martes, 15 de agosto de 2017

Visita de la Secretaria de Energía a Taller Automotriz

Director del IPN da la bienvenida a más de 51 mil nuevos alumnos


César Arellano García
 
Periódico La Jornada
Martes 15 de agosto de 2017, p. 32
El director general del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Enrique Férnández Fassnacht, dio la bienvenida a los más de 51 mil nuevos estudiantes de educación media y superior que este lunes iniciaron el ciclo escolar 2017-2018.
Siéntanse parte de esta institución líder en la enseñanza técnica y referente nacional en el desarrollo científico y tecnológico, les dijo.
Mediante un videomensaje agradeció a las nuevas generaciones de estudiantes politécnicos y a todos los alumnos que integran la casa de estudios por depositar su confianza en el IPN.
“Deben saber que haber ingresado a esta institución representa un enorme privilegio pero también una grande responsabilidad y si la asumen a cabalidad en el futuro verán recompensados sus esfuerzos y cumplidas sus aspiraciones.
“Tengan la certeza de que todos, profesores y trabajadores, pondremos nuestro mayor empeño en darles las herramientas del conocimiento y valores necesarios para enfrentar los retos que plantea este país.
“Como ustedes saben desde el pasado 10 de julio se tiene una nueva mascota politécnica y la comunidad decidió llamarla Polito; este nacimiento coincide con el ingreso de todos ustedes y es un símbolo de la integración del nuevos miembros a nuestra comunidad, de crecimiento y renovación.”
Invitó a los alumnos a que conozcan plenamente esta casa de estudios ya que, agregó, están formándose como profesionistas y científicos, pero también como seres humanos y ciudadanos, que experimenten todas las posibilidades que la institución pone a su alcance.
“Recorran las instalaciones, conozcan el patrimonio artístico y cultural, asistan a los conciertos de nuestra orquesta y a nuestras ferias del libro. Usen las bibliotecas y frecuenten el cineclub. Practiquen una de las muchas actividades deportivas que les ofrecemos.
Tenemos más de 80 años forjando el orgullo politécni- co. Ahora ustedes son herederos de la tradición guinda y blan- co. Hagan que su estancia en el Instituto Politécnico Naciona deje huella, añadió Fernández Fassnacht.

Fuente

Peña “cada vez tiene menos tiempo” para resolver el caso Ayotzinapa: Centro Tlachinollan


 
PROCESO 
 
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- A menos de un año de concluir su mandato, la administración de Enrique Peña Nieto persiste en aferrarse en la desacreditada “verdad histórica” para explicar la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa, y el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan advirtió que el presidente “cada vez tiene menos tiempo para resolver uno de los casos por el que será recordado a posteridad”.
La organización –que opera en la región de la Montaña de Guerrero desde hace 24 años– deploró que “todo parece indicar” que los familiares de los normalistas llegarán “sin justicia y sin verdad” al próximo 26 de septiembre, que marcará los tres años de la desaparición forzada de sus hijos.
En su amplio informe anual publicado hoy, el Centro recordó que a lo largo de este año salieron a la luz nuevos elementos que terminaron de destrozar la versión del gobierno federal sobre lo sucedido en Iguala la noche del 26 de septiembre de 2014.
Enumeró, entre otros, que el trasiego de drogas en autobuses desde Iguala hacia Estados Unidos pudo motivar el acto criminal y que nueve teléfonos de los estudiantes tuvieron actividades posteriores a la trágica noche, e insistió en que persiste la hipótesis de que los normalistas no fueron desaparecidos en un solo acto.
Según el Centro, existe una “gran incógnita” que rodea el caso de Ayotzinapa: saber si el gobierno mexicano indagará seriamente las líneas que planteó el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) durante su misión en México y abandonará la “verdad histórica”. “Para el gobierno federal, esta versión urdida con testigos que declararon bajo tortura, es la más consolidada”, deploró el Centro. Añadió que los padres, “en lugar de encontrar avances en la búsqueda de sus hijos y algunos logros en la investigación, se les machaca en todo momento de que los estudiantes fueron incinerados en una pira”.
El organismo enlistó una serie de revelaciones periodísticas –muchas de las cuales fueron divulgadas por Proceso a lo largo de los últimos tres años– que, en su opinión, demuestran la “mala fe” con la que actuó el gobierno de Enrique Peña Nieto respecto al GIEI.
Entre estas revelaciones, recordó que la PGR ocultó información relevante a los expertos, como las alteraciones de evidencias por parte de Tomás Zerón de Lucio, entonces a cargo de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) o la libreta de Sidronio Covarrubias Salgado, supuesto líder del grupo criminal Guerreros Unidos, en la que aparecía el número de teléfono de Omar Hamid García Harfuch, actual titular de la AIC.
“El ocultamiento de información, patente en la omisión estatal de informar lo mismo sobre la libreta que sobre los antecedentes de trasiego, confirma que el Estado mexicano nunca tuvo plena voluntad para recibir la asistencia técnica internacional”, aseveró.
Además, recordó que, pese a su inmunidad diplomática, los expertos formaron parte de las víctimas de los intentos de espionaje presuntamente perpetrados por el gobierno mexicano a través del malware espía Pegasus, desarrollado por la empresa NSO Group.
“Los intentos de espionaje contra el GIEI representan un eslabón más en la larga cadena de irregularidades con la que se ha querido proteger una y otra vez la inconsistente ‘verdad histórica’ con la que el Gobierno Federal ha intentado cerrar el caso”, aseguró.
“Guerrero en llamas”
En su informe anual, la organización retrató a Guerrero como un estado en llamas, una entidad convertida en un “territorio narco” que se disputan por lo menos 13 grupos delincuenciales y donde la corrupción, las alianzas entre el poder político y las mafias, la pobreza y la violencia destrozaron el tejido social.
“Guerrero es la tierra que arde, la tierra caliente que se disputa con fuego para hacerse del control de la amapola, para pelear las migajas del negocio más próspero de la economía criminal a nivel global. Es la guerra por el control de los corredores de la droga que desembocan en los centros turísticos y en las capitales de los estados circunvecinos. Es la pelea a muerte por el trasiego de la heroína que surcan tierra, cielo y mar para llegar a los santuarios del poder criminal en la Unión Americana”, deploró.
El Centro subrayó que el despliegue de un número cada vez mayor de fuerzas de seguridad –tanto civiles como militares– en la entidad no frenó el imparable incremento de la violencia: según los datos oficiales, 955 asesinatos fueron perpetrados en Guerrero entre enero y mayo de este año, 340 de los cuales tuvieron lugar en Acapulco.
“Es inconcebible ver los patrullajes ostentosos del Ejército en los lugares donde tiene el control de la plaza alguna célula del crimen organizado. En municipios como Chilapa, el Ejército lleva más de un año con la instalación de sus retenes en las entradas de la ciudad, sin embargo, la disputa entre las bandas de la delincuencia no ha cejado”, insistió.
De acuerdo con la organización, entre 2005 y 2014 las autoridades pronunciaron apenas mil 269 sentencias condenatorias derivadas de las 19 mil 434 denuncias por homicidio realizadas ante la fiscalía estatal; apenas 6%.
Según el informe, la confianza de los ciudadanos en la policía y el ejército desapareció, a la par que muchos campesinos abandonaron sus cultivos tradicionales para dedicarse a la siembra ilegal de enervantes como la amapola, bajo las órdenes de caciques locales.
La organización deploró que el margen de acción de la sociedad civil se redujo a medida que se incrementó la violencia y que las autoridades criminalizaron la protesta social. El miedo se apoderó de la sociedad y la instalación de grupos criminales en ciertas regiones disparó el fenómeno del desplazamiento forzado ante la mirada de los gobiernos locales.
“La forma de ejercer el poder en Guerrero basado en la corrupción y en la protección a quienes delinquen nos ha llevado a conformar un Estado mafioso. La porosidad de las instituciones de seguridad y justicia ha dado cabida a los grupos delincuenciales. Existen ayuntamientos donde el presidente queda supeditado a las decisiones del jefe de la plaza. Se han dado casos donde diputados y presidentes forman parte la estructura delincuencial”, lamentó.

Fuente

Experto: imposible para México, imponer condiciones en la renegociación del TLCAN


Ángeles Cruz Martínez
 
Periódico La Jornada
Martes 15 de agosto de 2017, p. 15
México no tiene capacidad para imponer los términos de la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), entre otras razones por la dependencia comercial que tiene respecto de Estados Unidos, advirtió Arturo Huerta González, profesor de posgrado de la Facultad de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
Señaló que la delegación mexicana tampoco podrá incidir en los temas fundamentales, como las reglas de origen, pues el país carece de una política industrial, a diferencia de Estados Unidos, que querrá ir a la negociación sobre este asunto para defender sus productos y aumentar sus ­exportaciones.
El especialista participó ayer en una conferencia organizada por el senador Manuel Barttlet (PT) con motivo del inicio de las renegociaciones del TLCAN, a partir de este miércoles en Washington. Advirtió sobre la pretensión del gobierno de Donald Trump de imponer su criterio respecto de la cláusula cambiaria, a fin de eliminar la posibilidad de que sus socios comerciales, principalmente México, utilicen el tipo de cambio de su moneda como política para aumentar su competitividad y el crecimiento.
Esta medida es la que en diversas ocasiones ha utilizado el gobierno para disminuir el déficit del comercio exterior. Si esto se elimina, subrayó, Huerta González, nos espera recesión económica y mayor desempleo.
Huerta González es autor del libro El ocaso de la globalización, donde también aborda el tema de la negociación del TLCAN y subraya que, sin importar la lista de demandas que lleve México, a Estados Unidos le interesa imponer concesiones sin dar nada a cambio y menos si se trata de algo que afecte su desarrollo industrial y generación de empleo.
Menciona, por ejemplo, que si se elevan las tarifas a las importaciones de autos ensamblados en México, tendría que ofrecer medidas compensatorias, pero el gobierno mexicano carece de condiciones para imponer cosas a su favor.
Consideró que sería un error ceder en el área industrial a cambio de obtener algún supuesto beneficio para el sector agrícola, porque ello sería seguir condenándonos al subdesarrollo.
En otra conferencia efectuada casi de manera simultánea en otro salón del Senado, los priistas Marcela Guerra y José Ascención Orihuela, presidentes de las comisiones de Relaciones Exteriores y de Fomento Económico, respectivamente, plantearon un panorama distinto; de hecho, alentador.
Orihuela comentó que nuestro país es un gran competidor en el sector agropecuario. Somos superavitarios y podemos competir en condiciones de equidad en cualquier lugar del mundo. Aunque luego reconoció que hay distintos niveles de productores. Algunos requieren de apoyos como subsidios, apoyos de infraestructura o créditos” para poder competir a escala internacional.
No obstante, dijo, el sector es una empresa para diversos productos como la sandía, el aguacate y las fresas.
Ambos legisladores forman parte del grupo de senadores que acompañarán a la Secretaría de Economía en la negociación del acuerdo comercial. Marcela Guerra planteó que pugnarán por que los trabajadores tengan salarios más justos y capacitación para la labor que desempeñan.
Señaló que se rechazará toda pretensión que implique un retroceso en cualquier conquista obtenida a lo largo de los 23 años de vigencia del TLCAN.
 
 
Fuente 

Negociar el TLCAN 2.0 en tiempo récord, el objetivo

Ninguno de los tres países ha negociado con plazos entre rondas tan cortos, alrededor de 20 días entre cada una, como se pretende ahora. El ideal es concluir el acuerdo en enero del 2018; para EU lo mejor es que el Senado mexicano ratifique el tratado antes de julio de ese año
Roberto Morales
Ago 15, 2017 |
1:58
Foto: Especial
México, Estados Unidos y Canadá iniciarán este miércoles la primera ronda de negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con la indicación de sus gobiernos de acelerar el proceso desde el primer día para concluirlo tan pronto como sea posible.
La Secretaría de Economía informó que los tres países ya han establecido las mesas en las que se subdividirá la negociación, las cuales comenzarán a trabajar desde un principio en Washington DC. Ninguno de los tres países ha tenido una negociación comercial con plazos entre rondas tan cortos, alrededor de una cada 20 días, como se pretende en este caso.
De ser posible, la Secretaría de Economía tiene el objetivo de que el TLCAN actualizado sea aprobado antes de que el presidente Enrique Peña Nieto deje su cargo, el 1 de diciembre del 2018.
Una de las razones es que no quiere que se repita una historia similar a la del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por su sigla en inglés), el cual fue ratificado por el Congreso de Estados Unidos, pero no puesto en vigor por el presidente Donald Trump.
“Resulta que 11 países negociamos con una administración de Estados Unidos y nos dimos la mano y firmamos un acuerdo. Y a la hora de procesarlo, llegó otra administración que lo tiró a la basura”, dijo Ildefonso Guajardo, secretario de Economía.
Las negociaciones se darán inmediatamente después del periodo de consulta que hará el gobierno de EU por 90 días, el cual comenzó el 18 de mayo del 2017, con el Congreso y el público en general. Por ley, no podía iniciar negociaciones en este lapso, pero el inicio inmediato de las mismas implica que hubo trabajos previos de coordinación entre los gobiernos.
“En el caso óptimo, todo mundo está tratando de enfocar esto para que podamos tener una conclusión, o sea no más tardar del arranque del 2018, cosa que no va a ser fácil, es un escenario de optimismo. Pero el momento nos dirá, y el desarrollo de las cosas en estos próximos cuatro meses nos vendrá diciendo si vamos a poder cerrar realmente algo relativamente pronto”, comentó Guajardo.
Wilbur Ross, secretario de Comercio de Estados Unidos, ha destacado también que el plazo ideal para cerrar la renegociación del TLCAN actualizado es enero del 2018, con el objetivo de evitar que se empalme este proceso con las elecciones presidenciales de México.
Se espera que en la primera ronda se establezcan las prioridades y los grupos de trabajo y se construya una agenda para las rondas a seguir.
Ross ha sostenido que el Congreso de su país fue lento en dos frentes: en confirmar al encargado comercial de Estados Unidos (Robert Lighthizer) en el puesto y en pasar la notificación formal de las negociaciones, con lo que comenzarían a correr los 90 días para las consultas públicas y con los legisladores sobre el TLCAN.
“Sus elecciones (las de México) son a mitad de año. Cuanto más cerca estemos de ahí más complicado se volverá, particularmente en términos de obtener la aprobación del Congreso mexicano”, llegó a comentar Ross.
En la misma línea, Luis Videgaray, secretario de Relaciones Exteriores, declaró en julio que Estados Unidos y México están buscando lograr un acuerdo en “términos generales” para el cierre del 2017 y que las elecciones venideras en ambos países (elecciones federales en México el 1 de julio del 2018, seguidas por las elecciones de Congreso en Estados Unidos en noviembre del 2018) imponen un plazo político ajustado para la renegociación y aprobación.

De ser posible,

la Secretaría de Economía tiene el objetivo de que el TLCAN actualizado sea aprobado antes de que el presidente Enrique Peña Nieto deje su cargo, el 1 de diciembre del 2018.

Se espera que,

en la primera ronda de negociaciones del TLCAN 2.0 se establezcan las prioridades y los grupos de trabajo y se construya una agenda para las rondas a seguir.
rmorales@eleconomista.com.mx

Fuente

Emilio Lozoya, pacto de silencio

 
PROCESO 
 
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Cuando el nombre de Emilio Lozoya Austin apareció en los archivos del escándalo mundial conocido como Panama Papers, el exidrector de Pemex intentó deslindarse con una simple negativa, tal y como ahora lo pretende con el alboroto de la corrupción internacional de la brasileña Odebrecht.
Entre uno y otro caso hay un elemento común: la creación de empresas offshore en paraísos fiscales que sin ser en sí mismas ilegales, en la práctica se trata de entidades de papel que tienen el propósito de ocultar dinero y su origen.

En el primer caso quedó demostrado que mintió al reaccionar rápidamente ante la revelación de su nombre. A las pocas horas de que Proceso diera a conocer los nombres de mexicanos con empresas en paraísos fiscales, como parte de la investigación internacional conocida como Panama Papers, el exfuncionario trató de deslindarse con una mera negación en su cuenta de Twitter @EmilioLozoyaAus
Dijo que nunca había estado en contacto con los abogados panameños.
Pero como su pasaporte y sus gestiones estaban en los archivos filtrados al diario alemán Süddeustche Zeitung, Lozoya no tuvo más que hacer una declaración pública, pero haciéndose el desentendido, al sugerir que alguien había usado su nombre.
“Es posible que en alguna transacción antes de ser funcionario público, cierta contraparte empresarial con la que haya tratado a nivel internacional, intentó crear esta estructura. Lo cual, de ser el caso, nunca se concretó”, declaró ante la investigación coordinada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés). https://www.icij.org/
Lozoya se refería a la offshore que a través de Mossack Fonseca intentó abrir en Dubai durante 2011, un año antes de que participara en la campaña presidencial de Enrique Peña.
Aunque ahora Lozoya también niega cualquier responsabilidad en los sobornos de la empresa brasileña en México, que fueron dados a conocer en diciembre pasado por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, las declaraciones judiciales del exrepresentante de Odebrecht en México, Luis Alberto de Meneses Weyll, dejó bajo sospecha el financiamiento recibido por Peña en su proselitismo.
Conocidas el fin de semana en México a través de Proceso en un texto del grupo de periodistas mexicanos integrados en Quinto Elemento Lab, esas declaraciones ofrecen detalles de la manera en que Lozoya habría obtenido 10 millones de dólares de la brasileña a cambio de sus gestiones para obtener millonarios contratos de Pemex.
Los detalles, también difundidos por el grupo periodístico O Globo, de Brasil, explican el modo en que Meneses acordó con Lozoya la entrega de recursos a través de empresas offshore: cuatro durante la campaña presidencial, y seis una vez que Lozoya Austin ya era el director de Pemex, designado por Peña.
De nueva cuenta, Lozoya niega cualquier responsabilidad, pero esta vez a través de su abogado lanzó un mensaje que puede comprometerlo aún más.
Javier Coello declaró a los periodistas Ignacio Rodríguez Reyna y Alejandra Xanic, de Quinto Elemento Lab, que se debería de investigar “quién sacó el dinero”, porque su cliente, según dijo, “no recibió un solo peso”.
Lozoya tenía hasta ahora un seguro de protección. No había dicho nada ni implicado a nadie. A cambio, la PGR clasificó como reservada la información hasta 2022. De sus indagatorias tampoco se ha sabido nada, a pesar de que la Fiscalía General de Brasil se la ha venido compartiendo desde junio pasado.
La PGR podrá administrar la investigación hasta que termine el gobierno de Peña, pero si el pacto de silencio se empieza a romper, el exdirector de Pemex tendría que preocuparse también por los señalamientos que se le han hecho por su gestión en la empresa más allá de la corrupción internacional Odebrecht en la que su nombre aparece una y otra vez.


Fuente

Embajadora venezolana cuestiona amenaza militar de Donald Trump

Patricia Muñoz Ríos
 
Periódico La Jornada
Martes 15 de agosto de 2017, p. 4
La advertencia del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, respecto de que no descarta una ‘‘acción militar’’ en Venezuela, es una amenaza del imperio, que evidentemente desconoce la fuerza y el poderío de los pueblos que deciden ser libres e independientes, aseguró la embajadora venezolana, María Lourdes Urbaneja Durant.
En el foro Venezuela: testimonios de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), la representante diplomática explicó que esa amenaza no le causa ningún nerviosismo a su país, el cual sigue y seguirá su propia ruta sin intervencionismo alguno.
‘‘Venezuela es una nación que decidió el camino de la Revolución Bolivariana, cuyo principio es garantizar la soberanía e independencia de su país, y no estar supeditado a ningún imperio, y reivindica el legado de los libertadores y la conducción del comandante eterno, Hugo Chávez, que entendió la necesidad de construir una patria libre soberana e independiente.’’
En esta mesa, que organizó el Comité de Apoyo a Venezuela, la embajadora respondió a los cuestionamientos sobre el proceso de elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente, vertidos por representantes del gobierno de México y de otros países de América Latina, y dijo que los pueblos son los que están apoyando a su país, independientemente de sus gobiernos.
Hizo ver que el proceso de la Constituyente está ‘‘acompañado’’ por múltiples organizaciones políticas, sociales e independientes del continente.
También planteó que en los procesos electorales en su país han tenido esta ‘‘compañía’’ de los pueblos, que es muy diferente del concepto de observadores, y que es muy importante ese seguimiento que tiene ahora la ANC, ‘‘en la cual todos los días hay un mar de propuestas, acciones, sueños de todo lo que se quiere mejorar en el país’’.
Por ello, es necesario hacer llegar la información de lo que realmente está sucediendo, ya que se está compitiendo con los consorcios de la comunicación ‘‘que desinforman’’, y porque se tiene que seguir haciendo la denuncia del asedio permanente contra el gobierno venezolano.

Fuente

Maduro ordena realizar ejercicios militares tras amenazas de Trump


 
PROCESO 
 
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ordenó hoy realizar ejercicios de las fuerzas armadas en todo el país, tras la advertencia del mandatario estadunidense Donald Trump de que podría usar la “opción militar” en el país petrolero.
“He dado la orden al Estado Mayor Superior de la Fuerza Armada para iniciar los preparativos para un ejercicio nacional, cívico-militar de defensa integral armada de la patria venezolana”, anunció Maduro ante una multitud de seguidores.
A pesar de ello, el Pentágono señaló que la Casa Blanca no solicitó al Departamento de Defensa estudiar opciones militares sobre Venezuela, luego de las sorpresivas declaraciones formuladas la semana pasada por Trump sobre la crisis en Venezuela.
“Si se nos solicita, seremos responsables de proveer opciones militares consistentes con los lineamientos del presidente”, advirtió el coronel Rob Manning, portavoz del Pentágono.
“No puedo especular sobre ello porque no se nos ha solicitado presentar ninguna opción” al respecto, acotó Manning, de acuerdo con un despacho noticioso de la agencia AFP.
Trump dijo el viernes pasado que estaba considerando una gama de medidas sobre Venezuela, “incluida una posible opción militar si fuera necesario”.
Las declaraciones del mandatario estadunidense provocaron la condena de Caracas, que calificó la amenaza de “temeraria” y “delirante”.
El resto de América Latina –inclusive países que se oponen firmemente a los ataques del presidente Nicolás Maduro contra las instituciones democráticas– también rechazaron tajantemente la opción militar esgrimida por Trump.

Fuente

Trump y la industria de la guerra


 
PROCESO 
 
WASHINGTON (apro).- La advertencia del presidente Donald Trump al líder norcoreano Kim Jong-un, de que el Pentágono tiene el dedo en el gatillo y está listo para dispararle ante cualquier intento de ataque a Guam, tiene feliz a la industria estadunidense de la guerra.
El intercambio de lenguaje belicoso entre Trump y Jong-un no es como los ladridos de perros que no muerden.
Como candidato a la presidencia, Trump hizo toda una serie de advertencias y propuestas para solucionar viejos conflictos de Estados Unidos con países como Corea del Norte, Irán, Siria y Rusia, entre otros. Antes del 6 de noviembre de 2016 nadie los tomaba en serio por tratarse del magnate multimillonario fanfarrón e inexperto en política exterior y asuntos de guerra.
Ahora es distinto: Trump es el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos y puede oprimir a su antojo el detonador para lanzar una lluvia de misiles sobre Corea del Norte si se empecina en jugar al mariscal de guerra.
El líder norcoreano llevaba años queriendo demostrarle al mundo que contaba con un arsenal tan poderoso que podría destruir a sus vecinos de Corea del Sur a la hora que quiera.
Kim Jong-un ya tiene un arsenal con misiles de alcance intercontinental y con cabezas nucleares, de acuerdo con la Agencia de Inteligencia (DIA, por sus siglas en inglés) del Departamento de Defensa de Estados Unidos que lo reportó y aseguró la semana pasada.
El carácter impredecible de Trump y de Jong-un puede provocar la primera guerra del siglo XXI y el primer enfrentamiento nuclear entre dos naciones en la historia del planeta.
La paz, la diplomacia y la cordura a Trump le tienen sin cuidado. El belicoso presidente de Estados Unidos quiere pasar a los libros de la historia (como ya lo logró) pero no por ser una anomalía de la democracia estadunidense; quiere encumbrarse como el redentor del mundo que puede acabar con los bad hombres y tiranos del calibre de Jong-un.
Los tambores de la guerra suenan en Washington y la industria de la guerra cruza los dedos para que Trump lance una guerra innecesaria contra el país que dirige otro irresponsable como él.
No están en duda las catastróficas consecuencias humanas y materiales de una guerra entre Estados Unidos y Norcorea.
Si el Pentágono jala el gatillo por orden de Trump y a Jong-un le llueven misiles nucleares, la Península Coreana puede desaparecer del mapa. Si Jong-un lanza un misil intercontinental con cabeza nuclear sobre Guam o Hawai, la crisis alcanzaría niveles impensables en esta época. Nada que ver con el ataque de Japón a Hawai durante la Segunda Guerra Mundial. ¿Qué haría China, Rusia u otras potencias nucleares y mundiales? ¿Se abstendrían de intervenir para parar a dos desquiciados?
Con la guerra no es ni recomendable hacer hipótesis, la humanidad siempre sale perdiendo. Los que nunca pierden son los fabricantes de armas. La industria de la guerra quiere ver sangre y Trump tiene ínfulas de policía del mundo.
Los empresarios de la guerra de Estados Unidos apoyan a Trump e incluso son capaces de hacerle soñar y creer que tiene garantizada la reelección si acaba con Jong-un.
Estos son los costos de los errores democráticos y los estadunidenses lo saben. Hay que ver si quieren pasar por otra recesión por una guerra inútil, como las que lanzó George W.Bush contra Afganistán, en 2001 y contra Irak, en el 2003.

Fuente