisteriales y las empoderaron (horrenda palabra) para corromper en cadena una burocracia enriquecida, parapetada tras sus castillos de naipes. Resulta insultante que el término la maestra remita a la títere mayor del freak show en que se han convertido la vida pública y la impartición de justicia. Todas las maestras de verdad deberían demandarla por usurpar y ensuciar el título (y por birlarse o jinetear sus cuotas sindicales).

Como los campesinos, los pueblos indígenas, y los cada día menos trabajadores organizados, los maestros son un elemento real de nuestra realidad, que es indispensable y persiste pese a sus liquidadores.
La enseñanza pública es atacada desde todos los frentes, y aunque no siempre se defiende de la manera más sensata, no se da por vencida. Los conflictos de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, los Colegios de Ciencias y Humanidades, las prepas, y el tratamiento que reciben de columnistas, telediarios y comentaristas radiofónicos son parte de lo mismo. Nos presentan a los estudiantes de abajo y los maestros ídem como villanos que toman escuelas, bloquean autopistas y, horror, centros comerciales, nada más por molestar, de seguro con aviesas intenciones. Quieren conservar privilegios, acusa desde su privilegiado cinismo el magisterio electrónico en plena expansión curricular.

Las batallas han sido muchas. ¿Buscan los poderes la escaramuza final? ¿Y contra quién? Contra la posiblemente única persona que llega a cualquier paraje de la Nación con un libro en la mano y una idea organizada del silabario; la encarnación no importa cuan pálida del Prometeo portador de la llama. Debía admirarnos que, con todo en contra, las tripas al aire y casi contra la razonable esperanza, el magisterio se siga rebelando y resista cuando el Estado lo combate.
Además, estos maestros son pobres. En ellos encontramos cientos de miles de historias reales, vidas verdaderas de mexicanos que hubieran podido convertirse en soldados, policías, comerciantes informales, migrantes invisibles, pero eligieron ser profesores y servir a las comunidades.

Aprovecharon lo que les dio la enseñanza pública, única a que había acceso antes de las telenovelas, y aún ahora la alternativa más viable para una formación intelectual, política y ética a salvo de las creencias religiosas y las reducciones triviales del entretenimiento masivo. Hace décadas Carlos Monsiváis ya decía que la verdadera secretaría de educación pública era Televisa. El salinismo añadió TV Azteca.

La guerra contra los maestros no es nueva. Su resistencia tampoco. El magisterio que defiende (en el sentido más amplio) su plaza, mantiene abierta la vía a otro mundo posible, distinto del apagón programado y en curso para los cerebros niños y jóvenes. Por eso los necesitamos: autónomos o institucionales, oficialistas o disidentes. Maestros que no se dejen. 

LA EXCLUSIVIDAD DE LA NACIÓN EN MATERIA DE PETRÓLEO

La exclusividad nacional en materia de petróleo

José Antonio Almazán González

Simulando estar en contra de la privatización de Pemex, el gobierno
de Calderón consensa en el Congreso de la Unión una iniciativa de
reforma a leyes secundarias para abrir la explotación del petróleo a
la inversión del capital privado. Lo interesante del asunto es reflexionar
si el marco constitucional vigente permite que leyes secundarias
vulneren la primacía del concepto de exclusividad de la nación en
materia petrolera y eléctrica que establece el párrafo sexto del artículo
27 de la Constitución. Por lo mismo, aunque a los neoliberales les
desagrade, es inevitable volver los ojos a la génesis del artículo 27
constitucional en materia del petróleo para reconocer que la Constitución
puede ser reformada, siempre y cuando no se trastoquen sus
principios básicos. Por ende, cualquier reforma en leyes secundarias
que atente contra la parte dogmática de la Constitución –como la que
pretende Calderón–, es de origen inconstitucional.

El tema de la exclusividad nacional en materia energética constituye
un aspecto fundamental en la larga lucha del pueblo de México
para defender y desarrollar su soberanía en el marco del Proyecto de
Nación establecido en la Constitución Política de los Estados Unidos
Mexicanos el 5 de febrero de 1917. Sin embargo, paradójicamente, el
concepto de exclusividad nacional no fue establecido en el texto
original del artículo 27 constitucional, aun cuando implícitamente
está contenido en las ideas originales y la discusión que en torno a
los conceptos constitucionales de propiedad originaria de la nación
sobre las tierras y aguas de su territorio nacional; el dominio directo
de todos sus recursos naturales y el carácter inalienable e imprescriptible
de este dominio de la nación desarrolló el Congreso Constituyente
de 1917.

Las razones de la inclusión de estos conceptos constitucionales
se pueden leer en el Diario de los Debates de la época que básicamente
tienen que ver con la apropiación por parte de la nación de los
derechos que tenía la Corona española. Ese derecho monárquico
natural y divino confería al rey derechos absolutos sobre las tierras
y aguas del territorio de sus colonias, que por decisión propia podía
conceder a particulares para su uso y explotación. Así, desde la guerra
de Independencia, pasando por la Reforma, hasta llegar a la Revolución
mexicana, la lucha emancipadora por un México soberano e independiente
se centra fundamentalmente en asignarle al pueblo y a la nación
los derechos que sobre el territorio tenía la Corona española.

Por su importancia actual, cito textualmente parte de la exposición
de motivos que acompañó a la propuesta de iniciativa del artículo 27
presentada en el Congreso Constituyente en la sesión del 25 de enero
de 1917, que se encuentra en el magnífico libro de Pastor Rouaix
Génesis de los artículos 27 y 123 de la Constitución Política de 1917:

Creemos haber conseguido lo que nos hemos propuesto. La proposición
concreta a que acabamos de referirnos, anuda nuestra legislación futura
con la colonial en el punto en que esta última fue interrumpida, para
implantar otra, no precisamente mala, sino incompleta. Al decir que la
proposición que hacemos anuda nuestra legislación futura con la colonial,
no pretendemos hacer un regresión, sino al contrario. Por virtud precisamente de existir en dicha legislación colonial el derecho de propiedad absoluta en el rey, bien podemos decir que ese derecho ha pasado con el mismo carácter a la nación. En tal concepto, la nación viene a tener el derecho pleno sobre las tierras y aguas de su territorio, y sólo reconoce aspectos legales de los yacimientos transfronterizos de petróleo y gas u otorga a los particulares, el dominio directo, en las mismas condiciones en que se tuvo, por los mismos particulares durante la época colonial, y en las mismas condiciones en que la República después lo ha reconocido u otorgado. El derecho de propiedad así concebido, es considerablemente adelantado, y permite a la nación retener bajo su dominio, todo cuanto sea necesario para el desarrollo social, como las minas, el petróleo, etc., no concediendo sobre esos bienes a los particulares, más que los aprovechamientos que autoricen las leyes respectivas.

No alcanzaba todavía el petróleo el papel fundamental que en la
economía de México tenían otros sectores como el de la minería. Por
tal razón el dominio directo de la nación sobre sus recursos naturales
recogió básicamente la experiencia que en materia de minería habían
alcanzado las concesiones otorgadas, recuperándolas al dominio
directo de la nación bajo la forma de impuestos.

La expropiación y nacionalización del petróleo
Habrían de pasar 21 años y junto con ellos el desarrollo de la industria
petrolera en manos del capital privado internacional y los sucesivos
conflictos de todo tipo derivados de su arrogancia y despotismo, de
la explotación irracional de este recurso ya estratégico para esos años
y del carácter injerencista en los asuntos internos de México, para
que en el marco de las ideas originales del artículo 27 constitucional,
el presidente Lázaro Cárdenas del Río decretara la expropiación de
las empresas privadas petroleras el 18 de marzo de 1938, y un año y
nueve meses después elevara a rango constitucional la nacionalización
del petróleo, eliminando el régimen de concesiones.

Como se sabe, nueve meses después de la expropiación petrolera,
el 22 de diciembre de 1938, el presidente de la república, general Lázaro
Cárdenas, envió a la Cámara de Diputados una iniciativa de reforma
al artículo 27, con el propósito de elevar a rango constitucional la
exclusividad de la nación en materia petrolera, eliminando el régimen
de concesiones. Lo que poco se conoce, son los Considerandos que
fundamentaron dicha reforma constitucional, omitidos en el Diario
de los Debates en razón de las condiciones político militares de la
época, que por su importancia actual reproducimos íntegramente:

En ejercicio de la facultad que concede al Ejecutivo Federal la fracción I
del Artículo 71 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, por conducto de ustedes someto a la consideración de esa H.

Cámara la presente iniciativa de Ley Constitucional que tiende a adicionar
el párrafo sexto del Artículo 27 de la Carta Fundamental del país,
para establecer que tratándose del petróleo y de los carburos de hidrógeno
sólidos, líquidos o gaseosos, no se expedirán concesiones; sino que
la explotación de esos productos se llevará a cabo por la Nación en la
forma que lo determine el estatuto reglamentario que con posterioridad
se dicte.

El proyecto es una consecuencia lógica tanto del desarrollo que la
interpretación del Artículo 27 Constitucional ha tenido desde la época
de su expedición, cuanto de las disposiciones dictadas a partir del 18 de
marzo de este año, en que se llevó a cabo la expropiación de los bienes
de las compañías que tenían bajo su control la mayor parte de la producción
petrolera en la República.

En efecto, no obstante que en la iniciativa de 25 de enero de 1917
presentada al Congreso Constituyente y que dio la base para el texto
aprobado, se dijo que mediante las reformas que se proponían y que
fundamentalmente buscaban anudar la nueva legislación con las viejas
tradiciones coloniales podría la Nación retener bajo su dominio todo
cuanto fuese necesario para el desarrollo social, haciéndose particular
referencia al petróleo, y a pesar de que en el texto mismo, que surgió del
Congreso, se hablaba sólo de que la Nación podría otorgar concesiones
a los particulares, con lo que claramente se autorizaba a la Federación
para no conferirlas o aun para realizar explotaciones directas, la interpretación dominante en los primeros años de vigencia del Artículo 27
fue en el sentido de que la propiedad nacional sobre el petróleo era
simplemente el medio jurídico ideado para permitir una mejor distribución
de esa substancia entre los particulares.

Los Decretos del Presidente Carranza en 1918 estaban apoyados
también en la idea de que salvo los impuestos, rentas y regalías que
deberían de cubrirse a la Federación en las diversas situaciones previstas
por ellos, era obligatorio el otorgamiento de las concesiones. Así se
explica que el procedimiento que fijaban para la manifestación y el denuncio de los predios considerara nada más la posibilidad de controversias entre varios particulares interesados que se disputaban la titulación y no previeran el caso de una negativa del Estado para concesionar.

Por esto la jurisprudencia posterior de la Suprema Corte de Justicia
que reconoció el carácter discrecional del otorgamiento de las concesiones
dada la fórmula que emplea el Artículo 27, no tuvo eficacia ni trascendencia alguna en beneficio de los intereses nacionales; supuesto que
la discrecionalidad que consagraba la Ley Constitucional era después
anulada en la legislación secundaria, inspirada, como queda dicho, en el
criterio interpretativo que negaba que la nacionalización del petróleo
tuvieses otro propósito que el de entregar al Estado la regulación de la
distribución.

La Ley del Petróleo de 1925 conservó todavía el principio de la obligatoriedad para la Administración Pública del otorgamiento de las concesiones ordinarias. En cuanto a la extensión de los derechos que esos
títulos conferían consagró un sistema notoriamente diverso del que,
según opiniones autorizadas, pretendieron fijar los constituyentes: en
tanto que éstos pensaban en títulos precarios y revocables, la legislación
del petróleo siguió muy de cerca la tradición de las leyes mineras. En
esto influyó sin duda la peculiar situación tanto interna como internacional que existía cuando se dictó esa legislación y que seguramente no pudo ser desconocida por sus autores ni dejarse de tomar en cuenta.

De tal manera llegó a lograr fuerza la asimilación de los títulos petrolerosa los de propiedad minera (salvo, naturalmente, en lo relativo a
la obligación de efectuar trabajos regulares, que las últimas leyes de
Minería anteriores a 1917, ya no consignaban, pero que sí se encontraba
en la vieja legislación derivada de la Colonia) que inclusive llegó a elaborarse una respetable doctrina que sostenía que el dominio directo a
que alude el Artículo 27 no era diverso del dominio radical que el Rey se
reservaba en las ordenanzas de 1783. Todavía en 1933 se contendió expresamente ante la Suprema Corte de Justicia la constitucionalidad del
sistema de reservas federales que, limitado primitivamente a las zonas
que particularmente señalara el Ejecutivo, fijó el Artículo 16 de la Ley
del Petróleo, y que posteriormente, en Decreto de mayo de 1933, se hizo
extensivo, además de a zonas especialmente señaladas, a todos aquellos
predios objeto de alguna solicitud de concesión cuando recuperasen el
carácter de libres.

Ni siquiera instituciones jurídicas como la del rescate, experimentadas
y admitidas por la generalidad de los países, fue incorporada al
estatuto reglamentario del Artículo 27 en la materia de petróleo. De
acuerdo con la doctrina aceptada, las concesiones para el uso exclusivo
de bienes del dominio público, pueden darse por terminadas por razones
de interés general.

Prácticamente y salvo en las zonas en que la propiedad superficial
correspondía por algún título a la Federación, ésta no guardaba más
vinculación de intereses patrimoniales con la industria del petróleo que a
través de los impuestos; la cual era notoriamente insuficiente, ya que
para recaudar impuestos no se requiere el dominio directo; basta con
el mero ejercicio de la jurisdicción que el Estado tiene a este respecto
sobre todas las personas y los bienes.

Fue a través de la explotación directa de las reservas como la Nación,
por conducto de las distintas entidades que ha creado en épocas sucesivas,
logró iniciar un aprovechamiento verdadero de la riqueza del
petróleo y no, como sin duda hubiese sido legalmente posible, también
en las zonas que, a pesar de no estar reservadas, contenían un petróleo
que era del dominio directo de la Nación y que no había sido puesto en
duda por la falta de derechos creados antes del 1º de mayo de 1917.

La situación apuntada, antes de la expropiación acordada el 18 de
marzo último, hubiera sin duda podido corregirse mediante una simple
modificación de la Ley del Petróleo que alterara el régimen de las concesiones ordinarias fijado en 1925. Después de la expropiación el problema notoriamente es distinto. Una vez que la Nación ha tomado a su
cargo directamente el control de las explotaciones en forma tal que no
sólo podrá atender las necesidades del país, sino en su mayor parte, las
de nuestro comercio exterior del petróleo, no se ve el motivo para permitir
que continúen formándose y vigorizándose intereses privados que
es de presumirse que llegarán a ser, si no antagónicos, a lo menos distintos de los intereses generales, cuya tutela procurará el Gobierno con
todo empeño y energía.

La experiencia de todos conocida, relacionada con esta misma materia
del petróleo, obliga al gobierno a obrar en lo sucesivo con gran
cautela, máxime cuando según se reconoce ya, a través de las concesiones
sobre los recursos naturales se crean con mayor facilidad vínculos
cuya terminación constituye después un problema para el país que
otorgó dichas concesiones, pues entonces inclusive sus buenas relaciones
con otros pueblos se ponen en peligro.

A esto obedece el propósito del Ejecutivo de que termine el régimen
de las concesiones. En rigor, y dado el carácter discrecional que para la
entrega de la explotación a los particulares ha consagrado hasta hoy el
texto expreso del Artículo 27, carácter discrecional que la Suprema
Corte en reiteradas ocasiones ha reconocido así, jurídicamente habría
podido en ley secundaria fijarse el nuevo principio.

Sin embargo, no se ha decidido el Gobierno por este camino en
virtud de que él admite que, según testimonios autorizados, los autores
del Artículo 27 no quisieron que el dominio directo del petróleo se ejercitase excluyendo a los particulares. Y aunque es bien sabido que los
textos de la Constitución como los de cualesquiera otras leyes son susceptibles de interpretaciones renovadas de acuerdo con las exigencias
que sus autores no pudieron tener en cuenta en la época en que actuaron,
piensa el Ejecutivo que una medida de la importancia de la que se proyecta
no debe quedar sujeta a las controversias que los interesados muy
probablemente provocarían apoyándose en aquellos testimonios. Esto
independientemente de que incorporando al texto constitucional el
principio de la explotación directa del petróleo que a la Nación corresponde, se le da una mayor fijeza y autoridad.

El 26 de diciembre de 1938 la Iniciativa de reforma al párrafo
sexto del artículo 27 constitucional se aprueba en la Cámara de Diputados,
al día siguiente es aprobada en la Cámara de Senadores, y pasa
a los congresos locales para su aprobación; el 27 de diciembre de
1939 el Ejecutivo Federal expide el decreto que reforma el artículo 27
y el 9 noviembre de 1940 se publica en el Diario Oficial con el siguiente
texto: “Tratándose del petróleo y de los carburos de hidrógeno
sólidos, líquidos o gaseosos, no se expedirán concesiones y la ley
reglamentaria respectiva determinará la forma en que la Nación llevará
a cabo las explotaciones de esos productos”.

Ley Reglamentaria del Artículo 27 Constitucional en Materia
de Petróleo de diciembre de 1939

Como parte del debate nacional en torno a la pretensión de abrir
Pemex a la inversión del capital privado, algunos privatizadores,
huérfanos de pensamiento propio, han comentado públicamente que
¡hasta el general Cárdenas estuvo de acuerdo con la participación del
capital privado en la industria del petróleo en México!, apoyándose
en el contenido de la Ley Reglamentaria del Artículo 27 Constitucional
en Materia de Petróleo de 1939. Conviene pues analizar el contenido
de dicha ley reglamentaria para valorar el alcance de tan temerarias
declaraciones. Cito textualmente parte de la exposición de
motivos y del articulado de la misma:

…la exclusión de los particulares del régimen de concesiones que el
artículo 27 fija para la explotación de los recursos naturales del dominio
público, no implica que la Nación abandone la posibilidad de admitir la
colaboración de la iniciativa privada, sino simplemente que esa colaboración deberá realizarse en el futuro dentro de las formas jurídicas diversas de la concesión que, por una tradición muy arraigada en nuestro
sistema legislativo, se supone que, aunque en forma limitada y precaria,
concede ciertos derechos a la explotación directa del subsuelo.

Esta colaboración de los particulares fue definida a partir de los
siguientes criterios:

a) la necesidad de que el contratista sea en todo caso o una persona física
mexicana o una sociedad constituida íntegramente por nacionales
y en una forma en que sea posible en todo instante la comprobación de
esta circunstancia; (...) y d) fijación del criterio de que el contratista no adquirirá un derecho directo a la explotación del petróleo, sino sólo a
obtener una compensación que deberá ser equivalente a las inversiones
que efectúe más la utilidad que razonablemente deberá tener por su
inversión y por su esfuerzo.

Se agregó además que “la Constitución sólo ha prohibido la explotación
mediante concesiones del petróleo pero no la posibilidad
de la construcción de oleoductos, refinerías y sistemas de distribución
para gas...” En el artículo 9 se precisó que “los contratos de que
hablan los artículos anteriores sólo podrán celebrarse con nacionales
o con sociedades constituidas íntegramente por mexicanos. No
podrán concertarse en ningún caso con sociedades anónimas que
emitan acciones al portador”.

Como he señalado, tanto la reforma al párrafo sexto del artículo
27 de la Constitución, como la ley reglamentaria de este artículo en
materia de petróleo, fueron expedidas por el presidente Lázaro Cárdenas
el 27 y 30 de diciembre de 1939 respectivamente, pero fueron
publicadas en el Diario Oficial de la Federación el 9 de noviembre de
1940, es decir, 10 meses después (veintiún días antes de que concluyera
el sexenio del presidente Lázaro Cárdenas). Varios hechos nacionales
e internacionales explican este retraso entre su aprobación
y su publicación, así como su aparente contradicción. Por un lado las
relaciones con el poderoso vecino del norte habían alcanzado su nivel
de conflicto más agudo a raíz de la expropiación del petróleo que
había afectado a empresas estadounidenses, que “impidieron el
transporte y la venta de petróleo mexicano, y exigieron la restitución
de sus posesiones anteriores o una indemnización. El gobierno americano
suspendió la compra de plata mexicana, prácticamente boicoteó
el petróleo mexicano, rompió las negociaciones sobre un acuerdo
comercial y negó créditos estatales para el vecino del sur”.1 Por otra
parte, México tenía pendiente el pago de compensaciones a los ciudadanos
de los Estados Unidos que perdieron sus bienes durante la Revolución.

2 El otro hecho significativo fue el inicio de la Segunda Guerra
Mundial en septiembre de 1939, que colocó a México en una situación
geopolítica extremadamente complicada, en virtud de su posición de
neutralidad y del papel que venía desarrollando en el nivel internacional
con la exportación de petróleo.

En tal virtud, la promulgación inmediata de la reforma constitucional
al artículo 27 hubiera agudizado el conflicto con las empresas
petroleras y sus respectivos gobiernos. En el mismo sentido, la Ley
Reglamentaria del Artículo 27 Constitucional en Materia de Petróleo
puede interpretarse como un gesto orientado a suavizar el conflicto,
habida cuenta de las acusaciones en contra del gobierno de Cárdenas.

En todo ello, como puede reconocerse, obró la astucia del general
Cárdenas para defender la expropiación y nacionalización del petróleo
y sortear con éxito un conjunto de fuertes presiones político diplomáticas.


1 Blanca Torres, México en la Segunda Guerra Mundial, México, 1988, pp. 10 y ss.;

Klaus Volland, Das Dritte Reich und Mexiko.

Studien zur Entwicklung des deutsch-mexikanischen Verhdltnisses 1933-1942 unter besonderer Berücksichúgung der Olpolitik, Frankfurt/

M., Bern, 1976, p. 154ff; E. David Cronon, Josephus Daniels in Mexico, Madison, 1960,

pp. 185 y ss.; citados por Jürgen Müller, “El NSDAP en México: historia y percepciones,

1931-1940” [en línea]. Disponible en: <http://www.tau.ac.il/eial/VI_2/muller.htm>.

2 Idem.


Empero, más allá de esta interpretación, lo cierto es que tras la
lectura y análisis de la citada ley secundaria en materia de petróleo,
es evidente el acotamiento de la colaboración a particulares mexicanos,
lo que la hizo prácticamente inocua, y el rechazo explícito al capital
extranjero. Fue por esto que Ávila Camacho propuso su derogación
a los tres meses de asumir la Presidencia de la República, sustituyéndola
por otra ley reglamentaria que explícitamente propiciaba lo que
hoy Calderón anhela: la inconstitucional asociación de Pemex con las
grandes trasnacionales petroleras.

La contrarreforma de Ávila Camacho

Impotente para revertir la reforma constitucional, al nuevo presidente
Manuel Ávila Camacho no le quedó otro recurso que promover, en
menos de tres meses, una contrarreforma a la ley secundaria en materia
petrolera, derogando la expedida por el general Cárdenas, para
restaurar el régimen de concesiones mediante la figura de contratos,
amplios y flexibles, argumentando que ello sería “para el mejor estímulo
de la iniciativa privada, en cuyas energías vitales –lo tenemos
dicho– ciframos principalmente nuestra seguridad en la expansión
económica del país”.

Por si fuera poco, en su exposición de motivos estableció que:

...las modificaciones intentan abrir nuevas oportunidades a la inversión
del capital privado en la industria petrolera bajo formas de empresa que,
por constituir entidades de economía mixta, es decir, organismos semioficiales controlados por el Gobierno, impriman a la participación
privada un sentido preponderante de utilidad social.

De manera tal que en los artículos 6, fracción III, y 10, fracción III,
se estableció que: “La Nación llevará a cabo la exploración y explotación
del petróleo” mediante contratos con particulares o “sociedades
de ‘economía mixta’, en las que el Gobierno Federal representará la
mayoría de capital social, y de las cuales podrán formar parte socios
extranjeros”. Cualquier parecido con lo que hoy pretenden Calderón
y un sector del PRI que ha abjurado de sus principios nacionalistas
es mera coincidencia.

En noviembre de 1958, el presidente Ruiz Cortines promulgó la
Ley Reglamentaria del Artículo 27 Constitucional en el Ramo del
Petróleo que derogó la contrarreforma de Ávila Camacho y restituyó
la legalidad constitucional.

La reforma constitucional de López Mateos

Finalmente, el 15 de octubre de 1959, a partir de una iniciativa de
reforma de los artículos 27, 42 y 48 presentada por el presidente
Adolfo López Mateos, la Comisión de Puntos Constitucionales de la
Cámara de Diputados presentó una propuesta de adición al párrafo
sexto del artículo 27 constitucional, con el propósito de enriquecerla,
considerando los siguientes argumentos:

En relación con el petróleo y de los carburos de hidrógeno sólidos, líquidos y gaseosos, que constituyen recursos importantísimos del subsuelo
para la Nación Mexicana, la Comisión considera que debe asentarse de
una vez por todas de manera indiscutible en el artículo 27 constitucional,
que no se otorgarán concesiones ni contratos ni subsistirán los que haya
otorgado y que sólo la nación podrá llevar a efecto la explotación de
esos productos, en los términos que señale la ley reglamentaria respectiva;
porque no obstante que ha sido manifiesto el propósito del Constituyente,
a partir de la reforma de diciembre de 1939, el de substraer
totalmente la explotación petrolera del régimen de concesiones o contratos,
en ocasión de que fue expedida a fines del año anterior la ley
reglamentaria respectiva, volvió a suscitarse un debate jurídico sobre
la subsistencia de algunas concesiones o derechos de los particulares a la
explotación del petróleo; por lo que, para evitar cualquier controversia,
es procedente la reforma que propone la Comisión en la parte resolutiva
de este dictamen.

La propuesta de adición al párrafo sexto del artículo 27 de la
Constitución fue aprobada el 22 de octubre de 1959 en la Cámara de
Diputados, el 16 de diciembre en la de Senadores y publicada el 20
de enero de 1960 en el Diario Oficial, con el siguiente texto: “Tratándose
del petróleo y de los carburos de hidrógeno sólidos, líquidos o
gaseosos, no se otorgarán concesiones ni contratos, ni subsistirán los
que se hayan otorgado y la Nación llevará a cabo la explotación de
esos productos, en los términos que señale la ley reglamentaria respectiva”.

Lo hasta aquí asentado es suficiente para que los privatizadores
se den de topes contra la pared, pues la razón constitucional deja
en claro que cualquier iniciativa de reforma de leyes secundarias
que pretenda, bajo cualquier modalidad, abrir a participación del
capital privado la explotación del petróleo, de origen sería inconstitucional, pues estaría contradiciendo el artículo 27 constitucional
y los criterios de interpretación contenidos en los considerandos
que le dieron origen.

¡Viva la expropiación y la nacionalización del petróleo!

¡No a la privatización del petróleo que promueven los vende patrias

encabezados por Calderón y sus comparsas del PRI!

27 de marzo de 2008

¡¡¡ APOYO TOTAL AL PARO INDEFINIDO DE LA CNTE !!!



A todo el Pueblo de México:

La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación ha estallado un Paro Magisterial en los estados de Michoacán, Guerrero, Oaxaca y Distrito Federal. Así mismo, el Paro ha estallado en el estado de Tabasco impulsado por organizaciones sindicales locales. En las próximas horas este paro se extenderá a otras entidades de la República y se incorporarán otros sindicatos independientes del sector educativo. Al mismo tiempo, cientos de organizaciones sindicales y sociales nos estamos preparando para impulsar un amplio movimiento de solidaridad con la insurgencia magisterial. Estamos en los inicios de lo que puede ser la batalla más dura que el pueblo de México ha librado en contra de las políticas neoliberales impulsadas por los organismos financieros internacionales y acatadas servilmente por los gobiernos priistas y panistas.

El Gobierno Federal, encabezado por Enrique Peña Nieto, es el principal responsable del estallamiento de este paro por su acción dolosa, omisión y mala fe. Promovió la modificación de los artículos 3 y 73 constitucionales para impulsar una supuesta “Reforma Educativa”, cuyo verdadero propósito es desaparecer la estabilidad laboral, la bilateralidad y allanar el terreno para la privatización de la enseñanza. Nunca realizó una verdadera consulta con los principales afectados, las bases magisteriales, sólo contó con la anuencia de la mafia que controla al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación. Finalmente, ante los justos reclamos del magisterio democrático, aceptó la instalación de mesas de trabajo de donde surgieron diversas propuestas que hubieran solucionado el conflicto, pero decidió ignorarlas con tal de imponer las leyes secundarias que profundizan el carácter neoliberal de las reformas constitucionales.

La movilización del gremio magisterial coincide en tiempo y espacio con el repudio masivo a la Reforma Energética presentada por el Gobierno Federal y avalada por el PRI, el PAN y sus satélites,  con su pretensión de incrementar el IVA y aplicarlo a alimentos y medicinas. El pueblo mexicano NO quiere más privatizaciones y menos del sector energético, antes bien, se hace necesario emprender la lucha por la Renacionalización de los sectores estratégicos de la economía. Las mal llamadas Reformas Educativa y Energética son dos cabezas de un mismo monstruo y deben ser combatidas de manera unificada por todo el pueblo de México y de sus organizaciones sindicales, sociales, campesinas, indígenas, ambientalistas, de género e incluso políticas. La lucha para frenar la Reforma Energética comienza con el apoyo incondicional a la huelga magisterial.

Las organizaciones integrantes de la Junta Promotora para la Construcción de una Nueva Central de Trabajadores, apoyamos con todo a nuestros camaradas de la CNTE y de las demás organizaciones que actualmente impulsan el Paro Magisterial. Participaremos en la movilización conjunta del SME y la CNTE del miércoles 28 de agosto, a las 4 pm, del Monumento a la Revolución al Zócalo. Finalmente hacemos un respetuoso llamado a todos los actores sociales y políticos para que cerremos filas en torno a la lucha de la CNTE, respaldar su llamado de construir un Frente Único en contra del neoliberalismo y preparar la movilización social más grande en toda la historia de nuestra nación.

México D. F. a 20 de agosto de 2013

¡ABAJO LAS REFORMAS EDUCATIVA Y ENERGÉTICA!
¡¡ALTO A LA REPRESIÓN EN CONTRA DE LA CNTE!!
¡VIVA LA UNIDAD OBRERO, CAMPESINA Y POPULAR!
¡UNIDOS Y ORGANIZADOS VENCEREMOS!



Junta Promotora para la Construcción de una Nueva Central de Trabajadores

Sindicato Mexicano de Electricistas; Alianza de Tranviarios de México; Sindicato de Trabajadores del Transporte de Pasajeros del Distrito Federal; Sindicato de Trabajadores de la Universidad Autónoma de Chapingo; Sindicato Único de Trabajadores del Instituto de la Educación Media y Superior; Consejo Nacional de Trabajadores; Sindicato Independiente de Trabajadores de la UAM; Central Unitaria de Trabajadores de México; Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano; Sindicato Internacional de Constructores de Elevadores; Asociación Sindical de Trabajadores del INVI; Confederación de Jubilados y Pensionados de la República Mexicana; Sociedad Cooperativa de Trabajadores de Pascual; Colectivo de Trabajadores de la Cultura de Michoacán; Sindicato Único de Trabajadores Académicos del Conalep de Michoacán; Sindicato de Trabajadores de Farmacias Similares y Expendios Farmacéuticos; Sindicato Único de Trabajadores del Organismo Público Descentralizado Servicios de Salud de Michoacán; Colegiado de Trabajadores del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Michoacán; Sindicato Único del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Michoacán; Frente de Transportistas de la Asociación de Trabajadores del Estado de Michoacán; Sindicato Independiente de Trabajadores de la Educación de Tabasco; Sindicato Autónomo de Trabajadores de la Educación de Veracruz; Sindicato de Trabajadores al Servicio del CECyT de Oaxaca; Sindicato de Empleados Públicos del Sistema Intermunicipal de los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado de Guadalajara; Sindicato Independiente de Trabajadores del Estado y Municipios de Nayarit; Sindicato Independiente de Trabajadores Académicos y Docentes del CONALEP Nayarit; Sindicato Independiente de Trabajadores al Servicio de Educación del Estado de Nayarit; Central de Trabajadores Democráticos; Cooperativa Trabajadores Democráticos de Occidente; Sindicato Único de Trabajadores del Colegio de Bachilleres del Estado de Guerrero; Sindicato Estatal de Trabajadores de la Educación de Baja California; Sindicato de Trabajadores de la Universidad Intercultural de Chiapas; Centro de Investigación Laboral y Asesoría Sindical (CILAS).


Senado también instala sede alterna en Centro Banamex

Docentes no doblaron al Congreso, ya que de todas formas legisladores sesionarán y aprobarán las tres reformas constitucionales que tienen en la agenda, dijo el priísta Emilio Gamboa.

Andrea Becerril y Víctor Ballinas
Publicado: 22/08/2013 12:48
Periódico La Jornada


México, DF. El Senado de la República va a sesionar a partir de las dos de la tarde en una sede alterna, el Centro de Convenciones de Banamex, ante la imposibilidad de hacerlo en el recinto de Reforma e Insurgentes, que está cercado por miles de integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).
El presidente del Senado, el panista Ernesto Cordero, trató de convencer al jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, de que desalojaran a los manifestantes, pero sin éxito.
Finalmente después del medio día la Mesa Directiva decidió que la sede sea el Centro Banamex. El coordinador de los senadores del PRI, Emilio Gamboa, sostuvo que los maestros no doblaron al Congreso, ya que de todas formas van a sesionar y a aprobar las tres reformas constitucionales que tienen en la agenda.
Gamboa comentó no saben si avalarán la minuta en torno a la Ley del Instituto de Evaluación Educativa (IEE), que los diputados votaron en la madrugada de hoy.
Todo dependerá, dijo de los acuerdos con las demás fuerzas políticas. El PRD, sin embargo tiene objeciones ya que considera que los diputados incluyeron en esa ley del INEE temas que no estaban acordados.

Fuente

Reforma Petrolera en México - Alfredo Jalife

Alfredo Jalife-Rahme, experto en materia de asuntos internacionales explica la cruda realidad de México que puede empeorarse en base a la reforma energética propuesta por el presidente actual Enrique Peña Nieto.


Impulsarán gobernadores de "izquierda" debate nacional sobre reforma energética

Alma E. Muñoz
 
Periódico La Jornada
Jueves 22 de agosto de 2013, p. 9

Los gobernadores de izquierda se constituyeron ayer en grupo de trabajo con el propósito de coadyuvar al debate nacional sobre la reforma energética y otorgaron su respaldo a la propuesta presentada por Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano y el PRD.
En conferencia de prensa, en la que no hubo preguntas ni respuestas, los mandatarios de Tabasco, Arturo Núñez; Oaxaca, Gabino Cué; Morelos, Graco Ramírez, y Guerrero, Ángel Aguirre, así como el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, se pronunciaron por la realización de una consulta popular de carácter nacional, con la finalidad de que el pueblo decida sobre la reforma energética.
Además, se manifestaron contra la propuesta del Ejecutivo federal y del PRI.
En voz de Arturo Núñez, los mandatarios locales aseguraron que su rechazo al planteamiento priísta no es sólo un asunto de nacionalismo trasnochado, como peyorativamente algunos pretenden manejar; se trata de un nacionalismo arraigado entre los mexicanos y un análisis serio, responsable, de la situación presente y futura de un recurso (el petróleo) que por su condición de no renovable nos tiene que hacer muy responsables con las nuevas generaciones.
Cárdenas, por su parte, resaltó la solidaridad política de los mandatarios de izquierda, con quienes, dijo, estaremos coordinándonos, al igual que con las bancadas del PRD en el Congreso y otras instancias del partido que colaboran en apoyar el debate y las propuestas que han presentado, con el propósito de que sean la base fundamental de la reforma energética.
El ex candidato presidencial resaltó que la participación de los gobernadores es importante, porque una reforma en el terreno energético, en cualquier sentido que se dé, va a tener un impacto importante en los distintos estados de la República, en sus finanzas, en sus capacidades y en sus posibilidades de desarrollo.
Desde temprano, los mandatarios se reunieron con Cárdenas y con el presidente y el secretario general del PRD, Jesús Zambrano y Alejandro Sánchez Camacho, respectivamente, para analizar el tema en el hotel Holiday Inn de avenida Revolución, en la ciudad de México.
Al concluir el encuentro dieron a conocer que solicitaron al Congreso de la Unión que el debate sea serio, informado, responsable, y que se analicen todas las propuestas presentadas.
Núñez aseguró que les interesa mucho el vínculo que existe entre las reformas energética y fiscal, porque se debe dejar de ordeñar a Petróleos Mexicanos como fuente de recaudación.
Sostuvo que es necesario ayudar a financiar los trabajos de la empresa sin recurrir necesariamente a la inversión privada, sobre todo de carácter extranjero, y asumir que eso depende de una profunda reforma fiscal.
En entrevista posterior, Zambrano invitó al secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, a que lea bien lo dicho por Cuauhtémoc Cárdenas el lunes pasado, para que pueda entender de qué trata el debate nacional y en qué términos lo estamos queriendo colocar.
Sostuvo que no se requiere modificar la Carta Magna para hacer una reforma energética integral, pero que en caso de que se intentara, nosotros, con los instrumentos que nos da la Constitución, iríamos en la exigencia de un referéndum revocatorio.
Afirmó que se podría acordar que la consulta tenga validez institucional y carácter vinculatorio antes de 2015.

Petroleras de EU pretenden obtener reservas y utilidades

David Brooks
Corresponsal
 
Periódico La Jornada
Jueves 22 de agosto de 2013, p. 7
Nueva York, 21 de agosto.


Las empresas petroleras estadunidenses y otras trasnacionales evaluarán la invitación a participar en el sector energético mexicano con base a los detalles de los contratos ofrecidos, sobre todo si incluyen la posibilidad de incluir en sus estados contables las reservas bajo explotación, y no sólo las utilidades a compartir.
Durante los días recientes después del anuncio de la reforma energética, lo más notable ha sido el silencio, por lo menos públicamente, de las grandes petroleras estadunidenses, con excepción de algunos comentarios generales de Chevron dando la bienvenida a la propuesta. Todos están esperando el fine print –los detalles que se definirán en las leyes secundarias para su implementación– antes de externar su decisión.
La empresa más grande del sector, Exxon Mobil, no ha dicho nada desde el anuncio, pero un discurso ofrecido en abril por su ejecutivo en jefe Rex Tillerson, en Dallas, resume lo que casi todos contemplan. Hablando de que mientras todo indicaba que México abriría su sector petrolero a la inversión privada, Tillerson señaló que eso no implicaba que las empresas petroleras estarían entusiasmadas. A fin de cuentas, habrá participación. Si es algo que nosotros haremos, dependerá de los términos y condiciones, publicó The Dallas Morning News.
La propiedad, a debate
Los empresarios y sus consejeros inversionistas no han ocultado que, aunque están complacidos por el impulso de la reforma energética, desean más que los contratos para compartir riesgos y utilidades ofrecidos por México. Las grandes petroleras prefieren obtener –o compartir– reservas, es decir, tener propiedad no sólo de las ganancias potenciales sino del producto mismo.
Desde la semana pasada, medios financieros estadunidenses se han enfocado en este posible obstáculo en la promoción de la reforma ante el sector petrolero internacional y cómo, para superarlo, el gobierno mexicano ha buscado endulzar la propuesta de invitación a invertir en su sector petrolero negociando con la comisión de valores (Securities and Exchange Commission, SEC) para que permita que las empresas registren sus contratos de compartir utilidades como algo que cuente como reservas en sus estados contables, como reportó La Jornada el pasado lunes.
El plan es permitir a empresas registrar el interés económico de los contratos de riesgo compartido bajo reglas de la SEC que permiten convertir ese valor en volumen mientras el Estado se mantiene como pleno propietario, explicó el subsecretario de Energía, Enrique Ochoa, en entrevista con Bloomberg/Businessweek.
Algunos medios, como el Financial Times, han señalado que el asunto es difícil de manejar en el debate público, ya que el gobierno mexicano ha asegurado que los contratos de utilidades compartidas no incluyen ni un solo barril de petróleo en manos de empresas privadas, mientras se busca que, por lo menos en las maniobras de contabilidad, las empresas estadunidenses puedan reportar en sus declaraciones financieras ante la SEC que estos contratos incluyen bienes, o sea, reservas. Emilio Lozoya intentó explicarlo así al Financial Times: las empresas no podrán contabilizar reservas. Sin embargo, acuerdos de compartir utilidades permiten globalmente a las empresas reportarlos en sus declaraciones financieras como bienes con expectativas de flujos de efectivo.
Hay información contradictoria sobre a quién corresponde negociar con la SEC para permitir estos actos de magia que convierten, semánticamente, utilidades en reservas petroleras.
Fuentes citadas por el Financial Times afirman que el gobierno mexicano ha estado negociando esto directamente con la SEC. Ayman Asfari, ejecutivo en jefe de Petrofac, empresa de servicios petroleros con negocios en México, comentó al rotativo que no sólo el potencial de las reservas de México atraerá a las principales petroleras, también informó que Pemex y el gobierno mexicano han estado en pláticas con la SEC durante los seis u ocho meses recientes para asegurar que inversionistas extranjeros puedan registrar en sus estados contables su participación en utilidades en los contratos mexicanos como si fueran reservas.
Lozoya declinó responder cuando le preguntaron si México ha discutido este asunto con la SEC en Estados Unidos, reportó el Financial Times.
Sin embargo, sin citar fuente, la agencia Reuters reportó esta semana que corresponderá a las empresas petroleras abordar con la SEC las formas en que podrán registrar sus contratos en sus declaraciones. A la vez, el subsecretario Ochoa reiteró a esa agencia que los contratos para compartir utilidades serán redactados para ofrecer a los negocios las mejores posibilidades de obtener el financiamiento y la capitalización que requieren para llevar a cabo sus iniciativas, según las mejores prácticas internacionales.
Explicó que aunque los contratos de participación en utilidades no permiten que se registren como reservas en los estados contables, ni en México ni en ningún lugar, sí permiten que se registre un interés económico como nota en un estado contable de las declaraciones financieras.
Por la delicadeza sobre la propiedad del petróleo, el gobierno ofrecerá a inversionistas una participación en las utilidades del petróleo y gas que producen, en lugar de la cosa misma, comentó The Economist, y señaló que esto fue causa de decepción entre algunos empresarios. Explicó que “la diferencia entre participación en utilidades y participación en producción podría ser semántica, especialmente si las utilidades están basadas sobre el precio de un barril de petróleo, lo cual –con un poco de torcedura de brazos sobre reglas de contabilidad en la SEC– podría contar como reservas”.
Algunos analistas dicen que el panorama es positivo. “Aunque ellos (las empresas petroleras que entren) no sean dueños de la reserva misma, pueden obtener un interés sintético en ella, y eso les ofrece de facto un incremento en acceso, entonces estarán extremadamente interesadas”, comentó David Gee, encargado del sector de energía de Estados Unidos del Boston Consulting Group a la cadena CNBC. Agregó que las empresas pronto desarrollarán estrategias sobre cómo jugar con las reformas y subrayó que “aun con estos cambios –mientras no sea una apertura completa del sector– son un cambio mayor, dada la historia y el contexto de la industria petrolera mexicana”.
Según un informe de Citi Research (de Citibank), si los acuerdos son negociados de tal manera en que las empresas puedan reportar como reservas su participación en los contratos bajo las reglas de contabilidad de la SEC (donde reservas son iguales al valor de la recuperación de costo e ingreso ganado), los resultados podrían ser revolucionarios para el país, reportó el New York Times.

Gobernadores del PRD se suman a propuesta energética de Cárdenas

Cárdenas en el Monumento a la Revolución. Foto: Eduardo Miranda
Cárdenas en el Monumento a la Revolución.
Foto: Eduardo Miranda


MÉXICO, D.F. (apro).- Los gobernadores del Partido de la Revolución Democrática (PRD), incluido el mandatario capitalino Miguel Ángel Mancera, conformaron un bloque de apoyo a la propuesta de reforma energética que Cuauhtémoc Cárdenas entregó al Senado el lunes 19.
Luego de reunirse con Cárdenas y Jesús Zambrano, presidente nacional del PRD, los gobernadores Ángel Aguirre, de Guerrero; Gabino Cué, de Oaxaca; Graco Ramírez, de Morelos, y Arturo Núñez, de Tabasco, también expresaron su respaldo a la iniciativa perredista de promover una consulta sobre el tema.
Zambrano explicó a los medios que se acordó con los mandatarios estatales mantener un espacio de intercambio, “caminar juntos y coadyuvar con el movimiento democrático de izquierda en apoyo a la propuesta de reforma energética” del partido, así como a enriquecerla y promover un debate profundo en torno a ella.
Además, pidió a los gobernadores que en el ámbito de sus responsabilidades políticas con el PRD sean impulsores de la consulta sobre el tema para el 25 de agosto y el 1 de septiembre.
Por su parte, el gobernador Arturo Núñez, a nombre de los mandatarios estatales presentes, confirmó que “con ese objetivo nos constituimos en un grupo de apoyo a nuestro partido y demás fuerzas de izquierda para defender esta iniciativa”.
El mandatario tabasqueño aclaró que la postura de la izquierda no deriva en “un nacionalismo trasnochado sino, por el contrario, es un nacionalismo arraigado entre los mexicanos y a la vez un nacionalismo serio, responsable de la situación actual”.

Fuente

México y la disputa global por los recursos naturales

Presenta Peña proyecto de gas natural. Foto: Octavio Gómez
Presenta Peña proyecto de gas natural.
Foto: Octavio Gómez

MÉXICO, D.F. (apro).-  México enfila hacia su incorporación a la lucha mundial por los recursos naturales, en especial los energéticos.
En la medida en que el petróleo barato escasea y la demanda global crece, los países productores han tenido que buscar nuevas formas de exploración y obtención, con altos costos económicos y ambientales, para sondear el fondo del mar en búsqueda de crudo, procesar elementos pesados, como las arenas bituminosas en Canadá, o aventurarse en el Ártico para adueñarse de los hidrocarburos.
“La mayoría de las fuentes existentes de recursos vitales del mundo –petróleo, gas, uranio, cobre, cobalto y demás- están siendo agotadas sistemáticamente y tendrán que ser reemplazadas con nuevos recursos. Y como la mayoría de reservas conocidas del mundo ya han sido encontradas y puestas en producción, esto requerirá hallar y desarrollar reservas en áreas previamente inaccesibles. Esto está llevando a una intensa batalla global por el control de estas fuentes, escalando las tensiones internacionales e incrementando el riesgo de conflicto”, dice, en entrevista electrónica con Apro, el estadunidense Michael Klare, director del Programa de las Cinco Universidades de Estudios de la Paz y Seguridad Mundial en el Hampshire College, y autor de varios libros sobre la lucha mundial por los recursos.
Desde hace varios años, Klare se ha concentrado en la pugna por las materias primas, especialmente los hidrocarburos, vinculada a la aparición de puntos de conflicto en zonas como el Golfo Pérsico, la cuenca del mar Caspio, el mar de China meridional y, más recientemente, la costa occidental de África y el Ártico.
En su libro más reciente La carrera por lo que queda: la rebatiña mundial por los últimos recursos del mundo (2012), el experto analiza el caso de México y el declive de la producción petrolera, específicamente del yacimiento Cantarell, uno de los últimos grandes campos descubiertos en el siglo XX junto con el de Ghawar en Arabia Saudita, un símbolo del agotamiento de la riqueza material.
“El rápido declive del campo de Cantarell tiene profundas implicaciones para México, Estados Unidos y el mundo en general. Estados Unidos, que importaba mucho del petróleo producido en Cantarell, enfrenta la pérdida de una de sus fuentes de energía más confiables”, dice el volumen, publicado por la casa Henry Holt and Company de Nueva York.
En su obra, el académico señala que los gobiernos y los ejecutivos corporativos reconocen que las reservas existentes se están agotando a un ritmo terrífico y quedarán exhaustas en un futuro no muy lejano. “La única manera para que los países aseguren un adecuado abastecimiento futuro de estos materiales y en consecuencia mantener sus economías zumbando, es adquirir reservorios nuevos y no desarrollados en aquellos pocos sitios que no han sido completamente drenados”, afirma.
Precisamente, los depósitos prospectivos que Petróleos Mexicanos (Pemex) tiene en la mira y que pueden ser un filón para las empresas de energía trasnacionales, las que la reforma petrolera presentada el lunes 12 por el presidente Enrique Peña Nieto quiere favorecer.
“Las grandes firmas energéticas de Estados Unidos, encabezadas por ExxonMobil, están muy dispuestas a involucrarse en la industria petrolera mexicana, no sólo con un papel asesor, sino como socias en alianzas que les permitirían adquirir una porción de las reservas energéticas mexicanas. Estas empresas están promoviendo varios pactos norteamericanos y regionales que erosionarían el aislamiento de los activos energéticos mexicanos de la propiedad extranjera”, analiza el especialista.
Klare, autor de libros como Guerras por los recursos. El futuro escenario del conflicto global y Planeta sediento, recursos menguantes. La nueva geopolítica de la energía, argumenta que “en muchas formas, la historia del surgimiento y caída de Cantarell provee de un microcosmos del dilema de los recursos globales. Muchas de las principales fuentes del mundo de petróleo – y de carbón, gas natural, uranio, cobre y otros materiales vitales- fueron, como Cantarell, descubiertas varias décadas atrás y se están convirtiendo ahora en menos y menos productivos”.
Ante ello, el país busca nuevas formas de llegar a otros depósitos, como el crudo en aguas a profundidades superiores a los 1 mil 500 metros y el gas shale, (también llamado de esquisto o lutitas).
En el primer caso, México tiene unas reservas prospectivas de unos 30 mil millones de barriles y en el segundo, más de 500 billones de pies cúbicos de gas.
Pemex produce diariamente unos 2 millones 500 mil barriles de crudo. Entre enero y junio de este año México le vendió 148 millones de barriles de crudo a su vecino del norte, 16% menos en comparación con el mismo lapso del año anterior.
Guión preciso
La estadunidense Lisa Breglia, directora interina de los programas de Asuntos Globales e Interdisciplinarios Globales de la Universidad George Mason, ve un fuerte interés del gobierno de Estados Unidos y de las compañías energéticas en buscar nuevas fuentes y nuevos destinos para sus inversiones, para lo cual la iniciativa gubernamental de reforma en México encaja perfectamente.
“Necesitan un nuevo lugar para trabajar porque se acaban los recursos en Estados Unidos. Están buscando nuevos recursos”, señala, en entrevista telefónica con Apro,  Breglia, quien publicó este año el libro Viviendo entre petróleo. Promesas, picos y declives en la costa del Golfo de México.
Publicado por la editorial University of Texas Press, la especialista exploró las vivencias de los pobladores –en su mayoría pescadores- de la comunidad Isla Aguada, en Campeche, frente a Cantarell.
“Pensando en la geopolítica de la energía, en Estados Unidos se ha hablado mucho de la independencia energética y en la exportación de gas. México tiene que contrabalancear y confrontar esa geopolítica, que necesita una estrategia de independencia, que no puede basarse en sólo hacer alianzas extranjeras. Eso es contraproductivo, ilógico”, sostiene Breglia, doctora en antropología cultural por la Rice University y quien ha estudiado la privatización y las reformas neoliberales desde finales de los noventa.
La académica es autora del libro Ambivalencia monumental: la política de la herencia (2006).
Países como Canadá y Estados Unidos viven una revolución energética, potenciada por el aprovechamiento de recursos como las arenas bituminosas y el gas shale (Proceso No. 1919) y de la cual México ha quedado excluido. En la medida en que ambas naciones estrechen sus lazos energéticos y enfilen hacia la autosuficiencia energética, México no sólo tendrá que buscar nuevos mercados, sino también exponerse a importar petrolíferos.
Klare lo grafica muy bien: “Los gobiernos y las corporaciones gigantes han adoptado planes ambiciosos para explorar áreas, perseguir reclamos legales sobre territorios en disputa, adquirir derechos de exploración y perforación en zonas de recursos promisorios, introducir nuevas tecnologías para operaciones extractivas en ambientes extremos y peligrosos y desarrollar fuerzas militares que pueden operar en estas regiones”.
Los contratos de utilidad compartida a suscribir entre el gobierno con Pemex o privados planteados por Peña Nieto se apegan a ese menú.
“La persecución de reservas de petróleo y minerales vírgenes en locaciones remotas  y peligrosas es parte de un fenómeno mayor y más significativo: un movimiento concertado de gobiernos y empresas para obtener el control sobre lo que queda de la base de materias primas del mundo”, previene el experto estadunidense.
Para Breglia, la estrategia debe partir de la soberanía constitucional de los recursos, “de la cual Estados Unidos carece”.
“¿Cómo se puede ser independiente si no se poseen los recursos? No tiene sentido. México puede ser energéticamente independiente y no significa ser aislacionista, sino un líder en un nuevo modelo energético”, plantea la especialista.
Negociar los conflictos
La reforma energética de Peña Nieto bien puede ser una concesión de México en las negociaciones del Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP, por sus siglas en inglés), que México negocia con 11 países.
El documento Las negociaciones de la Alianza Trans-Pacífica y temas para el Congreso, difundido el 17 de junio de este año por el Servicio de Investigación Legislativa de la Cámara Baja de Estados Unidos, señala que “las negociaciones del TPP pueden proveer de una vía para abordar temas adicionales, como la reconsideración de la exclusión de México de la inversión extranjera en su industria petrolera”.
El TPP entró en vigencia en 2006 entre sus firmantes originales Chile, Brunei, Nueva Zelanda y Singapur. En 2008 se incorporaron Australia, Estados Unidos, Perú y Vietnam, así como Malasia, dos años después. En junio de 2012 fueron aceptados para negociar su adhesión Canadá y México, y en julio último se sumó Japón.
Hasta ahora se han realizado 18 rondas de tratativas, la más reciente en Kota Kinabalu (Malasia), del 15 al 24 de julio último, y en la cual se tocaron asuntos ligados a las empresas públicas (SOE, por sus siglas en inglés), derechos laborales y cuestiones ambientales. Las siguientes sesiones se escenificarán en Bandar Seri Begawan (Brunei) del 23 al 30 de agosto.
El TPP, cuyas tratativas concluirían este año, se negocia sobre 22 mesas de trabajo sobre temáticas como agricultura, propiedad intelectual, ambiente y servicios, que abarcan también las SOE y energía.
“Algunas medidas pueden incluir provisiones para buscar asegurar que las SOE operen con una base comercial, y para abordar potenciales barreras al comercio y la inversión. Aunque la escala y la naturaleza de su conducta difieren, las SOE existen en alguna forma en todos los países del TPP”, cita el texto, de 64 páginas de extensión, consultado por Apro y coordinado por Ian F. Fergusson, especialista en comercio internacional y finanzas, y en el cual participaron William H. Cooper, experto en comercio internacional y finanzas; Remy Jurenas, especialista en políticas agrícolas, y Brock R. Williams, analista en comercio internacional y finanzas.
La postura de Estados Unidos es que las SOE no reciban ventajas competitivas diferentes a las que gozan las corporaciones privadas.
Con el TPP,  Estados Unidos puede lograr que sus contrapartes sean receptoras de gas natural, tecnologías para gas shale y energías renovables e inversiones en esas divisiones.

Las mentiras de Peña Nieto

Peña durante su mensaje en cadena nacional sobre la reforma energética. Foto: Especial
Peña durante su mensaje en cadena nacional sobre la reforma energética.
Foto: Especial
  

MEXICO, D.F. (apro).- Enrique Peña Nieto engaña y sus mentiras buscan ser ocultadas con una efectiva estrategia de comunicación que le permite seguir mintiendo a través del control absoluto de la información en televisión, a través de campañas que nos hacen recordar la antigua práctica de los sofistas de hacer de una patraña una verdad.
En menos de un año las promesas que hizo Peña Nieto, primero como candidato del PRI y luego como presidente, a través del Pacto por México, se han ido desmoronando hasta tomar su verdadera fisonomía.
Las recientes noticias no dejan dudas de que el presidente priista ha mentido. Cuando arrancó su gobierno en diciembre pasado aseguró que la economía del país iba viento avante y así se mantendría para combatir la pobreza.
Ocho meses después la realidad se ha impuesto. La economía nacional cayó 0.74%, según alertó el INEGI, y la Secretaría de Hacienda por segunda ocasión en el año redujo la expectativa de crecimiento que, inicialmente, aseguró sería de 3.1 a 1.8%.
El impacto de este decrecimiento se verá principalmente en los programas sociales. Cuando firmó el Pacto por México como plataforma de su gobierno, Peña aseguró que se combatiría la pobreza que aqueja a más de 50 millones de mexicanos. Hoy la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles, simplemente dijo que la Cruzada contra la Pobreza ya no abarcaría a todos los pobres sino sólo a 7.4 millones en extrema pobreza y, de 400 municipios que aseguró se atenderían, hoy dicen que solo se abarcará a 80.
En materia de transparencia, Peña Nieto también ofreció que su gobierno combatiría la opacidad y daría nitidez a todas sus acciones. Hoy el PRI en la Cámara de Diputados aprobó modificaciones a la Ley de Transparencia tendiendo un manto de protección a la PGR, Banco de México, CNDH, Ejército y partidos políticos frente a las solicitudes de información realizadas al IFAI. Para tener acceso a la información de estas entidades públicas habrá que iniciar un juicio y, en caso de tener un fallo favorable, las instancias podrían apelar, convirtiéndose este derecho en un costoso enjambre burocrático.
La aprobación de estas reformas a la Ley de Transparencia sólo provocan sospechas de que el gobierno de Peña Nieto quiere prepararse para ocultar información de acciones que tomará en materia de justicia –la salida de Rafael Caro Quintero y el regreso de propiedades a Raúl Salinas de Gortari–, lo mismo que del Ejército y los partidos políticos que, por ley, están obligados a dar información por ser entidades de interés público.
Es claro que la intención del gobierno federal es controlar al IFAI, lo cual significa un retroceso en la lucha ciudadana de décadas por tener información de la actuación de las entidades gubernamentales.
Ahora que el gobierno federal dice que las reformas de telecomunicaciones serán para beneficio del público, en realidad sólo las grandes empresas de los medios, como Televisa y Televisión Azteca, recibirán las ganancias del nuevo canal por abrir.
Lo mismo habrá de ocurrir con las reformas del sector energético que disfrazan la privatización de Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en los contratos de utilidad compartida, tanto para la explotación de los hidrocarburos como de la generación de electricidad. ¿Cómo es que piensan que abriendo este sector estratégico se puedan generar empleos y mejores salarios para los mexicanos si los beneficios directos serán para los nuevos socios internacionales?
Pero de todas las mentiras, quizá la más dolorosa sea aquella en la que aseguró que el país estaría en paz y se acabaría la violencia generada por el crimen organizado. En lo que va del gobierno de Peña Nieto se han registrado 7 mil 119 muertes por la narcoviolencia en México, reveló recientemente el gabinete de seguridad, lo que representa mil 10 asesinados cada mes o 34 diarios en promedio.
El desinterés por atender a las víctimas de la violencia se hizo más que claro cuando el titular de la PGR, Jesús Murillo Karam, anunció que se asignarían sólo 400 ministerios públicos para atender los 26 mil casos de desapariciones, y a la Procuraduría Social de Atención a Víctimas del Delito (Provictima) un presupuesto mínimo de 420 millones de pesos para atender a miles de familias de muertos en la guerra contra el crimen organizado.
Esta lista de promesas no atendidas por parte de Peña Nieto describe el tipo de gobierno que tendrá en los cinco años restantes. Un gobierno de mentiras que habrán de ser disfrazadas por los principales medios y sus voceros en turno.
Twitter: @GilOlmos

Fuente