lunes, 1 de diciembre de 2014

En Construcción 2014-12-01

De Portafolios y Mochilas

Paro Cívico Nacional en apoyo a Ayotzinapa

SME FESTEJARÁ SU 100 AÑO CON UNA VICTORIA


Por Martín Esparza Flores
Secretario General del Sindicato Mexicano de Electricistas

Participación de Martín Esparza, en el programa Frecuencia Laboral: El Espacio donde los Trabajadores son la Noticia, del 29 de noviembre del 2014. A continuación publicamos la transcripción gracias a la colaboración voluntaria de Andrea Luna Hernández.



“El jueves 27 de noviembre del 2014 hubo una reunión en la Secretaria de Gobernación y estuvieron presentes los Secretarios de Estado que tiene que ver con el conflicto electricista, Estuvo el Secretario de Energía, el Secretario del Trabajo, el Subsecretario de Gobernación, el Procurador Fiscal de la Secretaria de Hacienda, estuvo el Director del Sistema de Administración y Enajenación de Bienes del Estado (SAE) y estuvo el directo de Comisión Federal de Electricidad.
Hay un esquema que hemos llevado a nuestra asamblea, el cual fue votado a favor de avanzar en una mesa de negociación que nos permita regresar a trabajar.
Como lo hemos señalado esta es una negociación parcial que el Sindicato Mexicano de Electricistas va a buscar alcanzar: primero para mantener su vigencia como organización sindical con nuestro registro nacional de industria. Sabemos que el final de la negociación tendrá que ser cuando seamos capaces todos los mexicanos de recupera la empresa pública y hacer que se reestablezca la legalidad y el estado de derecho en este país. Hoy prácticamente ha sido derogado ese proyecto de nación establecido en nuestra constitución.
Eso lo tenemos como perspectiva en el Sindicato. Vamos a avanzar y esperamos que antes de que termine este año podamos tener ya los instrumentos jurídicos para darle certidumbre a los trabajadores que se mantuvieron en la resistencia, de recuperar su empleo con seguridad social, pero además formando parte del SME y haciendo actividades propias que hemos hecho durante toda nuestra vida en el sector eléctrico.
Eso en el marco del festejo de nuestro centécimo aniversario. Para festejarlo hay un programa importante que va a iniciar el día 14 de diciembre del 2014. Ese día se cumplen los 100 años del Sindicato Mexicano de Electricistas, que es un sindicato nacional de industria. Va a haber actividades desde muy temprano; hay una carrera atlética.
Ya está la convocatoria para todos los que quieran participar, es una carrera familiar y que la hacemos extensiva a todos los que han acompañado la lucha del Sindicato para que vayan con sus propias familia. Empieza a las 7 de la mañana, terminara como a las 10 es una carrera atlética de 5 y 10 km. Al termino se hará una conmemoración fuera de las oficinas del SME. Con honores al estandarte, se va a develar una placa de los 100 años de nuestras instalaciones en avenida Insurgentes número 98
Y en seguida empieza en el auditorio un programa cultural. Va a haber obras de teatro, va a haber sátira, va a haber opiniones, va a haber intelectuales y académicos que van a ir a hablar sobre los 100 añosdel sindicato. Por la noche estará León Chávez Teixeiro, este gran músico que va a llegar de Inglaterra, va venir a tocar exclusivamente a la conmemoración de los 100 años del Sindicato. Después, por la noche, habrá una rodada. También en el interior de la Republica hay muchas actividades.
Y la asamblea magna del aniversario del sindicato, a la que también están invitados todos los radioescuchas porque el Sindicato es patrimonio de todos los mexicanos. La asamblea magna va a ser el 17 de diciembre del 2014 en la Arena Ciudad de México. Tiene un cupo de 25 mil personas, ahí nos vamos a dar cita los electricistas con nuestras familias y los jubilados.
Va a empezar el ingreso a las tres de la tarde, va a tocar una banda de viento que es la banda que acompañó a Emiliano Zapata en toda su lucha: "Tlanayapa". Es una banda importante que va a estar ahí amenizando, y empezará la asamblea a las seis de la tarde del día 17 de diciembre del 2014. Están cordialmente invitados
Respecto al servicio médico de la clínica 26 del Instituto Mexicano del Seguro Social, aprovecho para informarles a los trabajadores que esta semana ya quedó firmado el acuerdo para garantizarles la atención médica a todos los trabajadores de la resistencia para ellos y sus propias familias durante un año más, a partir de este último día de noviembre del 2014.
Sobre la atención medica en la clínica 26, ahí lo que se tiene de servicio es para emergencias o urgencias y alguna forma de atención médica familiar, porque el hospital de enfermedades sigue cerrado por el último temblor que tuvimos desde el 2012 hay un daño estructural al edificio.
Estamos planteando que se hagan cambios de fondo a ese hospital para garantizar la seguridad de la personas. Hay un trámite administrativo que está haciendo el SAE para disponer de todo ese bien o ese inmueble al Seguro Social, para que se le pueda invertir recursos. Ese tema lo tenemos en la Secretaria de Gobernación. 

¿El esclavismo retornó a México?

*Transnacionales Han Impuesto la Violencia para Despojar a Mexicanos de sus Riquezas

El 29 de noviembre de 1810 se considera fecha oficial enque fue abolida la esclavitud y el pago de tributos por Don Miguel Hidalgo y Costilla, en un bando que fue emitido en la ciudad de Guadalajara. Sin embargo, en México se reinstauró un esclavismo moderno durante los últimos dos años, opinó el doctor Alberto Montoya Martín del Campo, Vicepresidente Ejecutivo del Centro de Estudios Estratégicos Nacionales, asociación civil.
En entrevista con Frecuencia Laboral: El Espacio donde los Trabajadores son la Noticia, dijo que hoy nuevamente le corresponde a la sociedad abolir el neo esclavismo impuesto por las transnacionales de capital mexicano y extranjero que han despojado a la sociedad de sus derechos laborales, ambientales y sociales para sobre explotar a los trabajadores y apropiarse de los recursos naturales de los ejidos y comunidades.
"La nueva esclavitud a la que nos ha sometido un régimen que ha convertido a México en un gigantezco sistema de explotación de nuestros recursos, de nuestro trabajo, de nuestras instituciones, de nuestras actividades económicas estratégicas a favor de las corporaciones globales de capital nacional y extranjeros, para el beneficio de un puñado de propietarios de estas corporaciones".
Dijo que ese sistema irracional está impuesto mediante distintas formas de violencia y muerte, como en el caso de los multiples homicidios y desparecidos a lo largo del último decenio en todo el país, siendo el caso de los normalistas de Ayotzinapa, Guerrero, el más emblemático.
Opinó que es tiempo de que la sociedad recupere su libertad frente a estos poderes extranjeros que se han apropiado de los recursos e industrias estratégicas de los mexicanos, como los bancos, las minas, los comercios, el sistema de salud y otras instituciones. Los jóvenes del campo, de la ciudad, los que están en la formación de la educación media y superior, son los que avisoran con claridad esa injusticia, agregó.
"Siglos pasaron, milenios para abolir esta forma de reducción de los seres humanos a objetos, propiedad de otros seres humanos...hoy, sin embargo, tenemos otras formas de esclavitud, de dominación, en las que se suprime la libertad y la posibilidad de que cada quien tome aquellas decisiones que le permitan ser humano en plenitud...hoy el capitalismo depredador, injusto e irracional que tenemos en México está convirtiéndonos a todos en un universo en donde hemos perdido la libertad", expuso el doctor Alberto Montoya Martín del Campo, Vicepresidente Ejecutivo del Centro de Estudios Estratégicos Nacionales.
La fecha oficial de la abolición de la esclavitud en México en el 29 de noviembre del 2014, aunque Don Miguel Hidalgo ya había emitido otros bandos en fechas anteriores en los que abolía la esclavitud en las distintas ciudades por donde pasaba su ejército, el primero de ellos se emitió el 19 de abril del 2010 en la ciudad de Valladolid, hoy Morelia, Michoacán. Y el último fue el 06 de diciembre de aquel año.

Fuente

Hoy, otra movilización por los 43 de Ayotzinapa

Emir Olivares Alonso
 
Periódico La Jornada
Lunes 1º de diciembre de 2014, p. 8
Este lunes se desarrollará una jornada más por la justicia y por la presentación con vida de los 43 normalistas guerrerenses desaparecidos desde hace más de dos meses.
Diversas organizaciones sociales y estudiantes universitarios se sumarán una vez más a las movilizaciones de la jornada por Ayotzinapa, la cual concluirá con una marcha del Zócalo de la ciudad de México al Ángel de la Independencia.
Los ejes de la movilización serán cinco: Ayotzinapa fue el Estado, presentación con vida de los 43, la renuncia a la Presidencia de Enrique Peña Nieto, cese a la represión de las autoridades y la libertad inmediata de los presos políticos y cancelación de los procesos penales contra integrantes del movimiento social.
Al igual que en anteriores jornadas de solidaridad, estudiantes de diversas casas de estudios realizarán paros de labores, aunque debido al fin de semestre en prácticamente todas las escuelas se adelantó que podrían ser menos los cierres y que cada una de las escuelas o facultades decidirá si lo hace.
Desde que se iniciaron las jornadas de lucha por Ayotzinapa, el cierre de escuelas ha ido en ascenso: en la primera estuvieron en paro 37, después 76, en la tercera 160 y en la del pasado 20 de noviembre fueron 175 en prácticamente todo el país.
La marcha iniciará a las 16 horas en el Zócalo capitalino y concluirá con un mitin en el Ángel de la Independencia. En un principio se preveía que llegaría a Los Pinos, pero a fin de evitar la represión, se acordó que esta movilización concluya en el Monumento a la ­Independencia.

Fuente 

Encuentro con Estela Carlotto, inyección de esperanza para madres y padres de los 43

Foto
Estela Carlotto (centro), presidenta de las Abuelas de la Plaza de Mayo de Argentina, durante una conferencia de prensa a la que asistieron Rafael López, Edith López, Cristina Bautista, Mario César González y Omar García, familiares y compañeros de los normalistas de Ayotzinapa desaparecidosFoto Marco Peláez
Blanche Petrich
 
Periódico La Jornada
Lunes 1º de diciembre de 2014, p. 4
La demanda de vivos se los llevaron, vivos los queremos que claman sin cesar los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos es justo el reclamo que deben mantener, lo que corresponde a esta etapa, sostiene la dirigente histórica de las Abuelas de Plaza de Mayo de Argentina, Estela Carlotto. Nosotras enarbolamos por años esa consigna; es una postura política correcta.
La historia de esta mujer que no cesó de buscar a su nieto Guido –o Ignacio Hurban, el nombre que le fue dado por sus padres no biológicos– durante 36 años, después de la desaparición forzada y asesinato de su hija Laura durante la dictadura militar, infundió ayer una muy necesaria inyección de esperanza, en una reunión privada con dos madres y dos padres del grupo de los 43 estudiantes.
Su caso, afirmó, es un ejemplo de que cuando se lucha incansablemente hay resultados: Yo encontré a mi nieto que nació de mi hija Laura en un campo de concentración. A ella la mataron dos meses después. Lo busqué por todo el mundo y 36 años después lo he encontrado.
Los padres de los muchachos desaparecidos por la policía de Iguala hace ya dos meses la miran con admiración.
Lo que ella nos dijo es que tengamos fuerza y la vamos a tener; nos contó cómo pasó por esto y creo que por eso nos comprende más. Pide que no decaigamos y le vamos a hacer caso. No nos vamos a quedar tranquilas, dice a su vez Hilda Hernández Rivera. Su hijo es el chico tlaxcalteca César Manuel González, uno de los 43.
Junto con Cristina Bautista, madre de Benjamín Ascencio, asistieron al encuentro con Estela Carlotto. Al principio las madres no hablábamos, por tanto dolor. Pero ahora empezamos a hablar y no nos vamos a callar. Al gobierno le decimos: no nos vengan con que nuestros hijos están en fosas cuando lo que nos consta es que no los están buscando.
Ambas campesinas –Hilda es de Huamantla, Tlaxcala; Cristina de la región de la Montaña, además de migrante durante un tiempo– escucharon una de las experiencias organizativas más exitosas en la búsqueda de verdad, memoria y justicia por los desaparecidos.
Estela, bien plantada y elegante, con sus 84 años, es uno de los rostros más queridos y reconocidos de ese movimiento. Les contó del nefasto periodo cuando los militares de su país secuestraron y desaparecieron a más de 30 mil personas. De cómo nació su activismo, cuando un puñado de mujeres solas, con nuestras lágrimas y sin saber qué hacer, salieron a plantarse semanalmente en la Plaza de Mayo de Buenos Aires. De cómo una sociedad indolente las empezó a llamar las locas.
Después del encuentro en la sede del Centro de Derechos Humanos José Agustín Pro, se presentaron en conferencia de prensa. Estela Carlotto hizo un llamado al pueblo mexicano, frente a la coyuntura de Ayotzinapa: Hagan carne propia esto que está pasando. Si estos crímenes pasan sin trascendencia, hay peligro de que sigan ocurriendo.
También hizo un exhorto al gobierno, a este gobierno constitucional que seguramente prometió en campaña electoral muchas cosas buenas, Pero esto que sucedió es una cosa muy mala, y es el Estado el que tiene la obligación de esclarecerlo y colaborar al retorno a sus hogares de estos jóvenes cuyos familiares esperan día tras día.
Refiere algo de su historia personal: Hace 40 años era una mujer burguesa que tenía otro proyecto de vida. La sociedad argentina fue pasiva durante décadas. Pero en 1976 sí salimos, porque tuvimos conciencia de que nos estaban tocando lo más sagrado, nuestros hijos.
Hoy esa mujer es otra, tiene la certeza de que va a caminar hasta que tenga vida para que esas cosas aberrantes no vuelvan a pasar en cualquier lugar del mundo. Ahora hacemos docencia en todo el mundo, ahora que todo está globalizado.
Mario César González, padre de César Manuel González Hernández, cuenta a su vez cómo se vio reflejado en el relato de Carlotto, sobre los indiferentes que en Argentina decían que las víctimas de la represión algo habrían hecho. Dice: Yo era de los indiferentes de lo que pasaba en nuestro país. Ahora que me ha tocado sufrir este dolor impresionante comprendo. Nos necesitamos todos.

Fuente

En México impera la regresión política

PROCESO 


29 de noviembre de 2014
Reportaje Especial
El líder moral del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano. Foto: Hugo Cruz
El líder moral del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.
Foto: Hugo Cruz
El exjefe de Gobierno del DF y excandidato presidencial Cuauhtémoc Cárdenas asegura que no se siente frustrado tras su renuncia al PRD, organización política que fundó hace 25 años. En entrevista con Proceso, plantea que la izquierda debe esforzarse por tener coincidencias en cuestiones fundamentales, como la defensa del petróleo, y postular candidatos para cumplir con ese compromiso, pero sostiene que no se ve a él mismo encabezando un movimiento en este sentido. Para Cárdenas, México se caracteriza hoy por la enorme desigualdad social, la corrupción y la impunidad… por la regresión.

MÉXICO, D.F. (Proceso).- En una salita de la casona colonial que aloja su oficina de funcionario de la Ciudad de México, a tres cuadras del Zócalo que tantas veces se desbordó de mexicanos que lo apoyaron las tres veces que fue candidato presidencial, Cuauhtémoc Cárdenas se duele de que el país esté peor que hace tres décadas, cuando rompió con el régimen.
“Hoy México se caracteriza tanto por la enorme desigualdad social como por la corrupción y la impunidad. No hay sanción para quienes atropellan la ley de muy diversas maneras”, resume.
Con 80 años cumplidos, nacido justo cuando el general Lázaro Cárdenas fue electo Presidente de la República –cuya vida y obra es emblema del nacionalismo mexicano–, y tras renunciar al Partido de la Revolución Democrática (PRD), Cuauhtémoc lo reconoce:
El neoliberalismo instaurado desde Miguel de la Madrid ha triunfado, mientras que las fuerzas progresistas y de izquierda, dispersas, divididas y confrontadas, han sido incapaces de evitarlo.
–¿Y cuál es la autocrítica que hace de eso?
Con el gesto severo de siempre, Cárdenas cruza las piernas, se toma las manos y cancela toda responsabilidad específica:
–¡Yo no estoy aquí para hacer autocrítica pública!
Las fallas –reparte– son de todos: “No ha habido capacidad para tener la fuerza suficiente para superar en los distintos procesos políticos que ha habido, electorales y no electorales, a las fuerzas conservadoras y retrógradas”.
–Hasta la herencia fundamental del cardenismo, la industria petrolera, está desmantelada.
–¿Y? ¿Y? –pregunta, sin ocultar su molestia.
–Justamente, ¿y qué hacer?
–Pues tratar de revertir esas medidas y poner una política distinta. En eso hay que seguir luchando.
Anulada la consulta popular sobre la privatización del sector energético, con cuya decisión –dijo públicamente– los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) perdieron “toda credibilidad”, Cárdenas insiste en que ésta habrá que revertirla.
Pero, aclara, no aprecia una reversión en el corto plazo: “Las luchas de los pueblos son más largas de lo que uno quisiera”.
(Fragmento del reportaje que se publica en la revista Proceso 1987, ya en circulación) 

Fuente

Siete de los 11 denuncian golpes, tortura sicológica y amenazas


Víctor Ballinas
 
Periódico La Jornada
Lunes 1º de diciembre de 2014, p. 3 


De los 11 detenidos el pasado 20 de noviembre en el Zócalo, que fueron consignados y enviados a penales federales de Veracruz y Nayarit y que el pasado sábado salieron libres, ayer, en conferencia de prensa, seis de los siete presentes en el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, anunciaron que este lunes marcharán en la movilización por Ayotzinapa: Ejerceremos nuestro derecho constitucional porque aunque nos detuvieron arbitrariamente, nos golpearon y torturaron sicológicamente, el gobierno no nos va a intimidar ni a limitar nuestro derecho.
Hillary Analí González Olguín, Tania Ivonne Damián Rojas, Liliana Garduño Ortega, Hugo Bautista Hernández, Isaac Domínguez Ayala y Atzín Andrade, todos ellos estudiantes, y Luis Carlos Pichardo Moreno, cineasta y colaborador del Museo de la Memoria Indómita, denunciaron que al ser detenidos en el Zócalo y en los alrededores, primero fueron golpeados, luego padecieron tortura sicológica y amenazas.
Los siete dieron testimonio y coinciden: Nos golpearon a patadas, con macana y con los escudos. Nos arrastraron hacia Palacio Nacional. Ahí nos entregaron a otras policías. Había militares que nos amenazaron.
Los siete sostuvieron: “Se trató, en nuestro caso, de detenciones arbitrarias; nos mantuvieron incomunicados, nunca nos dijeron por qué nos detuvieron. Tampoco nos informaron que nos iban a llevar a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido), ni a qué penales nos llevaban. Nos tomaron fotos, nos hicieron pruebas de sangre, de orina, de voz –misma que grabaron– y de escritura. Nos obligaron a declarar y a firmar, sin tener un abogado, porque nos lo negaron”.
Atzín Andrade, estudiante de la Esmeralda de Bellas Artes, dijo que él salió, en la marcha el día 20, del Monumento a la Revolución. “Llegué al Zócalo y estuve con Issac Domínguez, a quien conozco de muchos años, de pronto llegó un ejército de granaderos, pero como había tantas personas nadie creyó que nos iban a reprimir de esta manera; por eso todo mundo se quedó y los granaderos fueron avanzando.
“Ante la agresión pensé en grabar con mi celular. Corrí, todo era caos, no se podía ver. La movilización de granaderos hizo que la gente saliera por Pino Suárez, Madero, 5 de Mayo, y muy pocas personas se fueron a Catedral, yo era una de ellas junto con Isaac.
De pronto quedamos aislados. Llegaron a golpearnos en las espinilas, costillas, en la cabeza y nos arrastraron hacia Palacio Nacional. Ahí nos entregaron a otros policías. Nos meten al edificio que estaba lleno de militares y personas de civil, nos tiran al piso, nos arrastran y nos sacan a un calle aledaña al Palacio Nacional. Luego nos llevaron a la Seido.
Tania Ivonne Damián, estudiante de sociología: “Yo sí me encontraba en la marcha del 20 de noviembre. Estaba con mi novio, Hugo Bautista. Después del Zócalo nos llevaron a la Seido, así como llegamos nos empezaron a tomar fotos, yo me negué. No dejé que tomaran huellas, dije que estaba en mi derecho de negarme. Me aislaron hasta una esquina... vi que a mis compañeros les pedían que aceptaran hacerse las pruebas periciales. No todos accedían.
“Rotundamente dije que no. Entones, un policía federal me dijo: ‘coopera, si no es por las buenas va a ser por las malas’. Conforme pasó el tiempo ya habían declarado casi todos. Una ministerial me dijo: ‘a ti se te acusa de terrorismo, si cooperas y declaras te podemos ayudar quitándote ciertos delitos’. Me seguí negando.
Pedía que me dejaran hacer una llamada, no me lo permitieron. Me condicionaron a que declarara y me dejara hacer las pruebas periciales. Me volvieron a golpear, entonces acepté declarar; firmé por miedo, para que no me golpearan más.
Hugo Bautista sostuvo: “Después de mi detención me llevaron a Palacio Nacional. Ahí me rodearon militares y me dijeron: te vamos a desaparecer. Sentí miedo, creí que nos iban a matar y que nuestros cuerpos los iban a tirar en otros estados.
Los abogados Alfredo Jímenez, del Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia, y Luis Alberto Muñoz y Mariana Gil, de la Oficina de los Derechos de la Infancia, manifestaron que lo que sigue lo decidirán las víctimas, ellos y ellas nos dirán si quieren seguir en la lucha, pporque lo que seguiría es la denuncia contra funcionarios de los gobiernos federal y de la ciudad de México.

Fuente

Peña, el presidente peor evaluado desde 1995

PROCESO 


1 de diciembre de 2014
Destacado
Peña propone desaparición de las policías municipales. Foto: Miguel Dimayuga
Peña propone desaparición de las policías municipales.
Foto: Miguel Dimayuga
MÉXICO, D.F., (proceso.com.mx).- El presidente Enrique Peña Nieto tiene una aprobación entre los mexicanos del 39 por ciento, el nivel más bajo para un mandatario desde la crisis económica de 1995.
El 58 por ciento de los mexicanos desaprueba la gestión de Peña Nieto, de acuerdo con una encuesta publicada este lunes por el periódico Reforma.
Al inicio del sexenio de Ernesto Zedillo, su aprobación era de 55 por ciento, aunque terminó su gestión con un 69 por ciento de opiniones favorables y un 21 por ciento contrarias.
Según los estudios del diario, Vicente Fox inició su administración con un 70 por ciento de aprobación y un 11 por ciento de desaprobación; al final de su sexenio las opiniones positivas fueron de 61 por ciento contra 28 negativas.
En su primer año de gobierno, Felipe Calderón registraba 58 por ciento de opiniones favorables contra 23 por ciento negativas; al término se situó en 61 por ciento de aprobación contra 31 por ciento de desaprobación.
En abril de 2013, la aprobación de Peña Nieto se ubicaba en 50 puntos frente una desaprobación de 30. No obstante, ahora las opiniones negativas son de 58 por ciento contra el 39 restante que avala su gestión.
Aparte, el periódico El Universal publica otra encuesta en la que Peña Nieto también sale reprobado en aceptación ciudadana.
Según este diario, el 50 por ciento de los mexicanos rechaza la gestión del priista frente a 41 por ciento de aprobaciones.
Hace un año, la encuesta de El Universal arrojó que el 50 por ciento de los votantes aprobaba a Peña, mientras que el 37 por ciento reprobaba su administración.

Fuente

Fracasos y crisis, los primeros dos años de gobierno de Peña


Rosa Elvira Vargas
 
Periódico La Jornada
Lunes 1º de diciembre de 2014, p. 16
Dos frases pueden sintetizar cómo llega a su final el segundo año de gestión de Enrique Peña Nieto en la Presidencia de la República. Primera, avergüenzan al país los hechos de Iguala, expresada por José Narro Robles, rector de la Universidad Nacional Autónoma de México.
Segunda: en México se vive un momento aciago y de zozobra y desesperanza, planteada por Arturo Zaldívar, ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
Formuladas por quienes representan al más importante centro de educación superior y al máximo tribunal del país, esas expresiones resumen también cómo en pocas semanas se revirtió la percepción sobre un gobierno cuyo titular presumía el 2 de septiembre:
“Hoy, México ya está en movimiento. Si algo nos tiene que quedar muy claro es que éste no es el país de antes. Este es el México que ya se atrevió a cambiar.’’
Sin embargo, casi tres meses después –el 27 de noviembre– el propio jefe del Ejecutivo reconfiguró su agenda política para tratar de hacer frente al reclamo popular, unánime, aquí y en muchas partes del mundo, y adoptaba como suyo el grito de ¡Todos somos Ayotzinapa!
Para ello, ese día el presidente Peña Nieto anunciaba, entre otras acciones, un decálogo de medidas contra la inseguridad, la impunidad y la corrupción, y exclamaba: ante “la crueldad y la barbarie’’ de Iguala, el país “debe cambiar’’.
Ruina política
La historia de esta etapa en el primer tercio de la gestión del político del PRI –la cual, aseguran muchos, marcará todo su sexenio– se escribió entre el 26 y 27 de septiembre, y provocó una de las crisis políticas e institucionales más graves en la historia reciente del país.
Hasta hoy, 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa permanecen desaparecidos. Los supuestos secuestradores son policías municipales de Iguala. En otro violento episodio, otras seis personas fueron ultimadas por los mismos uniformados.
Hasta el momento hay 79 personas detenidas, incluido el ex alcalde de Iguala, José Luis Abarca, su esposa –quien se encuentra arraigada– María de los Ángeles Pineda, un gobernador dimitente, Ángel Heladio Aguirre Rivero, y 49 familias en espera de justicia y acompañadas por el clamor de millones.
Con todo, Peña Nieto no ha enfrentado éste como el suceso de mayor conflicto.
A principios de noviembre, un trabajo de investigación de Aristegui Noticias, publicado también en este diario, revelaba la existencia de una casa en la exclusiva zona de Las Lomas, valuada en 86 millones de pesos.
Originalmente se atribuyó la propiedad de la residencia a Peña Nieto.
Como lo anterior se difundió cuando el mandatario viajaba para una gira por China y Australia, el vocero presidencial, Eduardo Sánchez, salió a aclarar: la mansión pertenece a Angélica Rivera, esposa del presidente.
Pero más allá de la posterior presentación de la también ex actriz de Televisa para, en un video, explicar cómo se hizo del inmueble, la controversia ha girado en torno a la empresa constructora, Ingeniería Inmobiliaria del Centro, perteneciente al Grupo Higa.
Es una compañía a la cual se han otorgado jugosos contratos de construcción en la actual administración federal y en los tiempos de Peña Nieto como gobernador del estado de México.
Se trata además de una empresa integrada en el consorcio ganador de la licitación para construir el tren de alta velocidad México-Querétaro, proceso revocado de manera súbita el pasado 6 de noviembre.
Pero hacia mediados de septiembre el mandatario tenía ya como agobio y perturbación a su idílico momento mexicano otro conflicto de grandes dimensiones políticas y de justicia, porque resultó involucrada una de las instituciones pilares del Estado mexicano y a la cual él no se ha cansado de ensalzar: el Ejército.
Fue también en septiembre cuando una investigación periodística reveló la ejecución, por soldados, de al menos 15 de las 22 personas que perdieron la vida en un operativo antisecuestro.
Simulando enfrentamientos
Las fotografías reveladas en La Jornada demostraron fehacientemente cómo la escena de los hechos fue alterada para aparentar un enfrentamiento en lo ocurrido el 30 de junio en Tlatlaya, estado de México. A la fecha hay siete militares consignados como responsables de esos crímenes.
De ese modo, con esos tres hechos de gran impacto, cuya conclusión –sobre todo en el caso de Ayotzinapa– está lejos de verse, también desaparecía el trayecto presidencial de nueve meses en el que el discurso se ufanaba de la conclusión del proceso de 11 reformas estructurales.
Entre éstas y con un proceso legislativo acelerado está la modificación radical al régimen de la industria energética nacional –petróleo y electricidad, sobre todo– para permitir la participación del sector privado nacional y extranjero. La legislación secundaria se aprobó en el Senado el 6 de agosto.
Otros hechos destacables y en los que la administración de Peña Nieto asumió una actitud triunfal por su participación fueron la atención a los cuantiosos daños provocados en Baja California Sur por el huracán Irwin, en septiembre; la detención, el 22 de febrero, en Mazatlán, del poderoso narcotraficante de Joaquín El Chapo Guzmán, y el descubrimiento y desaparición del albergue La Gran Familia, en Zamora, Michoacán, donde cientos de personas vivían en condiciones infrahumanas bajo el férreo control de Rosa Verduzco, contra quien no se ejerció acción penal.

Fuente

La vía Toluca-Naucalpan, otro premio para Hinojosa Cantú

PROCESO 


29 de noviembre de 2014
Destacado
Rechazo a la autopista. Foto: Benjamín Flores
Rechazo a la autopista.
Foto: Benjamín Flores
La de la autopista Toluca-Naucalpan es otra de las licitaciones obtenidas por Juan Armando Hinojosa en el Estado de México durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, pese a que el empresario carecía entonces de la liquidez necesaria para empezar el trabajo. Pero –en un esquema irregular y poco claro– el dueño del Grupo Higa financió algunas obras para la administración mexiquense… y esperó. Cuando el priista llegó a la Presidencia, el constructor recibió un salvador crédito multimillonario que le permitió echar a andar el proyecto. Sin embargo tenía que superar otro obstáculo: La oposición de los comuneros a quienes despojarían de sus tierras…

MÉXICO, D.F. (Proceso).- Un año después de que Juan Armando Hinojosa Cantú entregara a la esposa de Enrique Peña Nieto, la actriz Angélica Rivera, la casa de Sierra Gorda 150 en las Lomas de Chapultepec –con un costo aproximado de siete millones de dólares–, el gobierno federal dio al empresario un crédito por dos mil 775 millones de pesos para construir la autopista Toluca-Naucalpan.
El proveedor favorito de Peña Nieto durante su paso por el gobierno del Estado de México –según estimaciones periodísticas obtuvo contratos por 23 mil millones de pesos– ganó en abril de 2007 la concesión de la autopista, pero no pudo iniciar la obra por falta de dinero fresco y también debido a conflictos con los propietarios de los terrenos de San Francisco Xochicuautla, una de las cinco regiones indígenas por donde pasará la vía.
Pero el 23 de febrero de 2013, a poco más de dos meses de asumir la Presidencia de la República, Peña Nieto le consiguió al empresario los recursos para arrancar los trabajos, que llevaban casi seis años de retraso.
Del crédito que el gobierno peñanietista le autorizó a Hinojosa Cantú salió el dinero para pagar el derecho de vía y 13 millones de pesos que el empresario les habría hecho llegar a 320 comuneros de Xochicuautla a cambio de avalar en asamblea comunitaria la entrega de sus terrenos.
Hoy de nuevo el proyecto debería estar en suspenso: El pasado 15 de mayo el Primer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Segundo Circuito anuló la asamblea general de comuneros de San Francisco Xochicuautla.
Pero la obra no se ha detenido.
El pasado 8 de octubre el constructor ignoró la resolución judicial y echó a andar la maquinaria de una de sus empresas y ganadora de la licitación, Autopistas de Vanguardia, S. A. de C. V. (Autovan).
El hecho provocó que el lunes 3 de noviembre, 121 comuneros de Xochicuautla –quienes no aceptaron entregar sus tierras– se enfrentaran con los trabajadores de Autovan que fueron respaldados por 600 policías estatales. El resultado fue la destrucción de algunas cosechas y la detención de ocho campesinos, entre ellos uno de 76 años.
Luego de un par de días éstos fueron puestos en libertad por falta de cargos, pero ahora tienen miedo de una nueva confrontación.
(Fragmento del reportaje que se publica en la revista Proceso 1987, ya en circulación) 

Fuente

El IFT someterá a consulta pública la eliminación de cobros en larga distancia


1 de diciembre de 2014
Destacado
Sesión en el IFT. Foto: Miguel Dimayuga
Sesión en el IFT.
Foto: Miguel Dimayuga
MÉXICO, D.F., (proceso.com.mx).- El pleno del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) aprobó someter a consulta pública el anteproyecto de eliminar los cargos de larga distancia nacionales.
El IFT realizará esta consulta pública al terminar un plazo de diez días hábiles; tomará en cuenta opiniones del sector de telecomunicaciones, expertos, académicos, analistas y la sociedad en general.
Dichas opiniones se incluirán en un documento que posteriormente presentará el IFT para su posterior publicación en el Diario Oficial de la Federación.
“Como en todos los ejercicios de este tipo que ha realizado el Instituto, se tomarán en cuenta las aportaciones que se evalúen procedentes, a fin de contar con un documento más sólido”, precisa el IFT en un comunicado.
El anteproyecto especifica que a partir del próximo primero de enero los concesionarios eliminen los cobros adicionales a las llamadas de larga distancia nacionales.

Fuente

Tabaré Vázquez obtiene una holgada victoria en Uruguay

Foto
En su primer discurso como virtual presidente electo de Uruguay, Tabaré Vázquez convocó a la formulación de un gran acuerdo nacional para atender áreas clave, como seguridad, salud e infraestructuraFoto Ap
Foto
Las calles de Montevideo se colmaron ayer de simpatizantes de Tabaré Vázquez, del Frente Amplio, que salieron a festejar el triunfo en la elección presidencialFoto Ap
Afp, Ap, Dpa, Reuters y Pl
 
Periódico La Jornada
Lunes 1º de diciembre de 2014, p. 24
Montevideo.
El izquierdista Tabaré Vázquez venció este domingo con cerca de 54 por ciento de los votos en las elecciones presidenciales de Uruguay al diputado y abogado derechista del Partido Nacional, Luis Lacalle Pou, quien consiguió entre 40 y 42 por ciento de los votos, según encuestas de salida, con lo que el Frente Amplio (FA) triunfó por tercera vez consecutiva desde 2004.
Vázquez, quien ocupó la presidencia de 2005 a 2010, se benefició de la popularidad del saliente José Mujica, quien termina su mandato de cinco años con una aprobación popular de 60 por ciento.
La Corte Electoral comenzó la noche de este domingo el escrutinio manual, pero los resultados finales estarán listos hasta la madrugada de este lunes. Cuando se había computado 93.7 por ciento de boletas, Vázquez tenía un millón 137 mil 791 y Lacalle 886 mil 55. La sucesión presidencial será el 1º de marzo de 2015.
De acuerdo con la consultora Factum, el frenteamplista consiguió 53.9 por ciento de los sufragios y su contrincante 40.6 puntos. En la capital, Factum registró 56.9 por ciento para Vázquez y 37.2 para Lacalle. En el interior del país, la relación fue de 51.8 por 42.9.
En su primer discurso como virtual presidente electo, Vázquez –de impecable traje oscuro y corbata que contrastan con la informalidad de Mujica– convocó a la formulación de un gran acuerdo nacional para atender áreas claves como seguridad, educación, salud e infraestructura.
Quiero contar con todos los uruguayos, pero no para que me sigan, sino para que me guíen y me acompañen, señaló Vázquez, de 74 años, y el cuarto mandatario uruguayo relecto en la historia del país, después de Fructuoso Rivera (1830-1934 y 1839-1843), José Battle y Ordóñez (1903-1907) y Julio María Sanguinetti (1985-1990), todos del conservador Partido Colorado.
No será más de lo mismo, porque el Uruguay de hoy no es el del año 2005 ni el de 2010, declaró ante cientos de personas reunidas en su casa de campaña, en el centro de Montevideo.
Lacalle, hijo del ex presidente Luis Alberto Lacalle, y bisnieto del principal caudillo del PN, Luis Alberto de Herrera (1873-1959), reconoció su derrota pocos minutos después de la difusión de los datos de las encuestadoras.
Llamé al doctor Vázquez para reconocerle y felicitarle por haber triunfado legítimamente en estas elecciones, sostuvo Lacalle, de 41 años.
El triunfo también le dará al FA el voto que le faltaba para tener mayoría en el Senado, ya que en Uruguay el vicepresidente accede al Senado como su presidente. Ese lugar le corresponderá al compañero de fórmula de Vázquez, Raúl Sendic.
El FA, una coalición que integran ex guerrilleros, comunistas, socialistas, demócrata cristianos y ciudadanos sin partido, superó varias marcas de la historia política uruguaya al conseguir la relección alternada de Vázquez y al conquistar por tercera vez consecutiva el gobierno nacional.
La última vez que un partido venció en elecciones continuas fue en 1959 y el protagonista fue el conservador Partido Colorado, que predominó desde 1830, con algunos periodos menores del PN.
Otra marca histórica fue el hecho de que el FA llegue nuevamente al cambio de administración y legislatura con mayoría en las dos cámaras del Congreso, la de diputados con 99 miembros y el Senado con 30.
Vázquez será trigésimo noveno presidente de Uruguay en 185 años de historia independiente, lo cual incluye a dictadores y mandatarios que no llegaron al poder por medios democráticos. El primero en ser electo por el voto popular fue José Serrato (1923-1927).
El mandatario electo, quien a diferencia de Mujica vive en una zona residencial exclusiva de Montevideo, fue presentado este domingo en una semblanza del diario derechista español El Mundo como el miembro de una familia de escasos recursos que se vio obligado a vender cigarrillos de contrabando, pero el dato, que no fue confirmado con una fuente fidedigna, fue originalmente publicado en el blog de un periodista humorista, Emiliano Tuala, que intentó hacer mofa de la profesión de Vázquez, médico con especialidad en oncología, refirió el diario local La República.
Dicen que toda la vida de este dirigente nacido en Montevideo ha estado marcado por un episodio de adolescencia, reportó El Mundo sin citar el blog de Tuala. Entre los muchos empleos que desarrolló para llevar algo de dinero a casa fue vendedor de cigarrillos de contrabando en un modesto puesto de su tío. Al morir éste, su primo le dejó en la estacada, sin puesto ni cigarrillos que vender, a lo que Vázquez habría respondido diciéndole que algún día sería presidente de Uruguay y se vengaría impidiendo que la gente pudiera fumar ni debajo de la cama.

Fuente

En Bolivia los recursos naturales y servicios básicos volvieron al Estado


El presidente de Bolivia, Evo Morales, resaltó que los recursos naturales, como el caso de los hidrocarburos y los servicios básicos volvieron al Estado con su llegada al poder.
Durante la instalación de la reunión de los ministros de Energía e Hidrocarburos del Grupo de los 77 + China (G77+China), que se realiza en la ciudad de Tarija, sur de Bolivia, añadió que luego de enero 2006, fecha en que asumió la Presidencia de la República, se ha registrado un crecimiento económico y ha aumentado la inversión hacia el país.
Morales recordó que quienes dirigían antes el Estado argumentaban que no se podía nacionalizar los hidrocarburos no había empresas privadas e internacionales que invirtieran en Bolivia. Agregó que los ingresos en manos de transnacionales eran 82% para las empresas y 18% para los bolivianos.
“Falsamente nos decían que no iba a haber inversión ni cooperación, los resultados fueron diferentes”, resaltó en su intervención transmitida a través de Telesur.
Tras la nacionalización, el 1º de mayo de 2006, Morales sostuvo que se revirtió la situación y ahora se pretende que el Estado tenga 82% de ganancias y 18% para empresas, pues añadió que con ese porcentaje el sector privado todavía tiene utilidades.
“Fue todo un regocijo en Bolivia por la nacionalización porque recuperamos este recurso tan importante para Bolivia”, expresó Morales.
Mencionó que cuando estaba en manos del sector privado la inversión en hidrocarburos era de 240 millones de dólares en 2005, mientras que para 2014, se programó 3 mil 029 millones de dólares.
“Casi el 70% del Estado y 30% los privados. Falsamente nos decían que si se nacionalizaba no habría inversión ni cooperación, pero los resultados son totalmente diferentes”.
La reunión de ministros se celebra a cinco meses de la Cumbre del Grupo en la ciudad boliviana de Santa Cruz. Este encuentro se prolongará hasta este sábado.
Los ministros prevén debatir, además, sobre el desarrollo sostenible, el manejo de los ingresos emanados de los recursos naturales, cambios estructurales y la diversificación industrial, además de los impactos y modelos de la industrialización.
AVN

Fuente

¿Ha llegado el momento de una Intifada Negra en EEUU?


El asesinato del joven desarmado afroamericano Michael Brown en los suburbios de Ferguson en el estado estadounidense de Missouri a manos de un policía blanco, Darren Wilson, provocó protestas a gran escala contra una tragedia que parece haberse convertido en una rutina en los Estados Unidos.
Sin embargo, el hecho de que el gran jurado no ha podido condenar al asesino no sólo ha puesto de relieve la grotesca parodia del proceso legal en los Estados Unidos, sino que también ha hecho resurgir las cuestiones sobre si la justicia para los afroamericanos podría ser posible dentro del actual sistema jurídico-político estadounidense.
EE. UU. es un país fundado sobre el racismo donde la esclavitud ha sido protegida por la Constitución. “La inmigración o importación de las personas antes del mil ochocientos ocho, deben estimarse admitidas y no deben declararse prohibidas por el Congreso”, afirma el Artículo 1, Sección 9.
Los Estados Unidos son también la tierra de la ironía y la contradicción, el ejemplo más obvio de esta violación de los derechos humanos, es su pésimo historial en lo relacionado con el trato que reciben los negros, la mayoría de los cuales fueron traídos al país en contra de su voluntad como esclavos, pero sin embargo continuaron viviendo, trabajando, luchando y muriendo por sus derechos como todos seres humanos.
Cuando Thomas Jefferson escribió las emocionantes palabras de la Declaración de Independencia de Estados Unidos en 1776, “Sostenemos que es un evidente realidad: que todos los hombres son creados iguales y que son dotados por su creador de ciertos derechos inalienables”, seguramente no se refería a los negros porque él mismo, al igual que otros once presidentes de Estados Unidos, era propietario de esclavos.
El primer presidente, George Washington, era propietario de más de 200 esclavos. El último presidente que poseía esclavos era Ulysses S. Grant, un exgeneral durante la Guerra Civil Estadounidense en el ejército de la Unión, que supuestamente estaba luchando para librar el país del flagelo de la esclavitud.
Irónicamente, el primer mártir de la Revolución Americana fue un esclavo escapado de Massachusetts llamado Crispo Attucks, que había reunido los colonos de débil voluntad para luchar contra soldados británicos en lo que más tarde se conoció como la masacre de Boston. La valentía de los soldados negros en la batalla de Bunker Hill alarmó tanto a George Washington y sus compañeros racistas blancos, que prohibieron el alistamiento de los negros en sus filas por temor a que el ejército británico también hiciera lo mismo. Pero cuando el gobernador asignado por parte del Reino Unido para Virginia, Lord Dunmore, ofreció libertad a esclavos negros si luchaban en el lado británico, Washington cambió su postura.
Es imposible comprender el enojo y la frustración de los negros en los EE. UU. sin mirar la historia de su valiente lucha para ganar la libertad y la igualdad. En 1860, justo antes del estallido de la Guerra Civil, había casi 4 millones de esclavos negros trabajando en condiciones abominables.
Además de soportar las humillaciones institucionalizadas de un trabajo forzado desde el amanecer hasta el anochecer, la brutal disciplina y las precarias condiciones de vida, las familias negras se quedaban destruidas sistemáticamente según el capricho de sus amos blancos que separaban los hijos de sus padres para venderlos como animales en subastas de esclavos. Los niños negros eran arrancados de su familia y obligados a trabajos forzados en los campos a los seis o siete años; a los diez años, un niño negro tenía que asumirse la responsabilidad de un adulto. En resumen, a los negros en EE. UU. se les negaba los derechos humanos inalienables y sufrían toda indignidad imaginable.
A los niños de la escuela en EE. UU. se les enseña que Abraham Lincoln liberó a los esclavos mientras él solo manipuló la cuestión de la esclavitud para obtener ventajas políticas. La prueba de que él mismo era un racista se ve claramente en sus declaraciones durante sus reuniones iniciales en 1862 con líderes negros, a los que comunicó en términos inequívocos que era su deber dejar el país norteamericano y establecer una colonia negra en América Central, bajo el liderazgo de los blancos, en aquella ocasión Lincoln precisó: “Usted y nosotros somos de diferentes razas. Tenemos entre nosotros un abismo más profundo de lo que existe entre cualquier otras dos razas… Es mejor mantenernos separados para los dos”. Hasta el abril de 1865, justo antes del final de la guerra, Lincoln fue aun considerando la deportación en masa de los negros “liberados”, y si finalmente abandonó la idea, fue debido a la insuficiencia de medios de transporte disponibles.
La tan alabada Proclamación de Emancipación firmada por Lincoln el 1 de enero 1863 sólo liberó a los esclavos en los estados confederados que todavía estaban en rebelión y aún no habían sido ocupados por tropas de la Unión; de hecho, el documento sirvió para continuar con la esclavitud de más de 500.000 personas, mucho más de los que liberó jamás. No sabemos que esto fue planeado o no por Lincoln pero, unos 100.000 negros liberados por la proclamación se unieron al ejército de la Unión para luchar contra la Confederación y su esclavitud institucionalizada, pero incluso como soldados de la Unión, los negros fueron insultados con sueldo mensual de siete dólares, poco más que la mitad de los trece dólares pagados mensualmente a soldados blancos de la Unión.
Después de la Guerra Civil, el Congreso de Estados Unidos aprobó tres enmiendas constitucionales que pretendían establecer los derechos del término recientemente creado de los “ciudadanos negros” y castigar a los rebeldes confederados: la decimotercera Enmienda abolió la esclavitud, la decimocuarta estableció un mínimo de los derechos civiles y la decimoquinta levantó la prohibición de votar por motivos de raza. Pero, a pesar de esta apariencia progresista, en la práctica las modificaciones proporcionaron un encubrimiento legal a los legisladores racistas blancos para reforzar la discriminación contra los negros bajo las llamadas leyes de Jim Crow.
Por su parte, la Corte Suprema de Estados Unidos rechazó todas las oportunidades que tenía para actuar contra la violación legalizada de los derechos de los negros. En el famoso caso de Plessy contra Ferguson en 1896, el Tribunal Supremo confirmó la constitucionalidad de una ley ratificada en 1890 que requería la segregación racial en lugares públicos (en especial en redes ferroviarias) bajo la doctrina de «separados pero iguales». El juez Henry Billings Brown, que representaba la mayoría en esta votación, escribió respecto a la ley que “no entra en conflicto con la decimotercera Enmienda que abolió la esclavitud y la servidumbre involuntaria, excepto como castigo de un delito, está demasiado claro el argumento”.
En otro caso, Berea College contra Kentucky en 1908, el Tribunal Supremo dictaminó que una ley ratificada en 1904 en Kentucky que prohibía a una persona o corporación montar clases en las que participaran blancos y negros no era inconstitucional. Por otra parte, el juez David Josías Brewer, representante de la mayoría en este caso, y el juez Oliver Wendell Holmes del mismo grupo, escribieron que “cuando un tribunal estatal decide un caso que se concierne tanto al terreno federal como al no federal, este tribunal no cambia el dictamen si el territorio no federal, se opone a la decisión”. Este apoya efectivamente las leyes estatales intolerantes, como el juez John Marshall Harlan señaló en su disidencia, ya que “un estado puede ver como un crimen frecuentar los mismos mercados al mismo tiempo por las personas blancas y de colores”.
Antes de 1906, los grupos de resistencia se habían formado entre los negros debido a las condiciones intolerables, que se estaban siendo rápidamente consagradas en los EE. UU. por las leyes de Jim Crow.
Un grupo de la resistencia formado por el activista erudito W.E.B. Du Bois, los militantes de Niágara, exigió el fin de la segregación y la discriminación. “Queremos que las leyes aplicadas sobre ricos y pobres; sobre capitalistas y la mano de obra; sobre blancos, y Negro sean iguales”, insistieron en su manifiesto para luego exigir también la aplicación de las enmiendas constitucionales mencionadas anteriormente.
Sus demandas razonables, que siguen sin haberse cumplido todavía, fueron recibidas por furiosas reacciones por los blancos que llevaron a cabo masacres en Atlanta, Georgia y Springfield e Illinois, lugar de nacimiento de Abraham Lincoln.
Con el aumento de la histeria entre los estadounidenses blancos, mientras los negros americanos luchaban en el extranjero bajo el mando francés, los disturbios raciales estallaron en St. Louis, no muy lejos de Ferguson donde fue asesinado Michael Brown.
El 2 de julio de 1917, los racistas blancos enojados por el derecho de empleo de los negros, mataron cerca de doscientas personas y destruyeron seis mil hogares. Los linchamientos y otros actos sádicos contra los negros se convirtieron en algo muy común. Para el final de la Primera Guerra Mundial, en contra de la retórica elocuente del presidente Wilson, el país norteamericano no sólo no estaba preparado para la democracia, sino que era francamente peligrosa para los negros que reclamaban sus derechos.
En la época de la Gran Depresión, la condición de los negros se deterioró aún más: un tercio de los negros estaba en paro, la cifra llegaba a dos tercios en Atlanta. El sueldo de un negro fue diez centavos por hora. No es sorprendente que surgieran en estos momentos movimientos separatistas negros, como el movimiento del Estado 49° liderado por Oscar C. Brown o la Nación musulmana de Eliyah Mohamad, ante la falta de una solución al dilema dentro de la estructura política estadounidense blanca. Incluso los eruditos como W.E.B Du Bois empezaron a considerar la idea de la separación de los negros como el antídoto de la opresión racial sin fin por parte de los blancos.
Cuando la Segunda Guerra Mundial presionó al Gobierno de Estados Unidos a prohibir la discriminación racial en la industria de armamentos en 1943, una vez más los blancos se amotinaron en varias ciudades. Cuando la guerra terminó sin avances sociales significativos, los negros llevaron su caso ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) recién formada en 1947. Este movimiento, empujó al presidente Truman a asignar un comité de derechos civiles sin que consiguiera progresos tangibles en la situación de los afroamericanos. Sin embargo, en 1954, cuando la Corte Suprema dictaminó en el histórico caso Brown contra Consejo de Educación de Topeka, que la educación “separada pero igual” era inconstitucional, renacieron otra vez esperanzas de que las condiciones pudieran mejorar para los negros en Estados Unidos.
A lo largo de la década siguiente, los grandes líderes como el Martin Luther King, Malcom X, Medgar Evers, Ralph Abernathy y Stokely Carmichael inspiraron a los negros a participar en la disidencia contra las políticas de apartheid estadounidenses. Protestando por la segregación en los restaurantes, escuelas y sistemas de transporte público, los manifestantes corrían el riesgo de ser atacados por los racistas blancos y policías armados con gases lacrimógenos, látigos y bastones eléctricos. Muchos, entre ellos el King, Malcom X y Medgar Evers, fueron asesinados, pero sus esfuerzos fueron galardonados con la aprobación de la Ley de Derechos Civiles de 1964, que prohibió ciertas prácticas discriminatorias en el registro de votantes, las instalaciones públicas, las escuelas públicas y el empleo. Esta fue la primera ocasión desde la Guerra Civil que el Congreso de Estados Unidos aprobó una ley importante para proteger los derechos de las minorías, pero no antes de que el senador de West Virginia y el exmiembro del Ku Klux Klan, Robert Byrd, hablara durante 14 horas seguidas, para rechazar la aprobación de la ley en la sesión final de un debate parlamentario de 75 días montado por los senadores racistas que estaban decididos a bloquear esta ley.
Unos 50 años han pasado desde que el presidente estadounidense, Lyndon Baines Johnson firmó la Ley de Derechos Civiles, sin embargo, las circunstancias de los negros sólo han empeorado debido al racismo profundamente arraigado en el país, como se ve en el caso de la absolución de Darren Wilson por el asesino de Michael Brown. Además, se ve que en muchos terrenos- finanza, empleo, educación, vivienda, y otros- los negros en los EE.UU. están viviendo una peor situación en comparación con la década sesenta.
A consecuencia de los asesinatos de los negros, como ha ocurrido de nuevo en Ferguson, los estadounidenses blancos han hecho imposible un cambio pacífico, lo que hace inevitable una revolución violenta. Los negros no tienen otra opción contra el régimen del apartheid estadounidense que el camino de la resistencia armada parecida a lo que han elegido sus hermanos y hermanas palestinos contra la usurpación israelí. Sí, es el momento de una Intifada Negra.
Yuram Abdolá Weiler 

Fuente