miércoles, 11 de octubre de 2017

Avalan diputados que personal médico se niegue a dar servicio


Roberto Garduño y Enrique Méndez
 
Periódico La Jornada
Miércoles 11 de octubre de 2017, p. 36
La Cámara de Diputados aprobó ayer una reforma a la Ley General de Salud, para que médicos y enfermeras puedan negarse a prestar servicios de salud a pacientes, cuando consideren que primero está ejercer su objeción de conciencia por sus creencias, a partir de una iniciativa del Partido Encuentro Social (PES), vinculado al cristianismo y que ha exigido a los líderes políticos ser temerosos de Dios.
La modificación dividió a las bancadas, que esta vez no votaron de manera uniforme. Incluso en Morena, que en comisiones avaló el dictamen con Mariana Trejo, registró las abstenciones, para no tener que votar en contra, de los diputados Rogerio Castro y Blandina Ramos. El Panal, que tradicionalmente vota con el PRI, no lo siguió y votó en contra.
Para votar la reforma, la Cámara desempolvó un dictamen al que se dio publicidad el 8 marzo de 2016 y ayer, a la distancia de 19 meses, al justificar su voto en contra, Nueva Alianza, por conducto de su diputada Karina Sánchez Ruiz, alegó que cuando se discutió la iniciativa en la comisión, a los diputados se les circularon las hojas para firmarlas, pero no se dieron cuenta qué aprobaron.
Expresó ante el salón de plenos: Cuando votamos el dictamen, nos pasaban los documentos y nos sacaban las firmas.
En tribuna, diputados de Morena y PRD señalaron que la modificación pondrá en riesgo a miles de mujeres que no podrán ser atendidas si solicitan la interrupción legal del embarazo por violación, si el médico se niega a otorgarles la atención con el argumento de que su religión se lo prohíbe.
La iniciativa fue presentada desde el 4 de noviembre de 2015 por Norma Edith Martínez Guzmán, la misma diputada que, cuando se rechazó en comisiones la reforma a la Constitución para permitir el matrimonio igualitario, sostuvo que, si éste se permitía, después habría enlaces con “delfines y laptops”.
Martínez Guzmán, quien también tiene otra iniciativa para considerar la educación sexual en los libros de texto como pornografía, ayer sostuvo que en la reforma a la ley de salud no hay fantasmas ni monstruos, y al defender el dictamen citó erróneamente que el artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos incluye la objeción de conciencia.
La presidenta de la Comisión de Ciudad de México, Cecilia Soto (PRD), le respondió que la Declaración Universal lo que define es la libertad de conciencia. Mentir también es pecado, diputada Edith, completó la perredista Hortensia Aragón.
La vida y la salud de muchos
Candelaria Ochoa (MC) anunció que su bancada votaría en contra, porque estamos en favor de todas las vidas, de la libertad y la justicia, pero cinco respaldaron la reforma, sólo 10 lo hicieron en contra y seis más, entre ellos el coordinador, Clemente Castañeda, se abstuvieron.
Santiago Torreblanca (PAN) respaldó la modificación con la siguiente frase: En la guerra de Vietnam, Mohamed Ali se negó a ir a pelear.
Hortensia Aragón consideró que el cambio legal tendrá un impacto económico para la Secretaría de Salud. Debió consultarse a la dependencia si tiene capacidad para asignar médicos no objetores de conciencia. Y si no, con esto queda claro que sí se pone en riesgo la vida y la salud de muchos, indicó.
 
Fuente 

No hay comentarios: