jueves, 21 de septiembre de 2017

INFORMACION PARA NUESTRAS BRIGADAS.

Compañer@s:

Se están multiplicando los reportes de que el ejército y la Policia Federal están tomando el control de prácticamente todos los puntos colapsados, se presume que están preparando las condiciones para declarar la suspensión de las labores de rescate.

Ante este escenario, debemos sostener nuestra presencia en la zona, por el momento concentrarnos en nuestros centros de operación -San Simón, Villa Coapa y Aragón- para reorientar nuestra actividad y entre otras líneas de acción, atender las necesidades existentes entre nuestros Centros de Acopio y el Albergue de Villa Coapa. 


Los miembros del Comité Central responsables en cada Centro de Acopio están coordinando esta actividad.

Por otro lado, estamos trabajando para tender un puente de apoyo solidario con las comunidades rurales y urbanas de los estados de Morelos y Puebla. Ya estamos mandando solidaridad hacia allá.
Estemos atentos a los acontecimientos de las próximas horas para replantear nuestras tareas en la CDMX.

Fraternalmente:

“Por el Derecho y la Justicia del Trabajador”
José Humberto Montes de Oca Luna.
Secretario del Exterior.

CDMX a 21 de Septiembre de 2017.

2017 09 21 Resumen Apoyo al Pueblo de México

Declaratorias de emergencia y desastre para las 16 delegaciones

Foto
Jóvenes solidarios remueven escombros en un inmueble de la colonia Del ValleFoto Roberto García Ortiz
Alejandro Cruz Flores, Gabriela Romero Sánchez, Laura Gómez Flores, Rocío González Alvarado, Josefina Quintero M., Mirna Servín, Raúl Llanos Samaniego y Ángel Bolaños Sánchez
 
Periódico La Jornada
Jueves 21 de septiembre de 2017, p. 4
El Gobierno de Ciudad de México emitirá este jueves la declaratoria de desastre para las 16 delegaciones, luego de que ayer publicó la de emergencia tras el sismo de magnitud 7.1, que hasta ayer había dejado un saldo de 115 personas muertas y 38 edificios colapsados, según cifras oficiales.
El mandatario capitalino, Miguel Ángel Mancera, explicó que con ambas declaratorias se activa el Fondo de Atención a Desastres de Ciudad de México por 3 mil millones de pesos y los damnificados podrían acceder a los seguros del gobierno federal por daños ocasionados por fenómenos de la naturaleza.
En el Centro de Comando, Control, Cómputo, Comunicaciones y Contacto Ciudadano (C5), desde el cual ha supervisado acciones de ayuda a la población afectada, el jefe de gobierno resaltó que la declaratoria también suspende la realización de concentraciones y espectáculos masivos, así como términos y plazos para todos los trámites administrativos.
Corrige GDF a la baja cifra de muertos: van 115
Si bien la noche del pasado martes las autoridades de Protección Civil federal informaron sobre 117 personas muertas, Mancera aclaró que los cuerpos que habían llegado hasta ayer por la tarde a la Procuraduría General de Justicia y al Instituto de Ciencias Forenses locales sumaban 115.
Asimismo, destacó que se actualizó a la baja el número de edificios colapsados, que pasaron de 44 a 38, toda vez que en el registro de éstos en algunos se duplicaron datos.
Mancera señaló que han sido rescatadas 56 personas de entre los escombros de los inmuebles colapsados, aunque estimó que ayer hasta antes de las 17 horas había unas 60 más atrapadas. En cuanto a lesionados, se registraron alrededor de 800, de los cuales sólo 42 son de gravedad, mientras más de 400 personas fueron dadas de alta de manera inmediata.
Resaltó también la ayuda internacional que han enviado países como Estados Unidos, Japón e Israel, este último con 70 militares entre expertos en tareas de rescate e ingenieros que revisarán la estructura de los edificios.
Las pasadas 48 horas, Mancera las ha pasado prácticamente en el C5, y sólo ha salido de allí para hacer algunos recorridos con el presidente Enrique Peña Nieto. La madrugada del miércoles acudió al albergue habilitado en el deportivo Benito Juárez, donde pasaron la noche 180 personas.
Ayer a las 17 horas el gobierno capitalino había instalado ya 49 albergues en las delegaciones más afectadas por el sismo; antes de las 20 horas se tenía ya un registro de cerca de 4 mil personas en estas instalaciones. Asimismo, se abrió una cuenta bancaria en Scotiabank, denominada Reconstrucción CDMX, para apoyar a los damnificados que más lo necesiten, , con el número 044180001045034411.
El secretario de Desarrollo Social, José Ramón Amieva Gálvez, explicó que comenzó a levantarse el censo de inmuebles afectados y dependiendo del dictamen que realicen los peritos se podrá permitir o no el acceso a los hogares; en algunos casos sólo podría ser para que se saquen documentos y algunas pertenencias. ‘‘Viene lo más difícil, porque una vez que se cuente con este conteo podremos darnos una idea del número de personas que se quedó sin casa’’, externo.
Por su parte, el Tribunal Superior de Justicia precisó que hasta las 21 horas del miércoles sumaban 49 los cadáveres ingresados al Instituto de Ciencias Forenses, provenientes de edificios colapsados por el sismo.
De ese número, 37 se han entregado a sus familiares, cinco están en proceso de concluir los trámites y siete no han sido identificados. Dos cuerpos fueron rescatados en un edificio derrumbado en la calle Huichapan, colonia Hipódromo Condesa; otro en Rancho del Arco, colonia Girasoles Villacoapa, y uno más en las inmediaciones de la calle Torreón esquina Viaducto, colonia Roma.
El tribunal señaló que, por un acuerdo emitido por la autoridad ministerial, se dispensarán las necropsias de ley de los cuerpos que reciba producto del derrumbe de inmuebles por el sismo, pero se llenará el formulario post mortem donde se asentarán señas particulares, así como prendas y pertenencias.
A lo largo del día empezaron a reportarse, sobre todo en las delegaciones Cuauhtémoc, Benito Juárez e Iztapalapa, inmuebles dañados; en la primera delegación se habló de 28 edificios derrumbados y otros 27 a punto de caer en colonias como Roma, Condesa, Guerrero, Doctores y Juárez.
En la colonia Condesa, el edificio conocido como Plaza Condesa, ubicado entre Juan Escutia, Tamaulipas y Nuevo León; otro en la calle de Sonora, frente al Parque México, en la Hipódromo Condesa, y uno más en Insurgentes y Medellín, en la Roma Norte, estaban a punto de colapsar, por lo que elementos del Ejército acordonaron la zona.
Ante el riesgo de que el citado inmueble –conocido popularmente como edificio Canadá– cayera, se suspendió el tránsito vehicular en Medellín y el servicio de Metrobús. En la zona se percibía un fuerte olor a gas.
En la colonia Portales Norte, delegación Benito Juárez, sobre el Eje Lázaro Cárdenas decenas de edificios nuevos, algunos ya habitados, resultaron cuarteados o se inclinaron hacia el inmueble vecino, lo que impidió a sus habitantes volver a sus domicilios.
Los vecinos del edificio que se ubica en la esquina del eje con Bulgaria contrataron mudanzas para sacar sus pertenencias, a pesar del riesgo que podía tener ingresar a éste. En otros se reportaron fugas de gas y la rotura de la tubería de agua, por lo que sus moradores no podían permanecer en su interior.
En Iztapalapa, las autoridades reportaron cinco personas muertas y cerca de 8 mil inmuebles con daños, en su mayoría en la colonia Ejército de Oriente; dos se colapsaron. A más de 24 horas del sismo se habían recibido 500 solicitudes para dictaminar la habitabilidad de los inmuebles afectados.
Según el recuento de daños en esta delegación, 23 bardas se cayeron, seis escuelas están dañadas, una de ellas es la Antonio Soto y Gama, a punto de colapsar. De los hospitales con daños están las clínicas Issste-Zaragoza y la 25 del IMSS. Por afectaciones en los ductos de la red de distribución de agua potable 200 colonias están sin líquido y hay tres pozos que no están recibiendo agua.
Grupos de voluntarios, que por su número se vuelve multitud, gritan, dan órdenes, se esfuerzan por recibir y organizar la enorme cantidad de víveres, medicamentos y artículos de aseo y limpieza que llegan a los centros de acopio en Álvaro Obregón y Oaxaca, o en Emiliano Zapata y Eje Central Lázaro Cárdenas.
Sin importar la edad, jóvenes, adultos e incluso gente de la tercera edad se ofrecen para apoyar a meter en cajas de cartón o plástico las latas de alimentos; en bolsas, algodón y vendas; clasificar los medicamentos, apilar los rollos de baño o las bolsas de alimento para mascotas.
Las torres de víveres se van formando bajo las lonas de plástico amarradas a postes o árboles y debajo de las cuales cientos de manos no paran de pasar uno a uno paquetes, cajas y bolsas.
Alrededor de las 18 horas, en la mayoría de centros de acopio se pedía a los ciudadanos que ya no llevaran comida, porque ‘‘están saturados de alimentos y agua’’.
En la Asamblea Legislativa, la Comisión de Gobierno dispuso habilitar los módulos de atención, orientación y quejas de los 66 diputados como centros de acopio para brindar apoyo a la población afectada por el sismo, y lo mismo hizo el partido Morena en Ciudad de México.
 
 
Fuente 

Sin vítores, socorristas rescatan con vida a dos mujeres y un hombre en la Roma


 
PROCESO 
 
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- De entre las ruinas en las que se convirtió el edificio 286, en la avenida Álvaro Obregón de la colonia Roma, socorristas pudieron rescatar con vida a dos mujeres y un hombre: Paulina Sánchez Gómez, Lucía Lizbeth Zamora e Isaac Ayala Avilés, de 36 años.
Pasadas las nueve de la noche, en plena tormenta y luego de más de 30 horas de trabajo, la primera en salir fue Paulina, de 35 años.
En medio de un total hermetismo por parte de las autoridades, la noticia se difundió a cuentagotas cuando oficiales que resguardan la zona –controlada por el Ejército y la Marina– vocearon a sus familiares. No respondió nadie.
Ahuyentada por la lluvia la mayor parte de la enorme concurrencia que hubo a lo largo del día, ahora no hubo vítores por el rescate ni mayor movimiento.
Con ese ambiente gélido, de la misma manera, 20 minutos más tarde, apenas se supo en la zona del rescate de Lucía seguido del de Isaac.
Los tres fueron trasladados en ambulancias militares a las instalaciones de la Cruz Roja en la colonia Polanco.
Los cada vez menos medios de comunicación presentes, alejados a más de cien metros de la zona siniestrada, recibían más información vía telefónica que por parte de las autoridades.
A ellos, los reporteros, acudieron para corroborar los nombres de las rescatadas, los familiares de más de veinte desaparecidos que se debaten entre la ilusión y la desesperanza.
Con esto suman 30 los rescatados del 286. Se sigue buscando, al menos, a 20 más.

Fuente

De antes del 85, la mayoría de los edificios dañados

Primeras modificaciones a reglamentos de edificación se concretaron en 1987; asociaciones profesionales y estudiantes de arquitectura e ingeniería se suman a los peritajes de seguridad.
Alejandro de la Rosa
Sep 21, 2017 |
2:03

El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Gustavo Arballo, consideró que la magnitud del sismo de este martes pudo haber generado mayores daños en la Ciudad de México y que “afortunadamente” fueron pocos los edificios colapsados, cerca de 45, gran parte de ellos con una antigüedad superior a 30 años.
“Tenemos buenos resultados porque prácticamente la mayoría de las construcciones (medianas, grandes o casa habitación) no se vieron afectadas, salvo algunos problemas de pisos, ventanas, bardas, pero estructuralmente nada que lamentar. Esto ha sido gracias a la construcción que se ha desarrollado con mayores índices de seguridad después de 1985”, comentó.
En entrevista, señaló que las edificaciones de mayor altura que hay en la ciudad y que se han construido en los últimos 20 o 25 años, como en la zona de Santa Fe, no registraron daño alguno, lo cual debe ponerse en “su justa dimensión” por la seguridad que eso representa.
En julio de 1987, el gobierno federal publicó las primeras modificaciones al Reglamente de Construcciones para el Distrito Federal, en donde se precisa que luego de los sismos ocurridos el 19 y 20 de septiembre de 1985, “es conveniente reducir el nivel de riesgo para los habitantes del Distrito Federal, introduciendo elementos que refuercen la estabilidad de las edificaciones e instalaciones para garantizar un grado óptimo de seguridad en su utilización”.
Sin embargo, Arballo alertó que el hecho de que algunos inmuebles no se hayan derribado no quiere decir que no estén en riesgo, por lo que es necesario incrementar las tareas de revisión mediante expertos en temas de estructuras. Entre las construcciones que se deben analizar a detalles están las escuelas, primarias o secundarias, que a pesar de no ser altas fueron construidas hace más de tres décadas y son espacios que reúnen mucha gente.
El presidente de CMIC dijo que luego de atender la fase de emergencia, iniciará la de reconstrucción, que requerirá una adecuada coordinación entre todos los sectores para hacer un uso eficiente de los recursos.
“Desde que terminó el sismo activamos nuestro protocolo de emergencia, igual que hicimos recientemente en Chiapas y Oaxaca. Las empresas de nuestras delegaciones locales han aportado su maquinaria y equipo ligero, que todavía nos sigue llegando. Lo que debemos destacar es el buen trabajo que lidera el Sistema Nacional de Protección Civil, poniendo orden las manifestaciones de ayuda”, agregó el representante de las constructoras.

Los peritajes de profesionales

A la par de que se han realizado las actividades de rescate en edificios colapsados, diversas agrupaciones de profesionistas, universidades y entidades gubernamentales comenzaron a organizar las tareas de revisión de las estructuras afectadas por el sismo, entre ellas: la Cámara Nacional de Empresas de Consultoría, el Colegio de Ingenieros Civiles de México, la UNAM, la Academia de Ingeniería y la Sociedad Mexicana de Ingeniería Sísmica.
El expresidente de la Academia de Ingeniería, Humberto Marengo, recomendó a las personas que consideren que su casa o lugar de trabajo fue dañada por el sismo lo hagan saber al Sistema de Protección Civil, porque desde ahí se coordinan los trabajos de revisión estructural con personal especializado.
“Tenemos que ordenar la ayuda y no ir en bola. Es loable el interés de la gente por ayudar pero los peritajes son una labor que deben realizar especialistas. Pudiera darse el caso de que una persona mueva algo en una obra y con eso ocasionar afectaciones. Eso no debe ocurrir”, comentó.

Informa la SCT

Infraestructura federal opera normal

Luego de 24 horas de registrarse el sismo, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) reportó que la infraestructura que tiene a su cargo operaba con normalidad.
“La carretera federal México-Toluca está abierta a la circulación, aunque se atiende el desprendimiento que presentó el terraplén en el kilómetro 49. Hay circulación normal en el puente Paso Superior entronque Zumpango. El viaducto Conexión Interlomas, desde anoche opera con normalidad y en la carretera federal Toluca-Taxco se retiraron los obstáculos del kilómetro 87+500 y presenta paso normal”, se informó.
Entre otros ejemplos que dio la dependencia federal de operaciones con normalidad, en Morelos está el distribuidor vial Xochitelpec, donde hay paso y se mantiene el monitoreo permanente y en el Puente Alpuyeca de la carretera Cuernavaca límites Morelos-Guerrero hay paso normal.
La SCT recordó que hay autopistas o tramos, que se encuentran libre de peaje, como la México-Cuernavaca (plaza de cobro Tlalpan) y la México-Acapulco (plaza de cobro Alpuyeca Balnearios, Francisco Velasco Durán).
Sobre los trabajos de construcción del tren de pasajeros México-Toluca sigue su marcha con toda normalidad y no se han detenido, porque luego de hacerse una revisión técnica no se reportaron daños. “En cuanto al servicio de telecomunicaciones, sólo algunas zonas en la Ciudad de México no tienen servicio o seguirán intermitentes por corte de energía eléctrica como medida preventiva por daños o por posibles trabajos de rescate o demolición; sin embargo, se han activado los respaldos de energía, por lo que se espera normalizar el servicio lo más pronto posible”, se agregó. (Redacción)
alejandro.delarosa@eleconomista.mx

Resurgió la solidaridad que no espera instrucciones

Fernando Camacho Servín
 
Periódico La Jornada
Jueves 21 de septiembre de 2017, p. 12
Sin esperar a que los soldados, los policías o alguna otra autoridad les dijera qué hacer, miles de personas salieron de sus casas a los pocos minutos de ocurrido el temblor del pasado martes, e hicieron realidad de nuevo –como hace 32 años exactamente– el fenómeno de la solidaridad instantánea: esa que te indica qué hacer sin seguir las instrucciones de nadie.
La primera sacudida del temblor de magnitud 7.1 situó de golpe a miles de capitalinos en lo que parecía una broma macabra: el repetir las escenas de terror de quienes sienten bullir la tierra bajo sus pies, el estupor de ver edificios colapsados, el regreso de un recuerdo que nadie quisiera evocar. Y todo ello, otra vez, en un 19 de septiembre. Pero al igual que ese mismo día de 1985, la gente tardó apenas unos minutos en empezar a organizarse para hacer frente a la tragedia. Uno de los lugares que atrajo como un imán la solidaridad de miles de personas fue la escuela Enrique Rébsamen, en Tlalpan, donde decenas de niños quedaron atrapados, y al menos 21 de ellos perdieron la vida.
Ya durante las últimas horas de la tarde del martes, empezaron a llegar auténticas caravanas de autos cargados de botellas de agua, sándwiches hechos a toda prisa, café, frutas. De repente aparece por ahí una mujer con una gran bandeja de pan dulce para quien quiera tomar alguno. Sin preguntar nada, sin esperar nada a cambio.
Los puños en alto
De inmediato, se forman largas filas de hombres y mujeres que van sacando cubetas llenas de escombros –que echan en carritos de supermercado– y las hacen volver para sacar de nuevo más trozos retorcidos de metal, tabiques rotos, concreto.
De voz en voz se va pasando la información de lo que necesitan los rescatistas: ¡traigan cuerdas!, ¡hacen falta polines!, ¿quién tiene esmeriles para cortar varilla?. Y así como se informan a gritos de estas necesidades, también se hace un silencio total gracias al gesto de alzar ambos puños en alto, que se ha vuelto todo un símbolo de solidaridad y disciplina.
Después de las horas de angustia y ansiedad de la noche del martes, al día siguiente la ciudad despierta con lentitud, todavía sin saber si lo que vivió fue cierto. Pero casi de inmediato vuelven a cobrar vida los intentos de ayudar en todos los sitios donde hace falta.
Para Carmen Esquivel, dueña de un pequeño restaurante en la colonia Obrera, su forma de ayudar es permitirle a quien lo necesite que use su baño y cargue su celular en su casa. Sobre todo si son los rescatistas y voluntarios que remueven los escombros de la fábrica ubicada en la esquina de Chimalpopoca y Bolívar, que se vino abajo en segundos.
Billy, el cocinero de la fonda de doña Carmen, recuerda que en cuanto vio caer el inmueble, no pensó dos veces en subirse a quitar tabiques para sacar a los obreros atrapados ahí.
Cuando me di cuenta, ya estaba trepado, porque yo siento que si estuviera allá abajo, me gustaría que alguien me rescatara, me echara la mano, cuenta. Son razones sencillas, pero que movieron a miles.
 
 
Fuente 

Enojo y desolación en Jojutla


 
PROCESO 
 
JOJUTLA, Mor. (apro).- “Ensucia tu camisa de miles, cerdo”, le gritó una mujer enfurecida al presidente Enrique Peña Nieto, quien realizaba un recorrido por el centro de Jojutla, afectado por el sismo de ayer de 7.1 grados Richter.
El mandatario federal, sin inmutarse, avanzó en compañía del gobernador Graco Ramírez, quien tampoco se fue limpio. Alumnos de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) le exigieron que entregue el presupuesto de la máxima casa de estudios. El tabasqueño, en respuesta, se dio el lujo de despotricar contra el rector.
Los gritos no cesaron contra Graco. La gente estaba enardecida por las actitudes del gobernador de Morelos, quien esbozaba una mueca similar a una sonrisa. Molestos, comenzaron a increparlo: “¡Órale, pinche ratero, entrega los recursos del (Hospital) Meana”, el nosocomio más grande de la región, que “está por caerse”, según dijo un hombre molesto con el gobierno. De hecho, el hospital no atiende en su interior a pacientes, porque desde ayer trasladó sus camas al estacionamiento.
La desolación en el jardín de niños Fermina Rivera, de la colonia Emiliano Zapata, se intensifica con los ataúdes de las personas que perdieron la vida. En ese plantel están velando a los muertos porque la mayoría de las casas de esa comunidad se desplomaron. Los cuerpos comienzan a descomponerse por las elevadas temperaturas de la zona. Un reportero local asegura que los cadáveres los están entregando a sus familias ya sin ninguna preparación.
Este municipio también es un hervidero de miles de estudiantes, la mayoría de la UAEM, que se movilizan con palas y cajas de víveres. De hecho, Peña Nieto les agradeció el apoyo y reconoció a su universidad por la labor que realizan. El presidente también destacó la ayuda de las Fuerzas Armadas y prometió a los pobladores de la zona que habría apoyos de parte del municipio y del estado.
Inmediatamente después se escucharon los aplausos para el mandatario federal mezclados entre los gritos de protesta y exigencia de ayuda y apoyos para la reconstrucción de casas. Entre los reclamos, estaban los destinados al gobernador Graco. Algunos habitantes reclaman que el gobierno estatal “está maquillando datos” de la tragedia.
Antes de irse, Peña Nieto ordenó un censo para establecer el plan de contingencia. El registro de daños se realizará casa por casa. Se espera corregir los registros que se tienen hasta ahora, puesto que, a pesar de que el sismo afectó a centenares de viviendas, oficialmente está registrada la muerte de 14 personas en la zona.
El anuncio federal ocurre en un contexto en el que el gobierno de Morelos suspendió la búsqueda de sobrevivientes y declaró que es momento de la reconstrucción.
A su salida, el presidente se siguió de largo de un auditorio de la preparatoria de la UAEM, donde funcionarios federales y estatales lo esperaban para dar un reporte de daños.
El activista Javier Sicilia, quien fue desalojado del auditorio donde se esperaba la visita de Peña, acusó al gobernador Graco de su expulsión del lugar. Sicilia buscaba al presidente para ”condenar el secuestro de la UAEM, de la democracia…
“Queremos que resuelva la situación del estado. Graco está detrás de mi desalojo del auditorio, porque quiere impedir que le expliquemos al Presidente cuál es la realidad de Morelos”, dijo.

Fuente

CDMX, Puebla y Tlaxcala reanudar­án clases el lunes

El secretario de Educación Pública informó que sería hasta el lunes 25 de septiembre cuando se reanuden las clases en las escuelas de educación básica y planteles de educación media superior de la CDMX, Puebla y Tlaxcala.
Notimex
Sep 21, 2017 |
8:33
Foto: Reuters


El secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, informó que sería hasta el lunes 25 de septiembre cuando se reanuden las clases en las escuelas públicas y privadas de educación básica, así como en los planteles de educación media superior federal de la Ciudad de México, Puebla y Tlaxcala.
En entrevista con el noticiero Despierta con Loret, indicó hay clases en Michoacán, Oaxaca y Chiapas, salvo los planteles que siguen dañados, mientras que en el Estado de México los alumnos regresarían a clases este viernes, dependiendo de la revisión de las condiciones de las escuelas.
Señaló que en el caso de las universidades autónomas y bachilleratos que no dependen de la Secretaría de Educación Pública (SEP), la dependencia hace la recomendación de seguir la misma línea de las escuelas federales, aunque la decisión es de las propias instituciones.
El funcionario precisó que de acuerdo con la revisión ayer, se tienen 212 planteles con daños, de las cuales en 16 son severos, pero que se sigue con el procedimiento de peritaje, junto con los agentes de seguros, pues gran parte de la recuperación y rescate de estos planteles se podrá hacer mediante ellos.

Expuso que para dar atención a quienes se quedaron sin escuelas se tienen dos opciones, de las cuales una es reubicar a los alumnos en planteles con espacio e infraestructura para atenderlos durante unos meses, y la otra alternativa es construir aulas temporales, que lleva entre dos o tres semanas, dependiendo del tamaño, y así sería en la ciudad de México, Puebla, Morelos y en otras entidades afectadas.
Aurelio Nuño dijo que los seguros cubren hasta 1,800 millones de pesos, aunque también se podría acceder a los recursos del Fondo de Desastres Naturales (Fonden) que cubre los siniestros.
En el caso del Colegio Enrique Rébsamen, afectado por el sismo y donde se reportan niños desaparecidos, destacó la importancia de hacer contacto con padres o familiares de estos menores, y señaló que aunque muchos rescatistas afirman que han tenido contacto con una niña, lo cierto es que no se ha tenido contacto con los padres de la misma.
erp

Fuente

Jornada de intensa búsqueda de personas


Raúl Llanos, Laura Gómez, Rocío González y Bertha Teresa Ramírez
 
Periódico La Jornada
Jueves 21 de septiembre de 2017, p. 5
Este miércoles fue de un intenso rescate de sobrevivientes, luego del sismo, más que de remoción de escombros en los inmuebles colapsados en la ciudad. Las cifras oficiales indican que han sido salvados de las estructuras derrumbadas más de medio centenar de personas; una parte importante de ellos son de la delegación Cuauhtémoc.
En el 286 de Álvaro Obregón, colonia Hipódromo, delegación Cuauhtémoc, sumaron 28 las personas que hasta ayer se había logrado sacar de lo que fue un edificio de oficinas de seis niveles.
Sin embargo, Álvaro Byrd, que trabajaba en ese lugar, aseguró que sólo en el cuarto piso había cerca de 50 personas, por lo que estimaba que quedaban todavía en el interior cerca de 40 empleados de la empresa contable IPS.
Rescatistas indicaron que tenían localizados a cerca de 14 personas con vida en lo que era la planta baja, primero, segundo y tercer piso, y que aparatos de percepción calorífica respaldaban la cifra de 40 atrapados.
Carlos Aguilera, otro empleado de esa compañía, manifestó que entre los que no tuvieron la oportunidad de salir del inmueble hubo ‘‘compañeros que están en tratamiento médico’’, como uno con asma y otro con un padecimiento del corazón, por lo que no albergaba buenas esperanzas.
Una situación similar, de intensa búsqueda de sobrevivientes, se dio en los inmuebles desplomados de Laredo 16, Ámsterdam 25 y Puebla y Valladolid, en las colonias Roma Norte y Condesa, donde se reportaba gente aún con vida en los los edificios destrozados.
En esos sitios, los integrantes de las fuerzas armadas y de Protección Civil actuaban con cautela, poniendo polines en zonas de riesgo antes de continuar la búsqueda. Situación que por momentos se volvió preocupante al comenzar la lluvia con granizo por la noche, que por fortuna apenas duró cinco minutos.
En esta emergencia, los rescatistas también se anotaron un logro al sacar ayer con vida a José Luis Ponce Yescas, de 67 años, de una torre de departamentos que se derrumbó en Coquimbo y Sierravista, colonia Lindavista, delegación Gustavo A. Madero, y quien fue ingresado al Hospital de Especialidades Magdalena de las Salinas. La búsqueda de su hija Marisol, quien se encontraba con él, continúa, aunque sin éxito, pues no responde a las medidas de calor y sonido implementadas por los cuerpos de rescate.
Más tarde, alrededor de las 9 de la noche se anunció la recuperación de dos personas, identificadas como María y Diego. Hasta la tarde de ayer se había logrado rescatar de este inmueble en ruinas a siete personas con vida y dos muertas. Frente al riesgo de mayores afectaciones ahí, las autoridades delegacionales decidieron, por precaución, reubicar a cerca de 70 familias de inmuebles aledaños.
En Chimalpopoca y Bolívar en la colonia Doctores, de la demarcación de Cuauhtémoc, donde antes del estremecimiento de la tierra había una fábrica de textiles, hoy es territorio de grupos de rescate y de jóvenes en labores intensas de rescate de quienes ahí trabajaban.
En ese sitio, como en todos los puntos con inmuebles derrumbados, el puño en alto de los rescatistas y de los numerosos voluntarios se convirtió en un signo de esperanza de que alguien bajo los escombros sigue con vida y está haciendo ruido para que lo salven.
Casi al mediodía, los gritos de júbilo revelan el hallazgo de alguien con vida. La ayuda, generosa y solidaria, es tal que se ha desbordado y cientos de brigadistas se quedan sin poder colaborar y deambulan de un derrumbe a otro.
En este contexto, y ante la demanda de auxilio para el rescate de personas sepultadas bajo escombros, agrupaciones como las brigadas de Rescate Tlatelolco y el cuerpo de Bomberos de Cancún dan prioridad para atender edificios colapsados, donde se percibe que puede haber vida y demandan a autoridades y sociedad civil un trabajo coordinado.
La tarde y noche de ayer fue también de continuos llamados y alertas de posibles derrumbes de inmuebles, sobre todo en la Cuauhtémoc. Un ejemplo fue el caso del simbólico Edificio Canadá, que se localiza en Insurgentes y Medellín, y que cerca de las dos de la tarde se tuvo que desalojar de manera inmediata, al igual que las viviendas y negocios, pues se hablaba del inminente riesgo de colapso.
Lo mismo sucedió con el edificio Plaza Condesa, en el cruce de Juan Escutia, Nuevo León y Tamaulipas, en la Condesa, que resultó con daños estructurales, pero que durante este miércoles esuvo amagando con una inminente caída.

Ningún familiar se ha acercado a dar datos de los niños del colegio Enrique Rébsamen desaparecidos: Marina


 
PROCESO 
 
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Esta madrugada, un ligero derrumbe en uno de los puntos donde se realizaba el rescate en el colegio Enrique Rébsamen obligó a la suspensión momentánea de las labores.
Sin embargo, el vocero de la Marina, José Luis Vergara, indicó que las labores continuarán hasta agotar todas las posibilidades, pero es de vital importancia, dijo, hacer contacto con los familiares de los niños presuntamente desaparecidos.
Ello, a fin de recabar información sobre su vestimenta y características físicas; “llevamos 12 horas y ningún familiar se ha acercado a proporcionar información”, expresó.
Además, confirmó la muerte de una maestra de más de 50 años, cuyo cuerpo fue retirado de los escombros, y pidió con la ayuda del Ministerio Público móvil que se instaló en las inmediaciones del lugar realizar los trámites para entregar el cadáver a los familiares.
Por su parte, autoridades ministeriales y de la Marina buscan a las tres familias que presuntamente tienen a sus hijos debajo de los escombros, para confirmar que los menores siguen desaparecidos.
(Con información de Notimex)

Fuente 

Suspenden tareas de rescate en Enrique Rébsamen

El Economista
Un ligero derrumbe en uno de los puntos donde se realizaba el rescate en el colegio Enrique Rébsamen obligó a la suspensión momentánea de las labores, además se confirmó la muertre de una maestra de más de 50 años.
Notimex
Sep 21, 2017 |
7:26
Foto: AFP

Esta madrugada, un ligero derrumbe en uno de los puntos donde se realizaba el rescate en el colegio Enrique Rébsamen obligó a la suspensión momentánea de las labores.
Sin embargo, el vocero de la Marina, José Luis Vergara, indicó que las labores continuarán hasta agotar todas las posibilidades, pero es de vital importancia, dijo, hacer contacto con los familiares de los niños presuntamente desaparecidos.
Ello, a fin de recabar información sobre su vestimenta y características físicas llevamos 12 horas y ningún familiar se ha acercado a proporcionar información.
Además, confirmó la muertre de una maestra de más de 50 años, cuyo cuerpo fue retirado de lo escombros, y pidió con la ayuda del Ministerio Público móvil que se instaló en las inmediaciones del lugar realizar los trámites para entregar el cadáver a los familiares.
Por parte, autoridades ministeriales y de la Marina buscan a las tres familias que presuntamente tienen a sus hijos debajo de los escombros, para confirmar que los menores siguen desaparecidos.
erp

Fuente

En Xochimilco, hasta ahora, ocho muertos y 16 edificios colapsados; 50 más en riesgo


Raúl Llanos Samaniego
 
Periódico La Jornada
Jueves 21 de septiembre de 2017, p. 6
Tras el sismo del pasado martes, el balance oficial de lo ocurrido en Xochimilco es de ocho personas muertas, 16 edificios colapsados y 50 más ‘‘con grave riesgo’’ de derrumbe.
Así lo detalló el titular de esa demarcación, Avelino Méndez Rangel, quien destacó que a la fecha ‘‘ya no hay más gente bajo los escombros’’. Lo que reconoció es que hay ‘‘cientos de damnificados’’ debido a que perdieron sus propiedades, no se sienten seguros en sus viviendas o carecen de servicios y han optado por buscar alternativas para no sufrir más daños.
En entrevista con La Jornada, mencionó que una parte importante de Xochimilco carece de agua y luz, pues al no haber energía eléctrica no se pueden activar los pozos que surten del líquido. Precisó que son cinco los lugares en los que se registraron afectaciones: barrios de San Marcos y de Nativitas, y pueblos de Santa Cruz Acalpixca, San Gregorio Atlapulco y San Luis Tlaxialtemalco.
Ahí, dijo, colapsaron inmuebles, entre ellos un edificio. De esos puntos es de donde se rescató a 10 personas. Con todo, subrayó, ‘‘no hay una desgracia en Xochimilco, como se quiere hacer ver en redes sociales. Comentó que recorrió la demarcación y encontró casas con bardas caídas o vidrios rotos, pero ‘‘estamos de pie’’.
En la numeralia de la desgracia, agregó, 40 escuelas resintieron daños en distintos grados –17 de ellas en mayores niveles–, además de siete iglesias. Asimismo, 47 transformadores tronaron ‘‘o se movieron de su lugar’’. Añadió que para las labores de remoción de escombros necesitan palas, picos, carretillas, barras, mazos y minicargadores, por lo que pidió el apoyo de la sociedad.
Durante un recorrido por esta demarcación se constató que San Gregorio Atlapulco es zona de desastre. Familias enteras perdieron sus hogares al colapsar sus viviendas. Hay derrumbes parciales, pero también de casas completas y negocios. La iglesia se vio afectada, así como la zona de chinampas.
Las brigadas solidarias son las que más se han hecho presentes; el puño arriba en busca de personas atrapadas mantiene viva la esperanza de los familiares de desaparecidos. Las vías de acceso a los poblados de Xochimilco afectados por el sismo se han saturado por la presencia de rescatistas. Hay gente suficiente en San Gregorio Atlapulco, por lo que se pide que ya no acudan más. Sin embargo, se hace solicitud de víveres, agua, cobijas, pañales y medicinas, que es de lo que carece la gente.

Fuente

Militares y marinos controlan a voluntarios en la colonia Roma; nadie entra y la información no sale


 
PROCESO 
 
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En las inmediaciones del edificio derrumbado en Álvaro Obregón 286, colonia Roma, todo es confusión. El día después del temblor, la Marina y el Ejército tomaron la escena y se cortó la información.
La zona fue acordonada y son pocos los voluntarios que pueden traspasar un cerco que se ha establecido a por lo menos cien metros a la redonda. Casi nadie entra y la información no sale. Los elementos de Protección Civil, designados para comunicar a medios de comunicación y familiares de las decenas de víctimas del temblor del día 19, en esa estructura, se ausentan por largar horas.
Afuera del cerco, todo son contrastes. La zona de moda, límite de las colonias Roma y Condesa, es una de las más atendidas por mares de civiles que se acercan. Cientos se coordinan para ayudar con lo que se les permite: acopiar de todo y más. Abundan manos intentando ayudar y gente dispuesta a llevar o comprar –en supermercados aledaños que hacen su agosto– lo que va haciendo falta. Son muchas las voces de ánimo y las ganas por ver salir a las personas que aún se puedan rescatar.
También se acercan innumerables curiosos a tomar fotografías de las ruinas de lo que fue el edificio de seis pisos de oficinas. Se multiplican los que decidieron llevar a pasear a sus mascotas a la zona afectada y muchos los jóvenes vestidos con la ropa de tendencia para montañismo.
Entre los costosos edificios de diseño en la zona, y viejas casonas, contrastan decenas de edificaciones acordonadas por cuarteaduras y desgajes. Son cientos de personas las desalojadas de sus viviendas en la zona. A los que más suerte tuvieron, se les ve salir con maletas llenas de lo que pudieron rescatar de la vida en su hogar.
Tras varias horas de haber detenido los trabajos de rescate para evaluar la estructura del 286, al corte de las 16:30, la lista de personas rescatadas incluye a 25: Maribel Vázquez, Reyna Isabel, Alejandro Suárez, Nancy Gabriela, Javier Chávez, Teodoro Hernández, Daniel da Silva, Nancy Alvarado, Brian Alejandro Díaz y Rodrigo Ávila.
También: Gabriela López, Héctor Miguel Román, Laura Rita Bernal, Iraís Marcelo, Arely Berenice, Ernesto Sota, Oscar Castellanos, Adriana Cruz, Angelica Flores, Patricia Segura, Ivonne Sosa, Martín Selaido Méndez, Brenda Nolasco, Juan Antonio Sámano y Diana Pacheco.
“Por rescatar”, se lee en la lista, hay 13 personas más que se piensa podrían estar con vida: Leonor Santiago González, Adrián Moreno, Iván Emmanuel, Fernanda Michell, Eradio Ayala, Rubí Cervantes, Brandon Lee, Martín Estrada Zárate, Oscar Molina, David Caballero, Jaime Aguilera, Iván Colín y Jesús Emanuel.
De esas dos cifras, el número de “desaparecidos” en la zona podrían sumar una veintena más.
Olinca y Gabriela, hijas de Leonor Santiago, de 45 años, tienen más de 25 horas a un costado de las ruinas, esperando que su madre sea rescatada con vida.
“No puedo explicar la angustia por saber que aún está con vida entre los escombros. Pedimos mucho a Dios y a la gente que nos ayude. No dormimos, no sabemos qué hacer. No podemos estar ahí (las autoridades no permiten acercarse al edificio)”, relató Olinca para este medio.
Compañeros de trabajo de su madre, sobrevivientes del temblor que como ella se encontraban en el segundo de seis pisos del 286, les han dicho a sus hijas que a la hora de evacuar el lugar vieron a Leonor en la puerta principal.
“Nos dicen que la vieron ahí pero no sabemos por qué no salió y no sabemos nada de ella”, agregó Olinca antes de quebrarse.
Continuó su hermana Gabriela: “Es muy triste y a la vez desesperante. No hay comunicación aquí. Las autoridades no te dicen qué está pasando. Sólo se sabe lo que se rumora entre los que estamos aquí. Queremos ayudar en esta o en otra zona, recolectamos cosas, pero no nos dejan”.
A minutos de las 15 horas entraron rescatistas con una camilla y acercaron una ambulancia de la cruz Roja. La esperanza se mantiene viva.

 Fuente