MANAGUA, Nic. (apro).- La construcción de un canal interoceánico en Nicaragua provocaría el desplazamiento de entre 30 mil y 120 mil campesinos, indígenas y afrodescendientes, ya que se verían obligados a ceder sus tierras para la realización de esta megaobra, cuyo costo está calculado en 50 mil millones de dólares americanos, concluye la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH), organismo que solicitó al gobierno nicaragüense revocar la concesión otorgada a las empresas del inversionista chino Wang Jing.
En el informe titulado “Concesión del Canal Interoceánico en Nicaragua: grave impacto en los derechos humanos”, la FIDH y su organismo miembro en Nicaragua, el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), detallan las violaciones a los derechos humanos que podrían derivar de la implementación de la vía interoceánica y de otros 10 megaproyectos.

Ambas organizaciones señalan en el documento de 67 páginas que en el país centroamericano se está frente a un proceso de megaacaparamiento de tierras que pone en una situación de grave indefensión a las comunidades. Hacen hincapié en que la concesión otorgada en junio de 2013 a la empresa Hong Kong Nicaragua Canal Development (HKND), del chino Wang Jing, sienta un régimen de excepción en el que las garantías constitucionales no serían respetadas, “en particular en lo que concierne el derecho a la propiedad, a una vivienda adecuada, el derecho al agua, el derecho a la alimentación, el derecho a vivir en un ambiente sano y el derecho a la consulta previa, libre e informada”.