lunes, 11 de noviembre de 2013

Invitación a las siguientes Asambleas OPT


Reportan explosión en termoeléctrica en Tula; 4 heridos

El accidente ocurrido en el área de quemadores debido a una fuga de gas LP, informó Miguel García Conde, subsecretario de Protección Civil del estado.

Periódico La Jornada 
Armando Cruz, corresponsal
Publicado: 11/11/2013 14:11

Tula, Hgo. Al menos cuatro trabajadores heridos, pertenecientes a una empresa externa que da mantenimiento a la termoeléctrica Francisco Pérez Ríos, localizada en Tula en las inmediaciones de la refinería Miguel Hidalgo, es el saldo de la explosión ocurrida esta mañana.
Aun cuando el percance no es de la competencia de la Subsecretaría de Protección Civil del estado, su titular, Miguel García Conde, informó que los datos en su poder indican que se trató de un accidente ocurrido en el área de quemadores de la termoeléctrica, debido a una fuga de gas LP.
Informó que los trabajadores alcanzados por la explosión se encuentran estables y fuera de peligro.

Fuente


En el abandono plantas de generación de LFC

3. noviembre, 2013 Opinión
 
CONTRALINEA  

Es momento de que los mexicanos se enteren a cabalidad del abandono en que se encuentran las plantas de generación operadas por los trabajadores del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) hasta antes de la extinción de Luz y Fuerza del Centro (LFC), en octubre de 2009. El Sistema de Administración y Enajenación de Bienes (Sae, organismo al que le fueron cedidos en un ilegítimo comodato los bienes de LFC, y cuya responsabilidad era velar por su cuidado, buen uso y mantenimiento, actuó de manera imprudente: a la fecha muchos recursos materiales y técnicos de la extinta LFC han desaparecido ante su complacencia y complicidad; pero sobre todo permitió que valiosas y costosas plantas de generación, incluidas termoeléctricas e hidroeléctricas, hayan parado su funcionamiento dejándolas en la total inoperancia.

En un total y criminal abandono se encuentran majestuosas termoeléctricas, como las de Lechería y del Valle de México; lo mismo que plantas de generación, como las de Nonoalco y Juandhó; igualmente históricas hidroeléctricas, como Necaxa, Lerma, Alameda y Fernández Leal. Muchas de ellas formaron parte de los bienes contemplados en la nacionalización de la industria eléctrica de septiembre de 1960, y por los que el gobierno del entonces presidente Adolfo López Mateos pagó a la Mexican Light and Power 52 millones de dólares, comprometiéndose al pago de pasivos por otros 78 millones.
Todos estos bienes e infraestructura que a la nación y a los trabajadores electricistas les llevó décadas construir han sido desmantelados y olvidados en sólo 4 años, sin que se responda a la nación de los millonarios recursos que se han dejado de percibir por los 1 mil 700 megavatios (MW) que, en promedio, generaban las plantas de la desaparecida LFC para suministrar electricidad a una parte de los 6 millones de usuarios de la zona centro del país.
A estas obras ya amortizadas, la “empresa de clase mundial”, como se ufanaron en llamarle los funcionarios del sexenio pasado a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), las ha dejado sin funcionar y México debe saber por qué, pues hasta antes de la desaparición de Luz y Fuerza, y a pesar de la falta de recursos presupuestarios para su modernización, funcionaban día y noche bajo la supervisión de los trabajadores del SME.
En apego al más lógico y elemental sentido común, las plantas de LFC deberían seguir operando, pues se trata de recursos públicos, propiedad de la nación, o mejor dicho, de todos los mexicanos, que deben servir como generadores de la riqueza del país. Entonces, ¿por qué dejarlas sin funcionar? Surge a escena en el actual contexto de nuestra golpeada economía el modelo neoliberal, seguido fielmente en su aplicación por los gobiernos panistas confirmando lo que el SME vino denunciando como unas de las verdaderas causas del cierre de la empresa pública: los compromisos pactados con las empresas trasnacionales, a las que además de otorgarles 772 permisos de generación a través de la Comisión Reguladora de Energía en una violación a lo contemplado en el Artículo 27 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, se les garantizó el éxito de su negocio al firmar la CFE contratos por 25 años, obligando al gobierno mexicano a adquirirles íntegramente toda su electricidad. Por supuesto con los recursos públicos que, vía impuestos, pagamos todos los mexicanos.
Esta política energética que emprendió una tácita privatización fue, de manera encubierta, resquebrajando la generación de energía de la CFE y cedió terreno a los productores independientes de energía. Datos de la propia CFE y de la Secretaría de Energía señalan que mientras en 2000 el sector público (CFE y LFC) generaban 191 mil 400 GWh (gigavatio hora) a nivel nacional, los permisionarios privados apenas y contribuían con 12 mil 200 GWh, pero para 2009 las cosas eran diametralmente opuestas: los productores privados –sobre todo firmas extranjeras como Iberdrola, Unión Fenosa, AES, Mitsubishi, TransAlta e Intergen– generaban 105 mil 900 GWh, mientras que el sector público se desplomó a 157 mil 900 GWh.
Felipe Calderón y sus falaces funcionarios, encabezados por Javier Lozano Alarcón, no se cansaron de decir al pueblo de México que el cierre de Luz y Fuerza representaría importantes ahorros al erario nacional, habría un mejor servicio y bajarían las tarifas. A 4 años, ninguna de tales mentiras se ha cumplido por la sencilla razón de que lo que se buscó fue privilegiar la consolidación de la presencia de las multinacionales y no el interés general de la población.
Para hacer frente a los compromisos cada vez más onerosos en la compra de la generación de su electricidad a las trasnacionales, los gobiernos del Partido Acción Nacional debieron sufragar, a diciembre de 2009, 268 mil millones de pesos; y para 2010 –a un año del cierre de Luz y Fuerza, según estableció la Auditoria Superior de la Federación (ASF)– se había autorizado a CFE un presupuesto de 74 mil 245 millones 206 mil pesos para la compra de energía a particulares. De tal suerte que en una conservadora estimación, permite calcular en 1.6 billones de pesos el monto a pagarles para 2041, en que se venzan buen número de los contratos leoninos aceptados por la Comisión Federal de Electricidad.
Cuando la noche del 11 de octubre de 2009 Calderón salió en red nacional a justificar y explicar a la nación los motivos de su decreto de extinción de Luz y Fuerza del Centro, en afectación directa a los 44 mil trabajadores del SME y sus 22 mil jubilados, no dijo que realmente sus propósitos encuadrados en su Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2006-2012, eran debilitar y desmantelar a las empresas públicas encargadas, por mandato constitucional, del manejo del sistema eléctrico del país.
En una de sus prioridades trazadas al llegar a la Presidencia en 2006, estableció al respecto: “desarrollar la infraestructura requerida para la prestación del servicio de energía eléctrica con un alto nivel de confiabilidad, impulsando el desarrollo de proyectos bajo la modalidad que no constituyen servicio público”.
Y para que no quede la menor duda del fundamento calderonista, que lejos de bajar las tarifas eléctricas en pro de los mexicanos de escasos ingresos las elevó a los límites de lo impagable, baste citar la evaluación hecha al final de su sexenio por los funcionarios de la “empresa de clase mundial”, que como reflejo de una misión cumplida –a favor de las firmas extranjeras y en contra del pueblo de México–, señalaron sin remordimiento alguno: “la política tarifaria se enfocó al fortalecimiento de la entidad a través de estructuras y mecanismos de precios tendientes a reconocer el costo del suministro eléctrico”.
Costo, por supuesto, ni siquiera fijado por la paraestatal, sino a conveniencia de las firmas extranjeras, cuyo actual fortalecimiento es el contrasentido al abandono en que se ha dejado a las plantas generadoras de electricidad que formaban parte de LFC. Los mexicanos, como sus legítimos propietarios, estamos en el derecho de exigir respuestas.
*Secretario general del Sindicato Mexicano de Electricistas

El pueblo, al margen de los partidos, dice Martín Esparza

Carolina Gómez Mena
 
Periódico La Jornada
Domingo 10 de noviembre de 2013, p. 12
Los partidos políticos no representan los intereses de los trabajadores y del pueblo en general, por lo que es necesario que éstos se organicen para tener instancias políticas propias, señaló Martín Esparza Flores, secretario general del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME).
Entrevistado durante la primera asamblea estatal de la Organización Política del Pueblo y los Trabajadores (OPT) para conseguir registro como organización política nacional ante el Instituto Federal Electoral (IFE) y encaminarse a formar un partido político, precisó que en octubre de 2010, en el contexto de la lucha del SME tras la extinción de Luz y Fuerza del Centro, surgió la propuesta de crear una instancia política.
Sin embargo, remarcó, la OPT está formada por ciudadanos no por agrupaciones: por trabajadores, maestros, luchadores sociales, campesinos, indígenas y mexicanos que están indefensos ante las políticas neoliberales que derivan en la toma de decisiones por la clase política sin consultar a la población o de acciones que atentan contra los derechos laborales, como los trabajadores electricistas, los de Mexicana, los mineros y ahora los maestros.
Humberto Montes de Oca, secretario del exterior del SME, precisó que para obtener el registro ante el IFE, la OPT debe celebrar 20 asambleas estatales con al menos 3 mil adherentes en cada una.
Rosario Ibarra, quien al igual que Martín Esparza fue invitada especial a la asamblea, precisó: qué bueno que se creen agrupaciones de este tipo, porque mientras más gente organizada haya para defender al pueblo de los abusos del poder, es mejor.
Nuevas organizaciones
Algunos de los oradores subrayaron que se deben crear fuerzas políticas para combatir la aprobación de reformas regresivas, como la energética y la educativa.
Al cumplirse el plazo para el registro de 3 mil personas para realizar la asamblea, los verificadores del IFE precisaron que no se cumplió el requisito. Édgar Sánchez Ramírez, representan­te de la OPT ante el IFE e integrante de la comisión ejecutiva de la organización, precisó que quedaron registradas 2 mil 700 personas, pero añadió que por ley tienen derecho a reprogramar la asamblea en el Distrito Federal, lo que harán dentro de dos semanas.
Hoy la OPT efectuará su segunda asamblea en el estado de México, por lo que Sánchez llamó a los mexiquenses a acudir. Este mes la OPT sesionará en Querétaro, Hidalgo, Puebla, Morelos y Michoacán.

Fuente

Grupos civiles y obreros buscan el registro de la organización política OPT

La propuesta de crear una instancia política y posteriormente un partido surgió en el contexto de la lucha del SME tras la extinción de Luz y Fuerza del Centro. 

Carolina Gómez
Publicado: 09/11/2013 16:04 
 
México, DF. Debido a que los partidos políticos existentes no representan los intereses ni las necesidades de los trabajadores y del pueblo en general, es necesario que éstos se organicen para tener sus propias instancias políticas, señaló Martín Esparza Flores, secretario general del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME).
Entrevistado durante la primera asamblea estatal de la Organización Política del Pueblo y los Trabajadores (OPT) para conseguir su registro como organización política nacional ante el Instituto Federal Electoral (IFE), Esparza Flores precisó que fue en octubre de 2010, en el contexto de la lucha que lleva a cabo el SME tras la extinción de Luz y Fuerza del Centro, cuando surgió la propuesta de crear una instancia política y posteriormente un partido.
Humberto Montes de Oca, secretario del exterior del SME, precisó que para obtener el registro ante el IFE como organización política, la OPT requiere realizar 20 asambleas estatales con al menos 3 mil adherentes.
Rosario Ibarra, quien al igual que Martín Esparza fue invitada a la asamblea, precisó en entrevista que “qué bueno” que se creen organizaciones de este tipo porque “mientras más gente organizada haya para defender al pueblo de los abusos del poder, es mejor”.
Algunos de los oradores hicieron hincapié en que se deben crear nuevas fuerzas políticas para combatir la aprobación de reformas que van en contra de la ciudadanía, entre ellas la energética, la educativa y la fiscal y hacendaria.
Édgar Sánchez Ramírez, representante de la OPT ante el IFE e integrante de la comisión ejecutiva de la organización, informó que lamentablemente no se alcanzó a cumplir el requisito de 3 mil participantes en esta primera asamblea estatal, pues sólo quedaron registradas ante los verificadores del IFE 2 mil 700 personas, pero añadió que por ley tienen derecho a reprogramar la asamblea en el Distrito Federal y lo harán para dentro de dos semanas.
Mañana, la OPT llevará a cabo en el deportivo Lechería del SME la segunda asamblea estatal, y llamó a los simpatizantes del movimiento que viven en el estado de México a acudir mañana a esta asamblea con su credencial de elector para lograr las 3 mil personas afiliadas.

Fuente

Una experiencia indispensable y diferente

Guillermo Almeyra
Periódico La Jornada
Opinión 
 
Desde hace décadas los trabajadores y los luchadores sociales de México carecen de un partido propio con registro electoral y, en la larga y continua serie de elecciones que se realizan para elegir el personal que gobernará en nombre de los capitalistas, deben optar entre distintas versiones (PRI, PAN, PRD) de una alianza para servir en las instituciones y respaldar a un gobierno represor, entreguista y antinacional, delincuencial y al sistema capitalista en general. La degeneración priísta total del PRD (aunque en su base en los estados pueda haber aún militantes combativos) y la subsistencia del PRI tienen sus bases en los errores de la izquierda anticapitalista frente a Lázaro Cárdenas y en los años sucesivos, pero sobre todo es la expresión de la ideología arraigada en las mayorías populares, según la cual somos todos mexicanos y hay que esperar que los problemas sean solucionados verticalmente desde el gobierno.
El hecho, sin embargo, es que los oligarcas y grandes capitalistas, agentes de las trasnacionales o ligados al capital financiero internacional, sólo tienen de mexicanos los papeles y destruyen las conquistas sociales y políticas de la Revolución, hacen retroceder a los tiempos porfiristas y entregan los bienes comunes al mejor postor. La unidad nacional de explotados y explotadores es, por lo tanto, un mito y también es fatal esperar que un gobierno de los capitalistas y para los capitalistas locales o extranjeros pueda asegurar la liberación nacional y social de los oprimidos.
Desde hace casi 10 años y en ruptura con la corrupción y el servilismo de la dirección del PRD, un vasto sector de la población, apoyado por sinceros y valiosos intelectuales y por millones de los mexicanos más activos en la protesta social, está creando contra el Pacto por México de las derechas unidas y de sus paleros un Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), cuyo nombre mismo sugiere una continuidad con el sistema político y social que, en cambio, hay que liquidar. Pero ese partido, aún en formación y en lucha por su registro electoral, no logra influir a otra parte numerosa de los explotados y oprimidos ni educarla en la necesidad de la acción política. Tampoco logra sacarla de la vía muerta de la abstención en la que caen esos sectores indígenas y populares porque rechazan la ilusión de Morena (desmentida en todas las elecciones a partir del fraude contra el ingeniero Cárdenas en 1988) en la posibilidad de que la clase gobernante y el imperialismo acepten un triunfo electoral de una oposición crítica aunque ésta tenga una dirección y una política muy moderada.
De ahí la importancia de la formación y de la lucha por imponer su registro electoral como partido nacional de la Organización Política de los Trabajadores (OPT), que nació de la acción común de varios de los sindicatos independientes y combativos de México en unión con organizaciones sociales y de la izquierda revolucionaria.
La creación de un partido de clase de alcance nacional responde a la misma presión popular que llevó a formar el Morena y que, en las comunidades indígenas y campesinas, impulsa hacia la creación de instrumentos propios, como las policías comunitarias, y al desarrollo de la autonomía para hacer frente a la represión y corrupción estatales y a la complicidad entre sectores del gobierno y la delincuencia organizada. La independencia política y de clase de los trabajadores organizados en la OPT reforzaría muchísimo la lucha democrática de Morena y sería, al mismo tiempo, una verdadera escuela de educación política para los explotados, al unir las luchas y movimientos con la disputa, incluso, en el terreno de los derechos legales y electorales, que es el más favorable para la burguesía.
La OPT no sería el primer partido nacido de algunos sindicatos. Ya en el siglo XIX en Inglaterra los sindicatos y un sector de la intelectualidad formaron el Partido Laborista, que fue fundamental para organizar a la clase obrera británica. En 1945, los sindicatos argentinos les imitaron creando un Partido Laborista que dio el triunfo electoral al coronel Juan Domingo Perón, hasta que éste los integró a la fuerza al Estado creando un partido único capitalista de base obrera y popular, el Partido Peronista. En 1952, la Central Obrera Boliviana actuó de hecho como partido. Posteriormente, en Brasil, los sindicatos obreros y campesinos, más las Comunidades de Base católicas y diversas agrupaciones de la izquierda, crearon el Partido de los Trabajadores. Todas estas experiencias terminaron, de un modo u otro, por ser absorbidas por el Estado.
Es que los sindicatos son una escuela primaria de conciencia de clase, pues unen a los trabajadores de un ramo contra sus patrones, pero son también un instrumento de adaptación al sistema, ya que defienden a los trabajadores en el mercado laboral como pequeños propietarios de su fuerza de trabajo, a la que venden como mercancía y, como cualquier grupo de productores, luchan esencialmente por los precios de esas mercancías (los salarios) y las condiciones de venta (las condiciones laborales).
El Estado, en condiciones normales, por consiguiente, puede promover, corromper e integrar direcciones y burocracias sindicales. Pero, en las grandes crisis sociales, fuertes sectores de los trabajadores imponen y defienden la democracia sindical y politizan los sindicatos, o por sobre ellos crean organismos ad hoc que los representan, sobre todo si la izquierda es capaz de combatir en la lucha cotidiana las tendencias conciliadoras y la ideología dominante.
Por eso, hoy, hay que defender el derecho de los obreros a tener su propio partido, lograr el registro de la OPT, respaldar a las direcciones sindicales combativas y, al mismo tiempo, popularizar políticas que conduzcan desde la lucha defensiva hasta la realizaciónde acciones que creen conciencia y poder anticapitalista.

Fuente

Se tuvo permiso de Tlalpan para derribar los dos fresnos: CFE

Periódico La Jornada
Lunes 11 de noviembre de 2013, p. 32 

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) informó que el derribo de dos árboles de tipo fresno, efectuado en la calle de Arenal, en la delegación Tlalpan, se realizó por el alto grado de enfermedad en su raíz, aunado a la pudrición que presentaba la base y que ponía en alto grado de riesgo de caída a estos árboles, lo cual hubiera podido causar un accidente a terceros y dañado instalaciones de la paraestatal eléctrica.
La CFE aseguró que antes de la poda y tala de los árboles se procedió a solicitar el permiso ante la delegación Tlalpan, previo diagnóstico emitido por el biólogo David Acevedo Ruiz, en el cual se indica de manera detallada la enfermedad y riesgo que los ejemplares representaban para los vecinos, inmuebles y las instalaciones de la CFE.
La comisión indicó que Esther Ferrer, encargada del convento frente al cual se derribaron los dos fresnos, fue quien autorizó los trabajos, los cuales había solicitado a la delegación.
La paraestatal envió una carpeta informativa con fotografías y la documentación que fundamenta las acciones de poda y tala de los árboles. Lo anterior, como respuesta derivada de la nota publicada en el diario La Jornada, en la cual se indica que se talaron dos árboles en un acto ecocida de la CFE sobre la calle Arenal 253, de la colonia Fuentes Brotantes de la delegación Tlalpan.

Fuente

‘‘Se alargarán los tiempos de lucha’’, advierten líderes de maestros disidentes

Karina Avilés
 
Periódico La Jornada
Lunes 11 de noviembre de 2013, p. 7 

Dirigentes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) advirtieron que los ‘‘tiempos de la lucha’’ magisterial en contra de la reforma educativa se alargarán ‘‘aún más’’, por lo que definieron un plan de acción para el resto de noviembre y diciembre.
Durante el séptimo Encuentro Magisterial Popular, el dirigente de la sección 18 de Michoacán, Juan José Ortega Madrigal, manifestó que alrededor del 16 de noviembre se tendrá una respuesta al planteamiento de la Secretaría de Gobernación (SG) en torno al respeto de los derechos laborales, una vez que las bases hayan decidido.
En ese contexto, los profesores determinaron continuar con acciones diarias en la capital del país. El 16 de noviembre, la CNTE realizará un balance durante su Asamblea Nacional Representativa. El 20 del mismo mes llevarán a cabo una manifestación ‘‘nacional’’.
Sin embargo, entre las fechas que destacaron con actividades ‘‘más fuertes’’ está el primero de diciembre, día en que habrá una ‘‘movilización nacional’’ en la ciudad de México para repudiar ‘‘la represión’’ ocurrida el año pasado contra quienes se manifestaron por la toma de posesión del presidente Enrique Peña Nieto.
Por su parte, el líder del magisterio disidente en la capital del país, Francisco Bravo, apuntó que el próximo sábado los profesores capitalinos efectuarán una marcha a las 10 de la mañana de la Torre del Caballito hacia ‘‘algún punto’’ por definir.
El 30 de noviembre, como resultado de la reciente reunión de paterfamilias –en la que participaron tutores de 14 de las 16 delegaciones–, se conformará la primera coordinación de padres de familia del Distrito Federal en defensa de la educación pública.
Al finalizar este mes, los mentores plantearon la realización de una convención nacional con miras a la democratización del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).
Ortega Madrigal añadió que ‘‘la jornada de lucha será permanente’’, pues los diálogos con el gobierno federal no han dado los resultados esperados. 

Fuente

Libera la CNTE el circuito del Monumento a la Revolución

Foto
Labores de desmantelamiento de carpas en la ruta del MicrobúsFoto Jesús Villaseca
Karina Avilés
 
Periódico La Jornada
Lunes 11 de noviembre de 2013, p. 7
Al vencer ayer el plazo del gobierno capitalino para que los maestros disidentes redujeran el plantón sobre la plancha del Monumento a la Revolución, profesores liberaron la totalidad del circuito vial, así como algunas de las calles aledañas, con lo que se evitó que la policía replegara el campamento.
A lo largo del día, funcionarios de la administración de Miguel Ángel Mancera mantuvieron un diálogo con los mentores para insistirles que despejaran la vialidad de la Plaza de la República, lo cual se logró con excepción de dos calles: Gómez Farías y Avenida de la República.
Ayer, policías del gobierno de la ciudad se mantuvieron presentes en dicha plaza para realizar labores de vigilancia. Arribaron varios camiones de granaderos, ante lo cual los inconformes pidieron que se retiraran los uniformados. Sin embargo, los funcionarios indicaron que los elementos policiacos permanecerán ahí por la seguridad de los profesores y de la ciudadanía que transita por el lugar.
El director de Concertación Política del gobierno capitalino, Israel de Rosas Gazano, señaló a los educadores que ‘‘en ningún momento se ha planteado el desalojo’’ de la plaza, sino que quede libre la vialidad, entre otros motivos para que pueda pasar por ahí el Metrobús, que –según trascendió– volverá a dar servicio a partir de hoy.
Los profesores pidieron hasta este lunes para reorganizarse y también advirtieron que si llegan más de sus compañeros tienen que ocupar las calles para no estar hacinados en la plancha del Monumento a la Revolución. Los maestros preguntaron a los representantes del Distrito Federal por los nombres de quienes firmaron el ‘‘pacto’’ para replegarse, porque apenas ayer se ‘‘enteraron’’ que dicho acuerdo ‘‘sí existe’’.
Por la tarde, los docentes terminaron de levantar las carpas del circuito vial y también despejaron las calles de Lafragua y Ponciano Arriaga, donde pasa el carril del Metrobús.
Hasta el cierre de esta edición, sólo uno de los sentidos de la calle Gómez Farías aún estaba ocupado por los profesores chiapanecos y seguían varios refugios de plástico de docentes de Oaxaca y Veracruz sobre Avenida de la República.
Por la mañana, maestros oaxaqueños habían advertido: ‘‘Es imposible cumplir’’ con lo que pide la administración de Miguel Ángel Mancera, por lo que ‘‘si nos vienen a desalojar, aquí los estaremos esperando’’.
Isabel García Velasco, del sector Pinotepa, de la sección 22 de Oaxaca, sostuvo a su vez que no se podían liberar las calles y, por el contrario, en lugar de compactar el campamento ‘‘lo que tenemos que hacer es abarcar todas las bocacalles’’.
Aseguró que ‘‘ni nuestro dirigente (Rubén Núñez) nos puede decir que nos vayamos antes de que nos de-salojen’’. Y recordó que el 13 de septiembre, cuando fueron expulsados del Zócalo capitalino, por dignidad no nos íbamos a ir calladitos. Entendemos que hay dueños de los locales que no nos quieren ver aquí, pero hay personas del pueblo que vendrían al rescate’’.

Fuente

Morena ya tiene el número de afiliados necesario para convertirse en partido

Foto
Andrés Manuel López Obrador, ayer en el Deportivo Plan Sexenal. El ex candidato presidencial aparece flanqueado por José Agustín Ortiz Pinchetti, Martí Batres Guadarrama, Paco Ignacio Taibo II, Andrés Manuel López Beltrán, Beatriz Gutiérrez Müller, el pequeño Jesús López, Lenia Batres y Clara BrugadaFoto María Luisa Severiano
Enrique Méndez
 
Periódico La Jornada
Lunes 11 de noviembre de 2013, p. 10 

El Movimiento Regeneración Nacional (Morena) realizó ayer su vigésima asamblea constitutiva y cuenta con el número necesario de afiliados, con lo cual cumplió con los requisitos básicos para solicitar su registro como partido político. El presidente del Consejo Nacional del organismo, Andrés Manuel López Obrador, dijo que aun así se llevarán a cabo asambleas en todos los estados, para ‘‘cumplir con demasía el requisito legal’’.
López Obrador participó este domingo en la asamblea constitutiva de Morena en el Distrito Federal, en la que se logró un registro de 11 mil 169 afiliados efectivos, cifra corroborada por el vocal de la Junta Local del Instituto Federal Electoral (IFE), José Cervantes Martínez.
En un amplio discurso en el contexto de la asamblea, el político tabasqueño resaltó que no se busca constituir un partido sólo para tener legisladores en el Congreso de la Unión o ganar cargos públicos.
‘‘Quien piense que Morena va a ser un trampolín, se está equivocando. No es el partido para eso. Ocupar un cargo es relativamente fácil. No se necesita tanto esfuerzo y sacrificio como el de ustedes. Con ser medianamente inteligente y un poco lambiscón es más que suficiente. Hasta Vicente Fox llegó a ser presidente de México, y esto que ni siquiera sabe cuáles son las capitales de los estados’’, afirmó.
En Morena, agregó, no caben dirigentes que pierdan el piso o políticos que ‘‘llegan a un cargo y cambian la manera de hablar, la forma de vestir, de caminar, se pavonean, se sienten muy importantes. ¡Ridículos son!’’
Desde el estadio del deportivo Plan Sexenal, definió que Morena busca transformar el país porque, ejemplificó, nada ha cambiado con el regreso del PRI al poder, ‘‘porque compraron millones de votos para este bueno para nada de Peña Nieto’’.
También fustigó a las organizaciones de izquierda que ‘‘abandonaron ideales, principios y nada más están pensando en los cargos, en el poder por el poder, en el dinero. No es de izquierda el que le da la espalda a los dolores de la humanidad. Ser de izquierda es tener buen corazón’’.
López Obrador definió que ‘‘no se justifica la privatización del sector energético ni compartir utilidades’’, y se defenderá el petróleo para que no vuelvan los tiempos en que las empresas tenían en México cotos de poder, con guardias blancas que cometían atropellos y amenazaban a campesinos para comprar sus tierras.
‘‘No es cierto que haga falta tecnología. Y en el caso de que así fuera, se contrata, pero por qué vamos a entregar la utilidad, la ganancia y menos permitir que se pierda soberanía, que vengan de nuevo las empresas extranjeras a mandar en el país’’, dijo.
Pidió a sus simpatizantes estar pendientes de los cercos a la Cámara de Senadores, cuando se inicie en comisiones la discusión de la reforma propuesta a los artículos 27 y 28 de la Constitución en materia energética.
No queremos, insistió el ex jefe de Gobierno del DF, que se privatice la extracción de hidrocarburos. ‘‘¿Bajo qué consideración, por qué razón, qué necesidad se tiene de compartir utilidades del petróleo con extranjeros? No aceptamos eso’’.
Nuevamente señaló que Petróleos Mexicanos (Pemex) es una de las empresas más rentables del mundo, con ingresos por 120 mil millones de dólares, y sostuvo que ‘‘si de por sí los últimos presidentes no son más que títeres’’, se corre el riesgo de que las trasnacionales retomen el poder en el país.
‘‘México es para los mexicanos, aunque a algunos intelectuales orgánicos les parezcan ideas obsoletas, anacrónicas. El petróleo es de la nación y lo vamos a defender’’, amplió.
En la asamblea, los afiliados aprobaron los documentos básicos de Morena, así como la lista de delegados a la asamblea nacional de diciembre, entre quienes están Armando Barreiro, Bernardo Bátiz, Martí Batres, Jaime Cárdenas, Laura Itzel Castillo, Héctor Díaz Polanco, Andrés Manuel López Beltrán, el propio AMLO, José Agustín Ortiz Pinchetti, Jesusa Rodríguez, Claudia Sheinbaum, Raquel Sosa y Paco Ignacio Taibo II.

Fuente

“La Quina”, un imperio construido a golpes de corrupción*

Joaquín Hernández Galicia
Joaquín Hernández Galicia

Fue un ardid. Espantados por la renovación moral de Miguel de la Madrid, Joaquín Hernández Galicia, La Quina, líder moral del sindicato petrolero, y Salvador Barragán Camacho, líder ejecutivo, tramaron el engaño. Y es que las cosas ya no eran iguales. La Quina había jugado varias veces con el chantaje de su retiro, Siempre le había dado resultado. Hasta que ya no.
Cuando Luis Echeverría subió a la Presidencia. La Quina lo invitó a su plaza fuerte, Ciudad Madero. “Señor presidente, yo ya estoy cansado y he pensado en retirarme de la vida sindical”. Echeverría ante semejante pérdida: “No, Joaquín. Quédese usted. Siga”. La Quina, sacrificado ante el mandato supremo: “Está bien, señor presidente, como usted ordene”.
Seis años más tarde invitó a José López Portillo: “Me retiró, señor presidente, ya estoy cansado”. López Portillo, ante la pérdida irreparable: “Usted es necesario, Joaquín, tiene que seguir”. La obediencia de La Quina: “Como usted ordene señor presidente”. Otros seis años. Invitó a Miguel de la Madrid: “Ya estoy cansado, señor presidente. He pensado en retirarme”. Silencio presidencial. De la Madrid quería una limpia en Pemex. Y La Quina y Barragán tramaron el sacrificio expiatorio.
En un restaurante del DF se reunieron con El Trampas, Héctor García Hernández, su lugarteniente en Coatzacoalcos y en la zona sur, de quien Barragán era jefe, protector y compadre. Analizaron con él la gravedad de la situación y le anunciaron que lo ofrecerían en holocausto, para aparentar la renovación moral del sindicato: te destituimos, te acusamos, huyes, le echamos tierra al asunto y en dos años vuelves. Lo destituyeron, huyó a McCallen, lo acusaron, le cargaron los platos rotos y la vajilla entera. Eso no estaba en el trato. El Trampas reaccionó en McCallen y le escribió una carta al presidente. Dijo lo que sabía –y sabía mucho– de sus jefes. Le tocó a La Quina el turnó de reaccionar. Mandó a secuestrar a El Trampas. Lo trajeron de McCallen vendado y en la cajuela de un automóvil. Lo entregaron a la policía de Reynosa. La policía lo llevó a Ciudad Madero, ante La Quina: “Te dije que te sacaría de donde te metieras”. Lo hicieron firmar acusaciones. A un calabozo en Tampico. Incomunicado. Al Reclusorio Sur. Encarcelado.
Desde 1983, Proceso ha venido publicando la historia negra de La Quina y del sindicato petrolero, forjada en connivencia y bajo tutela de Pemex. A decir verdad, desde marzo de 1977 –número 18 de la revista–, cuando fue asesinado Heriberto Kehoe Vincent –Secretario general y presidente del Consejo de Vigilancia de la sección 30, con sede en Poza Rica– y herido Oscar Torres Pancardo, su sucesor, que también sería asesinado tiempo después.
La historia de La Quina no es nueva ni es oculta, aunque apenas se haya “descubierto” en estos días. Hace más de diez años que se viene denunciando. Ni es el presidente Salinas el primero que la conoce. El 21 de marzo de 1983 –No. 333– Proceso publicó: “Enésima denuncia. Durante su largo cacicazgo en el STPRM, La Quina ha sido reiteradamente acusado de enriquecerse ilícitamente, de realizar negocios personales con recursos sindicales, de reprimir toda disidencia y hasta de contrabando de armas, como ocurrió en noviembre de 1977, cuando se descubrió un cargamento destinado a él en el buque tanque ‘Gustavo A. Madero’, en Veracruz”. Las autoridades tardaron doce años en descubrirle armas a La Quina. Y homicidios. Aquí presentamos una síntesis de la historia negra que Proceso ha contado durante doce años.

HABLA EL TRAMPAS

En una carta de McCallen y desde su conocimiento interno del sindicato, El Trampas informa al presidente Miguel de la Madrid: la corrupción sindical opera en el gremio petrolero. del monto total de las obras que y servicios que ejecuta, Pemex entrega al sindicato el 2% para obras de beneficio social. El Trampas, cuando recibía la orden expresa, cobraba ese dinero, lo depositaba en una cuenta bancaria personal y luego giraba sobre esa cuenta a nombre de La Quina. El era sólo uno de los sobradores. La Quina manejaba el dinero personalmente. En diez años –y de los pesos de entonces– la suma fue de 20,000 millones.
Lo mismo ocurre con los fondos que provienen de las tiendas sindicales de consumo, de las granjas, de los ranchos, de las cajas de ahorro sindicales. Lo mismo ocurre con el 35% que el sindicato cobra a sus contratistas, porque tiene el poder de subcontratar las obras que Pemex le encarga. Sólo el secretario general –Barragán– y La Quina –tras bastidores– deciden en qué se gasta, en qué se invierte y cómo se maneja ese dinero, sin recibos, sin documentos, sin constancias. En consecuencia, todos los miembros del Comité Ejecutivo General –los cobradores, El Trampas entre ellos– no pueden justificar el dinero recibido ni su destino. Sólo La Quina sabe, pero La Quina recibe en efectivo el dinero depositado en otras cuentas personales. Los responsables son otros. Nadie puede oponerse a las órdenes del jefe, aun a costa de sus intereses personales.
Que se haga una auditoría en el sindicato, le pide El Trampas a Miguel de la Madrid, y se sabrá lo que es el manejo de ese dinero. (La auditoría, por supuesto, nunca se hizo). Ahí están enredados los gastos, las inversiones, las obras sociales reales o supuestas, las viviendas de los líderes y de los afiliados –construidas o no–, a lo que hay que sumar los préstamos –780 millones– del Banco Nacional de Obras Públicas.
El Trampas al presidente: que se investigue la fortuna personal del secretario general del sindicato. Se verá la trampa que le tendieron al Trampas. Y al presidente. Le ofrece pruebas y documentos.
Allí no se detiene El Trampas, Barragán y La Quina quitan de en medio a quienes estorban y callan a sus opositores, como le pasó al Güero Kehoe. Se acalló la investigación de su asesinato.
El Trampas envió su carta el 22 de agosto de 1983. Ese mismo día el presidente De la Madrid acudió a la celebración del aniversario sindical petrolero con Mario Ramón Beteta, director entonces de Pemex, con La Quina y con Barragán, en el que Beteta anunció “el surgimiento del nuevo Pemex, con el apoyo de la agrupación sindical”.
Beteta notificó que se proponía “aplicar la renovación moral que erradique las maniobras inconfesables, las ineficiencias, las desviaciones y los hábitos malsanos” en la empresa. El director de Pemex acababa de aumentar en miles de millones, por obra y gracia del nuevo contrato colectivo de trabajo, las canonjías del sindicato, “exponente excepcional de la energía y entrega que caracterizan a nuestra clase trabajadora”.
La Quina, en su discurso del día: “La gran historia de México, escrita por los sacrificios de los hombres, ha sido manchada también por los hombres que la han traicionado por su egolatría, por su ambición dictatorial, por sus propósitos de enriquecerse, no importando los medios. A pesar de esto, nuestra historia y nuestra bandera siguen avanzando contra estas desviaciones humanas. Nos gustaría ver qué pasaría si en un momento terminaran de golpe todos los mantos aceitíferos. A ver si esos enfermos o convenencieros que tanto insultan a la industria petrolera, a sus trabajadores, vivirían de lo que tanto queremos”.
El Trampas acaba de escribir desde McCallen y Miguel de la Madrid tenía la carta. Todos cantaron el Himno Nacional.
El Trampas a Proceso, en el Reclusorio Sur: “Ningún director de Petróleos Mexicanos se ha decidido hasta ahora a combatir la corrupción sindical. Todos han preferido cuidar el escritorio y su posición política. La Quina y Barragán Camacho son los que mandan. Ellos han implantado el terror en el sindicato y se han enriquecido escandalosamente con las concesiones de la empresa, en perjuicio de la nación”.
Contratismo, usura, imposición, pistolerismo, despilfarro, negocios personales solapados por Pemex, maniobras de los líderes para conservar el poder, intrigas, acusaciones falsas, parrandas de Barragán en Las Vegas, juego, hipocresía, engaño, robo, traición, poder. “Joaquín ha enloquecido de poder”. Son las denuncias de El Trampas. 1983.
La Quina llegó a la secretaría general nacional por decisión de Pedro Vivanco, el cacique antecesor, en 1962. Y a Pedro Vivanco fue al primero que eliminó, en cuanto agarró el poder. Luego siguió Rafael Cárdenas Lomelí. Después Manuel Terrazas y otros.
“Mantiene su poder a base de terror. El y Salvador lo controlan todo, lo deciden todo. Las secciones han perdido toda autonomía. Ellos ponen y quitan dirigentes. Ahí está el ejemplo de Poza Rica. Murió Heriberto Kehoe. Murió Oscar Torres Pancardo –8 de septiembre de 1983–, que eran dirigentes de la sección 30. Entonces llega Salvador y, sin más, dice: éste. E impone al sucesor de Oscar. Por dedazo, en una sección que tiene mas de 6,000 trabajadores”.
Otra forma de someter y de hacer incondicionales a los dirigentes de sección es ponerles “un cuatro” para que se metan en problemas. “Es lo que hicieron a Sebastián Guzmán Cabrera en Minatitlán. Le quisieron poner una trampa para que luego llegara a La Quina como su salvador y así tenerlo agarrado”.
Junto al terro, el dinero. Se cierra el candado del poder sindical. “Dinero para comprar gente, para chantajear, para apercollar a los trabajadores. Préstamos personales como forma de sometimiento. Ahí tienen la caja de ahorros de Ciudad Madero. Simplemente eso: millones de pesos que La Quina maneja a su antojo, porque el dinero es suyo y de Salvador. Ellos ganan los intereses. Ellos prestan. Ellos disponen los descuentos. A su antojo. La Quina, personalmente, autoriza o niega los préstamos. Y Pemex hace los descuentos al trabajador, a lista de raya.
“Si te pones al brinco o no estás de acuerdo con lo que hacen, le dicen al jefe de la caja de ahorros: a éste déjamelo con cinco pesos a la semana. ¿Y qué hacer? Tienes familia. Ni modo. Tienes que ir corriendo a suplicarle a Joaquín. Y entonces, como perdonavidas, ordena que te reduzcan el descuento, pero ya te tiene agarrado.
“En Pemex, los que están arriba solapan la situación. Eso ya ni se dice. Pemex tiene que hacer lo que el sindicato ordene. en lo de los préstamos, la empresa se concreta a aplicar los descuentos conforme con las relación que le pasa el sindicato. Nada más.”

DESTINO, LAS VEGAS

De acuerdo con información publicada por Proceso en su momento de 1977 a 1983 –y en los pesos de entonces– se calcula que La Quina recibió de Pemex, por el 2% de las obras, más de 70,000 millones, por comisiones, de los contratistas a quienes La Quina y Barragán asignaban los contratos.
Por la cláusula 36 de contrato colectivo, el 40% de las obras de Pemex se otorgaba al sindicato, que podía subcontratarlas. el contratista escogido entregaba al sindicato 35% del monto de la obra. Desde ese momento, el contratista ya iba quebrado, obligado a robar en el campo, a dar dinero a los supervisores para inflar estimaciones. Así, una obra que Pemex tiene calculada en 200 millones, al darle el contrato al sindicato se eleva a 400 millones.
El sindicato asigna esos contratos sin concurso. Por eso el contratista tiene que dar el 35%. El concurso impediría la corrupción. Por ejemplo. En 1971, cuando Barragán ocupaba por primera vez la secretaría general, se construyó la refinería de Tula. Barragán manejó el asunto completo. La obra costó 28,000 millones de pesos. El sindicato recibió el 2% de esa cantidad, uno 360 millones.
Otros negocios de La Quina. La perforadora El Aguila. Se le pagaba en dólares. Había equipos parados y se les pagaba tiempo muerto. Había equipos de Pemex parados, para que trabajaran en la perforadora El Aguila, a costa de Pemex.
La flotilla de camiones Mac. en todos los departamentos de transportación de Pemex habían equipos y trabajadores parados –no trabajaban–, para darle preferencia a esta flotilla. se duplicaban los costos. Pemex tenía sus vehículos, con sus choferes, pero estaban parados.
Ambas empresas son de contratistas privados, de prestanombres, porque La Quina es el dueño de todo. Pero hay prestanombres que lo cubren, como Sergio Bolaños y Ramiro Garza Cantú.
Sergio Bolaños compró en 1983 el colegio Hamilton, en 1,100 millones de pesos, y un predio contiguo, en las Lomas de Chapultepec, y –meses antes– la casa que fuera de Carlos Trouyet.
De acuerdo con los testimonios publicados, eran frecuentes las franchelas de Barragán y otros líderes en Las Vegas. Iban tres o cuatro veces al año. también a Lake Tahoe y a Atlantic City. Con muchos cuates. A veces 50, 60. Todo pagado. Una noche, en Las Vegas, Barragán perdió un millón de dólares en el bacará en cuatro o cinco horas.
Otras veces se trasladaban Las Vegas a Ciudad Madero, para las fiestas de La Quina y de Barragán. Se llevaban diez, veinte mujeres. En avión especial. Directamente de Las Vegas. Mujeres para divertirse.
El sindicato petrolero fue fundado por Lombardo Toledano y por Eduardo Soto Innes. El último secretario general en su historia independiente fue Eulalio Ibáñez. La independencia del sindicato terminó en 1949, cuando Miguel Alemán implantó el charrismo sindical.
Eulalio Ibáñez, en 1983, fue entrevistado por Proceso. Dijo: “El Trampas, La Quina y Chava son el fruto más acabado de la corrupción del sistema. Es un iluso quien crea que el gobierno quiere acabar con ellos. El gobierno les ha dado impunidad, apoyo económico y fuerza política, para someter a los trabajadores. Si pensamos con ingenuidad que al gobierno ya no le sirven, de todos modos nos pondrían en su lugar a otros peores, más eficientes”.
El Negro Ibáñez previó entonces el futuro de El Trampas: “Lo van a tener encerrado un tiempo, devolverá algo y, como todos están sucios, lo dejarán en libertad a cambio de su silencio”. El Trampas estuvo un tiempo en la cárcel, devolvió algo y lo dejaron en libertad, aunque su silencio no fue total.

CON DIAZ SERRANO, RELACIONES CORDIALES

Había complicidad de líderes y empresa. La empresa obedecía órdenes de La Quina y de Barragán y les concedía todo: contratos libres, permisos, plazas, prebendas y dinero. No sólo Pemex. La Secretaría del Trabajo solapaba las imposiciones y arbitrariedades de La Quina. Mediante mordidas de 50,000 pesos, los inspectores de esa dependencia avalaban asambleas seccionales inexistentes y la designación de líderes por dedazo. Los secretarios del trabajo, en tres sexenios fueron buenos amigos de La Quina. Lo mismo Salomón González Blanco que Gálvez Betancourt que Pedro Ojeda Paullada. Nunca tuvo La Quina ninguna dificultad con ellos.
Las relaciones de Jorge Díaz Serrano con el sindicato fueron muy cordiales. Trataba directamente con La Quina y con Barragán. Se veían a solas. Con Díaz Serrano, la empresa concedió a los líderes cuanto quisieron. Los funcionarios de Pemex, incluido el director, iban con frecuencia a rendirle pleitesía a La Quina, en su casa de Ciudad Madero. Lo mismo ocurrió después con Mario Ramón Beteta.
Jesús Reyes Herodes, cuando fue director de Pemex, fue el único que quiso frenar la corrupción. Por eso La Quina y Barragán lo consideraron siempre su enemigo.
En el sexenio de López Portillo, José Andrés Oteyza, secretario de Patrimonio, se opuso a que el sindicato manejara los contratos en la forma en que lo hacía. Detectó esa corrupción y por eso su relación con La Quina siempre fue mala. Con él no hubo amistad, como la hubo con Francisco Javier Alejo. Con Oteyza hubo pleito y enfrentamientos verbales. Muchas veces. Hubo ocasiones en que se negó a recibirlos en su despacho.
Tampoco Miguel de la Madrid, entonces secretario de Programación y Presupuesto, estuvo de acuerdo con los contratos. Según Héctor García Hernández, “don Miguel hizo un estudio. El sindicato no debía manejar a su antojo las obras, por ningún motivo. El dijo no. Si el sindicato quiere obras, que concurse. Y dos veces rechazó la petición del presidente López Portillo de que accediera a las demandas del sindicato. La primera vez, don Miguel se negó, entonces fueron los líderes a ver otra vez al presidente. Y el presidente le volvió a pedir su acuerdo. Con su puño y letra, López Portillo le puso que tomara muy en cuenta al sindicato de petroleros. Aunque no le ordenaba directo. Y don Miguel volvió a rechazar la petición. Luego yo ya no supe nada”.
El caso fue que el sindicato logró su propósito con el apoyo de Díaz Serrano y tuvo manos libres para subcontratar las obras, mediante comisión del 35%. Y eso hizo que los contratistas elevaran sus costos al doble o más.

FARELL Y BARRAGAN ABRAZADOS

Estaba El Trampas en la cárcel. Estaba en curso su juicio. Estaban frescas sus denuncias y sus acusaciones. Era el 28 de octubre, dos meses después de la carta a Miguel de la Madrid. Los petroleros realizaron una reunión para evaluar la obra del sindicato en el programa alimentario del presidente. Asistió Beteta. Asistió Arsenio Farell Cubillas, secretario del trabajo. Asistió Francisco Labastida Ochoa, secretario de la Semip. No asistió La Quina.
Barragán y Farell se abrazaron. Como en los tiempos felices. Discurseó Farell: “Los felicito por estos logros. Ahora, como nunca, la industria petrolera requiere de ustedes, señores trabajadores. Su espíritu de colaboración, de nacionalismo y de lucha, su sentido revolucionario para que en la paz, en la democracia, en la igualdad, este país llegue a ser lo que todos deseamos, igualitario y justo”.
Ocho meses atrás, el 20 de febrero, La Quina había pronunciado un discurso en su plaza fuerte: “Debe ser nuestro amigo, como dijo Chava Barragán, por la buena o por la mala; pero el presidente Miguel de la Madrid va a tener que ser amigo de los petroleros de todo el país. Qué importa que el mismo gobierno no nos comprenda; qué importa que nuestros amigos, los presidentes, empiecen en contraposición con nosotros y terminen siendo nuestros amigos”. Así fue con Echeverría. Así fue con López Portillo. Así fue con Miguel de la Madrid.
El 5 de enero de 1984, los líderes petroleros estaban en Palacio Nacional para asegurarle al presidente que se sumaban a la renovación moral y darle un regalo de Reyes: “Las fallas que tenemos las vamos a corregir en menos de dos años”. Así le dijo La Quina a De la Madrid. La Quina, acusado de crímenes para eliminar a sus enemigos y proteger su poder y sus ganancias; que alardea de someter a los presidentes por las buenas o por las malas; líder de una pandilla que “está destrozando Petróleos Mexicanos,” como le reveló a Luis Echeverría su director de Pemex, Antonio Dovalí Jaime; responsable de una política sindical fincada en el uso de la fuerza, de la represión y de la violencia, como tantas veces acusó Hebraicaz Vázquez, dirigente del Movimiento Nacional Petrolero. La Quina, ahora, ante Miguel de la Madrid, campeón de la renovación moral.
El presidente recibió satisfecho el compromiso y agradeció el apoyo de los petroleros y su deseo de emprender, con el gobierno, un “amplio programa de superación”. Les dijo: “Es tiempo de renovar nacionalismo y patriotismo, y de revocar las virtudes morales del pueblo mexicano”.
Barragán se purificó: “La corrupción en el sindicato quedó atrás. Es una hoja que ya se dobló y no quiero acordarme”. La Quina se sublimó humildemente: “Todos tenemos el compromiso –se dirigía al presidente– de seguir su ejemplo, de que todo se maneje con honestidad”. El combate a la corrupción quedaba en manos de los líderes acusados de propiciarla.
Faltaba el coronamiento. Echeverría le había suplicado –ordenado, para La Quina– que se quedara, que siguiera. López Portillo le había dicho que era necesario. De la Madrid no le había dicho nada. Todavía. Pero se lo dijo, finalmente, el 4 de julio de 84, en la plaza fuerte. Allí, en Ciudad Madero, el histórico 4 de julio, Miguel de la Madrid cinceló sus palabras:
“Quiero reconocerle al sindicato petrolero su tenacidad, su esfuerzo, su sentido de lealtad y de compromiso por hacer de Petróleos Mexicanos, cada día más, un modelo de empresa mexicana, un modelo de honorabilidad, un modelo de honestidad en el manejo de su sindicato”.
Y se dieron el abrazo. Cálido. Efusivo. Miguel de la Madrid y La Quina. Frente a 12,000 petroleros. Los dos amigos.
Habían empezado las fiestas saturnales. Por esos tiempos se publicaron tres libros sobre la vida incorruptible y luminosa del líder petrolero: hombre ejemplar, ser humano incomparable, trabajador incansable, valiente, generoso, audaz, visionario, patriota, vigilante, modesto, pobre, demócrata, recto, honrado, tierno, prudente, amoroso, dadivoso, abnegado. Un espejo en el que deben verse los mexicanos, urgidos de modelos que imitar. Se editaron dos discos con canciones románticas de su propia inspiración, evidencia de su espíritu sensible, sencillo y popular. Se puso en marcha una campaña por radio y televisión para exaltar las aportaciones del sindicato petrolero al desarrollo del país y al bienestar de los mexicanos. Las saturnales romanas para glorificar al héroe surgido de la pobreza.
El periodista Luis Suárez puso el broche de oro con una entrevista a La Quina –”La Quina visto por La Quina”– que publicó en la revista Siempre el 27 de junio de 1984, ocho días antes del abrazo de Miguel de la Madrid. Joaquín Hernández Galicia se describe a si mismo: “Soy un hombre realizado, seguro de mi mismo, el más feliz del país. He dominado la egolatría y la vanidad. Mis virtudes: lealtad, trabajo y honradez”. “La pobreza me destroza y me deprime; la opulencia y el desperdicio me enfurecen”. “Los placeres me gustan a base de hacer el bien. A cualquiera que sea, hasta a mis enemigos”. “Soy humilde y sencillo”. “Soy apasionado de las cosas buenas, pasión buena, lealtad, trabajo, creatividad, realizaciones, todas las causas nobles”. “Así va a ser, hasta que el Supremo Creador disponga mi meta final: ser un sembrador permanente”. Y así por el estilo.

“MODELO DE HONESTIDAD”: MMH

Beteta encendió las velas del santuario. 27 de mayo de 1984. Ciudad Madero. “Amigo Joaquín, amigo Chava. Se reafirmaron las relaciones de entendimiento y de amistad entre los trabajadores y la administración de Pemex. Siempre atentos, como están ustedes y quienes los encabezan, al acontecer nacional y apoyados, como lo están, en su patriotismo acrisolado, los dirigentes del sindicato, encabezado por Joaquín Hernández Galicia y por Salvador Barragán Camacho, han comprendido la necesidad de apoyar sin reservas, como lo hemos venido a ratificar aquí esta mañana, la política de Miguel de la Madrid. Yo estoy seguro de que éste no es solamente el principio, sino la ratificación de un compromiso, de una relación cada vez mejor, cada vez más sólida, cada vez más sincera y cada vez más llena de afectos verdaderos entre el sindicato y la dirección de Petróleos Mexicanos”.
De la corrupción “ya no quiero ni acordarme”. Prepotencia, abuso, venta de plazas, tráfico de contratos, negocios privados al amparo del sindicato, reprensión –inclusive física–, asambleas espurias, despilfarro sin límites, explotación de los trabajadores transitorios, complicidad con funcionarios corruptos de Pemex, terror como instrumento de poder, imposición abierta de dirigentes seccionales y nacionales, violación sistemática de los estatutos sindicales, manejo personal de cientos de miles de millones de pesos sin rendir cuentas a nadie, 2,000 trabajadores comisionados al servicio personal del dirigente moral del sindicato, montones de acusaciones y de denuncias judiciales y periodísticas, alteros de expedientes, pruebas y documentos. Todo quedó atrás. “Ya no quiero ni acordarme”, dijo Barragán. La Quina es un modelo de honestidad en el manejo de su sindicato”, dijo Miguel de la Madrid.

* * * * *

1977. Antonio Madrigal Mendoza mata al Güero Kehoe, líder de la sección 30, Poza Rica. Kehoe era del grupo de La Quina. Desde 1972 y, sobre todo en 1975, cuando intentó reelegirse como secretario general de la 30, los trabajadores lo acusaron –y presentaron documentos– de enriquecimiento inexplicable.
Ya entonces, Hebraicaz Vázquez acusaba: “El asesinato de Kehoe es el resultado de tantas injusticias, represión, corrupción y falta de democracia en nuestra organización. Para evitar hechos sangrientos tan lamentables, es necesario devolver a los trabajadores la autonomía seccional y sindical, la libertad para elegir a sus representantes. Mientras Joaquín Hernández Galicia siga imponiendo comités ejecutivos locales y delegados a las convenciones, éstos responderán a los intereses de grupo de La Quina y no a los legítimos intereses de los trabajadores. Esta situación propicia no sólo la corrupción en todos los niveles, sino una alarmante baja productividad que da origen, entre otras consecuencias, a una duplicación de costos de producción. Ha llegado el momento de rectificar, destruyendo la estructura económica y política creada por Hernández Galicia, que provoca estallidos de violencia”. Demandó una investigación a fondo. No se hizo.
En marzo de 1975 se suicidó Félix Lezama Alvarez, en Macuspana, Tabasco. En septiembre de 1974, Jaime Marín Servera fue encontrado muerto en su automóvil incendiado. El cadáver tenía un balazo en la cabeza.
Antes de suicidarse, Lezama dejó dos cartas, una dirigida al gobernador del estado, Mario Trujillo García: “Yo, Félix Lezama Alvarez, secretario general de la sección 29, soy parte del triunvirato que formamos José Vasconcelos Morales y Héctor García Hernández (El Trampas), para acabar con la vida de Jaime Martín Servera”. Lezama se quita la vida por remordimiento y para pagar su acción.
“Que se sepa, ninguno de los otros dos inculpados en este crimen ha sido sometido a proceso”, dice Hebraicaz. “Es una prueba más de la impunidad que ofrece a sus testaferros la mafia que maneja el sindicato”.
En 1978, Poza Rica era una ciudad de 200,000 habitantes; 60,000 de ellos hacinados en tugurios. El 87% de sus calles no tenía pavimento. La mitad de las casas no tenía agua potable y más de la mitad no tenía drenaje. Agua contaminada hasta la podredumbre, desempleo, corrupción, mendicidad, carestía, pandillerismo, hedor permanente, suciedad, vicio, prostitución. Ciudad petrolera. Allí se inició la epopeya del petróleo nacionalizado hace 50 años. De allí se habían extraído, hasta 1978, 2,000 millones de barriles de crudo.
Allí vivía José Torres, enfermo, alcohólico, limosnero a los 78 años de edad, después de haber trabajado 27 años en Pemex como transitorio. Como él, 11,000 trabajadores –hoy se calculan 100,000– estaban en espera de una plaza en Pemex, de un trabajo fijo y seguro.
Allí vivía Anastasio Camuel, en un prostíbulo inmundo de la zona de tolerancia, añorando el auge de los años cincuenta.
Allí era la proliferación de vinaterías, cervecerías, cantinas y piqueras –400 en ese entonces–, mientras 82 policías tenían a su cargo la vigilancia del municipio.
Allí era el feudo del siniestro FRUS, camarilla dirigente de la sección 30, con sus líderes millonarios y poderosos y con 250 funcionarios privilegiados y de confianza de Pemex, aislados en zonas residenciales y clubes exclusivos. Dos de sus dirigentes, el Güero Kehoe y Oscar Torres Pancardo fueron asesinados. Hoy se especula y se rumorea otra vez sobre el autor del segundo de esos asesinatos.
De allí, de Poza Rica, salió en otros tiempos un joven ambicioso, Joaquín Hernández Galicia, que se fue a Ciudad Madero a iniciar el camino que lo llevaría a crear el imperio sindical petrolero, el imperio de La Quina.
Allí, en los años cincuenta, sembraba el terror con sus pistoleros un líder atroz, Pedro Vivanco, que haría disparar a sus hombres contra una manifestación popular, en 1958, y que encumbraría a La Quina en 1963.
De allí huyó a Estados Unidos, ese año, Jaime J. Merino, con el producto de 18 años de saqueo.
Represión de trabajadores disidentes, escandalosa venta de plazas, viacrucis inacabable de los transitorios, cacicazgo del Güero Kehoe –y su muerte nunca investigada– y asesinato nunca aclarado de su asesino.
Poza Rica fue el teatro del XL aniversario de la expropiación petrolera, presidido por José López Portillo.

* * * * *

En 1974, La Quina y Barragán trataron de desarticular la disidencia sindical. Los dirigentes del Movimiento Nacional Petrolero, la disidencia más importante entonces, encabezada por Hebraicaz, fueron sancionados por el sindicato y cesados por la empresa.
Nueve años después, en 1983, la Suprema Corte de Justicia les otorgó el amparo contra la determinación del sindicato y de las autoridades laborales.
La empresa les da dinero. Si no lo da, lo obtienen de sus negocios. Si necesitan más, lo piden prestado, con la seguridad de que la empresa les condonará la deuda. Acumulan ganancias y cuotas sindicales. Negocios dentro de los negocios: cooperativas agropecuarias, tiendas sindicales, fábricas, constructoras, equipo de perforación terrestre y marítima, concesiones, poder político, contratos y subcontratos, regalo de Pemex al gusto y al capricho. Sólo de cuotas sindicales, en 1983, obtenían 100 millones mensuales. Regalo de 75 millones de Pemex para terminar el centro de convenciones de la sección Uno. Regalo para muebles de oficina. Condonación de una deuda de 25 millones. Regalo de 400 millones para incrementar el fondo sindical de compras de artículos para tiendas petroleras y para producir alimentos en los centros agropecuarios del sindicato. Regalo de 8 millones para un equipo de comunicación en las tiendas sindicales.
En todos los negocios sindicales trabajaba gente que cobra en Pemex. Unos 4,000.
En 1980, el sindicato valuaba sus propiedades en 2,000 millones. Hoy se calcula que valen más de 100,000. Y abarcan todo: tierras cultivables, cabezas de ganado y de ganado estabulado, fábricas de ropa, mueblerías, ladrilleras, imprentas, funerarias, cines, maquinaria pesada y de perforación.
En 1979, La Quina modificó los estatutos para que el secretario general durara cinco años. Cuando Vivanco lo hizo llegar a la secretaría general, su período fue de 1963 a 1964. Y propuso la creación de un nuevo cargo en el Comité Ejecutivo Nacional: director de obras sociales y revolucionarias del sindicato. Era el puesto que creaba para su persona, que ocupó de inmediato y desde el cual dirige su proyecto de “Revolución Obrera” y el líder moral del sindicato.
“En 1974 –relata Hebracaiz–, en una asamblea amañada, la sección 15 nos aplicó la cláusula de exclusión. El Movimiento Nacional Petrolero no se desarticuló. Al contrario. En Marzo de 1980, nos mandó llamar el presidente López Portillo, para acusarnos de intransigentes: atentábamos no sólo contra el sindicato, sino contra el país. Nos propuso que fumáramos la pipa de la paz con Hernández Galicia y con Barragán. Y le dio instrucciones. Al respecto a su secretario particular, Roberto Casillas, y al secretario del Trabajo, Pedro Ojeda, para que fueran testigos del acto.
“Barragán nos llamó primero, para que platicáramos en su casa de Ciudad satélite. Nos dijo que, por instrucciones de Joaquín, íbamos a ser reinstalados en la empresa, a condición de que firmáramos una carta. En ella querían que aceptáramos que nuestro movimiento estaba financiado por políticos como Jesús Reyes Heroles, Emilio Martínez Manautpou, Francisco Javier Alejo, Horacio Flores de la Peña y Antonio Dovalí Jaime”.
Todos enemigos de La Quina. “Nos negamos a firmar. Ni nos levantaron el castigo ni nos reinstalaron. Al contrario: presionan a la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje para que fallara en contra nuestra”.
Nueve años después, la Suprema Corte revirtió el dictamen. “Barragán y La Quina no lo querían creer”.

HACE 12 AÑOS, ACOPIO DE ARMAS

En la misma denuncia, Hebraicaz Vázquez hace responsable a La Quina de dos asesinatos, de la venta de plazas en Pemex, de agresiones a los trabajadores y de fraudes a Pemex y al Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), acusaciones que repitió –con más elementos y pruebas– en noviembre de 1983, ante la Procuraduría General de la República.
Pero no le hicieron caso. Ahora –doce años después– Hebraicaz dice “los presidentes anteriores nunca tuvieron la voluntad política para investigar los hechos”. Por el contrario, “la corrupción sindical fue prohijada por el propio gobierno. Luis Echeverría y José López Portillo le dieron a La Quina tanta concesión y poder que crearon un Frankestein, que pronto los rebasó y los condicionó.
“Estos expresidentes, afirma deben asumir su responsabilidad histórica por ello, porque no es posible que así, de repente, se descubra que La Quina y sus incondicionales son corruptos y asesinos. Los presidentes en turno supieron todo. Fueron, en su momento, los hombres mejor informados. Si a La Quina se le permitió hacer y deshacer fue porque contó con anuencia presidencial y si a La Quina se le dieron concesiones de Pemex fue porque el presidente en turno así lo dispuso”.
“Luis Echeverría prometió intervenir, acabar con la corrupción y actuar conforme a derecho. A instancias suyas hubo varias reuniones con el secretario del Trabajo, Porfirio Muñoz Ledo. Con él platicamos de nuestros proyectos: queríamos que hubiera nuevas elecciones en el sindicato, por vía del voto secreto y directo. Nunca se resolvió nada. Seguramente no tuvo la autorización presidencial. Llegamos a tener ciertas esperanzas de que Luis Echeverría hiciera justicia. Nada de eso ocurrió: en 1975 tomamos las instalaciones sindicales y en junio de ese año nos aplicaron la cláusula de exclusión. Treinta meses estuvimos fuera de Pemex y Echeverría terminó hablando muy bien de Hernández Galicia.
“A José López Portillo le expusimos la corrupción sindical y le mostramos nuestro desacuerdo por su política petrolera. Nos dijo que no comprendíamos, que deberíamos acostumbrarnos a la riqueza del petróleo. Pidió que limáramos asperezas con Barragán Camacho y con Hernández Galicia, cosa que fue imposible.
“Eran los años del boom petrolero y La Quina era útil para el sistema: se necesitaba el control de los trabajadores”.

* * * * *

Durante su largo cacicazgo, La Quina ha sido acusado infinidad de veces de múltiples cargos, incluso judicialmente. Hasta de secuestro, golpes, injurias y vejaciones ejecutadas por sus guardaespaldas. Nunca nadie había logrado nada en su contra.
Lorenzo Cantú Nava, petrolero sindicalizado, lo acusó en 1976 y fue golpeado. El 2 de marzo de 1983, con copia a autoridades federales y estatales, le escribió a La Quina: “Es ya mucho el daño que usted ha hecho a la nación, a Petróleos Mexicanos y al sindicato. El apoyo oficial le ha permitido desempeñar su triste papel de cacique todopoderoso durante más de 20 años, convirtiendo en caricatura el viejo sindicato petrolero. Ud. cometió la indignidad de expulsar de la organización sindical a muchos antiguos trabajadores que tuvieron el privilegio de conocer, vivir y actuar en la época del sindicato democrático, que fue desmantelado por Ud.
“En previsión de que sea cierto que se retira (La Quina acababa de anunciar su retiro por enésima vez), le pido dos cosas. La primera, que rinda cuentas claras sobre el incalculable capital que Ud. ha manejado a su entero capricho durante más de 20 años, como si fuera de su propiedad personal. La segunda, que Ud. por ética elemental, informe a los trabajadores cual era su patrimonio al hacerse cargo de la responsabilidad que ostenta, y a cuánto asciende hoy.
“El cumplimiento de estos dos deberes, uno de carácter legal y otro de carácter moral, no lo releva de sus responsabilidades históricas.”


*Reportaje publicado en el número 637 de Proceso.

Fuente

Evo Morales: “Aquí nadie para a esta revolución”

El presidente Evo Morales inauguró el sábado el tercer puente más largo de Bolivia en la población de Carasi, y aseguró que obras como esa continuarán porque “nadie para la revolución democrática y cultural”.

En un masivo acto que contó con la presencia de los gobernadores de Potosí, Félix Gonzales; de Chuquisaca, Estaban Urquizu y de Cochabamba, Edmundo Novillo, el Jefe de Estado destacó esa obra de más de 300 metros de longitud y comprometió todos los esfuerzos para construir una carretera asfaltada desde Cochabamba a Chuquisaca en la denominada ‘ruta de los dinosaurios’, por la riqueza paleontológica de varias poblaciones de esa región, como Toro Toro.
“Que importante es unirnos, unidad es la derrota de la derecha, unidad es la derrota del imperio, unidad es el triunfo de nuestros pueblos y eso hemos aprendido desde el momento que hemos empezado este proceso, una lucha sindical, comunal a una lucha electoral y aquí nadie para a esta revolución democrática, nadie le va a vencer a este proceso”, aseveró al asegurar que en pocos años Bolivia ha cambiado.
Comparó los datos de inversión pública antes de su Gobierno, que no pasaban de 300 millones de dólares, contra los más de 5.000 millones que se ejecutarán este año, además del crecimiento económico sostenido desde el inicio de su gestión, con una proyección de más del 6 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) para este año, uno de los índices de crecimiento más altos de Sudamérica.
El primer mandatario aseguró que ese cambio positivo en la economía nacional, producto de la nacionalización de los recursos naturales, particularmente de los hidrocarburos, permite incrementar los ingresos de todos los departamentos y planificar obras de impacto social en beneficio de toda la población.
“Ha crecido la economía porque dijimos que hay que recuperar los recursos naturales, nacionalizamos y ha cambiado la economía”, matizó.
Morales se encuentra en el departamento andino de Potosí, gobernando desde esa región, por la celebración de su efeméride, y entregando obras de los diversos programas de desarrollo que impulsa su gobierno.
En esa línea, aseguró que en servicios básicos, como agua, electricidad, telefonía y riego existe un gran avance “porque la economía ha cambiado”.
El mandatario afirmó que el puente Chayanta es el tercero más largo de Bolivia, después del construido sobre el Río Grande, de 600 metros, del construido en el Valle de Sajta, de 500 metros y anunció que está en marcha el proyecto para la construcción del puente más largo de Bolivia, que tendrá más de un kilómetro de largo y será construido sobre el Río Mamoré, en el departamento amazónico del Beni.
“Quiero que sepan compañeros y compañeras que el puente más grande de Bolivia va a ser en el Río Mamoré en Beni y va a ser cerca de un kilómetro, ya estamos planificando eso, y sigo conociendo Bolivia, creo que este va a ser el tercer puente más grande de toda Bolivia gracias a la lucha del pueblo, gracias a la nacionalización y ejecutando nuestros gobernadores de Chuquisaca y Potosí”, puntualizó.
ABI 

Fuente

Prensa española censura huelga de hambre colectiva que exige la dimisión del Gobierno

Un grupo de activistas permanece en huelga de hambre en Madrid para mostrar su rechazo a las medidas neoliberales impuestas por el Gobierno de Mariano Rajoy y la Troika.

Pese a que la protesta ha llamado la atención de los medios de comunicación extranjeros, la prensa española prefiere silenciar este hecho.
Que dimita el Gobierno, que se convoquen elecciones anticipadas y, sobre todo, que la sociedad reaccione. Estas son las reivindicaciones de Jorge Arzuaga, un joven ingeniero de 25 años que lleva ya un mes en huelga de hambre para denunciar las políticas capitalistas aplicadas por el Ejecutivo español bajo presión de la Troika, conformada por el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Central Europeo (BCE) y la Comisión Europea (CE).
Cada día acude a la Puerta del Sol de Madrid, donde nació hace dos años y medio el Movimiento 15M, también conocido como “movimiento de los indignados”.
“No podemos aguantar y no tenemos por qué seguir tolerando esta situación en la que se ríen de nosotros”, explicó Jorge.
Empezó solo, pero otras cinco personas se han sumado ya a la huelga de hambre. Todas ellas dispuestas a seguir con esta forma de protesta hasta que su salud se lo permita. Su intención no es dañarse, sino mover conciencias.
“Nos están recortando derechos todos los días y no parece importarnos… Nos mueve siempre el miedo, nos aferramos al trabajo y casi tenemos que dar gracias por tener un trabajo“, dijo Jorge, quien agregó que le gustaría ver movilizados en torno a la Puerta del Sol a los seis millones de desempleados que hay actualmente en el país.
Una de las personas que se han unido a la huelga de hambre es Gisela, una madre de dos hijos que lleva un año y medio en el paro. Según contó, prefiere estar en la Puerta del Sol que en casa sin poder hacer nada.
Decenas de personas se acercan a diario para apoyarles. Además, reciben numerosas cartas de dentro y fuera de España. Sin embargo, una de las principales denuncias de estos activistas es el silencio mediático al que, afirman, se les está sometiendo.
“Llevamos prácticamente un mes en huelga de hambre en el kilómetro cero de España y no estamos saliendo en los medios de comunicación de este país, cuando tenemos constancia de que en otros países sí está apareciendo esta noticia“, señaló Alex, otro de los que participan en la acción de protesta.
RT 

Fuente

Enfrentamientos entre manifestantes y policía en sede de televisión pública griega

Fuentes policiales informaron que la noche del sábado se registraron nuevos enfrentamientos entre los antidisturbios y cientos de personas que protestaban para que se reestablezca la señal de la televisión pública griega ERT y los 2.600 trabajadores despedidos regresen a sus puestos de trabajo.

Los policías repelieron a los manifestantes, que querían entrar en el edificio de la ERT, situado en un barrio del norte de Atenas.
La antigua sede del canal permanece cerrada al público y es custodiada por las fuerzas policiales luego que se registraran disturbios el jueves pasado, cuando desalojaron a los trabajadores despedidos del organismo que las ocupaban desde el 11 de junio cuando el gobierno decidió cerrarla bajo medidas económicas.
La decisión, que causó gran impacto en Grecia y el extranjero, estuvo a punto de hacer caer al gobierno de coalición de Antonis Samaras, con la partida de uno de sus dos socios, el partido DIMAR.
Los trabajadores despedidos de ERT convocaron a acudir a la sede del canal, invitación que fue respondida por varios diputados del partido comunista (KKE) y de izquierda radical Syriza, aunque la policía les impidió el acceso a los locales.
Pese al cierre de la cadena televisiva, los periodistas siguieron emitiendo gracias a la colaboración de sitios web, ya que la señal había sido cortada por el gobierno.
El gobierno del primer ministro conservador Antonis Samaras justificó la decisión de cerrar la radiotelevisión pública afirmando que era “muy costosa”.
Lo cierto es que el cierre respondió a un acuerdo con la Troika, conformada por el Banco Central Europeo (BCE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Comisión Europea (CE), en el que el Gobierno heleno se comprometía a despedir a 4.000 empleados públicos antes de finales de año a cambio de recibir un préstamo y seguir endeudándose con los acreedores internacionales.
LibreRed 

Fuente

Aumentan familias británicas que viven en hostales o pisos de emergencia

El número de familias británicas sin hogar ha aumentado en los últimos diez años. Miles están viviendo en alojamientos de emergencia o compartiendo una habitación, bajo terribles condiciones, particularmente inseguras y perjudiciales para los niños.

Es una noticia que uno no espera ver en el Reino Unido del siglo 21: La Fundación Shelter alerta de que más de 82.000 niños podrían pasar esta navidad sin hogar, viviendo en una habitación de hostal compartiendo la cama con sus padres.
El número de familias en alojamiento de emergencia se ha incrementado en un 8 por ciento con respecto al año pasado. Cada vez hay más familias viviendo en residencias temporales, el número está en un alza de 10 años. Bajo este sistema toda la familia vive en una habitación y el baño y la cocina son compartidos con otros residentes. Las condiciones son bastante precarias sobre todo cuando se trata de niños.
Según la ley, las familias pueden ser ubicadas en este tipo de alojamiento por un máximo de 6 semanas, pero con la crisis de vivienda, ese período rara vez se cumple. Tal es el caso de Cristiana, de 28 años, la madre de dos niños que ya tiene un año en un hostal, sin poder conseguir una vivienda asequible.
Las políticas capitalistas han llevado a la clase trabajadora británica a enfrentar despidos masivos, congelación de salarios, altos índices de desempleo y la subida del costo de la vida
La mitad de las familias encuestadas por Shelter dijeron haber presenciado incidentes de violencia o abuso de drogas, mientras que dos tercios dijeron no tener mesa y tener que comer en el piso o en la cama.
Hispan TV 

Fuente

Aeronave mexicana “cargada” de cocaína aterrizó antes en las Antillas Holandesas

La nave fue derribada en el estado venezolano de Apure. Foto: Tomada de Twitter
La nave fue derribada en el estado venezolano de Apure.
Foto: Tomada de Twitter

MÉXICO, D.F., (proceso.com.mx).- Antes de arribar a territorio venezolano, la aeronave con matrícula mexicana que fue incinerada y detectada por el gobierno de Nicolás Maduro “hasta el full” (llena) de droga aterrizó en la isla Bonaire, Antillas Holandesas, donde habrían descendido cuatro de sus siete pasajeros, según informó la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.
La versión de la dependencia fue  emitida el mismo día que se divulgó la versión de que el capo Rafael Caro Quintero podría haber viajado en esta aeronave, según información interna de la Procuraduría General de la República citada por el periódico La Razón.
De acuerdo con el comunicado de la DGAC, la aeronave Hawke Siddeley DH,125, serie 400ª, con matrícula mexicana XB MGM, propiedad de Jorge Salazar Ochoa, partió a las 11:59 horas del 4 de noviembre del aeropuerto de Querétaro con siete personas a bordo para un vuelo de cinco horas.
Los nombres de los tripulantes registrados son: Susana Bernal Rivas, Adriana Cruz Méndez, Sergio Franco, Manuel Rodríguez Benítez e Isaac Pérez Dubon, además de los dos pilotos. Según la versión citada por la SCT, las dos mujeres, Sergio Franco y Rodríguez Benítez habrían descendido en la isla de las Antillas. Pérez Dubon continuó el vuelo a Venezuela.
Días antes, el secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong, admitió que los nombres de los tripulantes pueden ser falsos.
“Se tiene información no oficial de los servicios de tránsito aéreo de Antillas Holandesas, en el sentido de que una vez que dicha aeronave arribó a Las Antillas, se presentó un nuevo plan de vuelo para que la misma saliera de Bonaire hacia La Ceiba Honduras”, afirma el boletín de la DGAC.
“La información con que se cuenta indica que la aeronave transportó en ese vuelo a sólo 3 personas: a los 2 pilotos y de nueva cuenta a Isaac Pérez Dubon”, agregó.
Bonaire es una isla de 288 kilómetros cuadrados, con poco más de 12 mil habitantes, ubicada frente a la costa occidental de Venezuela; con Aruba y Curazao forma parte de las Antillas Menores.
Desde diciembre de 2011, ante la violencia generada en México por la lucha entre cárteles, los grupos del crimen organizado cambiaron sus rutas y eligieron el Caribe como alternativa para transportar droga, según Rodney Benson, exjefe de Inteligencia de la DEA.

Fuente