viernes, 13 de octubre de 2017

Denuncian indígenas saqueo y marginación

Foto
Indígenas de las cuatro etnias de Nayarit (cora, huichol, tepehuana y mexicanera) exigieron en el Congreso del estado que autoridades visiten sus comunidades para que conozcan las carencias con que vivenFoto Myriam Navarro
De los corresponsales
 
Periódico La Jornada
Viernes 13 de octubre de 2017, p. 31
Para conmemorar 525 años de la llegada de los españoles a América, miles de indígenas se manifestaron ayer en Chiapas, Morelos, Michoacán, Nayarit y Guerrero para defender su identidad y plantear demandas de sus respectivas comunidades.
La movilización no es para celebrar 525 años de sufrimiento, sino para protestar por la nueva conquista que están haciendo no sólo por medio de las reformas estructurales, sino saqueando nuestros recursos naturales, minas, el territorio, el agua y nuestro entorno, dijo el sacerdote Anastasio Ramos Castillo, uno de los organizadores de la manifestación que reunió a unas 300 en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas.
Convocada por el Consejo Nacional y Estatal de la Nueva Constituyente Ciudadana y Popular, la marcha concluyó en el parque central, donde fue leída la Proclama de San Cristóbal, emitida después de un taller de dos días.
Exigen a Graco Ramírez anular megaproyectos
Integrantes de la Asamblea Permanente de los Pueblos de Morelos (APPM) marcharon para defender su patrimonio histórico y exigir al gobierno del estado, que encabeza el perredista Graco Ramírez, la reconstrucción integral del territorio devastado por el sismo del 19 de septiembre y anular los megaproyectos que ha impulsado su administración.
La marcha se inició en el zócalo de Tepoztlán y se dirigió a la zona arqueológica conocida como centro ceremonial de Tlaxomolco. Allí, la maestra Osvelia Quiroz leyó un comunicado de la APPM, que señala: La devastación que provocó el sismo del 19 de septiembre en decenas de comunidades de 23 municipios de Morelos acrecentó la pobreza de nuestras comunidades y puso al descubierto la inmensa corrupción de los tres niveles de gobierno, en particular del que encabezan Graco y su familia, a quienes acusa de desviar la ayuda humanitaria que la sociedad civil envía a Morelos.
En Michoacán, comuneros de al menos 15 municipios purépechas bloquearon tramos de la autopista Pátzcuaro-Uruapan, de la carretera Cherán-Zamora y de la vía Uruapan-Los Reyes, para señalar que el gobierno estatal no ha cumplido compromisos en materia de salud, educación, seguridad, obras y conflictos agrarios. También protestaron por la iniciativa del Congreso local parav reglamentar la consulta indígena, ya que los pueblos originarios no fueron consultados.
Integrantes de los pueblos cora, huichol, tepehuano y mexicanero reclamaron en Tepic, Nayarit, haber sido olvidados por los políticos y por no recibir apoyo para mejorar sus condiciones de vida, en una manifestación que efectuaron en el patio del Congreso local. Solicitaron que las autoridades les ofrezcan oportunidades de empleo, estudio y proyectos productivos. Los legisladores se comprometieron a estudiar su pliego petitorio.
Nahuas, mixtecos, tlapanecos y amuzgos integrantes de la Unión de Indígenas Radicados en Acapulco, Guerrero, marcharon por la avenida Costera Miguel Alemán para exigir ser tomados en cuenta en planes de gobierno y políticas públicas. Reprocharon que funcionarios asignados a la atención de grupos indígenas no los atienden.
Los manifestantes exigieron la destitución del secretario de Asuntos Indígenas y Comunidades Afromexicanas del gobierno estatal, Gilberto Solano Arriaga; y de Iris Rosas Sereno, directora municipal de asuntos étnicos.
(Héctor Briseño, Ernesto Martínez, Myriam Navarro, Rubicela Morelos y Elio Henríquez)
 
 
Fuente 

“Se trata de modernizar el TLCAN, no de darle fin”, coinciden Trudeau y Peña

 
PROCESO 
 
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, y el presidente de México, Enrique Peña Nieto, coincidieron en que el objetivo de las rondas de negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) son modernizar el acuerdo y no darle fin, como amenaza Donald Trump.
“Tanto el presidente (Peña Nieto) como yo queremos trabajar de manera conjunta en oportunidades que beneficien a nuestros ciudadanos. El TLCAN ha contribuido a la creación de miles de puestos de empleo y queremos buscar la mejor manera de modernizarlo”, dijo Trudeau tras su reunión con Peña en esta capital.

“La posición de México ha sido muy clara. México coincide en que el acuerdo sea modernizado, para que sea un instrumento que favorezca al desarrollo”, manifestó por su parte Peña Nieto en la conferencia conjunta en Palacio Nacional, de acuerdo con un despacho noticioso de la agencia DPA.
Al ser cuestionados por la prensa por la posibilidad de que Estados Unidos decida dejar el tratado, como amenazó Trump, los gobernantes de México y Canadá señalaron que el TLCAN, vigente desde 1994, es importante para consolidar la competitividad de América del Norte.

Trudeau llegó hoy a México para una visita oficial que coincide con la cuarta ronda de negociación del Tratado de Libre Comercio para América del Norte, que inició el miércoles en Washington y que se extenderá hasta el martes 17.
Trump, que ha calificado al acuerdo como “el peor de la historia” para Estados Unidos, se reunió ayer miércoles con Trudeau en la Casa Blanca y dejó abierta la posibilidad de darle fin y sustituirlo por sendos tratados bilaterales con México y Canadá.

Fuente

Propone EU cláusula de caducidad y eleva tensión en ronda del TLCAN

Foto
El presidente estadunidense, Donald Trump, antes de firmar una orden ejecutiva para desmantelar la Ley de Atención Médica Asequible (Obamacare), ayer en la Casa Blanca, en WashingtonFoto Xinhua
Reuters y Notimex
 
Periódico La Jornada
Viernes 13 de octubre de 2017, p. 22
Arlington, EU.
Estados Unidos aumentó las tensiones en el segundo día de la cuarta ronda de negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), al presentar la polémica cláusula de terminación automática del acuerdo en cinco años, reportaron las agencias Reuters y Bloomberg.
Fuentes cercanas a las negociaciones indicaron que la propuesta fue presentada a un grupo de negociadores, reunidos en la sede de la cuarta ronda de negociaciones. La información no fue confirmada de inmediato por la representación comercial de la Casa Blanca.
Se trata de una de las propuestas consideradas como píldoras venenosas por la Cámara de Comercio de Estados Unidos, debido a su potencial para descarrilar el proceso de modernización del acuerdo.
El secretario de Comercio, Wilbur Ross, confirmó el mes pasado que el gobierno de Trump buscaba incluir una cláusula de terminación del tratado cada cinco años a menos que los tres socios ratifiquen su continuación.
Va en contra de la certidumbre
El plan genera rechazo de expertos y de empresarios estadunidenses. México y Canadá también se oponen con firmeza a esa cláusula, al sostener que va en contra de la necesidad de certidumbre para los inversionistas e insisten en que no tiene sentido actualizar el pacto con una amenaza de ese tipo en el horizonte.
Los funcionarios, quienes pidieron no ser identificados por la confidencialidad de las conversaciones, dijeron que los negociadores estadunidenses propusieron el tema formalmente a última hora del miércoles, en la cuarta de las siete rondas para modernizar el tratado de uno de los mayores bloques comerciales del mundo.
El gobierno del presidente Donald Trump sostiene que la cláusula, que haría expirar al TLCAN cada cinco años, salvo que los tres países acuerden su continuidad, es para asegurar que el acuerdo no quede obsoleto.
Trump dice que el TLCAN ha sido un desastre para su país y ha amenazado varias veces con retirar a su país del acuerdo a menos que se produzcan grandes cambios.
Empresarios sostienen que abandonar el acuerdo generaría caos, ya que interrumpiría la cadena transfronteriza de suministros y elevaría los impuestos a los productos agrícolas.
El comercio entre los tres países se cuadruplicó con el TLCAN y actualmente supera 1.2 billones de dólares al año.
Estados Unidos también busca elevar el porcentaje de contenido de su país que deben llevar los autos para que califiquen como producto libre de impuestos, y eliminar un mecanismo de solución de disputas que Canadá insiste debe mantenerse en el acuerdo.
Algunos observadores dijeron que con las demandas de Estados Unidos, es difícil ver cómo las partes podrían llegar a un acuerdo.
El miércoles, Trump reiteró su advertencia de que podría acabar con el pacto y dijo que está abierto a hacer un acuerdo bilateral con Canadá o México si fracasaban las negociaciones en tres vías.
Otro de los difíciles temas es el de los contratos públicos, Canadá y México quieren que sus empresas puedan concursar en más licitaciones de los gobiernos estatales y federal de Estados Unidos, pero eso choca con la agenda de Compre estadunidense de Trump.
Los negociadores estadunidenses contestan con una propuesta que le otorgaría a los otros países menos acceso, dicen fuentes familiarizadas con las conversaciones.
El secretario de Comercio estadunidense, Wilbur Ross, defendió la propuesta de contratos públicos de su nación, que dijo se basó en los tamaños relativos de los mercados en los tres países.
Según una agenda vista por Reuters, las reuniones sobre los contratos públicos, comercio de servicios transfronterizo, problemas ambientales y empresas estatales concluirían el jueves.
Se espera que las conversaciones sobre reglas de origen, cuestión polémica que cubre los requerimientos de contenido regional para los autos, empiecen el viernes y que continúen a comienzos de la semana próxima. Las discusiones sobre los temas laborales, centrados en los sueldos bajos en México, también empiezan el viernes.
En el tema de las reglas de origen de los autos, los negociadores afrontan demandas de Estados Unidos de aumentar el contenido regional de los vehículos a 85 por ciento desde 62.5 por ciento actual, con exigencia de 50 por ciento de contenido estadunidense, según personas informadas sobre el plan.
La cuarta ronda del TLCAN está prevista continuar hasta el martes 17 de octubre.
 
 
Fuente 

Las represalias del TLCAN


 
PROCESO 
 
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Al parecer, Donald Trump sigue en la idea de que su país abandone el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), al que considera perjudicial porque Estados Unidos compra a México más de lo que le vende, con una diferencia de 60 mil millones de dólares anuales. Pero esa cantidad es menos del 10% del déficit de la mayor economía compradora del mundo, que es la estadunidense.
Además, México paga 20 mil millones de dólares de intereses y traslada más de 15 mil millones de utilidades y dividendos. Sin el TLCAN, ese panorama no cambiaría por pura inercia porque ya existe un nuevo nivel de integración económica entre ambos países.
Desde México es necesario hacer un balance del Tratado, pero como parte de la política económica aquí implantada.
Conforme se desgastaban las políticas de economía dirigida y sustitución de importaciones en los años 80, la línea liberalizadora se fue abriendo paso en un marco de inflación, enorme déficit fiscal, crisis de la deuda pública y disminución del ritmo de crecimiento de la economía. La primera gran reforma comercial fue la apertura unilateral de 1990-91. El TLCAN (1994) llegó después de que nuestra economía estaba ya más abierta que la de Estados Unidos.
No debería verse el Tratado como algo aislado. La liberalización buscaba estabilidad macroeconómica mediante el control de la inflación, la reducción del déficit público en términos del PIB y la promoción de la inversión extranjera, todo lo cual estaba relacionado con la apertura comercial. Nada mejor para el neoliberalismo visto desde México que un acuerdo arancelario y de inversiones con Estados Unidos.
Al mismo tiempo, para “adelgazar al Estado”, se llevaron a cabo varias privatizaciones, las cuales fueron atracos a la nación. En México no existe ningún esquema monopólico que no haya sido producto de decisiones de gobierno y no forme parte del esquema del Estado corrupto.
El primer gran tropezón de la nueva política económica fue la crisis de 1994-95 (Salinas-Zedillo), con recesión, inflación de más del 50%, revolución de las tasas de interés y fraudulento rescate bancario que costó a la nación 100 mil millones de dólares, la mayor parte de los cuales se siguen debiendo a los bancos “rescatados” y cuyos intereses se pagan por la vía presupuestal. Aquella crisis fue producto de un modelo de financiamiento, aún vigente, que torna extremadamente vulnerable a la economía mexicana, tal como lo volvimos a observar en 2008-2009 (Calderón-Carstens), cuando el “catarrito” pronosticado por el gobierno era en realidad una fuerte recesión.
Las décadas de política neoliberal arrojaron un ritmo de crecimiento del PIB significativamente menor que en el gran periodo anterior; una mayor desigualdad en el ingreso; una desindustrialización a través de sustituir productos nacionales por importaciones; una concentración de la industria de exportación (300 empresas); una reducción relativa de la producción de alimentos; un estancamiento de la demanda interna con enorme crecimiento de las exportaciones; una concentración donde el 0.12% acapara la mitad de la riqueza individual. En México, hoy existe mayor injusticia social que antes.
Con el TLCAN también se profundizó la concentración geográfica de la producción manufacturera en unas cuantas entidades y ciudades del país, donde los obreros industriales podían obtener salarios mayores, pero en el marco de una disminución salarial nacional. Hoy, el ingreso medio real de los trabajadores es menor que antes del inicio del largo periodo de las crisis sucesivas.
Como consecuencia, existen niveles demasiado desiguales en la productividad del trabajo, de tal forma que ésta es mucho mayor en las manufacturas vinculadas al comercio internacional, mientras la capacidad productiva del resto de la fuerza de trabajo se encuentra relativamente estancada. El resultado es, naturalmente, que se profundiza la desigualdad social aun en el seno de los trabajadores.
México es hoy una sociedad más atomizada, un país de mayores privilegios estructurales, una economía donde la pobreza está más extendida. A esto ha contribuido el programa de liberalización, el modelo de financiamiento basado en el capital parasitario y la estrategia de centrarse en las exportaciones y el TLCAN, todo ello como parte de un plan que prometía progreso.
El tratado puede ser denunciado (abandonado) por Estados Unidos, conforme el artículo 2205, seis meses después de notificar su intención a las otras dos partes, México y Canadá. La cuestión consistirá en la reacción del Congreso estadunidense. Hay que recordar que el Partido Demócrata, en su inmensa mayoría, votó originalmente en contra del TLCAN a pesar de que había sido asumido por William Clinton, quien ya había llegado a la presidencia del país.
En Estados Unidos el tema siempre ha sido analizado de acuerdo con intereses sectoriales. Para algunos, abandonar el tratado sería mal negocio, mientras que para otros sería una oportunidad.
Como economía, Estados Unidos se ha beneficiado más con el TLCAN, no sólo debido a la ampliación de su campo de inversiones sino a que éstas se encuentran aseguradas en México en el marco de un esquema de libertad comercial y financiera. Las ganancias de las compañías estadunidenses, incrementadas por efecto de los menores costos mexicanos, se realizan en gran medida en el mercado de su propio país y pueden reinvertirse o no en México.
La economía norteamericana se ensanchó con el Tratado, mientras que México se ancló mucho más en las relaciones con el norte y selló su suerte a la demanda estadunidense antes de ampliar su mercado interno, diversificar su comercio internacional y elevar su capacidad tecnológica. Algunos pocos se han beneficiado, pero no sólo por el TLCAN sino por toda la política neoliberal, poderosa productora y reproductora de desigualdades y pobreza.
El TLCAN ha brindado represalias. Su ausencia también traería consecuencias. Sin embargo, la suerte de México se encuentra, como siempre, en el terreno de la lucha política donde se habrá de decidir si sigue por el mismo camino neoliberal o se busca una nueva ruta.

Fuente

GM amaga con trasladar producción a México

Redacción
 
Periódico La Jornada
Viernes 13 de octubre de 2017, p. 24
Detroit. General Motors (GM) amenaza con trasladar a México la producción de la camioneta Chevrolet Equinox mientras continúa la huelga en una planta de Ontario que fabrica el mismo vehículo, dijo el jueves el líder del sindicato canadiense de trabajadores de la industria automotriz. El presidente del sindicato Unifor, Jerry Dias, afirmó que GM ha declarado la guerra a Canadá con la presunta amenaza. Un funcionario de GM familiarizado con las negociaciones dice que prosigue el diálogo, pero que están en un punto muerto sobre el tema de la seguridad laboral. Alrededor de 2 mil 500 obreros de la planta de Ingersoll, al oeste de Toronto, se declararon en huelga el 17 de septiembre.

El centro Highlander, la escuela para rebeldes, cumple 85 años

Este lugar se volvió bilingüe cuando los migrantes empezaron a reivindicar sus derechos
Foto
El Centro de Investigaciones y Educación Highlander, ubicado en las montañas del sureste de Estados Unidos, celebró 85 años con tres días de talleres, foros y seminarios que buscaron entretejer el pasado de esta escuela de rebeldes con los desafíos a futuro en la lucha socialFoto David Brooks
David Brooks
Corresponsal
Periódico La Jornada
Viernes 13 de octubre de 2017, p. 26
New Market, Tennessee.
La escuela de rebeldes en las montañas del sureste de Estados Unidos, que es un extraordinario eje de movimientos sociales de trabajadores, derechos civiles, ambientalistas, de defensa de migrantes y de cultura, festejó 85 años de vida con veteranos de mil luchas y nuevas generaciones que continúan con el mismo compromiso de que otro Estados Unidos es posible.
El Centro de Investigaciones y Educación Highlander festejó su aniversario recordando los sueños y luchas que se generaron o compartieron aquí, además, hubo diálogos sobre cómo rescatar el futuro, todo en medio de cantos, baile, poesía y solidaridad.
Con las montañas Great Smoky, parte de la cordillera de los Apalaches, como escenografía, se reveló en talleres y foros, seminarios e intercambios un mosaico de la rebeldía dentro de este país, y con ello la continuación de este centro como un punto de encuentro de luchadores sociales de todo tipo: de integrantes de Black Lives Matter a defensores de derechos de los migrantes, desde veteranos de las guerras de Irak y Afganistán contra las políticas bélicas de este país, hasta granjeros que buscan frenar la invasión de las trasnacionales y sus transgénicos en los cultivos de maíz, junto con participantes en innumerables esfuerzos de proyectos alternativos para crear una economía de solidaridad y soluciones bellas para graves problemas sociales.
Este centro fue uno de los muy pocos espacios en el sur donde se podían reunir blancos y negros, donde trabajadores de diversos sectores y activistas de todo tipo se podían encontrar con colegas, un lugar donde cualquiera que se conscientizaba en una lucha podía de repente darse cuenta que existían otros, y que sus experiencias eran parte de algo mucho más grande. Eso continúa hoy día.
Highlander se volvió bilingüe hace unos años, cuando de pronto migrantes latinoamericanos –sobre todo mexicanos y centroamericanos– empezaban a volverse protagonistas de las luchas por los derechos laborales, de vivienda, educación y salud en el sur de Estados Unidos. Aquí los recién llegados se encuentran con veteranos de luchas anteriores, y con otros sectores de trabajadores blancos y afroestadunidenses, de indígenas, de defensores de derechos civiles. No sólo ahí se comparten ideas y experiencias, sino surgen alianzas.
Por ejemplo, en un taller sobre migrantes se empezó a explorar el trabajo conjunto entre quienes se dedican a la reforma del sistema penal y la protección de comunidades afroestadunidenses, abusos policiacos y crímenes de odio racial con las redes de migrantes que ahora enfrentan persecución de las autoridades y por agresiones racistas. Mónica Hernández, coordinadora de la Red de Derechos Migrantes del Sureste, comentó que la raíz del sentimiento antimigrante aquí es la supremacia blanca, y por tanto está ligado a la la larga historia de racismo en este país. Ante ello, se deben superar las divisiones entre quienes padecen ese racismo para responder de manera conjunta a todo esto.
Aquí también se construye conciencia desde abajo sobre la agenda neoliberal, desde sus expresiones locales a las trasnacionales. Susan Williams, una de las coordinadoras del programa de educación, quien se dedica a la exploración de la relación entre la economía local y la global, impulsó un proyecto hace unos años, cuando una empresa trasladó sus operaciones de esta región a la frontera del lado mexicano, llevando a una caravana de trabajadoras estadunidenses desplazadas a visitar a las que nos robaron nuestras chambas, tal como políticos demagogos solían expresarlo. Cuando conocieron a sus colegas, se dieron cuenta de que eran igual que ellas, que éramos las mismas, y que la empresa y las políticas de libre comercio eran los verdaderos responsables de su situación, y de confrontarlas entre sí. De ahí, se empezaron a explorar formas de solidaridad mutua y a romper con las divisiones entre trabajadores de ambos lados de la frontera. Ese tipo de trabajo continúa hoy con nueva urgencia.
Pero aquí el punto no es nada más hacer un diagnóstico, sino definir cómo llegar de donde estamos a donde soñamos estar, como dijo una participante. El lema en el mural que decora parte del centro de reuniones aquí es: Sin acción no hay conocimiento.
Como granjeros, uno de nuestros principales desafíos es la erosión de las tierras. Pero creo que tal vez el problema mayor es la erosión social y económica. Y eso, creo, se tiene que enfrentar de la misma manera que se hace con la tierra: sembrar una pequeña plantita, al crecer y ampliar sus raíces puede revertir la erosión, tenemos que buscar a más gente que está sembrando esas plantas en esta sociedad.
Ante todo, tenemos que insistir en que la gente hable por sí misma, crear una cultura de que cada uno debe contar su cuento, y luego sumarlos, afirma un veterano de luchas sociales, en uno de los foros que se realizaron durante los tres días de festejo.
Participan jóvenes que trabajan en varias organizaciones sociales del sur, todos armados con las nuevas herramientas tecnológicas y su vocabulario, junto con veteranos de luchas sindicales, como Jim Sessions, reverendo y ex director de Highlander, quien en 1989 junto con 99 mineros del carbón realizaron la última ocupación de una planta industrial en Estados Unidos en la famosa huelga de Pittston, en Virginia, o con dos Freedom Singers, militantes del movimiento de derechos civiles de los años 50 y 60 que, entre otras armas de lucha, usaban el canto.
La seguridad para el festejo –este lugar ha sufrido constantes amenazas y ataques durante su historia– fue proporcionada por veteranos de guerra antes conocidos como Veteranos de Irak Contra la Guerra, y que cambiaron de nombre a About Face (media vuelta, en vocabulario militar), quienes se sumaron a los diálogos y los cantos.
Los nuevos codirectores de Highlander buscaron entretejer la historia del pasado de este centro con los desafíos a futuro, de cómo continuar construyendo una narrativa rebelde colectiva con todo eso.
Ash-Lee Woodard Henderson dijo en entrevista con La Jornada, al concluir el festejo de tres días, que la coyuntura en este país no es definida sólo por el fenómeno de Donald Trump. Aunque su llegada a la Casa Blanca es percibida como una derrota por muchos, dentro y fuera de este país, se debe recordar que la mayoría de los estadunidenses no votaron por él, y de hecho no querían a ninguno de los dos candidatos. Por tanto, cometeríamos un error considerar eso como una derrota para nosotros.
Explicó otra versión del momento: “Yo creo que lo que ocurrió es que estábamos empezando hacer algo que los asustó –a los capitalistas, a los supremacistas blancos, a los del 1 por ciento– creo que se asustaron de que negros y latinos pronto serán mayoría. Creo que los aterroriza que exista algo como Black Lives Matter, porque –cuando ellos decían que no teníamos un programa– logramos presentar 40 puntos con una visón muy clara; creo que se asustaron de que los dreamers no se quedaron conformes diciendo que el DACA es maravilloso, sino que lo calificaron de migajas y ahora exigen el respeto de los derechos de todo migrante (...) los asustó que los indígenas no se limitaron a pedir dinero y distancia gubernamental, sino que estaban exigiendo soberanía y que se cumplieron los tratados –con Standing Rock estaban aterrados cuando se sumó Black Lives y los veteranos, entre otros”.
Señaló que “el liderazgo de estos movimientos está en contacto –por medio de lugares como Highlander– y no sólo de manera circunstancial, sino para construir solidaridad a largo plazo, y eso los aterroriza. Entonces, creo que la respuesta de parte de la cúpula, sea por conducto de Trump o de Bannon, o cualquiera de esos ímbeciles, es en parte una respuesta a nuestro éxito”.
El reverendo Allyn Maxfield-Steele, el otro codirector ejecutivo de Highlander, subrayó en entrevista con La Jornada que sobre todo en tiempos postelectorales en este país, hay “la necesidad de construir bases, de hacerlo de una manera más profunda… la capacitación, desarrollo político y trabajo intergeneracional aquí –algo que se había perdido un poco– es más urgente que nunca. Lo que estamos observando desde que llegamos como directores hace nueve meses es que este lugar está repleto, porque la gente entiende que se debe reunir, y que no hacerlo marcaría el fin de nuestro futuro”.
Para Woodard Henderson es clave continuar alimentando las relaciones con colegas en el sur global, donde han tenido que enfrentar cosas muy parecidas. Lo que ellos cuentan, dice, “nos está dando la esperanza y la inspiración (…) tomar las lecciones de transformación que ellos tienen para logarlo aquí, dentro del ombligo de la bestia. Si lo podemos lograr en esta región sureña, eso salvaría a este país, y si podemos empezar a salvar este país de esa manera, finalmente podremos proceder a tener esa relación, construida sobre procesos centrados en la justicia que queremos y necesitamos con nuestros camaradas en el sur global”.
(Para mayor información: http://highlandercenter.org)

Fuente

El islam político contra China



 •  0
Autor:

Aunque poco se sepa de la trama alrededor de Myanmar y casi no se informe de la coalición militar que se prepara para atacar ese país, lo cierto es que los acontecimientos actuales venían siendo organizados por Riad y Washington desde 2013

Islam
En la continuación de su Gran Estrategia de Extensión del Ámbito de la Guerra [1], el Pentágono venía preparando simultáneamente la utilización de los kurdos en el Oriente Medio ampliado, una guerra civil en Venezuela y una guerra de desgaste en Filipinas. Pero esos conflictos van a tener que esperar porque se ha dado la prioridad a un cuarto teatro de operaciones: Birmania, a las puertas de China.
En la reunión del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) realizada el 28 de septiembre pasado, la embajadora de Estados Unidos y varios de sus aliados acusaron de “genocidio” al gobierno de coalición de Myanmar [2].
La sola mención del término “genocidio”, que en derecho europeo designa una masacre masiva pero que el derecho estadunidense aplica a un método de asesinato –aunque el criminal tenga en su haber una sola víctima–, es suficiente para que Washington considere que se justifica una guerra, con respaldo del Consejo de Seguridad de la ONU o sin él, como ya pudo verse en el caso de Yugoslavia [3]. La reunión del Consejo de Seguridad de la ONU se convocó a pedido de la Organización para la Cooperación Islámica (OIC, la antigua Organización de la Conferencia Islámica).
Para hacer que los hechos concuerden con su narración particular, Estados Unidos, Reino Unido y Francia, que durante la “revolución azafrán”, en 2007, tanto celebraron la resistencia no violenta de Aung San Suu Kyi y los monjes budistas frente a la dictadura del SLORC (State Law an Order Restoration Council) [4], simplemente metieron en un mismo paquete al ejército birmano, a la Premio Nóbel de la Paz Aung San Suu Kyi [5] y a todos los budistas del país [6] y los clasificaron, a todos juntos, como “los malos”.
Desde los tiempos de la dominación extranjera –primero británica y más tarde japonesa [7]– nunca hubo en Birmania un periodo de paz civil y desestabilizar ese país se hizo mucho más fácil desde que la junta militar del SLORC aceptó compartir el poder con la Liga Nacional por la Democracia (LND) y que ambas comenzaron a tratar de resolver juntas los numerosos conflictos internos del país.
Por un azar de la geografía, el oleoducto que vincula la región china de Yunnan con el Golfo de Bengala pasa por Birmania, país que además alberga varias estaciones chinas de vigilancia electrónica de las rutas navales que pasan frente a sus costas. Llevar la guerra a Birmania resulta por tanto más importante para el Pentágono que bloquear las dos “rutas de la seda” en el Oriente Medio y Ucrania.
Herencia de la colonización británica, entre las poblaciones discriminadas en Birmania se cuentan los 1.1 millones de descendientes de los obreros bengalíes que Londres desplazó para utilizarlos en Birmania [8]. Pero resulta que esta minoría nacional –que no es una minoría étnica– es de confesión musulmana mientras que la gran mayoría de los birmanos son budistas. Y resulta también que, durante la Segunda Guerra Mundial, los rohingyas colaboraron con el imperio británico en contra de los nacionalistas birmanos.
En 2013, en momentos en que el Pentágono y la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por su sigla en inglés) habían desplegado hordas de yihadistas en Siria, donde libraban una guerra de posiciones, Arabia Saudita creó en La Meca una enésima organización terrorista: el Movimiento por la Fe (Harakah al-Yaqin). Ese grupo, que dice reunir a combatientes rohingyas, está en realidad bajo las órdenes del pakistaní Ata Ullah, quien luchó contra los soviéticos en Afganistán [9]. El reino saudita albergaba la más importante comunidad masculina de rohingyas, después de Birmania y antes de Bangladesh, con 300 mil trabajadores, todos hombres sin sus familias.
Según un informe de los servicios de inteligencia bengalíes, redactado antes de la actual crisis, el Movimiento por la Fe actúa desde hace 1 año con una escisión de la organización bengalí Jamat-ul-Mujahideen bajo el eslogan “La Yihad de Bengala a Bagdad”. Ese grupúsculo juró fidelidad al Califa del Emirato Islámico (Daesh), Abu Bakr al-Baghdadi, y ha reunido en el seno de una coalición a grupos como los Mudjahiden indios, Al-Jihad, Al-Ouma, el Movimiento de Estudiantes Islámicos de la India (SIMI), el Lashkar-e-Toiba (LeT) y el Harkat-ul Jihad-al Islami (HuJI) pakistaní. Todo ese conjunto de grupos recibe financiamiento de la fundación Revival of Islamic Heritage Society (RIHS) con sede en Kuwait.
En marzo de 2016, cuando el SLORC aceptó compartir el poder con el partido de Aung San Suu Kyi, Estados Unidos trató de utilizar a la Premio Nobel de la Paz en contra de los intereses chinos. Al mismo tiempo, sabiendo que no iba a ser fácil manipular a la hija del padre de la independencia birmana –el comunista Aung San–, y fiel a su eterna estrategia de apostar simultáneamente a dos caballos, Estados Unidos también estimuló el Movimiento por la Fe.
Daesh
En septiembre de 2016, Aung San Suu Kyi representó a su país en la Asamblea General de la ONU [10]. Muy ingenuamente, explicó los problemas de su pueblo y a través de qué medios ella estaba tratando de resolverlos paulatinamente, comenzando por la cuestión de los rohingyas. Ya de regreso en su país, se dio cuenta de que sus antiguos respaldos estadunidenses eran en realidad enemigos de su patria. El Movimiento por la Fe emprendió una serie de ataques terroristas, como el perpetrado contra el puesto de la policía fronteriza de Maungdaw, donde 400 terroristas robaron el arsenal y mataron 13 aduaneros y soldados.
Aung San Suu Kyi prosiguió tenazmente la instalación de una comisión de consulta encargada de analizar la cuestión de los rohingyas y de proponer un plan concreto para poner fin a los actos de discriminación contra ellos. Esa comisión se componía de seis birmanos y tres extranjeros –la embajadora de los Países Bajos Laetitia van den Assum; el exministro libanés de Exteriores Ghassan Salamé, que en realidad representa a Francia; y el exsecretario general de la ONU Kofi Annan, como presidente de la comisión.
Los nueve miembros de esa comisión iniciaron un trabajo de singular calidad, a pesar de todos los obstáculos birmanos. Varios partidos políticos fracasaron en su empeño por lograr que la Asamblea Nacional disolviera la comisión, pero lograron que se adoptara contra ella una moción de desconfianza en la Asamblea local del antiguo Arakan (el Estado donde viven los rohingyas). En definitiva, la comisión entregó su informe el 25 de agosto de 2017 con una serie de posibles recomendaciones que podrían aplicarse –sin ningún tipo de trampas– para mejorar las condiciones de vida de todos [11].
Ese mismo día, los servicios de inteligencia de Arabia Saudita y Estados Unidos emitieron la señal para desatar la respuesta: el Movimiento por la Fe, rebautizado por los británicos como Ejército de Salvación Rohingya de Arakan, dividido en 24 comandos, atacó varios cuarteles del ejército y puestos de la policía, dejando un saldo de 71 muertos. Durante una semana, las tropas birmanas realizaron una operación antiterrorista contra los yihadistas. Unos 400 familiares de estos últimos huyeron hacia Bangladesh.
Tres días después, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan comenzaba a comunicarse telefónicamente con todos los jefes de Estado de países musulmanes para alertarlos sobre “el genocidio contra los rohingyas”. El 1 de septiembre, es decir el día del Aid al-Adha, la fiesta más importante del mundo musulmán, el propio Erdogan llamaba, en un vibrante discurso pronunciado en Estambul en su calidad de presidente en funciones de la Organización para la Cooperación Islámica, a salvar a los rohingyas y apoyar su Ejército de Salvación [12].
Sin embargo, lo cierto es que esos yihadistas nunca defendieron a los rohingyas sino que intervinieron sistemáticamente para hacer fracasar todos los intentos por mejorar sus condiciones de vida y poner fin a la discriminación contra ellos.
El 5 de septiembre, el presidente del Consejo de Discernimiento de Irán, Mohsen Rezaei, proponía unir las fuerzas de todos los Estados musulmanes y crear un ejército islámico para salvar a los “hermanos rohingyas” [13]. La importancia de esa declaración reside principalmente en el hecho que el general Rezaei fue comandante en jefe de los Guardianes de la Revolución.
A pesar de que el ejército birmano había cesado toda acción contra los terroristas, seguían los incendios de aldeas rohingyas mientras que la población rakhin de la región de Arakan linchaba musulmanes, por considerar que estaban todos vinculados a los terroristas. Según los rohingyas, los soldados del ejército birmano estaban quemando sus aldeas, pero según el ejército birmano eran los yihadistas quienes cometían esos hechos. Poco a poco, todos los rohingyas del Norte de la región de Arakan se marchaban para buscar refugio en Bangladesh, cosa que curiosamente no hicieron los rohingyas que viven en el Sur de la misma región.
El 6 de septiembre, una delegación oficial turca viajaba a Bangladesh para distribuir víveres entre los refugiados. Encabezaban esa delegación el ministro turco de Exteriores Mevlut Cavusoglu, así como la esposa y uno de los hijos del presidente Erdogan.
Turquía
En los países musulmanes, una amplia campaña de desinformación aseguraba, recurriendo a la presentación de fotografías como prueba, que los budistas estaban perpetrando grandes masacres contra los musulmanes. Pero ninguna de las fotos utilizadas había sido tomada en Birmania y esas noticias falsas acabaron siendo desenmascaradas una tras otra. Sin embargo, en los países donde el nivel de educación de la población es bajo esas fotos convencieron a la gente y los desmentidos fueron inaudibles. Sólo Bangladesh emitía reservas en cuanto al papel de los yihadistas y garantizaba a Myanmar que podía contar con su cooperación contra los terroristas [14].
El 11 de septiembre, el presidente en funciones de la Organización para la Cooperación Islámica, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, intervenía ante la comisión científica de la organización, reunida en Astaná (Kazajstán), comisión que no tiene nada que ver con el asunto, para reclamar “salvar a los rohingyas”.
Al día siguiente, 12 de septiembre, el Guía de la Revolución iraní, el ayatola Alí Khamenei tomaba posición. Muy inquieto ante la proposición del general Rezaei, Khamenei deslegitimó la guerra de religión que actualmente se prepara, el “choque de civilizaciones”, aunque criticando la presencia de una mujer a la cabeza de un Estado. El Guía se empeñó principalmente en cerrar la puerta a toda implicación militar de los Guardianes de la Revolución al declarar: “Es muy posible que el fanatismo religioso haya desempeñado un papel en esos acontecimientos, pero se trata de una cuestión totalmente política ya que el responsable es el gobierno de Myanmar. Y a la cabeza de ese gobierno está una mujer cruel, laureada con el Premio Nobel de la Paz. En realidad, esos acontecimientos han firmado el acta de defunción del Premio Nobel de la Paz.” [15].
Inmediatamente, también en Teherán, el presidente-jeque Hassan Rohani recurría al ejército regular para participar en el conflicto en ciernes. El 17 de septiembre, los jefes de los estados mayores de los ejércitos de Irán y de Pakistán se ponían en contacto para unir sus fuerzas en el marco de la crisis [16]. Se trata de la primera iniciativa militar, pero quien participa no es el cuerpo de Guardianes de la Revolución –que están luchando junto a los sirios contra los yihadistas– sino el ejército iraní –que ya trabaja con los ejércitos de Turquía y Pakistán para defender Catar. Irán también está enviando grandes cantidades de ayuda a los refugiados.
El 19 de septiembre, ignorando las explicaciones de Aung San Suu Kyi [17] y aprovechando la ocasión que le ofrecía la apertura del periodo de sesiones de la Asamblea General de la ONU, Erdogan reunió el grupo de contacto de la OCI para solicitar a todos los Estados miembros que suspendan toda forma de comercio con Myanmar y pedir al Consejo de Seguridad a que se pronuncie [18].
Saliendo por fin de la sombra, Arabia Saudita afirmó entonces que ha venido apoyando discretamente a los rohingyas desde hace 70 años y que les ha aportado 50 millones de dólares en todo ese tiempo. El rey Salman agregó a esa suma una donación de 15 millones de dólares [19]. El embajador de Arabia Saudita ante los órganos de la ONU en Ginebra, Abdulaziz ben Mohammed Al-Wassil, movilizó allí al Consejo de los Derechos Humanos.
Olvidando las guerras que los enfrentan entre sí en Irak, Siria y Yemen, Turquía, Irán y Arabia Saudita, las tres principales potencias militares musulmanas, se congregaron nuevamente, por simple reflejo comunitario [20] y tomaron posición a favor de los rohingyas, designando además como enemigo común al gobierno de coalición del ejército birmano y Aung San Suu Kyi.
Ese cambio radical de situación en el Oriente Medio tiene como precedente las guerras de Yugoslavia. En Bosnia-Herzegovina (de 1992 a 1995) y en Kosovo (de 1998 a 1999), los países musulmanes y la OTAN lucharon juntos contra los cristianos ortodoxos vinculados a Rusia.
En Bosnia-Herzegovina, el presidente bosnio Alija Izetbegovic tuvo como consejero diplomático al estadunidense Richard Perle, quien incluso dirigió la delegación bosnia que participó en la adopción de los acuerdos de Dayton. Como consejero mediático tuvo al francés Bernard-Henri Lévy, según ha afirmado este mismo personaje, lo cual nunca ha sido desmentido. Finalmente, en el plano militar, el presidente Izetbegovic tuvo como consejero a un tal… Osama bin Laden, quien organizó para él la Legión Árabe y recibió incluso un pasaporte diplomático bosnio. Durante el conflicto, respaldado por la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) por debajo de la mesa, Izetbegovic recibió públicamente apoyo de Turquía, Irán y Arabia Saudita [21].
El conflicto kosovar comenzó con una campaña terrorista del Ejército de Liberación de Kosovo (UCK) contra el gobierno de Belgrado. Los combatientes fueron entrenados por las fuerzas especiales de Alemania en una base de la OTAN en Turquía [22]. El hoy jefe de los servicios secretos de Turquía, Hakan Fidan, fungió como oficial de enlace con los terroristas en el estado mayor de la OTAN. Fidan, dirige actualmente el MIT, los servicios secretos turcos y es incluso el número dos en la jerarquía del régimen de Erdogan. Al principio de la guerra, 290 mil kosovares huyeron de Serbia en sólo 3 días para refugiarse en Macedonia. Las televisoras occidentales divulgaron ampliamente las imágenes de aquella larga procesión de fugitivos. Según los varios millones de macedonios que los acogieron, nada justificaba aquella ola migratoria, ampliamente estimulada por la OTAN, pero ese desplazamiento de población fue ampliamente explotado para acusar al presidente Slobodan Milosevic de haber reprimido de manera desproporcionada la campaña terrorista contra su país y la OTAN le declaró la guerra sin autorización del Consejo de Seguridad de la ONU.
El trabajo sucio que hoy se prepara extiende el teatro de operaciones hacia el Este. El Pentágono no tiene posibilidades de imponer una alianza turco-irano-saudita, pero tampoco lo necesita. En Yugoslavia, cuando esos tres países no tenían contactos directos entre sí, fue la OTAN quien los coordinó. Sin embargo, para luchar juntos en Birmania tendrán que llegar a arreglos en Irak, Siria y Yemen, e incluso en Libia. Teniendo en cuenta el estado actual de devastación del Oriente Medio y la perseverancia de los pueblos que siguen resistiendo, el Pentágono puede decidirse a dejar que esta región restañe sus heridas durante una década, sin temor a ver surgir allí la menor capacidad de oposición a su política.
En vísperas de la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU que sentó las bases de la futura guerra contra Birmania, el Departamento de Estado anunció a Massud Barzani, que Estados Unidos no apoyará la independencia del Kurdistán irakí. El problema es que el Pentágono no puede movilizar a Turquía e Irán en el Sudeste asiático si les crea problemas con los kurdos en sus propias fronteras. Así que, después de haberse comprometido a fondo con el tema del referendo de independencia del Kurdistán en Irak, Massud Barzani pronto se verá obligado a retirarse de la vida política, tanto más cuanto que las exhibiciones de banderas israelíes en Erbil –ciudad sede del gobierno regional kurdo irakí– fueron masivamente difundidas por los canales de televisión árabes, persas y turcos, debido a lo cual todos los vecinos de Barzani le han dado la espalda.
Si el Pentágono sigue adelante con su guión, la guerra contra Siria podría extinguirse por falta de combatientes, ya enviados a otras latitudes, para servir al “imperio estadunidense” en un nuevo teatro de operaciones.

Referencias:

[1] The Pentagon’s New Map, Thomas P M Barnett, Putnam Publishing Group, 2004. Análisis: “El proyecto militar de Estados Unidos para el mundo”, Thierry Meyssan, Haïti Liberté (Haití)/Red Voltaire, 22 de agosto de 2017.
[2] “Myanmar: le secrétaire général demande “une action rapide” pour mettre fin au “cauchemar” des Rohingya dans l’État de Rakhine”, Compterendu du Conseil de sécurité, ONU, 28 de septiembre de 2017. Referencia: CS/13012.
[3] El Reino Unido y Estados Unidos habían redactado el acta de acusación contra Myanmar por adelantado, antes de que se produjeran los actuales acontecimientos: Countdown to Annihilation: Genocide in Myanmar, Penny Green, Thomas MacManus y Alicia de La Cour Venning, Queen Mary University of London, 2016. Persecution of the Rohingya Muslims; Is Genocide Occurring in Myanmar’s Rakhine State; a Legal Analysis, Allard Lowenstein, Yale University, 2016.
[4] “Birmania: Estados Unidos se muestra interesadamente solícito”, Thierry Meyssan, Abiad & Aswad (Siria)/Red Voltaire, 2 de noviembre de 2007.
[5] The Burma Spring: Aung San Suu Kyi and the New Struggle for the Soul of a Nation, Rena Pederson, Prefacio de Laura Bush, Pegasus, 2015.
[6] Neither Saffron Nor Revolution: A Commentated and Documented Chronology of the Monks’ Demonstrations in Myanmar in 2007 and Their Background, Hans-Bernd Zöllner, Humboldt-University, 2009.
[7] Burma/Myanmar: What Everyone Needs to Know, David Steinberg, Oxford University Press, 2013.
[8] Para ser más exacto, hay que señalar que, aunque hubo inmigrantes bengalíes en Birmania incluso antes de la dominación británica, la inmensa mayoría de los rohingyas descienden de los trabajadores que los colonos desplazaron para utilizarlos como mano de obra barata. (Nota del autor)
[9] “Myanmar’s Rohingya insurgency has links to Saudi, Pakistan”, Simon Lewis, Reuters, 16 de diciembre de 2016.
[10] “Speech by Aung San Suu Kyi at 71st UN General Assembly”, por Aung San Suu Kyi, Voltaire Network, 21 de septiembre de 2016.
[11] Towards a peaceful, fair and prosperous future for the people of Rakhine, Advisory Commission on Rakhine State, agosto de 2017.
[12] “We won’t Leave Rohingya Muslims Alone”, Presidency of the Republic of Turkey, 1 de septiembre de 2017.
[13] “Rezaei urges Muslim states to defend Rohingya Muslims”, Mehr Agency, 6 de septiembre de 2017.
[14] “Bangladesh offers Myanmar army aid against Rohingya rebels”, AFP, 29 de agosto de 2017.
[15] “Myanmar : le guide critique les défenseurs des droits de l’homme”, Leader.ir, 12 de septiembre de 2017.
[16] “Iranian, Pakistani Top Military Commanders Stress Need for Ending Myanmar Muslims’ Plights”, Fars News, 17 de septiembre de 2017.
[17] “Aung San Suu Kyi speech on National Reconciliation and Peace”, por Aung San Suu Kyi, Voltaire Network, 19 de septiembre de 2017.
[18] “OIC Contact Group on Rohingya calls for UN Resolution on Myanmar”, Organisation of Islamic Cooperation, 19 de septiembre de 2017.
[19] “Le Serviteur des Deux Saintes Mosquées accorde un don de 15 millions de dollars aux réfugiés Rohingyas”, Saudi Press Agency, 19 de septiembre de 2017.
[20] The Rohingyas: Inside Myanmar’s Hidden Genocide, Azeem Ibrahim, Hurst, 2016.
[21] Comment le Djihad est arrivé en Europe, Jürgen Elsässer, prefacio de Jean-Pierre Chevènement, ediciones Xenia, 2006.
[22] “L’UÇK, une armée kosovare sous encadrement allemand”, Thierry Meyssan, Notes d’information du Réseau Voltaire, 15 de abril de 1999.
Thierry Meyssan
[ANÁLISIS INTERNACIONAL]