miércoles, 11 de octubre de 2017

Trump le prende fuego a negociación

En el marco de la que se espera será la fase trilateral más ríspida hasta la fecha, el presidente de EU afirmó que es mejor terminar el    tratado y apostar por relaciones bilaterales.

Trump le prende fuego a negociación
El presidente estadounidense, Donald Trump, hizo un nuevo amague de cancelar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), mientras transcurre la renegociación de ese acuerdo comercial, que iniciará su cuarta ronda este miércoles en Washington DC y la cual fue extendida dos días, pues finalizará el 17 de octubre y no el 15, como se había previsto.
“Pienso que el TLCAN tiene que ser cancelado si queremos hacerlo bueno para nosotros. De otra forma no creo que podamos negociar un buen acuerdo”, dijo Trump en una entrevista publicada este martes por la revista estadounidense Forbes.
El 26 de abril de este año, la prensa informó que el gobierno de Trump estaba redactando una orden ejecutiva dirigida a la retirada potencial de Estados Unidos del TLCAN entre los Estados Unidos, Canadá y México. Sin embargo, más tarde ese día, Trump anunció que había decidido no terminar el TLCAN “en este momento”, sino que en cambio buscaría una renegociación del acuerdo. Semanas después, lanzó amenazas similares.
“El Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) hubiera sido una versión a gran escala del TLCAN. Hubiera sido un desastre. Es un gran honor, un gran logro yo considero, haberlo detenido. Y hay mucha gente que está de acuerdo conmigo. Yo prefiero acuerdos bilaterales”, dijo Trump en la entrevista.
Trump también adelantó que introducirá una nueva iniciativa para premiar a las empresas estadounidenses que se queden en su país y castigará a aquellas que decidan trasladar operaciones al exterior.
“Tengo otra iniciativa... una iniciativa de desarrollo económico, que creo que es fantástica. Nadie sabe de esta idea, que apenas la estoy diciendo por primera vez... Serán incentivos de desarrollo económico para compañías. Incentivos para que las compañías estén aquí”, dijo. El día de ayer algunas horas después de que fuera difundida esta información empresarios de Estados Unidos y México expresaron este martes su preocupación por las propuestas más polémicas de la administración Trump para el tratado de libre comercio TLCAN.
“La comunidad de negocios, junto con varios economistas han explicado repetidamente que el balance comercial no sólo es la medida incorrecta para decidir quién ‘gana’ en el comercio, es el enfoque incorrecto”, dijo Tom Donohue, presidente de la US Chamber of Commerce, la mayor organización empresarial de Estados Unidos.
Donohue criticó en particular las propuestas sobre reglas de origen, la cláusula para terminar el acuerdo luego de cinco años y la intención de disminuir el déficit comercial que tiene Estados Unidos con sus socios.
Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, ha dicho que en la cuarta ronda se medirán fuerzas entre en los negociadores de los México, Estados Unidos y Canadá.
Esta semana también será crucial por las visitas del primer ministro canadiense, Justin Trudeau, a Trump en la Casa Blanca, y, más tarde, a Enrique Peña Nieto en Los Pinos.
El presidente firmó una orden ejecutiva tan pronto llegó a la Casa Blanca en enero pasado para dar por terminado el TPP, y desde su campaña presidencial lanzada en el verano del 2015 amenazó con dar por terminado el TLCAN, el cual regula la imposición de aranceles a los productos importados, así como las barreras comerciales no arancelarias (por ejemplo, los procedimientos aduaneros).
El anuncio del presidente plantea preguntas sobre hasta qué punto el Poder Ejecutivo puede renegociar unilateralmente el acuerdo e implementar enmiendas al mismo en el derecho interno, sin más medidas por parte del Congreso.

Trudeau quiere desmarcar a su país de México

“Canadá no es el problema de Estados Unidos”

Cuando el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, se reúna con Donald Trump hoy miércoles, tratará de persuadir al presidente estadounidense de que se centre en México como fuente de problemas potenciales en las conversaciones para actualizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.
Si bien los canadienses se mostraron confiados en que Trump apuntaría mayormente a México en el inicio de las renegociaciones del TLCAN, en los últimos meses Washington ha aplicado altos impuestos a Bombardier y a la madera canadiense y amenazado al vino y los lácteos de su vecino.
La ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, dijo que Trudeau le explicaría “con toda claridad al presidente (...) que Canadá no es el problema de Estados Unidos”. Freeland dijo el domingo a CTV que el mensaje para sus vecinos al sur será: “Somos su mayor cliente”.
Trump ha amenazado con abandonar el pacto de 1994 a menos que se apliquen modificaciones que traten asuntos como el déficit comercial de 64,000 millones de dólares con México. El miércoles los negociadores se reúnen en Washington para la cuarta de siete rondas planeadas de conversaciones.
Andrés Rozental, ex subsecretario de Relaciones Exteriores de México que participó en las negociaciones iniciales para el TLCAN, afirmó que tradicionalmente Ottawa había asumido que las relaciones cercanas que mantenía con Estados Unidos lo aislarían de los problemas con el pacto. “Los canadienses han sido caído en las realidades del mundo de Trump”, comentó Rozental. “Ahora se dan cuenta de que Trump no se adapta al molde y de que no tienen ninguna relación especial”. (Con información de Reuters)

Reglas de origen serán cruciales

Hay 50% de probabilidad de que acuerdo termine: Blanco

La pretensión estadounidense para alterar la regla de origen en el sector automotriz será una parte central de la cuarta ronda del TLCAN 2.0, pero también podría ser la detonante para que Estados Unidos decida levantarse de la mesa de negociación, consideró Herminio Blanco, asesor del Cuarto de Junto.
“De lo que se sabe por lo pronto es que pedirán cambiar la regla de origen, que hoy en día indica que 62.5% de las partes y componentes de un vehículo tiene que ser de origen de América del Norte. Parece ser que la propuesta que trae Estados Unidos es cambiarla a 85%”, dijo el exnegociador del TLCAN en 1993.
También, agregó, “todo señala que la iniciativa del vecino país es que 50% de las partes de todos los vehículos que se comercian en América del Norte sean manufacturadas en Estados Unidos. Es absolutamente inaceptable, como se puede pensar, el gobierno de México no lo va a avalar, ni el de Canadá”.
Al participar en el foro IPADE Auto Summit 2017 “Industria en Efervescencia”, Blanco previó 50% de posibilidades de cancelar el acuerdo comercial.
“Al final de la cuarta ronda es muy probable que el negociador (de EU), el embajador Robert Lighthizer, dé un reporte al presidente (Donald) Trump donde le diga (México y Canadá) no se quieren mover en el sector automotriz y que el presidente considere salirse”.
Blanco aseguró que México seguirá siendo un país exitoso, atractivo para la inversión y con un futuro brillante, con o sin el TLCAN, pero consideró que es importante que la siguiente administración continúe con la apertura comercial. (Con información de Lilia González)

Fuente

No hay comentarios: