CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En vez de un minuto de aplausos, como se acostumbra en los homenajes póstumos de las grandes figuras, los de esta tarde afuera de la embajada de Cuba en México fueron 60 segundos de coro unísono: “¡Fidel, Fidel, Fidel, Fidel!”
Pasadas las 13 horas, la banqueta de la avenida Presidente Masaryk, en la exclusiva zona de Polanco, frente al número 554, se llenó de flores –blancas en su mayoría–, coronas y ramos, fotografías del hombre barbado de gorra militar, y carteles con mensajes de despedida que ofrecieron simpatizantes de Fidel Castro, tras su muerte el pasado viernes 25 murió a los 90 años de edad.
“¡Fidel, Fidel, qué tiene Fidel, que el imperialismo no puede con él!”, coreó la gente convocada por el Movimiento Mexicano de Solidaridad con Cuba, seguido por su ya conocido lema: “¡Cuba sí, yanquis no!”, mismo al que sumaron uno más actualizado: “Cuba sí, Trump no!”. Y hasta dedicaron otro a quienes son identificados como el exilio cubano en Miami: “¡Pin pon fuera, abajo la gusanera!”.
Flores y coronas en la embajada de Cuba en México. Foto: Sara Pantoja
Flores y coronas en la embajada de Cuba en México. Foto: Sara Pantoja

Entre banderas de México y Cuba que ondeaban en la tarde soleada, hombres y mujeres, jóvenes, de edad madura y hasta niños escucharon a la encargada de negocios de la Embajada, Sonia Hernández, quien salió breves instantes de la sede diplomática para agradecer las muestras de solidaridad de los mexicanos al pueblo cubano.
También acudió la embajadora de Venezuela en México, María Urbaneja, quien reiteró el apoyo del pueblo bolivariano por la muerte de Castro y dijo que su ejemplo seguirá guiando la lucha de los pueblos por mundo más solidario.
Y a las autoridades siguieron las voces de la gente. Representantes de movimientos de solidaridad con Palestina y la República Árabe Saharaui Democrática agradecieron la ayuda que Fidel Castro para que sus jóvenes puedan estudiar en La Habana.
Representantes de la comunidad boliviana en México dijeron que con la muerte del comandante se “cumple un hito en la vida de un revolucionario”.
La fila de los oradores crecía. Ahí estaban las asociaciones de cubanos residentes en México y cubanos que no pertenecen a ninguna agrupación, pero que de alguna manera homenajeaban al hombre que alguna vez vieron como presidente de su país al que hoy añoran.
Al micrófono se escucharon frases como: “Ni una lágrima al enemigo, aquí no hay duelo, no hay muerte, se inaugura el recuerdo y se fortalece la memoria histórica”, “Fidel vive, está en cada revolucionario”,”Fidel siempre como el Che”, “Fidel no es cubano, Fidel es universal, nos toca mantener vivo su legado y su memoria de Fidel”, “Fidel quería la unión del pueblo, del mundo”… Y los halagos seguían.
Lo mismo se escucharon los nombres de Vilma Espín, Ernesto Che Guevara, Camilo Cienfuegos, revolucionarios que acompañaron la lucha encabezada por Castro Ruz en los años 50.
Reproductor de video